La XVII Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires llama a concurso de obras construidas entre 2015 y 2019. Los trabajos elegidos se exhibirán durante el encuentro internacional.

Ya está abierta la convocatoria al Premio Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires donde podrán participar obras y proyectos concretados entre  2015 y 2019, realizados en la Argentina o en otros lugares del mundo, por arquitectos locales o extranjeros.

Esta nueva edición, que se llevará a cabo entre el 15 y el 26 de octubre de 2019 en la Usina del Arte será un acontecimiento participativo y de interés para toda la comunidad en el que se presentará lo más destacado de la arquitectura y el urbanismo.

Los trabajos seleccionados formarán parte de la muestra que se realizará durante el desarrollo de la bienal y serán publicados en el libro catálogo.

Además, los proyectos presentados participarán del Premio Bienal por categorías y del Gran Premio Bienal, cuyos ganadores serán elegidos por un jurado compuesto por los principales arquitectos invitados.

 Por otra parte, los premiados participarán de la segunda edición del premio ON / Oscar Niemeyer, instituido por la Red BAAL (Red Latinoamericana de Bienales de Arquitectura) y serán parte de las exhibiciones internacionales que organice La Bienal.

A lo largo de sus 32 años, la Bienal contó con la presencia de notables participantes, como nueve de los Premios Pritzker: Richard Meier, Hans Hollein, Paulo Mendes da Rocha, Jean Nouvel, Richard Rogers, Norman Foster, Toyo Ito, Zaha Hadid y Alejandro Aravena.

Los más destacados arquitectos de los cinco continentes también fueron parte: Bjarke Ingels, Gae Aulenti, Bruno Zevi, Pierre Vago, Kai-Uwe Bergmann, Jan Gehl, Peter Stutchbury, Clara Solá-Morales, Oscar Gonzalez Moix y César Pelli.  Los interesados, deberán cargar sus trabajos antes del 31 de julio de 2019 en la sección Concursos del sitio: www.labienalarq.com.

Publicado en Noticias

El edificio en San Pablo diseñado por el estudio que lidera el arquitecto español Fermín Vázquez fue premiado por el Council on Tall Buildings and Urban Habitat en la categoría de hasta 100 metros.

En su conferencia anual celebrada en la ciudad china de Shenzhen, el Council on Tall Buildings and Urban Habitat (CTBUH), el máximo organismo mundial especializado en el diseño y construcción de edificios de gran altura y nuevos entornos urbanos, ha designado el proyecto Torre Itaim de San Pablo, del estudio b720 Fermín Vázquez Arquitectos, como el mejor edificio del mundo dentro de la categoría de edificios de hasta 100 metros de altura.

Cabe destacar que el estudio catalán b720 Fermín Vázquez Arquitectos competía con otros proyectos de estudios gigantes como The Opus (Dubai), de Zaha Hadid Architect, o Emblem (Sydney), de BVN Architecture Studio, entre otros.

Las propuestas fueron evaluadas por un prestigioso panel de expertos entre los que se encontraban Karl Fender, fundador de Fender Katsalidis Architects (Australia) y la arquitecta Ariane Dienstag (París).

 

Funcionalidad y espacio

La Torre Itaim, finalizada en 2017, es un edificio de apartamentos situado en Itaim Bibi (San Pablo), un barrio en profunda transformación que está pasando del tradicional tejido de viviendas unifamiliares en extensión horizontal a un skyline de edificaciones en altura, principalmente viviendas que satisfacen la creciente demanda residencial de una próspera clase media alta en la capital económica del país.

El edificio cuenta con 123 apartamentos de pequeño formato –aproximadamente 30 metros cuadrados– distribuidos en 85 metros de altura que se levantan sobre un zócalo de áreas comunes (squash, piscina interior, restaurante, sala social, etc.) y aparcamientos sobre rasante. Este proyecto busca maximizar espacio y funcionalidad, todo un reto teniendo en cuenta que la torre se veía enormemente condicionada por las limitaciones de volumetría impuestas por la normativa y por las estrictas exigencias de optimización.

La colorida fachada cerámica ha sido considerada por el jurado del CBTUH una innovadora aportación a la construcción sostenible en el panorama arquitectónico de la capital financiera de Brasil. De hecho, con el color, se puede identificar las diferentes unidades de vivienda. En la parte más alta de la Torre Itaim se encuentran una serie de apartamentos de tamaño superior que rematan el edificio de forma escalonada para fundirse con el perfil urbano y generar unas amplias terrazas.

La Torre Itaim ya había ganado otros premios como el Premio Pini, como Mejor Edificio Residencial y premio International Property Awards en la categoría de Desarrollo Residencial de Alto Nivel, entre otros. El galardón concedido por el CBTUH consolida la proyección internacional del estudio b720 Fermín Vázquez Arquitectos.

