JoomlaLock.com All4Share.net

Una casa de 27 metros cuadrados que se puede configurar con 20 diseños distintos. Fácil de trasladar y con paneles solares. ¿Con o sin techo? ¿Paneles divisorios o un gran ambiente? ¿Vista al mar? La Casa Ojalá es una micro estructura que se puede montar en la playa o la montaña. El diseño, de la arquitecta italiana Beatrice Bonzanigo, socia de IB Estudio, permite configurar los 27 metros cuadrados en 20 espacios distintos.

A partir de cuerdas y poleas los paneles corredizos proponen modificaciones a los ambientes de la casa: terraza, dos dormitorios, cocina y baño. Fusionar, abrir o separar los espacios forman parte del menú de opciones que se activan a partir de cuerdas, poleas y manivelas. “Un juego de niños”, señaló la autora.

El modelo en escala 1:10 se presentará el mes que viene en la galería Post Design, en el marco de la Semana de Diseño de Milán. El prototipo llegará acompañado por propuestas textiles, materiales y visuales para presentar “el horizonte de posibilidades infinitas que Casa Ojalá ofrece al público por primera vez: un producto sostenible, mínimo, conciso y flexible en el que surge una nueva forma de confort, alejada de la televisión o el aire acondicionado. Se supera la frontera entre el espacio interior y el exterior, que constituye un elemento sustancial, irrenunciable, precioso”, describió la arquitecta italiana.

Bonzanigo diseñó la casa para ofrecer una alternativa al “mundo de la arquitectura estática”, ofreciendo la oportunidad de conectarse con la naturaleza.

 

Múltiples soluciones

El prototipo invita a configurar el espacio a partir de múltiples soluciones internas que funcionan de manera unificada,  sin modificar en ningún caso la estructura original ni la forma.

La originalidad de la casa consiste en un equipo mecánico de funcionamiento manual provisto de cuerdas, poleas y manivelas. “Evocan en quien la habita el recuerdo de viajes en el viento a bordo de un velero”, apuntó Beatrice.

Su singularidad y adaptabilidad estética se manifiestan a través de maderas y tejidos que enlazan en cada caso con las tradiciones del lugar en el que Casa Ojalá se ubica, preservando siempre su capacidad de ser formalmente reconocible y comercializable en todo el mundo.

La arquitecta presentará la casa inmersa en distintos paisajes. Desde Canadá a Islandia, pasando por Hawai, Indonesia y Chile. “Casa Ojalá es un producto sustentable, minimalista, compacto y flexible. Lejos de la televisión o el aire acondicionado”, explicó  Bonzanigo junto a su socia Isabella Invernizzi.

La propuesta de desdibujar los límites entre el interior y el exterior fue el punto de partida para esta arquitecta inspirada en la arquitectura minimalista de Peter Zumthor, Manuel y Francisco Aires Mateus y Valerio Olgiati.

El foco del proyecto fue generar un conjunto que se transformara en una enorme plataforma al aire libre, una casa sin techo, o incluso sin suelo. Un espacio de juegos, una casa sin paredes o con distintos estratos matéricos, perfumados y tangibles.

“La flexibilidad del espacio se alcanza gracias a la innovadora solución de paredes corredizas, de Wood-Skin y tela, que se enrollan sobre pernos colocados en el borde de la circunferencia y en el centro de la estructura”, detalló la autora.

¿Para qué tipo de habitante está pensada esta casa? La autora enumera: “Familias, parejas, deportistas, viajeros, cazadores de estrellas, artistas, filósofos, buscadores de nuevos lujos o aquellos hastiados de la vida cotidiana, curiosos, investigadores, apasionados de mar, montaña, lagos o desiertos”. Graduada en la Accademia di Architettura di Mendrisio (Italia), la arquitecta puso especial énfasis en proyectar una vivienda sustentable, que minimice el espacio.

En este sentido, un sistema de recolección de agua de lluvia y un tanque séptico proporcionan agua para beber y bañarse y  los paneles fotovoltaicos suministran energía.

Una casa personal, que cambia según los estados de ánimo y necesidades de sus habitantes y cuyo paisaje configura la fachada.

