La preocupación por el medio ambiente ha hecho que ciudadanía, empresas y administraciones públicas busquen fórmulas para mejorar la sostenibilidad y reducir los impactos negativos. Las sociedades son cada vez más conscientes de que la salud de las personas se encuentra vinculada a la salud ambiental y que, por tanto, cuidarla supone cuidarnos a nosotros mismos.

El ámbito de la arquitectura ha avanzado en el diseño de estrategias para ayudar a conservar el medio ambiente. Un informe del publicado por www.idealista.com da cuenta  que actualmente existen muchos ejemplos de construcciones bio y sostenibles que, gracias a la aplicación de avances tecnológicos, han supuesto importantes avances en la lucha contra las amenazas al medioambiente y el cambio climático.

La bioarquitectura es una de las mejores expresiones de los intentos por crear entornos más sostenibles y saludables.

Su objetivo: construir en armonía con el entorno, satisfaciendo las necesidades actuales de vivienda o funcionales, pero sin comprometer las necesidades futuras.

Hoy, dentro de este campo, se están estudiando fórmulas dirigidas a lograr modelos híbridos en los que biología y tecnología colaboren y se complementen.

La idea es integrar sistemas biológicos en nuestros espacios de vida, como el hogar o la oficina, donde pasamos gran parte de nuestra vida.

Se pretende, por tanto, superar el concepto tradicional de edifico, que traza una línea infranqueable entre el exterior y el interior, para crear una auténtica simbiosis con todos los elementos que conforman el entorno.

 

Edificios bio y sostenibles

Diseñar y construir arquitectura sostenible significa saber construir y administrar un edificio buscando la mejor adaptación a las necesidades de las personas que habitan en su interior, sin olvidar los ritmos y los recursos naturales, que deben contemplarse desde el mismo momento en que se concibe el proyecto. Todo ello con el objetivo de resultar lo menos agresivo posible y encajarlos de forma armónica en el contexto, buscando prácticas que fomenten la reutilización total del espacio y los materiales.

Por tanto, la búsqueda de estos diseños ha llevado a tener en cuenta factores que son fundamentales, como la orientación o la incidencia de la luz solar, los sistemas domóticos o los impulsados por biomasa, sin olvidar sistemas de explotación y gestión de energías renovables, con materiales específicamente diseñados para interactuar con el medio ambiente y sus características particulares.

En algunas ocasiones se ha tratado la sostenibilidad de la arquitectura como una simple cuestión de reducción del consumo de energía.

Pero esta es una visión muy limitada del fenómeno, ya que en realidad se trata de una forma integral de entender la arquitectura. De hecho, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos define la arquitectura ecológica como una práctica cuyo objetivo es crear estructuras y utilizar procesos ambientalmente responsables y eficientes en el uso de los recursos durante el ciclo de vida de un edificio.

Esto, teniendo en cuenta desde el emplazamiento hasta el diseño, pasando por la construcción, operaciones, mantenimiento, renovación y deconstrucción. Este concepto se complementa con las preocupaciones clásicas de diseño de edificios, que generalmente se han basado en criterios de economía, utilidad, durabilidad y comodidad.

Existen muchos edificios que han sido calificados como sostenibles. Por ejemplo, en Zaragoza, España existe el edifico del Centro de Incubación Empresarial Milla Digital.

Este edificio municipal, de cinco alturas y 2100 metros cuadrados, se diseñó siguiendo parámetros bioclimáticos que le permiten alcanzar un balance neto de emisiones cercano al cero.

El papel de las energías renovables resulta fundamental, con tres aerogeneradores y placas solares.

 

Autoconsumo

Sin embargo, existen muchos más ejemplos, en los que, además del autoconsumo o la eficiencia energética, encontramos otras características muy especiales, como el uso de materiales orgánicos.

Por ejemplo, una  de las construcciones paradigmáticas de la arquitectura bio se encuentra en Hamburgo, Alemania, en la calle Am Inselpark. El diseño corrió a cargo del estudio Internationale Bauausstellung Hamburg (IBA HAMBURG). Su nombre, BIQ, se conforma con las siglas de Bio-Intelligent Quotient.

Es un edificio en forma de cubo, compuesto por cinco alturas. Posee dos fachadas, cada una de ellas con su propio diseño. Lo más original de este edificio es que en sus muros se esconden microalgas, cuyo tamaño no es mayor que el de las bacterias.

