El director de Movilidad de la Intendencia de Montevideo, Pablo Inthamoussu, recordó que avenida Italia como principal corredor de la ciudad, ya había sido objeto de varios proyectos para mejorar el tránsito, que han tenido idas y venidas en varias administraciones.

“Entendimos que había que empezar a pensar en soluciones concretas y palpables porque una vía con el flujo y el volumen de tránsito que tiene avenida Italia se deteriora y no han aparecido las soluciones concretas. Si bien no descartamos seguir analizando propuestas de miradas más estratégica en clave de corredor metropolitano integrado con avenida Giannattasio, es nuestra obligación mantener la infraestructura existente”, dijo el jerarca en declaraciones al diario El Observador.

El objetivo, dijo el jerarca, es aumentar la capacidad de transito, la velocidad de circulación e integrar el modo bicicleta por el cantero central. Son tres las grandes obras que empezarán este año y tendrán a avenida Italia congestionada durante todo 2018. La más grande y de mayor duración será el túnel en la intersección con Centenario, el punto más congestionado de tránsito en la ciudad.

Será el segundo paso a desnivel de la ciudad ya que el otro es el de 8 de Octubre, bajo la plaza de la Bandera y abarcará unos 300 metros de la avenida. El túnel tendrá dos sendas por sentido, e irá desde la calle Luis Sambucetti hasta Brito Foresti, cerca del ingreso al Hospital de Clínicas.

La parte techada del pasaje será de unos 85 metros, y se ubicará en el cruce de avenida Italia con las avenidas Centenario y Ricaldoni.

Otros dos carriles en ambos sentidos irán por fuera, y conectarán tanto con avenida Ricaldoni como con Manuel Albo, avenida Garibaldi, 8 de Octubre y Centenario.

 

Obras e inversión

La obra demorará entre 12 y 14 meses, comenzará en junio y costará US$ 19,3 millones financiada con el Fondo Capital.

Avenida Italia, en el tramo más congestionado de la intersección con Centenario, puede registrar hasta 2.250 vehículos por hora. En horas pico de la mañana, los autos transitan a una velocidad media de 12 km/h y los ómnibus de 11 km/h.

Con la construcción del túnel, el objetivo es que los autos transiten a una velocidad media de 28 km/h, y los buses a 24 km/h. Además, se busca que el tiempo de viaje estimado para el tramo de bulevar Artigas hasta Luís Alberto de Herrera sea reducido en 50%, pasando de 7 a 3,5/4 minutos. Además de esa obra, en breve comenzará el ensanche del tramo entre Alejandro Gallinal y Bolivia, una intervención en la que se agregará un carril más para transitar en ambos sentidos.

Esas obras costarán US$ 4 millones, durarán al menos 18 meses y serán financiadas por el Fondo de Infraestructura Metropolitana Montevideo que se nutre de recursos del Gobierno Nacional y la Corporación Andina de Fomento. El proyecto apunta a aumentar la velocidad de tránsito y la capacidad de circulación y mejorar la infraestructura. A eso se suma la repavimentación del tramo entre Bolivia y Barradas, una obra que ya está en ejecución y generará distorsiones en el tránsito por al menos dos meses. Esa tarea será financiada con fondos propios de la comuna y el costo total todavía se está estimando.

A eso además hay que agregarle el rebacheo en la intersección con Bulevar Artigas, que ya está en ejecución, durará dos meses, y ha generado en las últimas semanas varias molestias en conductores y peatones. La obra tiene un costo de US$ 625 mil para la comuna e implica la reparación estructural del pavimento.

Por si fuera poco, después de Semana de Turismo a fines de marzo comenzará la construcción de una bicisenda por el cantero central de avenida Italia en el tramo que va desde Gallinal hasta el Parque Batlle. Está previsto que la ciclovía ingrese al parque a través de Luis Morquio para luego conectarlas con otras bicisendas que se prevén para Bulevar Artigas e incluso para 18 de Julio si prospera el plan para reformular la avenida céntrica. La obra costará cerca de US$ 800 mil, será financiada con fondos propios y durará ocho meses.