Publicado en Noticias

El color, el dibujo acentuado y los materiales en crudo protagonizan los interiores para este año según el Observatorio de Tendencias del Hábitat (OTH). El periodista especializado David Quesada de Arquitectura y Diseño revela, y nos recomienda, algunas tendencias como Savage Soul, Light Marble, Brutalist Style o Restore Materials, entre otras.

El revestimiento como hilo conductor del espacio. La tendencia Light Marble se caracteriza por las superficies moteadas y con sutiles vetas que le confieren un matiz claramente matérico donde el producto se convierte en hilo argumental del espacio. Revestimientos, textiles de hogar, alfombras. Se convierten en superficies llenas de vida y con una inspiración claramente natural. Los tonos grises y cementosos se combinan con colores planos y geometrías, y los formatos pequeños siguen teniendo vigencia en esta tendencia que apuesta por la vertiente decorativa de la materia.

 

Mirando hacia atrás. La recuperación de corrientes estilísticas como el art nouveau, el art déco y el arts & crafts impulsa la tendencia Tile Déco, que propone diseños sofisticados y elegantes con un toque barroco. Metalizados, dorados, filigranas, inspiraciones de artesanías clásicas como la marquetería y la forja, terciopelo, junto a referencias a diferentes culturas y elementos exóticos y organicistas, forman el corpus estético de esta tendencia, siempre ofreciendo superficies muy trabajadas y llenas de detalle.

 

Las marcas del tiempo. El paso de las superficies lisas y monocromáticas a recubrimientos llenos de imperfecciones y variedad tonal define la tendencia Dark & Watercolor. Se apuesta por los materiales en bruto, incluso primordiales. Pizarras y metales desgastados, las tierras y el polvo son algunos de los elementos que se toman como referencia. La cerámica encuentra aquí un campo para desarrollar texturas de desgaste en la superficie que muestran el paso del tiempo. Otro camino es el juego con los degradados y las acuarelas para generar espacios con aire añejo pero llenos de personalidad.

 

Belleza brutal. El Brutalist Style toma como referencia la arquitectura de los años cincuenta a sesenta en Italia. Se trata de espacios en los que destaca el uso de grandes bloques de piedra natural, con una estética heredada del brutalismo basado en cemento, pero introduciendo el lujo como una variable clave del proyecto. Haciendo honor a su nombre, es la tendencia que más se centra en la materia en bruto para enseñarla en su máximo esplendor: mármoles, granitos, cementos y rocas ígneas.

 

Reivindicar la tradición. Como reacción a una época de megaproyectos, la arquitectura más interesante de nuestros días busca proyectos que trabajen sobre lo que hay, con un lenguaje más práctico, sobrio y sostenible. En línea con esta tendencia, bautizada como Restore Materials, se proponen materiales del terreno y con una relación directa con el entorno, resaltando la importancia de las texturas, a través de las cuales se evocan épocas pasadas y se consigue una sensación de confort y recogimiento. El barro cocido, las mayólicas, el gres artesano o el baldosín catalán junto a la teja y la baldosa hidráulica son los claros referentes dentro de esta tendencia.

 

Los felices años cincuenta. La tendencia Midcentury Colors muestra una clara influencia del interiorismo surgido en Estados Unidos a mediados del siglo XX. En su traslación al espacio, esta tendencia mezcla mobiliario en materiales nobles como la madera en tonos oscuros, línea sencillas y objetos funcionales con revestimientos color block, tanto en tonos naturales como vibrantes, pero también en acabados mate o semisatinados. Ese mix genera a su vez un juego entre nostalgia y modernidad a través de la combinación de elementos antiguos con otros contemporáneos.

 

Algo salvaje. La tendencia Savage Soul se caracteriza por una estética que reproduce materiales y gráficas que conectan con una Naturaleza en cierta medida salvaje. Referencias a la jungla, grandes decoraciones vegetales, plantas exóticas y verdes intensos son elementos clave. En lo relativo a la reproducción de superficies destacan materiales exóticos como las maderas de palisandro, el bambú, el wengué y el mármol azul de Brasil. Aparecen cementos con texturas y acabados en los que se persigue un toque más artesano. La paleta de color dentro de esta tendencia combina las bases marrones y grises oscuros con tonos azules y verdes propios del mundo natural.

