JoomlaLock.com All4Share.net

Ya se dieron  a conocer los principales edificios que se estrenarán en Dubai Expo 2020 que dan una idea de la arquitectura por venir. Entre ellos, detalles futuristas, interactivos, descollantes y sustentables.

Bajo el lema “Conectando las mentes, creando el futuro”, la muestra que se desarrollará en un predio de 438 hectáreas en Jebel Ali, una ciudad portuaria ubicada entre Abu Dhabi y Dubai, que permitirá conocer algunos lineamientos de la arquitectura que se  viene. Entre las sorpresas se cuenta la obra “Poem Pavilion”, de la escenógrafa británica Devlin,  y uqe se trata de una estructura performativa que representará  a Inglaterra.

Según trascendió, conceptualmente el pabellón es una obra multipropósito. Se trata de un cono recostado, de 20 metros de altura, formado por filas de listones de madera laminada salientes, en forma de cruz. Estos “bastones” se extienden horizontalmente, con la punta del cono en su parte trasera. El extremo de estas estructuras conforman la fachada del edificio, en donde se imprimirán aforismos en diversas lenguas, creados tanto por la autora de la obra como por los propios visitantes. El resultado es la creación de una suerte de “poética colectiva universal” en varios idiomas.

El ingreso al edificio será por la parte inferior, a través de un laberinto que guía a los visitantes hasta el Espacio Coral, un espacio donde sonarán voces en coro de todos los continentes. Según Devlin, el concepto se inspiró en uno de los proyectos finales del físico Stephen Hawking de 2015, llamado Breackthorough Message, consistente en crear mensajes digitales que representarían a la humanidad.

“Mi esperanza es que la fusión entre arquitectura, poesía, música y ciencia en este proyecto dirigido por mujeres atraiga e inspire a las niñas y mujeres jóvenes a investigar áreas de ciencia y tecnología”, señaló Devlin en una nota publicada por el suplemento ARQ del diario argentino Clarín.  La muestra girará en torno a tres ejes temáticos: la movilidad, la sustentabilidad y la oportunidad.

Por su parte, la firma BIG del danés Bjarke Ingels creó el “Pabellón de las Oportunidades”, basado en una relectura de la arquitectura icónica de los Emiratos Árabes, teniendo especialmente en cuenta su funcionalidad a largo plazo y su sustentabilidad una vez concluida la muestra, tal como estipularon las bases del concurso. El proyecto de BIG se constituye como un edificio con una base inferior arqueada con un patio verde. En tanto, el británico Grimshaw Architects desarrolló su “Pabellón de la Sostenibilidad” como un conjunto de estructuras con forma de antenas parabólicas en cuyo interior funcionará un centro de promoción de tecnologías sustentables. El edificio se rodea de jardines, senderos serpenteantes y enclaves sombreados que regeneran los ciclos naturales.

Publicado en Noticias

“Este 6 y 7 de octubre se conmemora una nueva edición del Día del Patrimonio, bajo el lema “Patrimonio y diversidad cultural – 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”. Para conocer cómo se prepara el evento que moviliza al 10% de la población, unas trescientas mil personas, Del Constructor conversó con Nelson Inda, presidente de la Comisión del Patrimonio Cultural.  Inda, explicó además, los diferentes tipos de patrimonio, que se dividen en materiales, inmateriales y naturales, que hacen al acervo cultural de nuestro país.

 

¿Cuáles son los alcances de esta nueva edición del Día del Patrimonio?

