Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

La Administración Nacional de Puertos (ANP) y la empresa UPM firmaron un acuerdo para construir una terminal especializada en celulosa en el puerto de Montevideo, con un acceso ferroviario para posibilitar la descarga directa de la producción hacia los buques. La inversión, a cargo de la firma finlandesa, suma unos 280 millones de dólares, informó el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi.

 “Este es un paso más en el camino que vamos recorriendo, y significa un crecimiento del puerto de Montevideo, pues habrá inversiones importantes para agregar metros a los muelles de profundidad y al área de depósitos”, indicó Rossi en la firma del convenio entre la ANP y UPM, para el comienzo de las obras.

 

Plazo de la obra

El ministro precisó que, hasta el momento, la carga de celulosa en Uruguay procedente de las plantas de Fray Bentos y de Conchillas, en Colonia, debe ser completada en puertos fuera del país y que, por las características del lugar donde se construirá la nueva planta de UPM, en el centro del país, el traslado de la producción mediante el ferrocarril es la mejor opción, ya que se podrá descargar directamente en los buques.

La obra se desarrollará en un plazo estimado de más de dos años; consiste en habilitar un área techada como terminal ferroviaria y muelles de 14,5 metros de profundidad para que los barcos ingresen a efectos de que sean cargados directamente. Rossi  agregó que ese proyecto se complementa con la construcción de un viaducto frente al muelle C, que incluye la reestructura del acceso norte planteada desde hace años. “Ahora creemos que llegó el momento de que se concrete”, dijo.

Sobre las dificultades que conlleva una obra de esa envergadura, aseguró que es importante mantener el funcionamiento ordenado del puerto. “No podemos permitirnos el lujo de cerrarlo. En los próximos días, iremos preparando con los responsables de las actividades en el lugar y con los distintos operadores la mejor manera de encarar los trabajos”, adelantó.

Por otra parte, no descartó la realización de otras obras en el puerto capitalino, ya sea por parte de la propia administración estatal o de otros concesionarios privados, como los de la zona de la terminal de granos.

 

Obras en Carmelo

En otro orden, el titular del MTOP  anunció la inversión de de 165 millones de dólares en obras en la ciudad de Carmelo. Indicó que tras la firma del contrato, se iniciarán las obras del proyecto de participación público-privada circuito 1, que implican el diseño, construcción, operación y financiamiento de la infraestructura vial en las rutas 12, 54, 55 y 57, así como la construcción de un bypass de cinco kilómetros en la ciudad de Carmelo, que culminará en el segundo puente sobre el arroyo Las Vacas.Las obras en Carmelo tendrán lugar en 260 kilómetros e implicarán una inversión de 165 millones de dólares, entre rehabilitación y mantenimiento. El alcance del proyecto integra territorios de los departamentos de Colonia, Soriano y Flores. El monto invertido implica 105 millones de dólares por las obras, a los que suman otros 60 millones en mantenimiento por 20 años.

La adjudicación se realizó a un consorcio integrado por tres empresas nacionales: Hernández y González S.A (H&G), Traxpalco S.A. (Tracoviax) y Ciemsa. El ministro de Transporte y Obras Públicas, Victor Rossi, aclaró que el consorcio “no recibirá recuperación de la inversión hasta que no esté la obra terminada y en el nivel requerido”.

Respecto a la importancia de estos trabajos, explicó que “permitirán que el transporte de cargas no deba pasar más por la ciudad de Carmelo”, lo que garantizará mayor seguridad a los vecinos.

Por último, informó sobre la construcción del segundo puente de la ciudad, uno de los anuncios que en su momento, durante los festejos por los 200 años de Carmelo, había realizado el presidente Tabaré Vázquez. “Teníamos un plan de obras a desarrollar en todo el país, había algunas que se destacaban, como esta, y habíamos anunciado la voluntad de avanzar en ellas. Por suerte, pudimos cumplir con ese compromiso”, concluyó.

Publicado en Noticias

China se plantea que el aumento del nivel del mar impulsará la construcción de viviendas en los cursos de agua y en mar abierto. Para ello, la empresa constructora china que hizo el enorme puente que une Hong Kong, Macao y Zhuhai encargó el diseño de una isla flotante de mil hectáreas de superficie usando la misma tecnología que probaron en la obra.

