La percepción del espacio y la forma en que se percibe un edificio dentro de su entorno siempre son preocupaciones primordiales al diseñar un proyecto arquitectónico.

Para satisfacer estos intereses, un proyecto de intervención gráfica puede convertirse en un gran aliado para los arquitectos, convirtiendo el edificio en un punto de referencia que permite a los transeúntes interpretarlo con mayor claridad.

En esta ocasión, se seleccionaron tres ejemplos de proyectos que recibieron intervenciones gráficas realizadas por el estudio brasileño Nitsche Arquitectos, con el fin de explorar cómo el uso de colores y diferentes gráficas pueden potenciar aún más el lenguaje arquitectónico.

 

Edificio João Moura. La propiedad está ubicada en la calle João Moura, en lo profundo del valle que pasa a través de la avenida Sumaré. La calle João Moura es un enlace importante entre los barrios Vila Madalena y Pinheiros.

El edificio cuenta con una presencia destacada. Por esta razón, tratamos de prestar especial atención a la fachada norte y percibirla como un panel grande, compuesto por aberturas y pantallas coloridas'.

 

Empena Viva. Particularmente en Minhocão -la famosa carretera elevada de São Paulo-, las fachadas en blanco forman un conjunto impresionante de "lienzos vacíos", como si la carretera fuera una gran galería suspendida a escala metropolitana.

El proyecto, encomendado especialmente para el evento Virada Cultural 2015, impulsó esta posibilidad a través de la pintura de la fachada en blanco de 10 pisos y 10 metros de ancho del Edificio Paulo Theodoro.

 

Deconstrucción civil. Se trata de un edificio de viviendas para estudiantes, en el que las fachadas se distinguen por un ritmo organizado y repetitivo de balcones, una característica cada vez más común en los nuevos desarrollos del mercado inmobiliario. La intervención aprovecha este ritmo, dando al edificio una simple pintura en blanco y negro. Al principio, el diseño refuerza esta disposición construida, resaltando las líneas horizontales.

Sin embargo, a medida que la pintura se extiende sobre las fachadas, la estabilidad de esta disposición se transforma radicalmente.

Los trazos en varias orientaciones dan la impresión de una superficie arrugada, rota y deconstruida. Irónicamente, la pintura niega sus propios antecedentes y subvierte la arquitectura del edificio.

Publicado en Noticias

El arquitecto y diseñador de Shangai, Amey Kandalgaonkar, ha ideado esta casa incrustada en una enorme roca, inspirándose en las tumbas rocosas de Mada’in Saleh en Arabia Saudita

Cuando creemos que ya lo hemos visto todo, el arquitecto y diseñador Amey Kandalgaonkar presenta una casa de estilo contemporáneo dentro de una gran formación rocosa. Con piezas que encajan y sobresalen de la piedra, la forma general de la estructura solo es revelada cuando se ve desde arriba. Desde esta perspectiva, el plano cenital descubre una construcción mucha más compleja en la cima de la roca.

 

Adaptarse a la naturaleza

Inspirado por la tumba excavada en la roca de Mada’in Saleh, en Arabia Saudita -un antiguo sitio arqueológico que forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO excavado en grandes masas de arenisca-, Kandalgaonkar ha diseñado y renderizado en 3D una casa dentro de una roca, combinando losas de hormigón, en líneas rectas minimalistas, con las geometrías orgánicas de la roca natural.

Kandalgoankar, experto en hacer renders en 3D, pasó mucho tiempo trabajando en la forma y el tamaño de la roca antes de diseñar la casa. Dicho elemento de la naturaleza era el punto de partida y, como tal, era la casa quien debía adaptarse a él y no al revés. Su proyecto arquitectónico titulado House Inside a Rock está lleno de sorpresas, sobre todo por la forma en la que talló el material natural en vez de construir con él.

 “Considerando la complejidad visual de las rocas en Mada’in Saleh, era esencial usar planos y cubos simples para obtener cierto balance visual”, explicó el arquitecto con base en Shanghai. “Empecé creando la roca en software 3D, algo que en sí mismo era un proceso de escultura.

Después, al insertar la casa en esta roca, traté de hacer que no tuviera mucho impacto visual a nivel del suelo, y solo cuando se observa desde el aire se revela el alcance real de la intervención”.Al yuxtaponer la textura áspera de la roca con la superficie lisa del hormigón, Kandalgoankar consigue un complejo contraste visual donde lo antiguo y lo nuevo se complementan.

Naturaleza y artificio encajan como en un puzzle perfecto, para mostrarnos que la intervención de la mano humana dentro de un elemento natural puede ser respetuosa, ya que, de hecho, la roca estaba primero.

