Diferentes variantes en la indemnización por despido para trabajadores mensuales y jornaleros
2012-11-26

En la “puesta a punto” de temas relacionados con las norma laborales en el sector de la construcción, que fueron expuestos por el asesor de la Liga de la Construcción del Uruguay, Wilson Baliño, durante el seminario “Recibos de sueldos para evitar consecuencias posteriores por las liquidaciones de sueldos y demás haberes”, se trataron los distintos componentes para el cálculo correcto de la indemnización por despido. También se hizo referencia a las diferencias de las variables para trabajadores mensuales y jornaleros y la relación de dependencia en materia de contratos de trabajo a término.

En la charla, organizada por la Liga de la Construcción y realizada en la Torre de los Profesionales, Baliño explicó que la indemnización por despido corresponde prácticamente a todos los trabajadores sea cual sea su actividad pero, no obstante, se establecen ciertas excepciones como son los casos de trabajadores no permanentes, trabajadores para tareas transitorias u ocasionales, suplentes, contratados por obra o aquellos contratados a prueba en períodos de obra a término con 45 jornadas como máximo.

Para calcular en forma correcta el monto económico para trabajadores mensuales se expresa que corresponde abonar al trabajador el importe de la remuneración total correspondiente a un mes de trabajo por cada año o fracción de actividad, hasta un máximo de seis meses de indemnización, entendiéndose por fracción todo plazo que no exceda un año. En este contexto, se expusieron dos ejemplos. El primero refiere a un trabajador mensual que ingresa el 1 de junio y es despedido el 1 de junio del año siguiente, por lo que le corresponde un monto equivalente a la remuneración total de dos meses de trabajo. El segundo es el de un trabajador mensual que es despedido a la semana de su ingreso (si no existe contrato de trabajo a prueba) ya tiene el derecho al cobro de la remuneración total de un mes de trabajo como indemnización.

El caso del cálculo de la indemnización para trabajadores mensuales contempla los siguientes ítems: sueldo mensual al momento del despido; promedio por mes de partidas variables (ejemplo: presentismo 10,42% y 4%, este último porcentaje aumenta al 5% a partir de octubre); promedio de horas extras; alicuota de aguinaldo; alicuota de licencia y alicuota de salario vacacional. Para el caso de que se trate de un trabajador jornalero se mantienen todas las variables exceptuando que se tomará como cálculo el jornal vigente al momento del despido.

En cuanto al monto total a abonar, además de pagar al trabajador el sueldo o jornales generados hasta el momento del despido, también se abonará la indemnización por despido y licencia no gozada. Cabe recordar que este ítem está contemplado en la ley 12.590 del 23 de diciembre de 1958 que establece que en caso de ruptura de relación laboral, por decisión de cualquiera de las partes, la empresa o patrón deberá abonar al trabajador el importe de los jornales de licencia no gozada al momento de la interrupción laboral.  El monto a pagar se calcula sin descuentos, ya que las sumas abonadas por licencia no gozada no generan aportes.

A esto se le debe agregar el salario vacacional, explicitándose que aunque la licencia sea no gozada, igual corresponde el salario vacacional proporcional a los días de licencia generados. El monto a pagar se calcula sobre el líquido de la licencia no gozada, aunque esta no lleva aportes. En el caso del aguinaldo, se le debe abonar al trabajador lo generado desde el 1 de diciembre o el 1 de junio al momento del despido, según el caso. Cabe consignar que en caso de que el despido obedezca a notoria mala conducta, se pierde el derecho a este cobro. 

 

Antigüedad y aportaciones al BPS

La antigüedad para los trabajadores mensuales tiene una tabla de liquidaciones que va desde un día trabajado al año por lo que corresponde abonar un mes; a partir de un año y un día a dos años equivale a dos meses, dos años y un día a tres años, el valor de tres meses y así sucesivamente. El topo de sueldos a abonar equivale a seis (a partir de seis años y un día y no tiene límite de años trabajados).

Para aquellos empleados en régimen de jornaleros se realiza el cómputo de días trabajados en cada año a partir del momento del despido hacia atrás. También se establece que las jornadas trabajadas pueden ser jornadas de menos de ocho horas. Además se computan como jornadas los días no trabajados por licencias, por feriados pagos, a causa de enfermedades profesionales o accidentes de trabajo y por enfermedades comunes cuando el operario está en seguro de enfermedad. Por el contrario, los días en el seguro de paro o descansos semanales o feriados no pagos, no se consideran. Se debe considerar también que el monto de las indemnizaciones por despido que supere lo establecido por ley es considerado renta, por lo tanto está gravado por el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (Irpf).  Un detalle no menor son los casos excepcionales de indemnizaciones por despido no gravadas por dicho impuesto. Se trata de los denominados “despidos especiales” y corresponde al trabajador enfermo (dos sueldos por año de actividad o fracción, con límite de doce); trabajador con enfermedad profesional o accidente de trabajo (tres sueldos por año de actividad o fracción con límite de 18, yo pago de jornales hasta completar los 180 días) y trabajadora embarazada (un sueldo por año de actividad o fracción con un límite de seis, más seis meses de sueldo).

En cuanto a las horas extras computadas, a la hora de calcular la indemnización se establece que para los trabajadores mensuales se adiciona el total de horas extras trabajadas durante los últimos doce meses, anteriores al despido y se multiplica por el valor de la hora extra vigente y el resultado se divide entre doce. Para los trabajadores jornaleros se adiciona el total de horas extras realizadas durante los últimos doce meses antes del despido, y se multiplica por el valor de la hora extra vigente y el resultado se divide entre la cantidad de jornales realizados.

Otro de los puntos abordados por Wilson Baliño refirieron a los contratos de trabajo a prueba, señalando que aunque no existe regulación en los contratos de trabajo a prueba, normalmente un trabajador puede ser despedido sin pago de la indemnización.  De todas maneras se deberá tener en cuenta las actividades que, por laudos o convenios, tienen períodos mínimos de prueba, siendo el plazo en la construcción de cuarenta y cinco días y pudiendo ser fraccionado. También se hizo hincapié en la modalidad de contrato de trabajo a término, que suele generar dudas a la hora de calcular la indemnización por despido. En concordancia con esto, se explicó que los trabajadores contratados para sucesivas obras se convierten en trabajadores permanentes por lo que les corresponde indemnización por despido. En materia de despido ficto se establece que el operario que se encuentra en situación de      desempleo forzoso tiene derecho al subsidio y no pierde el derecho a cobrar indemnización por despido. Si se constata disminución del trabajo o suspensión parcial durante tres meses el trabajador tiene derecho a reclamar el despido.

Si la desocupación es total, el trabajador tendrá derecho a reclamar el despido luego de cuatro meses amparado al Seguro de Desempleo y que no sea reintegrado a su trabajo.  En esta situación, es decir, si es despedido transcurrido ese lapso, tiene derecho a dos meses adicionales de Seguro de Desempleo.  

Para finalizar el capítulo referido a despidos, se recordó que no se podrá despedir ni suspender a trabajadores por razones de enfermedad. Luego del alta médica deben ser reincorporados a sus tareas y no podrán ser despedidos antes de los 30 días de la reincorporación. En caso que se despida en algunas de estas situaciones, se deberá abonar la indemnización por despido especial que corresponda según el caso. 

© Copyright 2012 Del Constructor
info@delconstructor.com.uy - www.delconstructor.com.uy - Tel: 2400 6338 - 2408 4699
Dirección: Av. 18 de Julio 1760 Piso 10 - Montevideo, Uruguay