Resulta que para concretar la conexión de 55 kilómetros de largo entre tres ciudades, los chinos combinaron tres puentes colgantes, un túnel submarino y cuatro islas artificiales. El túnel es una caja de hormigón de 150 metros de largo que se hizo en una fábrica y se llevó flotando hasta el sitio. De allí surgió la idea de construir una isla en tierra firme y llevarla en partes hasta donde se necesite.

No se sabe si los arquitectos británicos de la firma AT Design Office o los constructores chinos fueron los que bautizaron a la futura isla como Floating City, pero lo cierto es que la ciudad ya tiene forma, está compuesta por una serie de módulos hexagonales que se conectan entre sí para proveer de todo lo que necesita para funcionar en el agua, desde una red de transporte mediante barcos y submarinos, hasta un hotel flotante y un centro de entretenimiento.

La novedad es que los espacios verdes recreativos estarán ubicados tanto por encima como por debajo del agua. Por otra parte, existirán granjas para producir la comida de todos los habitantes y sistemas que eliminarían los desechos de manera sustentable.

Por su parte, la firma China Transport Investment Co, uno de los mayores inversores inmobiliarios del país asiático, está considerando comenzar a probar la idea a pequeña escala el año que viene.

 

Varios proyectos 

Hace unos años que la idea de construir una isla flotante en el medio del océano está dando vueltas.

Es el caso del proyecto que desarrolla Patri Friedman, el nieto del Nobel Milton Friedman, pero con una diferencia al objetivo planteado por China. Friedman no busca una alternativa para el crecimiento de la ciudades, más bien quieren crear su propia ciudad independiente en aguas internacionales, sin injerencia de otros estados. Hay que tener en cuenta que los pronósticos indican que para el 2050, el aumento del nivel del mar afectará al 90% de las ciudades costeras del mundo.

Por las dudas, la firma internacional de arquitectura BIG también diseñó su ciudad flotante, que será para diez mil habitantes y aseguran que servirá para salvar a las ciudades amenazadas por el cambio climático y el “inexorable” aumento del nivel de los mares.

El fundador de BIG, el danés Bjarke Ingels, presentó su propuesta a principios de este año en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. La bautizó Oceanix City y se trata de varias islas flotantes agrupadas de a seis para formar una suerte de “aldea”.

Los agrupamientos se podrían repetir hasta cubrir 12 hectáreas donde vivirían más de 1.600 personas; y formando un archipiélago, podrían alcanzar los 10 mil habitantes programados.

Idea danesa. El estudio BIG, de Dinamarca, presentó Oceanix City, un grupo de islas flotantes agrupadas de a seis para formar una suerte de “aldea”.

Lo curioso es que tanto BIG como los británicos que diseñaron la ciudad flotante china se basaron en hexágonos. Parece que la forma de panel que ya usan las abejas en el mundo entero es la más económica y práctica.

Como en el caso del proyecto chino, cada módulo de Oceanix se construiría en tierra y luego se remolcaría hasta alta mar para unirse a otros. Para calmar a los miedosos, los expertos de BIG aseguran que las islas podrían resistir huracanes de categoría cinco.

El tema de vivir en el agua se está transformando en tendencia, tanto que en abril pasado se organizó la Primera Mesa Redonda de Alto Nivel de la ONU sobre Ciudades Flotantes Sostenibles. Allí fueron los impulsores de Oceanix con su proyecto y representantes del MIT, del Club de Exploradores y de ONU-Hábitat, una división de la ONU que se encarga de estudiar el crecimiento de las ciudades. Mientras Occidente debate, el país asiático ya se puso a trabajar.

Publicado en Noticias

El último informe del CEEIC sostiene que la percepción actual y las expectativas son negativas para la economía, mientras que para el sector la percepción actual es negativa pero las expectativas son positivas. Además, da cuenta  que los empresarios encuentran más probable incorporar personal que maquinaria, al tiempo que se incrementa el peso en la estructura de costos de insumos importados, que pasa del tercer a segundo lugar, por detrás la mano de obra.

El informe del Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (CEEIC)  presenta los resultados de la Encuesta de Expectativas realizada durante los meses  de  mayo y Junio del presente año.

