El director de Descentralización, Pedro Apezteguía, señaló que a setiembre pasado, las transferencias del gobierno nacional a intendencias y municipios departamentales alcanzaron los 3.000 millones de pesos, durante su participación en la reunión mensual de la Comisión Sectorial en Lavalleja, que aprobó obras de infraestructura urbana por 580 millones de pesos para 11 departamentos y 250 millones en la caminería rural de otros nueve.

La reunión de la Comisión Sectorial de Descentralización, desarrollada este jueves 27 en José Pedro Varela, departamento de Lavalleja, coincidió con los festejos de los 100 años de la localidad, que desarrolla una agenda cultural y de gestión ambiental promovida con fondos aprobados por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

Ese ámbito está integrado, además de por OPP y las intendencias, por los ministerios de Transporte, Vivienda, Industria y Economía. Los gobiernos departamentales presentan allí sus proyectos para que sean ejecutados con aportes del gobierno central que, en el caso del Fondo de Desarrollo del Interior (FDI), alcanzan el 85% y, en el caso del programa de caminería rural, el 70%, indicó Apezteguía.

 

Inversiones

Entre los proyectos aprobados en la última sesión, el director de Descentralización e Inversión Pública de OPP destacó la inversión de unos 100 millones de pesos para el tratamiento integral de barrios en la localidad de Vergara y el proyecto para la construcción de un centro de alojamiento para usuarios del hospital de Artigas por más de 13 millones de pesos.

La inversión aprobada en obras correspondientes al FDI totaliza unos 580 millones de pesos, mientras que la destinada a caminería rural es de unos 250 millones de pesos. El total de transferencias de la OPP a los gobiernos subnacionales entre enero y setiembre de este año fue de 3.000 millones de pesos, según información proporcionada por el organismo.

El jerarca explicó que los proyectos aprobados completan la etapa de obras por ejecutar en 2019.

“La descentralización, que no es otra cosa que hacer que los uruguayos, vivan donde vivan, tengan las mismas oportunidades y servicios, se concreta con obras que mejoran la calidad de vida”, enfatizó.

Por su parte, el director de OPP, Álvaro García, expresó que esto es posible gracias al acuerdo logrado al inicio de cada período entre los diferentes niveles de gobierno y luego ratificado por el Parlamento en el presupuesto nacional.

“Permite a los gobiernos departamentales tener la tranquilidad de contar con los fondos para cumplir con sus objetivos”, añadió el jerarca.

García concurrió a la localidad de José Pedro Varela para presentar en el plenario del Congreso de Intendentes el proyecto de ley modificativo de la ley de descentralización enviado por el Ejecutivo al Parlamento para su aprobación.

 

Inversión vial

Por su parte, luego de dos años de trabajo, que demandaron una inversión de 15,7 millones de dólares, el ministro  de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi inauguró las obras en las rutas Nº 11 y Nº 81. Las obras comprenden tramos reconstruidos, mejoras del pavimento y ensanche, nuevas rotondas y empalmes, además de dársenas para ómnibus e iluminación y refacciones al puente sobre el río Santa Lucía, finalizado en el gobierno anterior. La obra consistió en la construcción de una ruta de calzada simple en pavimento de hormigón. Además, se reconstruyeron las dársenas para detención de ómnibus y nuevos refugios, la señalización vertical y horizontal en todo el tramo, así como de la iluminación en los empalmes.

El titular del MTOP resaltó  que “la obra es de suma importancia, dado que ambas rutas forman parte de un corredor vial que une el oeste del país con el sur y el este, caracterizado por la alta circulación de transporte de carga pesada”.

Publicado en Noticias

MEVIR atiende a familias de escasos recursos del medio rural y localidades de hasta 5.000 habitantes que tienen necesidad de vivienda nueva o refacción, infraestructura productiva y/o mejoras de acceso a servicios básicos de energía, agua y saneamiento. Además, deben ser núcleos familiares con ingresos de hasta 60 Unidades Reajustables (UR) mensuales, unos 61.000 pesos.

Los últimos datos procesados hasta el momento corresponden a 2016. En aquel año, las familias participantes de MEVIR tuvieron las siguientes características: 3,74 integrantes promedio por núcleo familiar, con la siguiente distribución: 71% nuclear completo, 22% nuclear monoparental, 5% extendida y 2% unipersonal. El ingreso promedio per cápita de las familias atendidas fue de 6,1 UR (6.033 pesos).

MEVIR tiene varias líneas de trabajo, entre ellas la intervención en viviendas de terreno propiedad de los solicitantes y emplazadas en plantas urbanas.  Se enfoca en familias que tienen vivienda en su propio terreno con necesidades de refacción o cuentan con terreno baldío en la localidad. El objetivo es propiciar la consolidación de la trama urbana existente, indica el documento de MEVIR, que subraya que se colabora con las tareas de autoconstrucción. El organismo también realiza intervenciones en el área rural en el caso de familias del medio rural disperso que necesitan vivienda y/o construcciones para la producción y tienen predio propio. La intervención puede involucrar vivienda nueva o refacción de la existente y construcciones productivas, como en el caso de galpones.