“Las obras provocarán distorsiones, pero creo que avenida Italia, por su ancho, nos va a dar facilidades para los desvíos. En la construcción del túnel va a haber estrangulamiento de calzada pero tenemos una ventaja que es el cantero central, que lo podemos utilizar para trabajar con maquinaria. En el ensanchamiento entre Gallinal y Bolivia las vías secundarias nos van a servir para hacer desvíos”, dijo Inthamoussu.

Y agregó que “se viene un año de obras que van a complicar y nos van hacer acomodar nuestra movilidad. Sería bueno consultar a los medios de comunicación de la intendencia antes de salir a la calle”.

Publicado en Noticias

Fundada en setiembre de 1919, la Liga de la Construcción del Uruguay cuenta con más de 300 socios distribuidos en todo el país. Su actual presidente, Ubaldo Camejo, se mostró preocupado por la situación de los subcontratistas y comercios que integran la Liga, teniendo en cuenta que el 2017 no fue un buen año.

 

¿Cómo ha sido el 2017 para la Liga de la Construcción?

Hay algún sector que se ha mantenido, hay otros que han estado un poco regular, y algunos sectores que están mal. Por distintos motivos, pero están mal. No están de acuerdo a lo que vivimos en los últimos seis, siete años, donde había un trabajo continúo. Donde, si bien había una competencia, no era la competencia brutal que existe hoy, con unos precios deprimidos totalmente. Esto ocurre porque, evidentemente, todas las empresas quieren trabajar y cuando vemos que no hay trabajo, entramos en lo que yo le llamo “remate”, que significa ver quién baja más los precios. El costo de este “remate” cada uno lo evaluará a su manera. Honestamente conozco muchas empresas y comercios a los que los números no le cierran. En Uruguay existe la creencia popular de que el empresario es llorón, pero la realidad es que los números no cierran. Los costos que tenemos son muy elevados: energía eléctrica, combustible, impuestos. Aquí a cualquier cosa se le pone impuesto. Producir en condiciones normales es trabajar prácticamente por debajo del costo. Es muy alta la carga impositiva. Para los socios de la Liga, según los índices que tenemos, el 2017 no ha sido un buen año. De los últimos años, este ha sido el peor. Es más, yo me atrevo a decir que sufrimos menos con la crisis del 2002 que con lo que pasamos el año pasado.

 

Pero algunos sectores se muestran optimistas ante una posible reactivación este año.

Bueno, depende de qué hablamos cuando nos referimos a reactivación. Yo hablo pura y exclusivamente de los socios de la Liga que, como sabemos, está nucleada por pequeños y medianos subcontratistas, y por empresas constructoras pequeñas y algunos de un porte un poco más importante. En la medida que la construcción tenga trabajos de arquitectura, podemos mejorar la situación y retomar la actividad en una forma medianamente potable. Ahora, si la construcción se reactiva sólo por el lado de la infraestructura, trabajarán algunas determinadas empresas, pero no los subcontratistas. Pongamos el ejemplo de la licitación de una carretera o de un tramo de ella. No lleva yeso, no lleva herrería, ni aluminio, ni pintura. Esto nos deja afuera de la llamada reactivación del sector.

 

Usted lo dice porque desde el gobierno se apuesta a una tercera planta de celulosa y los requerimientos de infraestructura que ésta necesita en material vial y ferroviaria, por ejemplo.

En los últimos diez años, la inversión pública fue alrededor de un 30%, mientras que la inversión privada fue de un 70%. Eso llevo a que el sector tuviera más de 70 mil trabajadores cotizantes en el Banco de Previsión Social. Hoy, en la industria de la construcción,  estamos por debajo de los 44 mil trabajadores cotizantes. Esto es muy claro y no admite dos lecturas. En cuanto a la concreción de la segunda planta de UPM, al momento que usted me realiza esta entrevista, yo lo de concreción lo pondría entre comillas.

 

¿Cómo le ha impactado a la Liga, si es que así fue, el tema de las cooperativas? 