El  principal  objetivo  de  este documento es  monitorear  las  expectativas  de  las  empresas  del  sector  de  la construcción respecto a las principales variables económicas, su capacidad instalada y expectativas de crecimiento de manera tal de poder obtener información sobre la coyuntura actual y evolución futura del sector y la economía en su conjunto.

De esta manera, se relevó la opinión de 71 empresas asociadas a Cámara de la Construcción del Uruguay (CCU),  así como de 10 empresas asociadas a la Asociación de Promotores privados de la Construcción del Uruguay (APPCU). Del total de las empresas contactadas se obtuvo una tasa de respuesta de 36%.  Los resultados del documento se presentan en tres secciones: Expectativas,  Capacidad instalada y Evolución de los costos

 

Expectativas

En la primera sección, las  empresas   fueron  consultadas  sobre  la  percepción  actual  y  sus expectativas futuras respecto a la economía en general y en particular el sector de la construcción.

La percepción actual fue relevada mediante la  apreciación  del estado actual de la variable de interés como  (Buena,  Ni  buena  ni  mala,  Mala)  mientras  que  las  expectativas  fueron  recogidas  mediante  la percepción de la evolución futura respecto al estado actual (Al alza, Igual, A la baja).

Los resultados señalan que tanto para la  percepción actual de la  economía (59%)  como para las expectativas (55%),  los  encuestados  respondieron  mayoritariamente  con  una  percepción  “ni  buena  ni  mala”  y  en segundo lugar se encuentran las respuestas con una percepción  “mala”. Por  último, las respuestas que valoraron  como  “buena”  la  situación  actual  son  nulas  mientras  que  las  expectativas  al  alza  sobre  la situación de la economía representaron un 10% de las respuestas.

Al  ser consultados  sobre  la  situación  actual  del  sector,  las  respuestas  denotaron  una evaluación algo más optimista que para la economía en general. En el caso  de la situación actual,  un  3% la evaluó como “buena”, y un 62% como “ni buena ni mala”. Las respuestas con una evaluación “mala” del sector suman un 35% del total.

Las respuestas  vinculadas a las expectativas del sector se dividen entre un   28%  “al alza”,  un 62% que espera que la situación se  mantenga “igual”  y un 10%  “a la baja”.  Por lo tanto, las respuestas sobre las expectativas del sector también son algo más positivas a las reportadas para las expectativas de la economía en general (10% y 55% y 35% respectivamente). sostiene el informe.

“El indicador de balance  actual, obtenido a través de la resta de los porcentajes reportados  positivos y negativos, indica,  para la economía actual,  un balance de -41% y para el sector un balance de  -32%. En el reporte anterior (informe N°20), estos guarismos se ubicaron en  -36% y -12%,  respectivamente”, sostiene el informe.

 

Capacidad Instalada

Consultadas las empresas respecto a su capacidad  instalada  actual y sus expectativas. Para esto se solicitó que se categorizara  su situación actual y sus  expectativas en uno de los 6 tramos previamente establecidos.

Los resultados  indicaron  que un 59% de los encuestados reportó  estar operando con  una capacidad  instalada  menor  al  70%,  lo  que  supone  un  deterioro  respecto  a  los  resultados  de  febrero (52%). 

Para  el  caso  de  las  expectativas,  un  49%  de  los  encuestados  espera  operar  utilizando  una  capacidad  instalada  inferior  al 70%, este valor también supone un  alza  respecto a la cifra registrada en febrero (48%).

Por otra parte, solo un 3% de las empresas declaró estar operando con capacidades de 90% o más y un 17% de las  empresas esperan operar a  un 90% o más de la capacidad instalada.

Adicionalmente,  se consultó a las empresas respecto a la  probabilidad de expansión  de la capacidad instalada en cuanto a maquinaria y personal.

En este sentido, el 65% de las empresas ve como  “muy poco probable”  o  “poco probable”  la expansión de maquinaria.  Para  el  caso  de  la  expansión  de  personal,  las respuestas  “muy poco probable” o “poco probable” suman un 59% de las respuestas,  cifra muy similar a la registrada en la anterior encuesta (60%).

En tanto, el porcentaje de respuestas que declara probable  o muy  probable la expansión de maquinaria y personal, se ubicó en 31% y 41%, respectivamente.