La organización trabaja además en viviendas nucleadas en centros poblados. En este caso, se asiste a familias que no tienen terreno ni vivienda propia. La intervención incluye también sistemas de agua potable y saneamiento, conexión a red de energía eléctrica, espacios públicos y comunitarios. Para este quinquenio de gobierno, la organización viene trabajando por regiones del país a fin de mejorar la atención que brinda a la población del medio rural y también a aquellos que residen en localidades pequeñas del interior profundo.

 

Estrategia

La estrategia para lograr las metas reside en “trabajar  en  modalidad  de  Planes  Integrales  de  Proyectos  Locales,  interviniendo  de  manera  planificada  y  coordinada  con  otros  actores  del territorio, para lograr soluciones integrales a las complejas situaciones que se presentan en el territorio”.

En el documento elaborado recientemente por MEVIR se señala que “las  intervenciones  se  priorizan  a  partir  de  la  combinación  de  los  datos  de déficit y pobreza rural, contextualizados en el territorio y en el conjunto de las políticas públicas para el medio rural”.

Desde su fundación, en 1967, en MEVIR se han inaugurado un total de 29.753 unidades constructivas: 3.878 unidades productivas en el área rural, 25.107 viviendas nucleadas, 52 inmuebles en plantas urbanas y trabajó en 716 otras construcciones.

Pese al trabajo desarrollado, se estima que debe incrementarse el stock de viviendas en 9.638. Asimismo, entiende que se deben procesar obras en 36.069 unidades habitacionales. En ese sentido, el documento de MEVIR señala que 17.035 hogares de su área de acción no cuentan con un espacio apropiado para cocinar, 3.466 no cuentan con energía eléctrica, 8.559 hogares viven bajo hacinamiento, 19.043 no tienen acceso al agua potable y 8.067 cuentan con carencias en los servicios higiénicos.

Publicado en Noticias
Sábado, 29 Julio 2017 17:00

El convenio entre MEVIR y FADU avanza

El viernes 21 de julio se realizó la entrega formal de los proyectos realizados por el equipo Casas Concepto de FADU en el marco del convenio entre la facultad y MEVIR. Se trata de trabajos de intervención en las localidades de Vichadero, departamento de Rivera; la ciudad de Lascano, departamento de Rocha, y la localidad de 25 de Agosto, departamento de Florida.

En estos proyectos locales concretados por MEVIR, el equipo de FADU se incorporó realizando el anteproyecto de fraccionamiento y la propuesta de nuevas tipologías. En esta línea se han diseñado viviendas dúplex, que permitirán el ajuste de la experiencia positiva que MEVIR está desarrollando en la localidad de Risso, departamento de Soriano; la localidad de Gregorio Aznárez, departamento de Maldonado, y la ciudad de Tranqueras, departamento de Rivera.

Este acuerdo de intercambio y trabajo conjunto comenzó en noviembre de 2016 y se estructuró en varios ejes de trabajo.

El primero de ellos se centró en el intercambio entre MEVIR y FADU para la atención de la situación en la ciudad de Dolores, encomendada por el Poder Ejecutivo al MVOTMA y este a MEVIR, luego de los eventos climáticos sucedidos el 15 de abril de 2016.

Esta línea de trabajo permitió el aporte voluntario de estudiantes, docentes y egresados de la Facultad de Arquitectura en varias de las obras que MEVIR realizó en Dolores. También habilitó que la facultad aportara apoyo académico para la sistematización de la actividad y la regularización de la obra ejecutada.

La segunda línea de trabajo, es la elaboración por parte de FADU de un Catálogo de posibilidades para la respuesta de MEVIR según las particularidades de las distintas intervenciones. La consigna para la realización de este Catálogo es el crecimiento de las viviendas, el aprovechamiento del uso del padrón y la respuesta para padrones urbanos aislados que MEVIR viene promoviendo con su intervención en terreno propio. El objetivo relevante de esta línea de trabajo es el de generar conocimiento y transferir metodología en la formación de técnicos que gestionan y desarrollan el proyecto urbano - arquitectónico de la vivienda MEVIR para las pequeñas localidades del ámbito rural. En este sentido se ha conformado un equipo de trabajo .

La otra línea de trabajo atiende al perfeccionamiento del sistema constructivo empleado por MEVIR con el objetivo de obtener mejores niveles de eficiencia energética, plasmada en muros y techos, innovación en la forma de calefaccionamiento, escaleras y aberturas, entre otras sugerencias de relevancia, además de las previciones para el crecimiento.