 

Arte

Aunque es difícil imaginar que algo así pueda llegarse a hacer realidad, es un concepto arquitectónico muy interesante que nos recuerdan la gran carga de arte que puede haber en la Arquitectura.

Al explorar este método sustractivo de construcción, Kandalgaonkar introdujo su propio giro moderno en la ecuación con la introducción de losas de hormigón que cortan la roca en vectores angulares limpios. Era imperativo utilizar planos y cubos simples para lograr un equilibrio visual. Más tarde, al insertar la casa en esta roca, trató de mantener su impacto visual desde el nivel de los ojos lo mínimo posible y solo cuando se observa desde la vista de un pájaro, se revela el alcance real de la intervención.

Publicado en Noticias

Aunque la mayor superficie de la Tierra no esté urbanizada, es justamente en las ciudades donde se concentran las poblaciones, generando allí un gran impacto medioambiental. Según diferentes informes, se estima que para 2030 se necesitarán 260 millones de nuevas viviendas urbanas.

Entonces, no resulta ilógico preguntarse cómo deberían ser esas construcciones para asegurar el derecho a la vivienda, pero también para ser amigables con nuestro entorno natural.

Una nota del especialista Hugo Torres, publicada por www.ambito.com sostiene que los crecimientos urbanos que se esperan para 2030 obligan a pensar qué tipo de viviendas serán necesarias para albergar a todos, sin descuidar el planeta. De esta manera, señala que en materia de volumen de construcción, para 2030 éste crecerá 15,5 trillones de dólares en el mundo, liderado claramente por tres naciones: China, Estados Unidos e India, que llegan a acaparar el 57% del mercado. Por otra parte, si ponemos el foco en Argentina, se sabe que para el 2025 tendrá un crecimiento poblacional que rondará el 16%, y esto impactará directamente sobre el sector inmobiliario y en el entramado social de las ciudades. Por todo esto es preciso diseñar la experiencia de vivir en una ciudad, desde qué tipo de transporte es necesario hasta descentralizar los puntos de mayor afluencia para generar un movimiento homogéneo en el mapa urbano.

 

Dióxido de carbono

Para ahondar en cómo las construcciones dejan su huella en el ambiente se puede comparar la cantidad de dióxido de carbono que emiten los edificios y las industrias medidos por sector. Sorprendentemente, mientras los primeros descargan un 40% a la atmósfera, las segundas sólo lo hacen en un 28%.

El mencionado dato no sorprende a los más jóvenes, que son conscientes de la problemática del techo estable, por eso el 39% de los millennials afirman que prefieren pagar una suscripción que les permita mudarse en la zona por ellos elegida que firmar un contrato de largo plazo. Es decir, ya están pensando en la propiedad de un modo colectivo.

Al mismo tiempo, exigen construcciones sustentables, pero no solo por tener atomizadores de agua en los grifos, sino que demandan un proyecto que sea 100% pensado desde su impacto.

Así, incluso, tienen en cuenta la compensación de la huella de carbono en su accionar cotidiano, y por eso valoran detalles como las terrazas o muros verdes, la recolección de agua de lluvia, la reutilización de las aguas grises y el que la climatización de los ambientes haya sido tenida ya en cuenta desde la orientación del edificio o casa.

Por todo esto es preciso pensar qué tipo de ciudad necesitamos y cómo queremos construirla, para generar ambientes sanos para el planeta, pero también para nosotros, sus usuarios, que veremos mejorada nuestra calidad de vida: tanto en lo social, como en la salud y en lo productivo.

 

El ejemplo de México

Acaso el ejemplo más cercano y preocuapante que tenemos los habitantes de continente americano sea México.

Durante los últimos años, el proceso de expansión urbana en tierras aztecas ha sido acelerado y constante, día con día la ciudad se abre paso entre las zonas conurbanas para interconectar a los habitantes y reducir la brecha entre periferia y metrópolis.

De acuerdo con el último estudio del Consejo Nacional de Población, el número de zonas metropolitanas aumentó con respecto a los datos registrados en 2010, pasando de 59 a 74 zonas en 2015, a su vez, sus habitantes pasaron de 63.8 millones a 75.1 millones, lo que representa el 56.8 y 62.8 por ciento de la población nacional respectivamente. En este sentido, el Sistema Urbano Nacional proyecta que gran parte del crecimiento demográfico en México será urbano; el país pasará de tener 384 ciudades a 961 en 2030, en las que se concentrará el 83.2 % de la población mexicana.

Este desarrollo representa una gran oportunidad de inversión a largo plazo en cuanto a infraestructura, pero principalmente en temas de movilidad y sustentabilidad, por lo que ambos sectores, público y privado, deben coordinarse para encontrar un óptimo de convergencia y crecimiento.