 

Brillante puesta en escena. Con un toque dramático y casi mágico, la tendencia Dramatic Interior abarca diseños llenos de teatralidad. Se retoman las referencias de los años veinte, pero desde una perspectiva actualizada, que se aleja de los códigos propios del art déco para proponer diseños más elegantes y sintetizados. Esta tendencia conecta con una redefinición del concepto de lujo, basado en la autenticidad y la calidad y que incluso conecta con valores como la solidaridad o la sostenibilidad. En el campo de los materiales y las gráficas, destaca la reproducción de metales que evocan el mundo del lujo, con grandes planchas metalizadas o de corten con marcas del paso del tiempo, pero también efectos de brillo y mate y tonos dorados intensos, que se mezclan con negros y oscuros.

 

Ambiente relajado. Bajo el nombre Soft Heritage se agrupan propuestas suaves y delicadas, con gráficos más depurados y tonos cálidos. Es una tendencia que recupera repertorios artesanos y rústicos con una estética contemporánea. En cerámica esto se traduce en baldosas de pequeño formato e icono del diseño clásico, pero con gráficas y paletas de color nuevas. Rosas, terracotas y naranjas se combinan con neutros suaves y mucha presencia de color. A su vez, los materiales fríos se mezclan con textiles y fibras naturales.

 

Diversión y frescura. La tendencia Plug & Play conecta con una visión alegre y naïf del mundo adulto, donde la gráfica y el color adquieren especial importancia a la hora de entender el producto. Colores vivos, patrones gráficos decorativos y referencias del mundo virtual traducidos al interiorismo son algunas de las claves de una tendencia que propone espacios frescos y divertidos. Es una traslación de los nuevos modelos de trabajo y estilos de vida encarnados por el coworking y los hogares multigeneracionales. Dentro de esta tendencia encontramos las versiones más coloridas del terrazo y las tonalidades propias del mundo digital, como los azules, los rosas y los morados, pasando por las iridiscencias propias del entorno de las pantallas.

 

La importancia del diseño

El riesgo y la expresividad han regresado al interiorismo en los últimos tiempos, quizá como reacción a una excesiva sobriedad en el uso del color y las texturas imperantes años atrás. Arquitectos y decoradores han "redescubierto" recursos cromáticos y materiales de siempre que, combinados con inteligencia, expresan una nueva forma de entender los espacios más vitalista y honesta.

Para los expertos del Observatorio de Tendencias del Hábitat (OTH), es un buen momento para los materiales en crudo y también pulidos que se afianzan gracias al crecimiento del sector de las encimeras. Mármoles, granitos, grandes piedras veteadas y jaspeados resurgen en proyectos que sacan todo el partido de sus texturas y colores.

El diseño cerámico está cada vez más condicionado por el espacio. Los formatos y los acabados ya no responden a una estandarización, sino a la búsqueda de respuestas concretas en cada proyecto, ya sea un baño, una cocina, un hotel y un restaurante. La recuperación de clásicos cerámicos, la texturización y los grandes formatos son algunas de las claves para entender el diseño cerámico que impera en la actualidad.

Por su parte, en arquitectura las propuestas se han vuelto más realistas en aras de la sostenibilidad. Recuperación y reutilización son las grandes ideas de esta nueva corriente que demanda soluciones y productos más honestos, inspirados en la tradición.

En base a todas estas premisas, el OTH ha detectado diez tendencias decorativas con sugerentes nombres que van a dar que hablar en los próximos meses y que les presentamos en este artículo.