El convenio prevee que este trabajo será entregado en el mes de setiembre, conformando un aporte de gran importancia para MEVIR.

Publicado en Noticias

En el marco del proyecto de inversión aprobado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que asciende a 600 millones de dólares, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) acordó destinar las dos primeras operaciones, por 75 millones cada una, a rehabilitar y mantener caminos rurales productivos, mejorar y fortalecer la gestión fiscal y los servicios de los gobiernos departamentales.

 

Rehabilitación

Las dos primeras operaciones se enfocarán en la rehabilitación y mantenimiento de caminos rurales productivos y en mejorar y fortalecer la gestión fiscal y los servicios de los gobiernos departamentales. Estos proyectos están enmarcados en las dos líneas de crédito aprobadas por el BID para Uruguay por un total de 600 millones de dólares.

El director de Descentralización e Inversión Pública de la OPP, Pedro Apezteguía, informó a la Secretaría de Comunicación Institucional que el martes 28 de marzo mantuvo una reunión con autoridades del BID para evaluar el desarrollo de los proyectos que ese organismo internacional apoya en el país.

Actualmente, el BID interviene en cuatro operaciones: en el Programa de Desarrollo y Gestión Subnacional (PDGS I), que abarca 10 obras, con 70 millones de dólares, en el Programa de Desarrollo y Fortalecimiento de la Gestión Fiscal y de Servicios Subnacionales (PDGS II), con 75 millones de dólares, en la cooperación técnica no reembolsable para mejora de caminos rurales productivos, con 400.000 dólares, y en el programa de mejoramiento de caminos rurales productivos, con 75 millones de dólares.

Desde hace casi tres décadas la OPP trabaja con el apoyo del BID en aspectos específicos de la gestión de los gobiernos departamentales, mejorando la transparencia y la calidad de la información y financiando obras que mejoran la calidad de vida, según se informó desde la pagina web de Presidencia de la República.

Publicado en Noticias

La titular del organismo dijo que las mil doscientas  viviendas nuevas y galpones de producción planificados para el 2017 “ya están en construcción”, al tiempo que adelantó que hay planes para refaccionar viviendas y realizar conexiones a saneamiento en pequeñas localidades del país, además de servicios básicos de agua y luz.

Bianco dijo que, para este año, la Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre (MEVIR) planificó construir unas 1.200 soluciones habitacionales que serán parte de veinticinco proyectos de viviendas nucleadas y productivas en distintas zonas del territorio nacional.

En tal sentido, explicó que las refacciones y las ampliaciones se realizan de acuerdo con las necesidades puntuales de cada familia y de cada región en el marco de un proyecto. Estimó que la cifra puede llegar a cuatrocientas obras. “Es una producción muy importante. Estamos haciendo rendir los recursos, tratamos de ser lo más exigentes posible con los recursos y de cumplir con una de las prioridades del Gobierno nacional, que definió a la vivienda como un área prioritaria para el quinquenio”, afirmó Bianco.

Al referirse a la construcción de casas como soluciones habitacionales, dijo que MEVIR profundizó, en este último tiempo, hacer viables viviendas dignas para las familias mediante la edificación de casas si la situación lo requiere o el acondicionamiento estructural, así como ampliaciones y facilitación de servicios básicos: luz, saneamiento o agua.

 

Áreas rurales

La funcionaria precisó que las 1.200 viviendas nuevas y refacciones que están planificadas para este año ya están en construcción. También destacó planes de conexiones a saneamiento en algunas pequeñas localidades del país donde ya existe una red de OSE y en zonas donde no hay conexión, en las que MEVIR está haciendo la construcción del sistema de saneamiento convencional.

Bianco expresó que las 1.200 viviendas incluyen a las unidades productivas o galpones en referencia a la vivienda en el medio rural disperso para productores. Las unidades productivas o galpones que se construyen para pequeños productores pueden ser utilizados para actividades de ordeñe, producción avícola u hortícola o para guardar productos.

En tal sentido, aclaró que muchas veces se construye también vivienda dispersa para asalariados rurales o prestadores de servicios vinculados con la actividad rural, como mecánicos, alambradores, tractoristas u operarios forestales que son dueños de pequeños predios.

“Cada vez atendemos a más familias con estas características, sobre todo en el área metropolitana y en el sur del país”, sostuvo. Puntualizó que también en el norte del país se desarrollan algunos programas de vivienda, como, por ejemplo, en los alrededores de Rivera, los que incluyen a muchas familias de ese tipo en zonas rurales dispersas.

Destacó que el sistema de ayuda mutua es utilizado por MEVIR cuando se construyen viviendas nucleadas que se constituyen en urbanizaciones nuevas o barrios donde todos los participantes trabajan, y un tiempo antes de la culminación de la obras se realiza un sorteo público para saber en qué casa residirá cada familia.

Publicado en Noticias
Página 1 de 2
Top