En muchas partes de este país, la zona periférica de las ciudades, es habitada por personas de bajos ingresos con dificultad para adquirir un automóvil, sin embargo, toda la infraestructura que les rodea es principalmente vehicular, y los servicios de transporte no cubren eficientemente la gran demanda, además, la mayoría de las unidades son viejas y emiten altas cantidades de contaminantes por el uso de combustibles fósiles.

Si persiste el enfoque de movilidad que impulsa el uso de automóvil y que no considera la renovación del parque vehicular para los servicios de transporte, se favorece al aislamiento de los ciudadanos y agudizan las afectaciones al medio ambiente. Es por ello que, uno de los principales focos de inversión debe ser la incorporación de transporte público que sea eficiente y sustentable.

La Ciudad de México es testigo diariamente de la falta de coordinación entre la planificación urbana y movilidad; el transporte público y los tiempos de traslado son un problema que parece estar lejos de resolverse.

Esto se debe a la distribución desigual de zonas de destino, la falta de un buen sistema de cobertura, la desconexión con la zona conurbada y la mala operación de las redes de transporte masivo.

Publicado en Noticias

Ahora, un nuevo producto, que tiene la apariencia de un piso de canto rodado pero que requiere mínimo mantenimiento, permite realizar solados permeables al agua en grandes superficies continuas. Llamados genéricamente suelos drenantes, este nuevo producto es una alternativa para minimizar el impacto del agua de lluvia al permitir que escurra hacia la napa. Esta solución proporciona una superficie absorbente, con alta resistencia al tránsito y al desgaste.

 

Mejora el microclilma

Los pisos porosos se recomiendan para áreas exteriores, calles o estacionamientos porque evitan que el agua se acumule en la calzada y contribuyen a reducir el ruido del tránsito. En las industrias, son útiles para resolver requerimientos técnicos y municipales que exigen permeabilidad de algunas zonas. “Su porosidad, de hasta el 50%, permite escurrir hasta 800 litros por m2 por minuto”, según explicaron desde  una de las empresas que instala el producto.

Por otro lado, la estructura abierta que lo caracteriza reduce el porcentaje de absorción del calor, mejorando el microclima. Y resulta estable para resistir los ciclos de congelación y descongelación.

El piso está compuesto por áridos aglomerados con resinas epoxídicas o poliuretano y funciona como un adhesivo para unir agregados inertes para formarlos en superficies continuas y resistentes. El producto impide que las raíces de las plantas rompan el pavimento, lo que garantiza una mayor durabilidad del solado en parques y veredas.

 “Los pisos drenantes de poliuretano también son ideales para veredas de barrios privados o estacionamientos residenciales, ya que implican un costo menor a los pavimentos tradicionales, los tiempos de aplicación se reducen a la mitad”, destaca Marcelo Rosa, de Basf.

 

Piedras naturales

El empleo de diferentes tipos de piedras naturales aporta variadas terminaciones, y la posibilidad de añadir pigmentos o colorantes permite usarlo en todo tipo de diseños arquitectónicos. El material cohesionante es transparente, por lo que el piso toma el color y la apariencia del tipo de árido utilizado. El margen para variar el tamaño del agregado y el espesor de la resina depende del peso que deba soportar el piso y del volumen de escurrimiento de agua requerido.

Para su instalación, generalmente se utiliza como apoyo el terreno natural. Sobre éste se arma una base de piedra partida de diferentes granulometrías, ausente de finos y compactada por medios mecánicos. Finalmente, la capa de terminación resulta de un espesor de entre 20 mm y 50 mm (según el uso previsto) y se conforma por áridos seleccionados, libres de polvos y secos. Esta mezcla se cohesiona con el aglomerante.

Por otro lado, este producto, aplicado en las azoteas transitables, actúa como un atenuador del escurrimiento del agua de lluvia, evitando la saturación de los desagües pluviales. Esta cualidad del piso lo convierte en un sistema eficiente para disminuir las escorrentías pluviales que son un gran problema urbano.

Publicado en Noticias

Mitsubishi Electric celebró la entrega de la quinta edición de sus Premios Tres Diamantes en España, con los que reconoce el trabajo de innovación en el uso de energías renovables y aprovechamiento de recursos naturales.

El consumo energético de los edificios representa en Europa el 40% del gasto total. Este dato da una idea de la importancia de la innovación en materia de eficiencia energética en la construcción y rehabilitación de edificios. Es precisamente este esfuerzo el que cada año, como parte de su Responsabilidad Social Corporativa, premia Mitsubishi Electric en los galardones Tres Diamantes, que se entregaron en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid —al tiempo que se abrió la convocatoria para el próximo año—, y que se han consolidado en esta quinta edición, como un referente en el sector.