 

Microalgas

Las microalgas se encuentran dentro una estructura ultradelgada en la fachada, donde están los nutrientes que necesitan.  Al absorberlos, junto con la luz y el dióxido de carbono que captan del exterior, las algas generan unos residuos que son transportados automáticamente a una planta de procesamiento que se encuentra en el edificio. Allí, estos residuos se transforman en gas metano, que es la materia prima para generar biocombustible o para producir electricidad o calor, que se distribuye por todo el edificio. Esta bioconstrucción se compone de quince apartamentos, algunos de los cuales se basan en la flexibilidad, de tal forma que es posible jugar con el espacio para destacar su carácter polifacético y multifuncional.

 

 Jardines inteligentes

Otra fórmula, algo más sencilla, para crear una situación de simbiosis entre el hogar y el medio ambiente, lo encontramos en los jardines verticales. Este tipo de jardines sirven para contrarrestar el dióxido de carbono, que es uno de los principales causantes de contaminación en las ciudades, con importantes implicaciones en el avance del cambio climático y en la salud de las personas. Los jardines verticales permiten diseñar y construir edificios que actúan como pulmones y sumideros de carbono, para mejorar la calidad del aire, tanto dentro como fuera.

Además de colaborar en la limpieza ambiental de las ciudades, este tipo de jardines ayuda a minimizar el consumo de agua y el coste del mantenimiento técnico, en comparación con jardines convencionales.

Gracias a la aplicación del Big Data y del Internet de las cosas, es posible realizar un mapeado del estado de salud y calidad ambiental de las ciudades, lo que ayuda a planificar las acciones preventivas más adecuadas para mejorar el medio ambiente urbano y, por tanto, la salud de las que lo habitan.

Junto a las ventajas hacia el exterior, los habitantes de los edificios con estos jardines también obtienen beneficios. Uno de ellos es que la capa que conforman ayuda a aislar térmicamente el interior, por lo que favorece el mantenimiento de una temperatura constante, con lo que significa de ahorro energético.

También actúa como filtro de gases, ya que se estima que un edificio de 4 plantas, con una fachada de 60 m2, filtra hasta 40 toneladas de gases nocivos al año. Otra ventaja es el aislamiento acústico, al reducir hasta 10 decibelios la contaminación sonora.

Publicado en Noticias
Lunes, 09 Diciembre 2019 15:31

Cómo será la exposición mundial de Dubai

Durante seis meses, los 4,38 kilómetros cuadrados que ocupará la Expo 2020 de Dubai serán el centro de una celebración mundial regida por el lema “Conectando mentes, creando el futuro”. Pero el objetivo será crear una ciudad sustentable e inteligente. De esta forma, Emiratos Árabes Unidos organiza una muestra de urbanismo inteligente y sustentable construyendo una ciudad a nuevo.

 

Un completo informe del periodista argentino Miguel Jurado para la revista ARQ del diario Clarín da cuenta que en Dubai, Emiratos Árabes Unidos (EAU), se está terminando una ciudad inteligente y sustentable que podría ser un modelo para repetir en cualquier lugar del mundo. Aprovechando la oportunidad que brinda la Expo 2020, el gobierno dubaití y la empresa alemana Siemens trabajan en lo que podría ser la primera ciudad de la Cuarta Revolución Industrial.

Aprovechando la Expo 2020, el gobierno dubaití y la empresa alemana Siemens trabajan en lo que podría ser la primera ciudad de la Revolución Digital, con calles tradicionales con objetos interconectados por IoT.

Será un desarrollo urbano dos veces más grande que nuestro Puerto Madero, ubicado al Sur de la capital del emirato, cerca del aeropuerto internacional Al Maktoum y con fácil acceso de los aeropuertos internacionales de Dubai y de Abu Dhabi, y de las terminales de cruceros de ambas ciudades.

 

Lo digital

Allí, la tecnología de punta llevará la transformación digital que ya cambió nuestra vida diaria a un nivel superior, el de toda una ciudad. Lo que significa que la arquitectura y la informática estarán más unidas que nunca.

Los más de 130 edificios que están a punto de terminarse para la feria mundial, que comenzará en octubre del año que viene, estarán conectados a través de Internet de las Cosas (IoT, su sigla en inglés).

La Expo 2020 ya está casi terminada, el plan maestro es una flor de tres pétalos. En el centro estará la enorme cúpula de la Al Wasl Plaza, que funcionará como Media Centre de la expo y, también, actuará como punto de encuentro en el corazón del sitio.

A nivel de una ciudad, toda la información será transferida automáticamente por los objetos, permitirá que el funcionamiento de la infraestructura se pueda chequear y manipular desde comandos tan simples como un teléfono inteligente.