Publicado en Noticias

La Torre de la Defensa será un edificio “solemne y monumental, que dialoga en clave posmoderna con el marco histórico en el que se emplaza. Tiene la expresividad contemporánea del cristal y el hormigón, y aunque tiene reminiscencias clásicas prescinde de sobregestos ornamentales innecesarios”. Así lo explicó  al diario sanducero El Telégrafo el arquitecto Jorge Paggi, quien junto al arquitecto Alberto Zinno y al ingeniero Estanislao Gossi, llevan adelante la propuesta técnica enmarcada en el emprendimiento Babel Desarrollo y Promoción. Será construido en la esquina de Zorrilla de San Martín y Florida, en pleno centro sanducero,  en un terreno de más de 1.100 metros cuadrados y tomando el predio de una casa construida a fines del siglo XIX. Se prevé que la obra esté finalizada en 2021

Paggi afirmó que con sus 75 metros de altura será la torre más alta del interior del país, exceptuando las existentes en Punta del Este, y significará para Paysandú “un paso decisivo para que vuelva a situarse como una de las principales capitales de la región”, y que la obra se realiza “apostando a su casco urbano, celebrándolo y reconvirtiéndolo para lanzarse al futuro”.

El arquitecto detalló que el edificio “es de una planta circular, con estructura de hormigón y vidrio, que reduce el 75% de las patologías de otros métodos constructivos y resistirá vientos de hasta 350 kilómetros por hora (que no se dan en Uruguay), según fue calculado por un profesor grado 5 de la Facultad de Ingeniería”. Asimismo, contará con dos subsuelos, dos niveles para oficinas que ocupan todo el frente urbano, “por lo que no será agresivo para las pequeñas viviendas aledañas al edificio”. En la mitad del padrón, “sale el edificio con 16 niveles hacia arriba (que hacen 18 con los dos subsuelos) donde van los apartamentos. Y el remate del edificio es un duplex, que se achica un poco pero le da esa imagen de punta que tiene la torre. Y al final, arriba de todo, habrá un remate iluminado, que será como un faro para la ciudad”.

En total, el edificio contará con entre 24 y 27 plantas independientes, entre apartamentos y oficinas con sus diferentes características. Los 16 pisos cubren los 360º, por lo que tienen vista para todos los puntos cardinales en el caso de los que son de un apartamento por planta, con más de 200 metros cuadrados de superficie.

Los apartamentos tendrán hasta tres dormitorios, living comedor, dos baños, lavadero, losa radiante por unidad y por sector, aire acondicionado central por unidad y una gran innovación: va a estar totalmente domotizado, esto es que podrá controlarse a distancia y por la voz o el teléfono celular los blackouts motorizados, las luces y acondicionamiento térmico y por los toma corrientes integrar el sistema de electrodomésticos, definiendo así el encendido o apagado del microondas, por ejemplo. Para la torre habrá dos ascensores con capacidad de ocho personas, y otros dos ascensores para las oficinas.

 

Diseñadores de interiores

Como un servicio extra, los apartamentos “estarán equipados, y tenemos dos diseñadores de Buenos Aires que brindarán la posibilidad de arreglar a su manera el equipamiento, y van a diseñar los accesos y las salas de recreación (‘amenities’) para las oficinas y para la torre”, explicó el arquitecto Paggi.

En el primer piso, para las oficinas, habrá una cafetería con balcón hacia la plaza Constitución, también habrá un gimnasio de 125 m2 con vestuario. Y para la torre, serán dos piscinas climatizadas, una para niños y otra para adultos con baños, casilleros y vestuarios asociados ocupando cien metros cuadrados. Habrá dos barbacoas que suman 145 m2 y un jardín solarium de 340 m2 con balcón a la plaza.

También tendrá regulador de la intensidad de las luces y el audio, y dispositivos de oscurecimiento con cortinas de enrollar motorizadas y controladas a distancia. “Tecnológicamente hablando es un edificio de punta”, afirmó Paggi, “y pondrá a Paysandú al nivel de cualquier capital del mundo”.

En los dos primeros pisos de la torre habrá cuatro apartamentos de dos dormitorios, o también como posibilidad de que haya dos de unos 90 m2 o un gran apartamento de 230 metros cuadrados, “de acuerdo a las necesidades y el interés de los compradores”.

El edificio y todos los apartamentos tendrán una terraza que rodea cada piso con vidrio laminado en tubos de aluminio anodizado.