En algo raro como se construyen esas viviendas. Hay mucha cooperativa, y las cooperativas, por lo general, trata de abaratar sus costos porque sino no le alcanzan los préstamos para la construcción de las viviendas. Por lo tanto, hay casos de cooperativas que compran determinados materiales y se fabrican ellos los productos que necesitan. Entonces, para nosotros no es un impacto positivo significativo.

 

¿Y en el caso de las llamadas viviendas promovidas?

Con ellas hubo algún movimiento porque bajo esta modalidad, en algunos casos, trabajan las medianas empresas y, en otros casos, las grandes empresas. En todo esto, más que un monopolio, veo oportunismo. Y muchas empresas traen los materiales importados y acá no se les dice nada.

 

El tema de la importación de algunos productos, ¿preocupa a la Liga de Construcción?

Hay materia prima que se fabrica en el país y otra que evidentemente es importada. Sí le puedo decir que últimamente la materia prima importada en el país de origen ha tenido subas importantes. Esa suba no se ha trasladado en demasía a los precios aquí, porque todos queremos vender. Entonces sacrificamos los beneficios a la mínima expresión.

 

¿Y cómo se sale de esta situación?

Volviendo a los últimos cinco, seis años pasados. Es decir donde haya inversiones privadas y donde la inversión pública se haga notar. Hubo un traslado de la inversión privada porque hay otros mercados que son más favorables para los inversionistas que el Uruguay.

Publicado en Recomendadas

El presidente de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), Felipe Michelini, suscribió, el jueves 1º de febrero en la subsede del organismo uruguayo-argentino, en Buenos Aires, el contrato para el dragado del canal Martín García, que se profundizará a 34 pies (10,36 metros) en fondos blandos y a 38 pies (11,58 metros) en fondos duros. La obra garantizará el desarrollo del polo logístico de Nueva Palmira, afirmó Michelini.

Además de Michelini, también participaron del acto el titular de la delegación argentina ante el organismo binacional, embajador Guillermo González, representantes de ambas comitivas y ejecutivos de la empresa adjudicataria de las obras, el consorcio belga-holandés Boskalis-Dredging.

 

Obras

Las tareas se desarrollarán durante 2018 y contemplan un plazo de mantenimiento de cinco años, prorrogables por otros cinco, por lo que se garantizará a los operadores del sector una profundidad de 34 pies en fondos blandos y a 38 pies en fondos duros por los próximos diez años, afirmó Michelini a la Secretaría de Comunicación Institucional.

La firma del contrato “es producto de un largo proceso que marca, como elemento central, el acuerdo de ambas delegaciones ante la CARP y, por expreso mandato de sus gobiernos, de llamar a una licitación internacional, que fue competitiva y transparente, para lograr la profundización y el mantenimiento” del canal, destacó.

La CARP se comprometió a abonar 128,9 millones de dólares, que fue la suma más económica ofertada por el consorcio para realizar las obras. El dragado y mantenimiento del canal significará “una garantía para los volúmenes de carga que serán transportados en el área, para el desarrollo del polo logístico de Nueva Palmira y de toda la región”, aseguró Michelini.

Publicado en Noticias

Entre obras nuevas y ampliaciones, la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) sumó 128 centros de enseñanza solo el año pasado y totalizó 747 desde 2005, cifras consideradas importantes si se tiene en cuenta la escala de Uruguay, según el titular del organismo, Wilson Netto. En el ciclo medio, donde el flujo de estudiantes aumentó, la cantidad de locales creció en 60 en 13 años, con un total de 450 edificios.

“Nos propusimos un edificio, ampliación u obra importante por semana, eso se traduce en unas 50 al año. Sin embargo, en 2017, entre ampliaciones y obra nueva, se generaron 128 espacios”, relató Netto a la Secretaría de Comunicación Institucional.

Desde 2005, el Consejo Directivo Central (Codicen) de la ANEP dispuso de 747 nuevos centros educativos entre obra nueva y ampliaciones, lo cual es importante para la escala de Uruguay. En particular, hoy se dispone de 450 centros de educación media, que en los últimos 13 años crecieron en más de 60 locales, producto del aumento en el flujo de estudiantes y la creación de nuevos grupos.