Esta edición tiene un lema compuesto, porque es un lema que por un lado provoca y convoca a los uruguayos con los 70 años de la Declaratoria de los Derechos Humanos. Algo que es muy importante, en el cual todo el planeta se adhirió a ese tema al terminar la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, al cumplirse los setenta años, de algún modo se está adhiriendo el Día del Patrimonio a esa declaración. Pero a su vez, esa declaración se ha ido complementando y hoy ya no hablamos solo de derechos individuales, sino que estamos hablando de derechos colectivos. O sea, el derecho que tiene el ciudadano de adherirse a su núcleo social para determinadas culturas que se pueden practicar perfectamente y que no solamente es un tema de patrimonio, sino que es un tema de sobrevivencia social. Entonces la Unesco, que realiza sus propuestas a los estados partes, una de las convenciones que tiene es, justamente, las expresiones de la diversidad cultural, que es el enunciado del derecho colectivo a tener su propia expresión cultural. Y a nosotros nos pareció que complementaba la Declaración de Derechos Humanos con esta edición donde, de algún modo, estamos planteando los derechos colectivos.  ¿Y dónde está adherida la Unesco? La Unesco se ha adherido a un tema que hoy por hoy es un tema casi mundial y es que las naciones no se identifican por una sola identidad. Por ejemplo, nuestra identidad hoy es pluri identitaria, se arma de diferentes modelos patrimoniales. Y eso lo conocemos acá, no necesitamos decir la influencia que ha tenido en el Uruguay las corrientes migratorias. Nuestro país es el fruto de muchas identidades.

 

¿Hay algún circuito preparado para esta edición? 

Si existen, están en la guía del patrimonio que se elabora en la Comisión, a través de las inscripciones que realizan más de cuatrocientas instituciones de todo el país que proponen más de mil actividades. Eso se arma con aquellos que coordinan el Día del Patrimonio. Pero tu pregunta es importante, porque el Día del Patrimonio no lo arma la Comisión de Patrimonio, ni el Ministerio de Educación y Cultura. Lo arma la gente. ¿Cuál es nuestro trabajo entonces? Juntarlas, visualizar que las actividades para que no se superpongan aquellas del mismo tipo y después elaborar la guía de actividades que fueran presentadas antes del 10 de agosto. Igual son muchas más actividades de las que aparecen en la guía, pues muchas se concretan después de esa fecha.  Nosotros vamos a hacer la apertura del Día del Patrimonio en Aceguá, visualizando lo que podría ser una cultura fronteriza y aceptándola, y el cierre será en el Palacio Legislativo con el aparto de delegados de las Naciones Unidas y de la Unesco en referencia a los setenta años de la declaración de los Derechos Humanos. 

 

Material e inmaterial 

 

¿Cuán rico es el acervo patrimonial uruguayo? 

El Uruguay tiene, por convención, tres tipos de patrimonio. Está el patrimonio cultural material que es la arquitectura, los documentos, los sellos y obras de artes. Luego está el natural, que está por fuera de nuestra comisión y del Ministerio de Educación y Cultura y compete al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. Luego está el paquete del patrimonio inmaterial, que son los saberes, habilidades, ritos, bailes, que conforman esa otra cara del patrimonio, que el  Uruguay debe mantener, conservar y acrecentar. En ese sentido, al firmar la Convención del Patrimonio Inmaterial, el Uruguay se comprometió frente a la comunidad internacional,  al igual que todos los países que la firmaron, presentar ese patrimonio inmaterial. En este momento, desde la Comisión del Patrimonio se está organizando el inventario nacional de patrimonio inmaterial. La tarea es visualizar cuál es el elemento inmaterial y definirlo. Por ejemplo, el talabartero, ese oficio que trabaja con el cuero y que tiene doscientos años y aún está vivo. Porque esa otra condición: el patrimonio inmaterial debe estar vivo. El patrimonio muerto no sirve. Tiene que estar vivo y formar parte de la sabiduría o de las habilidades de nuestros compatriotas. El segundo tema es descubrir qué colectivo es el propietario de ese patrimonio inmaterial, ya que este no tiene un único propietario. Alguien puede ser propietario de un monumento histórico en caso que lo haya comprado, pero no se puede ser propietario de una sabiduría o de un baile. Hay que descubrir entonces a qué colectivo, que puede ser nacional o local, rural o urbano, le corresponde ese patrimonio inmaterial. Y después hay que descubrir cuál es el espacio físico que ocupa ese colectivo. Siguiendo con el ejemplo de la talabartería, hay que ver si ocupa todo el territorio nacional o se concentra en un lugar específico del país. Otro tema es la salvaguarda. Así como en el patrimonio edilicio, la salvaguarda está en la gestión y en el mantenimiento, esto último, algo fundamental, en el inmaterial la salvaguarda es el registro del proceso de cómo se va elaborado en el tiempo. Ahí está la clave. Si no hay registro, no hay salvaguarda. El Uruguay y sus ciudadanos tienen que saber si, y volvemos a la talabartería, sigue trabajando con los mismos elementos de 1880, si se elaboró otros modos de trabajar en el siglo XX, si hoy se trabaja igual y quiénes utilizan esa producción.