Publicado en Noticias
Viernes, 15 Febrero 2019 15:40

Cinco claves para entender las casas de 2019

Las tendencias del diseño apuntan a que nuestras casas abrazarán este año una actitud más vitalista y abierta a la experimentación. El especialista David Quesada cuenta, para www.arquitecturaydiseno.es, algunas de las tendencias que nos esperan.

 

Expresiva

 El péndulo en interiorismo sigue desplazándose hacia composiciones cromáticas y materiales densos, que dotan de profundidad y carácter a los espacios. Todo, con un punto de nostalgia que mira al estilo midcentury o reinterpretan el art déco con terciopelos, estampados y colores oscuros. La piedra natural –en especial el mármol–, la cerámica y el redimido terrazo se mantienen vigentes con diseños ricos en texturas y composiciones visuales. Una tendencia que se ha podido apreciar en las últimas ediciones de las ferias Cevisama y Cersaie, que anticipan propuestas en tonos grises, verdes musgo, azules intensos o negros junto a los acabados metalizados y las superficies stracciattela.

 

Saludable

La conciencia de que nuestra salud física y anímica comienza en nuestra propia casa es cada vez más evidente. Rodearnos de materiales y tecnologías limpias libres de contaminantes potencialmente dañinos es el primer paso. Hasta el propio Bill Gates ha mostrado su interés en este tema al apoyar un proyecto del Instituto de Tecnología de California que desarrolla un inodoro con un reactor electroquímico integrado que descompone el agua y los desechos humanos en fertilizantes e hidrógeno, el cual, a su vez, podría reutilizarse como fuente energética. Esta solución evitaría al año la muerte de medio millón de niños y ahorraría unos 200.000 millones de euros en costes relacionados con la diarrea, el cólera y otras enfermedades causadas por las malas condiciones del agua y una red de saneamiento y condiciones de higiene deficientes.

 

Eficiente

 A solo doce meses del año en el que, según la Estrategia Europa 2020 de la Unión Europea, deben cumplirse los objetivos del “triple 20” (20% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero –en relación con los niveles de 1990–, 20% de energías renovables y 20% de mejora de la eficiencia energética), se multiplican las iniciativas para mejorar la eficiencia de los edificios en España, responsables del consumo de más del 31% de la energía final.

Y es que revertir esta situación se antoja tarea titánica: cinco años después de la entrada en vigor de la certificación energética para edificios, el 47,50% de los inmuebles de antigua construcción en España solo obtiene la calificación energética E, según la compañía Certicalia. En contrapartida, la calidad energética de la vivienda nueva ha aumentado de forma notable, de acuerdo con los datos del IDAE. Además, la eliminación del “impuesto al sol” parece despejar el panorama a la implementación de productos y servicios relacionados con el aprovechamiento de las energías renovables y el autoconsumo en las viviendas.

 

Multicultural 

Bajo el nombre de New Native, los colores elegidos por Pantone para la decoración en 2019 son una oda a los viajes, al espíritu itinerante de las nuevas generaciones jóvenes y al intercambio cultural. “Años de globalización y el movimiento de las personas han producido una paleta de colores globalizada”, reza su manifiesto. Ginger (a medio camino entre un naranja poderoso y un rojo matizado), terracotas, azules deslumbrantes, amarillo cadmio, rojo “granero” o “ron con pasas” son las tonalidades que declinan este concepto.

Por su parte, el informe de tendencias ColourFutures, de Akzo Nobel –matriz de la marca de pintura Bruguer–, ha escogido el “miel especiado” (spiced honey) como color del año 2019.

Una tonalidad ámbar cálida que captura a la perfección el lema “deja que entre la luz” (let the light in), como reflejo de un renovado sentimiento de energía, optimismo y determinación en la gente. El tema del intercambio también está presente en un fenómeno pujante propio de la economía colaborativa: el intercambio de casa para viajar (casi) gratis, con plataformas como Home Exchange.

Globalización no tiene por qué significar homogeneización: la movilidad y el espíritu colaborativo han dado origen a una nueva hornada de diseñadores interesados por referentes estéticos, artesanías y técnicas de producción desconocidas.