Por caso, para la Expo 2020, Siemens trabaja en desarrollar una aplicación que proporcione datos ambientales detallados, como la calidad del aire y las condiciones climáticas; o pueda monitorear y controlar los sistemas de riego o el transporte público eléctrico.

 

Polo de desarrollo

Cuando termine la expo, todas las construcciones se convertirán en Distrito 2020. La urbanización será un polo de desarrollo dedicado a la innovación, con oficinas y viviendas, al que servirán las infraestructuras ya casi terminadas: autopistas y la línea del metro de Dubai, capaz de transportar 44 mil pasajeros por hora. Estará el el Pabellón de la Movilidad fue diseñado por Foster + Partners y tratará sobre el movimiento de personas, bienes, ideas y datos.

 

Creatividad

Las más memorables exposiciones mundiales siempre legaron algo. En 1889, la de París dejó la Torre Eiffel, un prodigio de la técnica para la época. El cierre a cremallera apareció en la Expo de Chicago de 1893; la televisión en color se presentó durante la Feria de Barcelona de 1948. Dubai 2020 promete un modelo de ciudad y una plataforma que fomente la creatividad, la innovación y la colaboración en tres sublemas acuñados por los dubaitíes: Oportunidad, Movilidad y Sustentabilidad.

Estas ideas fuerza toman forma en la planificación de la ciudad digital a través de una disposición en forma de flor con tres pétalos, uno para cada sublema.

Como ya se dijo, en el centro, brillará la gran Plaza Al Wasl (la conexión, en árabe), un espacio público cubierto por una cúpula de 130 metros de diámetro y más de 67 de alto. Este icónico enrejado metálico servirá de pantalla para proyecciones 360 que darán vida a las noches; mientras, durante el día, esa inmensa estructura, cuyo diseño inspiró al logotipo de Expo, proporcionará sombra y comodidad.

El Pabellón de la Oportunidad fue diseñado por Cox Architecture, el edificio estará hecho con materiales orgánicos, como madera, 2.500 toneladas de piedra y 111 km de cuerda tejida.

Al Wasl Plaza será la encarnación física de la conexión que propone toda la urbanización y actuará como un punto de encuentro.

Pero, además, busca ser una potente evocación simbólica, porque “Al Wasl” es el nombre histórico de Dubai, que la designa como link entre Este y Oeste.

 

Tres pabellones

A su vez, en los extremos de los pétalos, tres pabellones de formas y características singulares concentrarán cada uno de los sublemas evocando su espíritu a través de la arquitectura, el contenido y la programación.

Pabellón de los Estados Unidos.

El Pabellón de la Movilidad, por caso, diseñado por Foster + Partners, ofrecerá una exhibición del estado actual de desarrollo del transporte y su versión futurista.

Un anfiteatro en el segundo nivel, así como una plaza alrededor del edificio, brindarán espacio para eventos, simposios y demostraciones relacionadas con la movilidad.

Por otro lado, el Pabellón de Oportunidades permitirá comprender los desafíos globales que enfrenta la humanidad, mostrando los objetivos de un desarrollo sostenible. Terra, el Pabellón de la Sostenibilidad, diseñado por el estudio inglés Grimshaw, capacitará a miles de visitantes sobre el impacto ambiental de nuestras decisiones diarias.

El edificio será una pieza innovadora de arquitectura pensada para empujar los límites del diseño sostenible. En su interior se explorarán las tecnologías de vanguardia necesarias para que la humanidad viva en armonía con el entorno natural.

El pabellón fue diseñado para cumplir con los estándares LEED Platinum, la acreditación más alta de la arquitectura sostenible.

Y utiliza un diseño pasivo que alcanza los más altos estándares para el uso eficiente y la reutilización de la energía y el agua.

 

Reciclaje

Un total de 1.055 paneles solares producirán cuatro gigavatios hora por año de electricidad, mientras que un sistema de reciclaje de aguas grises asegurará que no se desperdicie ninguna gota de agua reutilizable.

Terra abarcará 6.300 metros cuadrados y albergará a 4.400 personas por hora. Cada visita durará unos 45 minutos. Después de 2020, será destinado a albergar un centro educativo infantil y de ciencias.

Estos pabellones temáticos, ubicados en la base de cada pétalo serán la cabeza de sus respectivos distritos.

Allí, los 192 países participantes tendrán su propia instalación de acuerdo al sublema elegido.