“La calidad no es un accidente, es el resultado de un esfuerzo inteligente”, señaló Elena González, directora de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos (Anese) e integrante del jurado, para referirse a la excelencia de los 42 proyectos que se presentaron en esta convocatoria de los premios, y también la de los 254 que se han propuesto desde que en 2014 se anunciara la primera edición.

Todos ellos han empleado la innovación de los sistemas de climatización de Misubishi en el desarrollo de sus proyectos, adaptándolos a las necesidades específicas del edificio, su uso residencial, en oficinas o  congresos, y los recursos disponibles por su ubicación geográfica.

“La innovación en el desarrollo de producto, con el objetivo fundamental de máxima eficiencia y ahorro energético, forma parte de nuestro ADN”, según afirmó Pedro Ruiz, director general de Mitsubishi Electric Living Environment System al El País de Madrid.

 

Los cinco trabajos ganadores fueron:

Villa Sa Ferradura (Ibiza).  Este proyecto mereció el primer premio, el Tres Diamantes, en los galardones de Mitsubishi Electric, dotado de 20.000 euros. La vivienda, ubicada en un paraje con alto valor ecológico y paisajístico, donde la integración arquitectónica era imprescindible, ha destacado por la combinación de sistemas de generación de agua potable y recuperación de agua de lluvia, su alta eficiencia energética (calificación A), entre otros.

 

Vivienda Unifamiliar Son Vida (Mallorca). El estudio Proyectos Illes eligió para la climatización de esta vivienda un sistema de volumen variable de refrigerante (VRF) por agua, considerado como el máximo exponente del ahorro energético porque elimina sistemas intermediarios en los que se suelen producir pérdidas de energía. Además, introdujo una producción de agua caliente para calefacción y agua caliente sanitaria mediante un sistema de aerotermia geotérmico (Ecodan CHRV), capaz de ofrecer agua de hasta 65ºC.

En cuanto a energías renovables, la casa se ha equipado, además de geotermia, con captación solar fotovoltaica y un sistema de ventilación mecánica con recuperación de calor.

 

Edificio NZEB Mendillorri (Navarra). El edificio NZEB, en el barrio pamplonés de Mendillorri cuenta con certificación Passivhaus de Navarra, un estándar de eficiencia energética con el que se reduce el impacto medioambiental de un edificio, gracias a la enorme reducción de energía necesaria para calentar o enfriar el aire.

Su concepto bioclimático viene dado por un elevado nivel de aislamiento y un diseño arquitectónico dirigido a maximizar ganancias solares en invierno y, de este modo, reducir al mínimo la demanda de calefacción. Esta baja demanda energética del edificio lo ha posicionado como uno de los edificios más eficientes de España.

El sistema integra ventilación y calefacción —mediante recuperadores de calor con baterías de post-calentamiento a través de aerotermia—, y un control centralizado del edificio con sondas de calidad del aire en cada estancia y acciones correctoras para la optimización de la instalación.

 

Casa de Cultura Blanca d’Anjou (Tarragona). Galardonado con el premio plata en los premios de Mitsubishi Electric, con una dotación de 5.000 euros, este edificio de nueva planta en el núcleo antiguo de Hospitalet de l’Infant, enTarragona  cuenta con sistemas VRF condensado por agua con recuperación de calor.

También tiene una instalación geotérmica a través de pozos verticales; y un sistema de control para ajustar el flujo de agua geotérmica y reducir el consumo.

La ventilación del edificio se realiza mediante una UTA (Unidad de Tratamiento de Aire) de alta eficiencia, que controla la cantidad de aire que entra del exterior, lo filtra, lo climatiza y lo humecta, con unos altos niveles de recuperación de calor y un sistema de control por sondas CO2.

 

Torre Glóries (Barcelona). La reforma de la conocida anteriormente como Torre Agbar, uno de los edificios más emblemáticos de Barcelona, ha merecido el Premio Oro, con una dotación de 10.000 euros. Se trataba, aseguran los responsables del proyecto, de una solución compleja por su configuración arquitectónica.

Entre las especificaciones técnicas del proyecto energético del edificio, se incluyeron sistemas VRF de alta eficiencia con recuperación de calor y control de la temperatura mediante evaporación; tratamiento del aire primario mediante UTA, dotadas de recuperación de calor, filtros de polarización activa y sistema de humectación adiabática, que aísla la temperatura interior de la exterior.

Publicado en Noticias
Página 1 de 6
Top