    

Smart

 La tendencia hacia la digitalización de las casas se acentuará a lo largo de estos próximos meses. El auge de los asistentes personales abre un abanico de oportunidades a las empresas de telecomunicaciones, servicios y seguridad para captar y fidelizar a nuevos clientes.

Y es que plataformas como Siri, de Apple; Google Home o Alexa, de Amazon –que acaba de aterrizar en España acompañada de la gama de altavoces inteligentes Echo– se están incorporando paulatinamente a la vida de los usuarios convirtiéndose en un “miembro” más de la familia. Para Vicente Sales, responsable del OTH, que intervino en la sesión “+SMART” dentro del ciclo “Desayunos de Interiorismo” en el Roca Barcelona Gallery, “el reto está en conseguir que el interiorista vaya de la mano del instalador, que cuando se diseñe un nuevo espacio ya se haga integrando la tecnología en él”.

Publicado en Noticias

El Centro Harvard para Edificios y Ciudades Verdes (CGBC) inauguró el laboratorio de HouseZero que permitirá desarrollar investigación de vanguardia sobre el diseño y la operación de edificios energéticamente eficientes. El Centro, que pertenece a la escuela de graduados de diseño, modernizó su sede en un edificio de la década de 1940, en Cambridge, para transformarlo en un prototipo de ultraeficiencia energética, con objetivos de desempeño radicalmente ambiciosos: consume “casi cero” energía para calefacción y refrigeración, y nada para iluminación eléctrica durante el día, ya que opera con ventilación 100% natural. El estudio Snøhetta estuvo a cargo del proyecto y Skanska Teknikk Noruega fue el ingeniero líder en energía.

 

Investigación y trabajo

HouseZero será aprovechado como espacio de trabajo y herramienta de investigación a la vez. El Centro tendrá acceso a millones de datos provenientes de sensores integrados en cada componente de la construcción para monitorear continuamente su rendimiento. Estos datos también proporcionarán a los investigadores de Harvard una comprensión precisa del comportamiento complejo de un edificio. Y alimentarán una simulación computacional, lo que ayudará al Centro a desarrollar nuevos sistemas y algoritmos de aprendizaje basados en datos que promuevan la eficiencia energética, el confort y la sustentabilidad.

El proyecto apunta a redefinir cómo se puede conectar y responder una construcción y su entorno natural, para promover la eficiencia y la salud. En lugar de acercarse a la casa como una “caja sellada”, los materiales fueron pensados para interactuar con el ambiente exterior de una manera más natural. El edificio se ajustará estacionalmente, e incluso a diario, para alcanzar los objetivos de confort térmico para sus ocupantes.

Los 285 sensores integrados en el edificio recopilan casi 17 millones de datos diarios. Esta información permite que el edificio se ajuste automáticamente en respuesta a variables internas y externas, como la temperatura del aire exterior o la lluvia, los niveles de CO2 en el interior y la temperatura del aire.

La iluminación artificial no se utiliza durante las horas de luz diurna porque el diseño está optimizado para maximizar el uso de la luz natural y las prácticas solares pasivas. Una planta abierta y una selección de materiales de colores claros aumentan la sensación de apertura.

 

Software y sensores 

La ventilación natural se controla mediante un sistema de apertura de ventanas que emplea un software sofisticado y sensores para abrir y cerrar ventanas automáticamente y mantener un ambiente interno confortable. El edificio en sí busca la mejor comodidad posible; no obstante, se puede operar una ventana manualmente.

Los investigadores buscan que HouseZero sea una herramienta eficaz para erradicar el stock de edificios existentes ineficientes.

En Estados Unidos, las construcciones son responsables de alrededor del 40% del consumo de energía, donde las viviendas representan casi una cuarta parte, según el informe de la universidad. Abordar las ineficiencias energéticas de ese grupo problemático ofrece una gran oportunidad para reducir su impacto en el cambio climático”, afirmaron los investigadores de HouseZero.

Publicado en Noticias
Página 1 de 3
Top