Entre los pétalos se desarrollarán grandes parques temáticos como el Al Forsan y el Jubilee Park. El primero toma su nombre de la rica tradición de los jinetes que subsiste en los EAU; tendrá un tapiz de senderos y jardines verdes, un anfiteatro, un parque infantil, negocios, quioscos y restaurantes. El Parque Jubileo o Jubilee Park, por su parte, recordará el 50 aniversario de la creación de los EAU que se cumplirá en 2021.

Contará con un wadi (cauce seco de un río estacional) que tendrá una fina capa de agua, fácilmente atravesable por los visitantes para alcanzar un típico mercado árabe del otro lado. El gran escenario de la Expo se encontrará en este parque, junto a una torre de observación de 55 metros de altura que permitirá vistas panorámicas de la ciudad.

Las ciudades ya comenzaron a usar tecnología para optimizar servicios, transportes y edificios. Pero todo indica que está llegando el momento de interconectar las diferentes infraestructuras para lograr mayor eficiencia.

 

Inteligentes y sustentables

La Expo 2020 Dubai promete ser un modelo de ciudad inteligente y sustentable aplicable a distintos lugares del mundo. Siemens, que está creando el cerebro de esa urbe digital, ya piensa en cómo y dónde aplicar sus desarrollos.

Para eso, acaba de realizar su Atlas de Digitalización, un estudio de cómo y dónde se pueden aplicar las tecnologías digitales para mejorar la vida, el trabajo y las interacciones humanas.

Como modelo de este estudio base, la empresa incluyó a Buenos Aires, Johannesburgo, Dubai, Londres, Los Ángeles y Taipei como casos testigo.

El Atlas de Digitalización analiza los datos siguiendo los objetivos de determinar la Disponibilidad y el Potencial de Digitalización.

La primera sirve para establecer qué tan preparadas están las ciudades para un futuro conectado. El segundo, apunta a saber cómo pueden transformarse más allá de las condiciones actuales.

Publicado en Noticias

Las condiciones cambiaron en en mercado inmobiliario argentino. Algunas transformaciones se deben a la introducción del crédito hipotecario -aunque habrá que evaluar su evolución luego del salto del dólar- y otro tanto debido a un cambio de actitud de los desarrolladores.

Generalmente es la familia que hace años que alquila, opuesta al inversor que busca obtener una renta con una apuesta de poco riesgo y capital acotado, como son las unidades de uno y dos ambientes, pero que  la atención se dirigiera en la actualidad a las familias, puso en evidencia el hecho de que son un segmento desatendido, con necesidades que el mercado desconocía o no intentaba satisfacer.

El sitio inmobiliario Breal señala que desde la experiencia de Andrés Brody, de BrodyFriedman, la idea de construir departamentos de mucho metraje vino de la mano de la oportunidad de comprar hace tres años un terreno en Sucre, “una zona única que hace años que viene creciendo, muy demandada por el segmento alto, que no tenía oferta de unidades grandes de ultra lujo.

Y de hecho no nos equivocamos, de 29 unidades ya se vendieron 25”. El proyecto corresponde al estudio MRA +A Arquitectos, quienes diseñaron un edificio sólo de departamentos de 3 y 4 dormitorios, que van desde los 280 a los 450 m2.

Pacheco Central es un desarrollo en esa localidad del GBA Norte en donde las unidades grandes juegan un rol fundamental. Álvaro Cayol, responsable del emprendimiento, cuenta: “Apuntamos a familias jóvenes que viven en la zona. Hay muchos barrios cerrados pero pocos departamentos o unidades de este tipo”.

El empresario asegura que “el valor del metro cuadrado en las unidades más chicas siempre es un poco más alto, además de que en una más grande hay un mayor costo por los baños y circulaciones. Pero las inmobiliarias nos pidieron este tipo de unidades porque percibían la demanda”.

Para Iván Chomer, de la desarrolladora que lleva su apellido, la comparación entre el costo de departamentos chicos y grandes es más subjetiva.

“En departamentos de más de 450 m2 lo que importa no es tanto el valor del metro cuadrado sino la negociación con el cliente, porque es un producto para menos del 1% de la población, es decir que el riesgo es más alto. Lo que importa es la superficie y no la cantidad de ambientes”.

Además, sostiene que “hay que analizar de qué tipos de metros cuadrados se está hablando. No es lo mismo si son descubiertos, en doble altura o en dúplex.

En este caso, el valor se desvirtúa”. Brody coincide: “En las unidades grandes el precio es más relativo. En las zonas premium un producto de este tipo a estrenar está arriba de los 4.500 o 5.000 US$/m2 mientras que uno chico no baja de los 3.000 US$/m2”.