        

Lo edilicio

 

¿Qué es lo fundamental en el caso del patrimonio edilicio?

Lo fundamental es seleccionar. En Montevideo hay doscientos mil edificios. ¿Pueden ser todos ellos monumentos históricos? No. Entonces la pregunta es ¿cuáles pueden ser y qué merito tienen para ser patrimonio de todo el Uruguay? Ahí es donde entra la Comisión del Patrimonio para seleccionar. Y para seleccionar, cada vez somos más estrictos, en el sentido que se selecciona edificios que tengan méritos históricos y específicos arquitectónicos, que tengan una administración o un propietario dispuesto a mantenerlo y que además su designación sea la ocasión de un acto público de compromiso de mantenimiento del edificio. Eso son los términos que utilizamos para la designación. Por lo tanto son pocos los que ingresan anualmente a esa lista.

 

¿Y cuántos hay en la lista? 

La interpretación de la lista de monumentos históricos puede dar lugar a errores. Por ejemplo, el departamento de Colonia no solamente es monumento histórico del Uruguay, sino que está en la lista del Patrimonio Mundial y para estar en esta lista, todos los padrones que conforman Colonia deben ser monumento histórico. O sea, en Colonia hay 275 padrones que son monumentos históricos. Colonia es una unidad, pero a los efectos de monumento histórico, cada padrón, cada casa, también lo es. Otro ejemplo de lo que estamos hablando es el barrio Reus al norte, donde cada edificio es un monumento histórico. Entre Colonia y barrio Reus son dos monumentos históricos como unidad pero conformados entre ambos por setecientos monumentos históricos. Si sumamos padrón por padrón deben andar en 1.800 monumentos histórico en todo el Uruguay, pero si sumamos lo que son las unidades ya evidentemente es menos.        

 

Y año a año se puede ver la avidez del público por visitarlos. 

Es increíble. Te diría que somos la envidia de América Latina, porque si bien en todos los países latinoamericanos existe el Día del Patrimonio, pero no tienen la convocatoria, la concurrencia que tiene el de Uruguay. Acá ya es un tema turístico. Hay gente que viene de Argentina a Colonia para ver los monumentos históricos cuando conmemoramos nuestro día del patrimonio. En Uruguay moviliza más de trescientas mil personas, lo que demuestra que hay una gran expectativa. El Día del Patrimonio ya pasó a ser patrimonio de los uruguayos.

Publicado en Recomendadas

El lunes 10 de setiembre se realizó una conferencia de prensa donde la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, y el presidente de Antel, Andrés Tolosa, anunciaron  la apertura del Antel Arena para  el 12 de noviembre con un espectáculo musical.

En este sentido, Tolosa dijo que la obra de 82 millones de dólares será inaugurada con “un espectáculo musical con la banda de rock No Te Va Gustar, la murga Agarrate Catalina y el dúo Larbanois y Carrero”. También participará la Orquesta Sinfónica Juvenil del Sodre y se coordina la actuación del Ballet Nacional, a lo que se le agregará artistas femeninas a confirmar.