“Estos valores suponen una caída respecto al  informe anterior para el caso de  la expansión de maquinaria (44%) y un  aumento para la expansión de  personal, cuyo valor fue de 36% en febrero”, expresa el documento.

 

Evolución de los costos

En cuanto a la evolución de los costos, un 62% espera que la evolución sea a la par con el IPC, un 31% espera que estos evolucionen por encima del mismo y un 7% respondió que espera que evolucionen por debajo  del  IPC. 

“Respecto  al  anterior  informe  donde  un  32%  de  los  encuestados  respondió  tener expectativas por encima del IPC  y un 68% declaró  esperar una evolución a la par,  esto supone un leve descenso de las expectativas de incremento de los costos”, expresó el CEEIC.

Asimismo,  se  consultó  a  los  encuestados  respecto  de  los  principales factores  de  influencia  sobre  los costos, que nuclea subcontratos, mano de obra, insumos importados, insumos locales y costos financieros.

El 69% declaró a la mano de obra como el principal factor, un 28% a los insumos importados y el restante 3% es asignado a los insumos locales.

“Comparando las respuestas con las de la encuesta anterior, donde 76% de los encuestados declaró la mano de obra como principal factor de costo, se constata un descenso del peso de este rubro en la estructura de costos de las empresas constructoras y un aumento del peso de  los insumos importados.

Este ha crecido  desde un 4% en la encuesta anterior hasta el 28% de la presente  encuesta.  En  contrapartida,  el  peso  de  los  insumos  locales  disminuye  desde  un  12%  en  la medición anterior hasta un 3%”, concluye el relevamiento.

Publicado en Noticias

El uso de los sistemas de construcción en seco viene creciendo en la región de acuerdo a los registros del consumo de placas de yeso. Según datos estimados por el Incose (Instituto de la Construcción en Seco), en Argentina este indicador ronda los 0,9 m2 anuales por habitante, por debajo de Uruguay  con 1,1 m2 y Chile con 2,6 m2. Lo cual permite inferir que hay un potencial de desarrollo en países vecinos, especialmente en Argentina, de los sistemas en seco, y del steel framing en su variante estructural, que tracciona la fabricación de productos específicos para complementar estos sistemas.

Los materiales aislantes más utilizados en la tabiquería de placas de yeso son las lanas de vidrio. Las mantas tipo Acustiver R (Isover) resuelven los requerimientos termoacústicos con rapidez de instalación dado que es un producto cortado a los anchos típicos entre montantes.

Del mismo modo, el nuevo revestimiento Ondusec (Isolant) fue desarrollado como solución específica como aislante termoacústico dentro de la tabiquería en seco. Consiste en una placa de 1,20 por 2,40 metros que acompaña las medidas de las placas de yeso.

Está troquelada a 40cm y 60cm facilitando su colocación perfecta entre montantes para reducir los tiempos de colocación y también optimizar las medidas del aislante.

La placa es semi rígida, no pierde espesor ni se deteriora con el paso del tiempo. Su composición de espuma de polietileno de celda cerrada con dos caras acanaladas reduce la transmisión de ruidos entre ambientes y evita la condensación. El material está calificado como de baja propagación de llama.

El producto Ondusec Reflex es la versión con un film aluminizado en una de sus caras que, por su capacidad de reflexión, maximiza sus características como aislante térmico en paredes exteriores en los sistemas de steel framing. Además, es un aislante limpio y no desprende partículas tóxicas ni nocivas para la salud.

La banda Acoustic complementa la línea de nuevos aislantes para la construcción en seco de Isolant. Se coloca sobre soleras y montantes para desanclar acústicamente la estructura metálica de losas y mampostería, logrando así reducir los ruidos por vibración (de impacto). También puede tomar irregularidades entre la losa y los perfiles, sellando el paso de aire entre ambientes separados por tabiques livianos. Esta cinta adhesiva se consigue en 50mm y 70mm de ancho, en rollos de 25 metros lista para colocar.

Por su parte, Isofónica es una placa maciza de poliestireno ideal para eliminar ruidos aéreos en las frecuencias más sensibles al oído humano y el sonido a hueco en paredes construidas con placas de yeso. Su forma le confiere la flexibilidad suficiente para el montaje y la rigidez necesaria para evitar desplazamientos dentro del tabique. Cada placa es de 0,40 por 1,30.