 Los amenities son distintos para los departamentos de más de 3 ambientes. Brody asegura que en Sucre incluyeron dos sums (uno para adultos y otro, más chico, para adolescentes) y un microcine. En Pacheco Central, en tanto, está previsto implementar una guardería, algo que ya hicieron en otro desarrollo en Martínez y que resultó un éxito. Para el próximo emprendimiento de Grupo Chomer en Vicente López -aún no lanzado- está prevista un área para chicos.

Publicado en Noticias

Como un país en donde es “severamente no alcanzable” adquirir una vivienda para un ciudadano promedio, se encuentra Chile según el estudio realizado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), en el cual se midió el índice de acceso a la vivienda (“PIR” en su iniciales en inglés).

Es así como la investigación, publicada por www.emol.com,  que se realizó usando el ingreso autónomo de hogares reportado en la encuesta Casen (ingreso promedio para los hogares de $913 mil mensuales), además de datos del Banco Central, indicó que Chile posee un PIR de 7,8, posicionándolo como uno de los más altos del mundo.

Inclusive, superior incluso al de países como Nueva Zelandia (6,5), Reino Unido (4,8) o Estados Unidos (3,5). Es decir, el país se ubica entre las naciones “donde la vivienda es severamente no alcanzable”

 

Sacrificio

El objetivo de este índice -explican desde la CChC- es estimar la cantidad de años que necesita un hogar de ingreso promedio para financiar totalmente una vivienda de precio promedio (3.089 UF).

De esta forma, por ejemplo, un índice “4” significa que un hogar de ingreso promedio necesita destinar durante 4 años todos sus ingresos para adquirir una vivienda, lo que a la vez, en el caso de que no destinaran todo ese dinero a ese fin, le significaría solicitar un crédito hipotecario que tenga una duración de entre 30 y 45 años para conseguir el inmueble.

Hoy la mayoría de las ciudades del país se encuentran en la parte alta del índice, siendo las más críticas Temuco (8,8), Concepción (7,7), Santiago (7,4), La Serena (7,3) y Valparaíso (7,1).

El alza en el PIR de las ciudades chilenas ha sido un fenómeno que se experimentó con particular fuerza durante esta última década, pues con anterioridad al 2010 el índice se posicionaba cerca del 4.

De todas formas, el gerente de estudios de la CChC, Javier Hurtado, destacó que esto respondería a una tendencia que se está dando a nivel mundial, y no sería algo particular del país. Una de las causas de este incremento se encontraría en que “todas las ciudades donde las viviendas han llegado a ser ‘severamente no alcanzables’ han experimentado ‘normativas de contención urbana’. En tanto, ciudades donde las viviendas se ubican en el rango de ‘alcanzables’ presentan ‘poca normativa de contención del crecimiento urbano’”, explicó Hurtado.

 

Precios al alza

Restricciones o prohibiciones al crecimiento virtualmente destruyen un mercado de suelo competitivo y empujan al alza el precio de las viviendas”.

“Normas de contención del crecimiento urbano tienden a forzar un aumento del valor del suelo en la periferia y el efecto precio se traspasa a toda el área urbana” Javier Hurtado, gerente de estudios CChC Dentro del informe se sostiene que el aumento del PIR ha llevado a muchas familias a optar por arrendar un inmueble y no comprarlo.

Es así como en el año 2009 la cantidad de arrendatarios alcanzaba un 19%, mientras que en 2017 llegó al 24%.

Desde la CChC postulan que dentro de las soluciones para enfrentar estos incrementos se encuentra “realizar una planificación urbana integrada y de largo plazo, que asegure la provisión de suelo urbano para mantener una adecuada oferta de viviendas”.

Y se agrega,  además, una “densificación equilibrada e inclusiva en las zonas aledañas a la infraestructura pública de alto estándar”, y por último una “nueva y potente política de arriendos en la que, por la magnitud del problema, participe el sector público y privado”.

Publicado en Noticias

Comenzó la cuenta regresiva de la Expo Universal 2020 en Dubai, un ensayo de urbanismo que promete una gran revolución sustentable y digital. El año que viene, Dubai inaugurará la Expo 2020 que será dos veces más grande que todo Puerto Madero. La instalación promete ser el modelo de ciudad inteligente y sustentable del futuro. Claro que, a la velocidad que vivimos, futuro es de acá a 10 años, o menos. Sin ir más lejos, hace 20, el smartphone, y todas sus aplicaciones, nos parecía ciencia ficción.