Adelantó que el 17 de noviembre cantará Joan Manuel Serrat y luego habrá dos partidos de la selección uruguaya de básquetbol eliminatorios del mundial, el 10 de noviembre con Estados Unidos y el 2 de diciembre con México. Asimismo, se realizarán las finales de un torneo de básquetbol femenino y masculino de liceos de todo el país junto con la NBA junior.

Agregó que “el proyecto, además de ser un centro de espectáculos que atrae turismo del país y del extranjero, albergará grandes convenciones que impulsarán la hotelería y la gastronomía. El proyecto derrama a todas las industrias”, subrayó.

Por su parte, la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, se refirió a Antel y a las telecomunicaciones.  “La fibra óptica en los hogares, el cable submarino que conecta Uruguay con Estados Unidos (con una inversión de 50 millones de dólares) y el Data Center  construido en Pando, para el almacenamiento y desarrollo de nuevos servicios, es parte de una estrategia de desarrollo de las telecomunicaciones de la mejor calidad para todos los uruguayos”, afirmó la secretaria de Estado. 

Estos  proyectos, sostuvo, son ejemplos de que "es posible ser los mejores”,  y agregó, en referencia al Cilindro, que “se podría haber realizado algún parche, pero se resolvió construir algo de primera categoría para todo el Uruguay. Se puede hacer mejor las cosas o hacer cosas nuevas”.

 

El proceso

Casi cinco años atrás, el 12 de noviembre de 2013, se daba a conocer lo que sería este escenario, un proyecto seleccionado en concurso, que tiene por autores a los arquitectos Pablo Bacchetta, José Flores y Rodrigo Carámbula.

"Se trata de un proyecto con una gran construcción, que contendrá una plaza con fuerte presencia urbana donde el público acceda a la arena. Se configura como un escenario que permite duplicar el evento que se lleva adelante dentro o realizar un evento diferente en él", se sostenía en la descripción del proyecto erigido en el predio en donde estuvo el histórico Cilindro Municipal.

"El edificio será desarrollado para actividades deportivas y culturales. Cuenta con un sistema retráctil de gradas para permitir el armado del escenario y con un sector de maniobras para camiones. La capacidad es para 10.000 personas sentadas, aumentando su capacidad a 15.000 si se ocupa la zona de cancha".

Se  presentaron 73 proyectos y el jurado dio a conocer un tiempo después los cinco que llegaron a ser finalistas y debieron entregar en octubre de ese año un anteproyecto avanzado con definición de tecnologías a aplicarse y materialidad de la construcción. Tras la suspensión que ordenó el presidente Tabaré Vázquez en junio de 2015, las obras se retomaron en enero de 2016, sobre la base de un fideicomiso con la participación de la Corporación Nacional para el Desarrollo.

Publicado en Noticias

En Uruguay, el valor de los servicios de arquitectura e ingeniería se estiman en U$S 300 millones anuales, pero menos del 10% es exportado. Esto implica la existencia de un potencial enorme para promover en el extranjero la venta de productos y servicios de los estudios y las empresas nacionales.

De acuerdo a un relevamiento presentado recientemente por la consultora MVD Consulting en un seminario de la Sociedad de Arquitectos del Uruguay (SAU), los profesionales uruguayos tienen un margen muy grande para crecer hacia el extranjero.

Algunas estimaciones señalan que el mercado de servicios globales de arquitectura e ingeniería vale aproximadamente U$S 80 mil millones y crece anualmente cerca de 3,5%. Estados Unidos es el principal exportador de servicios de este tipo, por U$S 13,9 mil millones (17,3%), según da cuenta un artículo de la revista Propiedades.

En Uruguay, el valor de los servicios de arquitectura e ingeniería se estiman en U$S 300 millones anuales, menos del 10% es exportado. Esto representa un 0,00037% del total mundial. Asumiendo el mismo ratio de venta al extranjero que Estados Unidos, Uruguay podría exportar por un valor de U$S 176 millones, según MVD Consulting.