 

Proyectos PPP

En el correr de este año y con finalización en 2019, se sumarán los centros construidos con participación público-privada, que rondan los 150 locales. “El impacto que vamos a observar en ese tiempo es realmente relevante, porque a toda la propuesta de planificación dada con el presupuesto aprobado se suma esta modalidad”, dijo.

“En la actualidad, hay otra presencia de la educación en el país y hay otra demanda”, dijo. En 2005 y 2006, la gente nos demandaba seguir estudiando más allá de la escuela, pero esos mismos territorios hoy nos piden que contribuyamos desde la educación con la logística para que ingresen a la universidad”, explicó. “Es un cambio sustantivo”, valoró.

“Bienvenidos estos nuevos problemas. Las comunidades comprendieron la importancia de que sus hijos participen en la educación”, argumentó.

Netto entiende que “la tensión de llegar a localidades nuevas con edificios nuevos, así como la de reparar los existentes, de ampliar en territorios que lo requieren, por la mejora de la cobertura que el país está sosteniendo, de alguna manera demanda una planificación particular, porque hay un presupuesto dado que se debe distribuir en una serie de políticas, que antes solo se daba en obra nueva y que ahora tiene que atender todas estas demandas”, puntualizó.

Respecto de las obras de mantenimiento, Netto recordó que siempre hay que atender dificultades, porque se han alcanzado los 2.800 locales en el parque que durante décadas no tuvieron mantenimiento. “Esto pasó por dos etapas; primero, un plan de generación de obra nueva pero ausencia de mantenimiento y, luego, la construcción de un plan de obra nueva, un plan de ampliaciones y un plan de mantenimiento”, afirmó Netto.

Publicado en Noticias

Consolidado en Montevideo, el WTC, con sus cuatro torres y una quinta que opera en régimen de zona franca, ve a Punta del Este como un enclave con potencial en infraestructura y población para la instalación de un nuevo edificio de oficinas.

Según informó el suplemento El Empresario de diario El País, a través de una nota del periodista Diego Ferreira, dicho emprendimiento permite pensar en extender la actividad laboral en el balneario más allá del pico que registra durante la temporada de verano. “Estamos acostumbrados a un Punta del Este que ocupa muchísima gente en temporada y pensamos que (el WTC) es una buena forma de alargarla, de generar más puestos de trabajo durante todo el año y darle más estabilidad a Punta del Este”, afirmó Carlos Lecueder, director del estudio Luis E. Lecueder, a El Empresario.

La iniciativa presentada por Lecueder y su socio Ernesto Kimelman, contempla 87 oficinas y 25 pisos, con un inversión de 40 millones de dólares, que empleará, una vez inaugurada, entre 800 y 900 personas. En esta fase inicial ya hay seis empresas de distintos rubros que reservaron su lugar en el WTC Punta del Este. De hecho, la impronta del lugar será la “mezcla amplia” de empresas, gente y sectores, afirmó Lecueder.

El modelo de negocio permite acceder a las oficinas a través de la compra o el alquiler. El precio de venta ronda los US$ 2.600 el metro cuadrado. A partir de este desarrollo, la expectativa es que en la torre se organicen eventos empresariales y culturales, colocando a Punta del Este como un “eslabón” en la actividad de negocios que promueve WTC en Montevideo.

Como parte de ese enfoque diferencial, el proyecto destacará por la sustentabilidad. Será el primer edificio “verde” de Punta del Este, lo que le significará recibir la certificación internacional LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), otorgada por el US Green Building Council. La distinción reconoce la creación de un sistema propio de clasificación de residuos, la generación de energía limpia y la racionalización del uso de agua. A su vez, la torre contará con un área de estacionamiento y vestuarios específicos para quienes vayan a trabajar en bicicleta, así como plazas preferenciales para quienes circulen con vehículos eléctricos.

Está previsto que la obra se inaugure en 2020 y, pensando en el largo plazo, Lecueder no descarta la opción de sumar una segunda. “Es un proyecto que se arma para una torre pero si esto funciona bien en unos años puede haber otra por algún lado de Punta del Este”, afirmó.

Publicado en Noticias
Página 8 de 11
Top