 

Nueva revolución

El asunto que Dubai, uno de los siete Emiratos Árabes Unidos, planea mostrar cómo serán las ciudades de lo que ya llaman la Cuarta Revolución Industrial. Se trata de llevar al siguiente nivel la transformación digital que ya estamos experimentando, esa que comenzó con el teléfono que ahora tenés en tu mano y del que casi depende tu vida.

Obviamente, la Expo Mundial tendrá edificios espectaculares como ocurre siempre, y de muchos de los que 180 países que participarán, entre ellos la Argentina. Pero, en Dubai 2020, la arquitectura y la tecnología estarán más unidas que nunca. Los más de 130 edificios que están a punto de terminarse, estarán conectados a través de Internet de las Cosas (IoT, su sigla en inglés).

IoT es un sistema por el que los objetos, sin necesidad de nosotros, se pasa la información entre ellos. Es decir, hasta ahora, toda la data que hay en Internet la había subido alguien con tiempo y ganas. De ahora en más, el auto tendrá sensores para avisarte que le pasa esto o aquello (en realidad, eso ya existe), la heladera te va a indicar qué te hace falta comprar mermelada y qué la leche está vencida, y hasta te van a poner un implante debajo de la piel que registre tu nivel de colesterol o presión sanguínea.

Pero volvamos a Dubai. Con toda esta data transferida automáticamente por los objetos, la infraestructura de la Expo se podrá chequear y manejar desde un teléfono inteligente. Y acá está el truco, la empresa alemana Siemens está trabajando, con los organizadores, para desarrollar una aplicación que, por ejemplo, proporcione datos ambientales detallados, como la calidad del aire y las condiciones climáticas; o monitorear y controlar los sistemas de riego. O avisar sobre los horarios del transporte público eléctrico que circularán por la referida ciudad.Es más, con la ayuda de la inteligencia artificial, la aplicación también podría hacer predicciones. Conectada a una estación meteorológica, podría combinar datos actuales e históricos y, con mediciones de la calidad del aire, podría pronosticar las tormentas de arena tan comunes en esa zona.

 

Máxima eficiencia

El núcleo de la infraestructura digital será MindSphere, el sistema operativo IoT abierto ubicado en la nube de Siemens. Los datos de sensores, puertas de enlace, sistemas y aplicaciones de gestión de edificios se recopilará ahí, donde se podrán analizar y visualizar. El sistema ayudará a lograr máxima eficiencia energética con seguridad y comodidad para los visitantes.

Pero lo que cambia radicalmente en una ciudad inteligente es el día a día de sus habitantes. Antes de terminar el desayuno, después de que la heladera le avisó por décima vez que se acabó la mermelada, va a poder chequear la hora en la que pasa el subte, o el colectivo, va a poder elegir qué tipo de transporte usar, y hasta chequear si hay lugar para estacionar en los alrededores de tu trabajo.

Todo eso se hará realidad durante la expo y, cuando termine, el sitio se convertirá en Distrito 2020, un polo de desarrollo dedicado a la innovación con oficinas y viviendas. Allí, ya llegan autopistas y la nueva línea del metro de Dubai, capaz de transportar 44 mil pasajeros por hora.

 

Ciudades digitalizadas

Todo parece un cuento futurista digno de un país en los que sobra el dinero del petróleo. Sin embargo, el oro negro es sólo el 25% de los ingresos actuales de Emiratos Árabes ¡Ojo! era el 74% en los 80. Es decir que, en 40 años, los cuantiosos recursos petroleros del Golfo Pérsico financiaron desarrollos de punta e investigaciones sobre energías renovables, como la eólica y la solar, que hoy aumentan los ingresos emiratíes. De hecho, ahora, venden ese conocimiento en todo el mundo.

Aseguran que el modelo de ciudad inteligente que estrenarán Dubai y Siemens el año que viene está dirigido a ciudades como Taipei, Los Ángeles o Buenos Aires, urbes con oportunidades en la digitalización que Siemens ya tiene estudiadas.

En 1889, la Exposición Mundial de París dejó de testigo a la Torre Eiffel, un prodigio de la técnica para la época. El cierre a cremallera apareció en la Expo de Chicago de 1893; la televisión en color se presentó durante la Feria de Barcelona de 1948. Dubai 2020 promete un modelo de ciudad sustentable e inteligente para ser replicado en todo el mundo.

Publicado en Noticias
Página 1 de 22
Top