Por último, la fibra de celulosa proyectada en el interior de la tabiquería permite el control termoacústico y de condensación en una sola aplicación. La fibra se adhiere al sustrato sin compactarse y resiste el fuego.

Publicado en Noticias

Los organismos estatales y el consorcio adjudicatario de las obras involucrados en la construcción del viaducto en la rambla portuaria anunciaron que el  pasado miércoles 12 de junio comenzaron los primeros trabajos consistentes en las perforaciones para los estudios de suelos en el área.

Las obras comprenden la construcción de un viaducto de 1.800 metros con dos rampas de accesos principales y un puente arco de 160 metros.

Los primeros trabajos consisten en realizar las perforaciones para los estudios de suelos. Esto implica el corte de tránsito de uno de los carriles, contra el cantero, de la calzada en la que se circula desde la ciudad de Montevideo hacia los accesos norte, entre las calles La Paz y Colombia.

 

Tránsito cortado

Se estima que la duración de los trabajos sea de un mes. El corte de tránsito en esta etapa se realizará en horario nocturno (de 21:00 a 05:00) para minimizar la incidencia en la circulación. Al terminar los trabajos se habilitará nuevamente el tránsito vehicular.

En la segunda etapa, el corte se efectuará en la rambla portuaria entre Colombia y San Fructuoso. También está previsto que la interrupción en uno de los carriles de la calzada en igual sentido que el anterior (hacia los accesos norte) dure un mes.

 

Tiempo de obras

En total, se prevé que la obra se realice en un plazo de 27 meses, en el cual el consorcio Saceem-Grinor construirá la obra mencionada, además de una serie de trabajos anexos para mejorar la circulación.

El objetivo del viaducto es separar el cruce vehicular a nivel de la rambla portuaria de la vía del Ferrocarril Central. Además, se busca aumentar la capacidad de circulación de la rambla portuaria, para lo cual se construirán tres carriles en cada sentido, y eliminar las interferencias en la circulación generada por los camiones que ingresan al puerto; para ello, se generará un acceso único en la zona norte y la ampliación de la área portuaria.

El proyecto incluye la iluminación general de toda la obra. La firma del contrato se realizó el 29 de marzo entre representantes de la Administración Nacional de Puertos (ANP) y del referido consorcio.

 

Obras simultáneas

Por su parte, el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Alberto Díaz, informó que la construcción del viaducto entre la calle Colombia y la estación central General Artigas se iniciará este segundo semestre, finalizará en 2021 e implicará varias zonas de obras simultáneas.

El funcionario de Estado afirmó que habrá dos accesos al recinto portuario en Montevideo, el actual y el que se construirá para el Ferrocarril Central.

El directorio de la ANP dialoga con el consorcio Saceem-Grinor sobre lineamientos relativos al inicio de las obras del proyecto

“Mejora de los accesos en la rambla portuaria”, que se realizará en el segundo semestre de 2019 y se extenderá hasta 2021, informó Díaz.

El viaducto, que se extenderá desde la calle Colombia hasta la estación central General Artigas, medirá aproximadamente 8 metros de altura y 24 de ancho, lo que permitirá la construcción de tres carriles en cada sentido, que se apoyarán en pilas centrales de hormigón.

 

Trabajo coordinado

Díaz explicó que, debido a que los pilotes se erigirán en el cantero central, será necesario desviar un cable de 150 kilovoltios de UTE para evitar interferencias con la construcción, lo cual se organiza con ese organismo.

El entrevistado afirmó que para la obra habrá “varios frentes de actuación simultánea”, lo que también exigirá una coordinación con la Intendencia de Montevideo. 

El titular de la ANP dijo que se mantendrá el ingreso actual al recinto portuario del ferrocarril que transporta, principalmente, granos, frutas y contenedores, mientras que el del Ferrocarril Central será en un punto comprendido entre la calle Colombia y la Central Termoeléctrica José Batlle y Ordóñez.

De esta forma, indicó el jerarca se busca mantener cierto flujo de tránsito, sin que esto afecta, o al menos en la menos medida posible, a conductores y al transportes colectivo.

Publicado en Noticias
Página 1 de 15