Es por ello que, según la empresa, se debe planificar de manera profusa los distintos pasos para ejecutar la internacionalización de la compañía. “Una parte esencial del proceso de internacionalización es la planificación estratégica. Esto brinda a la empresa una dirección y define una serie de objetivos medibles, permitiendo evaluar el progreso y hacer los cambios necesarios al modelo”, sostuvieron los ejecutivos de la consultora Mario Tucci y Adrián Escofet. Ambos señalaron que la venta es uno de los procesos centrales en cualquier empresa ya que su gestión es de fundamental importancia para el crecimiento.

Al momento de hablar sobre las mejores prácticas a desarrollar, se recomendó viajar para inspirarse en lo que ocurre en otros países, aprender a compararse en el mundo, entender las dinámicas de los mercados y, además, identificar qué es lo diferente de mi servicio o producto. Justamente, en la presentación se destacó la necesidad de ofrecer un servicio o producto con diferenciales para lograr atraer a los posibles clientes de otros países. Asimismo, se aconsejó planificar una estrategia, hacer un presupuesto y, finalmente, encontrar un líder con quien compararse y guiarse para lograr la internacionalización de los servicios.

MVD Consulting hizo referencia a poner hincapié en que la internacionalización “no es de escritorio”, sino que requiere un contacto permanente y “cara a cara” entre las partes. Asimismo, podría implicar recurrir a otros talentos porque “con la misma gente haciendo las mismas cosas no se logran resultados diferentes”. Y, por otra parte, se recomienda “estar preparados para las frustraciones” ya que lograr acuerdos de venta de servicios y productos es difícil. Este seminario organizado por la SAU  es uno de los tantos encuentros llevados a cabo por estos meses con el objetivo de incentivar la internacionalización de los estudios de arquitectura e ingeniería.

Por su parte, un documento elaborado por el Instituto Uruguay XXI hace referencia a la existencia de “la disponibilidad y excelente relación costo – beneficio de la mano de obra de alta calificación y compromiso, contando con profesionales de nivel internacional en distintas áreas del conocimiento y arquitectos uruguayos reconocidos mundialmente”.

Anualmente, se gradúan en Uruguay más de 500 profesionales, existiendo un número aproximado de 11.000 estudiantes en las carreras asociadas a la arquitectura e ingeniería civil. El total de profesionales registrados es cercano a los 10.000, según el reporte.

Publicado en Noticias

Como si se tratara de un proyecto “hazlo tú mismo” para decorar el hogar, cada vez son más los arquitectos que comparten planos y diseños de viviendas de forma gratuita y desinteresada, ya que el objetivo de este movimiento de casas de código abierto no es otro que el de democratizar el mundo de la construcción de hogares.

De hecho, convertirse en el fabricante de nuestra propia casa puede suponer un importante ahorro económico: la mayoría de proyectos de esta índole persiguen abaratar los costos y  promover prácticas de construcciones accesibles y sostenibles, especialmente dirigidas a aquellos que más lo necesitan.

 

Asequibles y descargables

Al igual que compartir código para que otros programadores puedan acceder a él y modificarlo ha supuesto una revolución en el software, la filosofía de código abierto en la construcción podría cambiar en un futuro la forma en la que construimos casas. Así lo han querido demostrar unos estudiantes de arquitectura daneses, quienes en colaboración con el laboratorio de diseño Space 10 han delineado y publicado los planos de una microvivienda elaborada con materiales sostenibles y asequibles. El primer prototipo se ha instalado en la ciudad danesa de Stevns y su construcción ha costado unos 8.000 euros.

Cualquiera podría descargarse los archivos de este diseño, comprar los materiales y seguir los pasos de fabricación de las distintas piezas que forman este rompecabezas de contrachapado que se ensambla gracias a una fresadora. A partir de este plano base, los dueños pueden mejorar y ajustar el propio diseño de la casa a los materiales disponibles, el clima local (esta cabaña en principio está pensada para un ambiente nórdico) o el estilo de vida de cada uno. Porque una de las claves de esta iniciativa de código abierto es que dichos proyectos sean versátiles y puedan adaptarse a las necesidades de cada cual.

Una de las plataformas que más proyectos de código abierto alberga en su biblioteca digital es WikiHouse. Allí, el estudio japonés Dot Architects ha publicado el diseño de una pequeña vivienda diseñada para espacios urbanos, donde la mayoría de muebles son plegables y cuenta con paredes móviles. Ubicado en un barrio de Pekín, los creadores de este proyecto buscaban un microhogar que pudiese ser transformable, a veces en espacio de trabajo, otras en dormitorio.

“Los límites entre el hogar y la sociedad cada vez se ven más borrosos debido al aumento de la economía colaborativa, los trabajadores nómadas y la tecnología”, argumentaron los diseñadores. Las plantillas de la casa están pensadas para que se puedan reproducir por medio de fresadoras guiadas desde un ordenador, cortando principalmente madera. Esto ha permitido a los arquitectos crear una casa para el ciudadano moderno y urbano de bajo coste y rápida de construir.

 

Grandes casas

Algunos estudios han apostado por abrir al mundo proyectos más ambiciosos que las anteriores microcasas. El estudio francés Studiolada Architects, por ejemplo, ha querido combinar elementos básicos sostenibles y asequibles para diseñar un hogar impresionante y ‘open source’.

Sustituyendo los principales materiales por madera, esta casa ubicada en Baccarat, en Francia, ha conseguido ser rentable y energéticamente eficiente. El resultado es una vivienda moderna con dos pisos, terraza, patio privado: aquí se pueden consultar los planos y estimaciones de coste de forma gratuita. Ahora bien, aunque puedas aprovecharte de diseños como estos, has de tener en cuenta que en España vas a necesitar un proyectista y un director de obra, según lo establecido en la Ley de Ordenación de la Edificación.

Paperhouses también ha decidido centrar su proyecto en diseños más ostentosos. Su objetivo es popularizar a través de la arquitectura de código abierto casas dirigidas a la clase media poniendo especial cuidado en los detalles. Mientras que muchos arquitectos piensan que su obra es única e irreproducible, los muchos profesionales (algunos de renombre) que trabajan para la plataforma Paperhouses creen que la colaboración entre usuario y el arquitecto puede dar resultados distintos e interesantes. La arquitectura de código abierto nace en un clima de compromiso social y medioambiental, ya que hay profesionales que quieren aportar su granito de arena para cambiar el modelo actual. Por ejemplo, las iniciativas Open Source Ecology y Open Building Institute están trabajando en el desarrollo de viviendas ecológicas, modulares, asequibles y de código abierto. Una unión entre arquitectos, ingenieros y agricultores para que la construcción de casas sea un proceso abierto y colaborativo.

En este sentido, se celebró hace unos años una competición de casas de código abierto para desafiar a profesionales del sector a diseñar una casa asequible y unifamiliar en la región de Ghana. La convocatoria fue un éxito y el ganador fue el estudio Blaanc, que diseñó una vivienda elaborada con materiales locales, ecológica y a un coste de unos 10.500 euros. Después, los planos quedaron a disposición de la población local.

Por otro lado, Alejandro Aravena, arquitecto chileno y ganador del prestigioso premio Pritzker 2016, sorprendió al mundo cuando ese mismo año decidió liberar y dejar en código abierto cuatro de sus proyectos de vivienda social para que todos los usuarios pudieran hacer uso libre de los planos.

Su estudio ELEMENTAL publicó en su web un breve resumen con los principios (la planimetría, cortes, secciones, alzados y detalles constructivos) que apuntalan estos proyectos de vivienda social. Aravena recalcó la necesidad de trabajar todos juntos en el desafío que supone la rápida urbanización alrededor del mundo. En definitiva, la arquitectura de código abierto viene a dar respuesta a un mundo cada vez más interconectado, colaborativo y concienciado. Se trata de una iniciativa aún en cimientos, pero con proyectos bastante ambiciosos y con futuro.

Publicado en Noticias
Página 1 de 4
Top