Publicado en Noticias

Una de las fachadas más emblemáticas de Barcelona y del mundo ha recuperado la intensidad de sus colores y ha vuelto a su más auténtica versión, específicamente la de 1906, año en que Antonio Gaudí completó su remodelación de Casa Batlló. Para celebrar esta restauración histórica, los responsables de la obra invitan a las personas a visitarla a través de un video que detalla los trabajos de restauración.

En los últimos meses, Casa Batlló, declarada Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 2005, fue restaurada recuperando esplendor y colorido original.  Ha ofrecido visitas guiadas para expertos en historia, arquitectura, restauración, arqueología y gestión del patrimonio, con el fin de proporcionar información sobre el proceso de restauración y establecer un diálogo entre los diferentes campos del conocimiento.

Además, más de 25 mil personas han tenido el privilegio de presenciar la restauración de la fachada gracias al “Skywalk”, un paseo espectacular a lo largo de la cima de la fachada en un altura de 30 metros, donde los visitantes pudieron ver de cerca el trabajo de los restauradores.

Según publicó la revista ARQ del diario argentino Clarín, la restauración de la fachada se ha llevado a cabo al mismo tiempo que las obras de restauración en el piso noble de la Casa Batlló. Estas obras, que aún están en curso, representan un gran descubrimiento del patrimonio después de la recuperación del estuco original de las paredes y la recuperación de materiales decorativos como la lámpara del Piso Noble, que ha cambiado completamente la imagen que teníamos de los principales Sala de la antigua residencia de la familia Batlló.

 

La restauración

Uno de los materiales más sorprendentes de la fachada es el vidrio, utilizado en todas las piezas que forman el trencadís, un tipo de decoración con mosaico roto. Además de limpiarlos, todas las piezas que han desaparecido con el tiempo se han restaurado, replicando con precisión cada una. El proceso de limpieza se llevó a cabo con agua nebulizada a alta temperatura y con cepillos de plástico y escalpelos cuando fue necesario. Este trabajo ha hecho posible restaurar el brillo original del trencadís, completando un lienzo multicolor que cambia a lo largo del día, dependiendo de la luz. El color original del mortero que conecta las diferentes piezas también se ha restaurado, lo que lleva al descubrimiento de cuatro bandas blancas que se ejecutan en diagonal a través de la fachada. Finalmente, también se ha trabajado en el vidrio con plomo que se encuentra en la Galería. Los bordes del vidrio con plomo han sido chapados en oro, recuperando su aspecto original.

Uno de los mayores desafíos que rodearon esta restauración fue recuperar las baldosas cerámicas, un proceso particularmente complicado debido a su combinación de colores y el estado de deterioro del esmalte de algunas de las baldosas. Estas tejas se pueden encontrar en 3 lugares diferentes: en el techo formado por tejas corrugadas, en la cruz de cuatro brazos que corona el techo y en los discos de cerámica que se distribuyen entre los trencadís. Además de limpiar y proteger estas baldosas, algunas de ellas también han sido tratadas, eliminando el moho y las bacterias presentes en algunas de las áreas sin esmalte.

Otro de los elementos más llamativos de la fachada son las barandillas de los balcones, hechas de hierro forjado. Después de pelarlos y protegerlos, hemos restaurado su color original, pintando la estructura principal en plomo blanco y las barras en oro.

El led blanco se refiere al carbonato de plomo básico, un pigmento blanquecino tradicionalmente utilizado en la pintura artística. También hemos restaurado algunos elementos dañados, como la viga en el balcón superior, que se usa para levantar muebles y sus cadenas.

Finalmente, toda la madera de la fachada se ha limpiado y restaurado, un material que se puede encontrar en la Galería principal y en las persianas. En las partes donde se rompió la madera, se agregó madera nueva con las mismas características que la original. La mayor parte es de pino melis de principios del siglo XX y se han realizado adiciones con madera del mismo período y del mismo tipo, obtenidas por nuestro equipo de restauración de talleres y almacenes. Esta restauración ha revelado dos tonos diferentes de verde en la madera, un tono más claro en las ventanas y la galería y un tono más oscuro en las contraventanas.

La piedra ocupa un lugar destacado en el área inferior de la fachada, especialmente en la planta baja y en la galería principal. Después de un proceso de limpieza a fondo con vapor y cepillo, hemos eliminado toda la suciedad existente, que es básicamente el polvo y la contaminación que se ha acumulado con el paso de los años.

También hemos llenado algunas uniones que podrían encontrarse entre los diferentes bloques y, finalmente, hemos protegido todas las piedras con un producto repelente al agua para facilitar su conservación futura.

Esto evita que la suciedad penetre en la piedra, lo que significa que puede eliminarse fácilmente con agua y permitir que la piedra respire. Como resultado, la piedra ha recuperado su color y grano originales, haciendo que el patrón de los diferentes bloques sea más visible.

Publicado en Noticias

La ampliación de los laboratorios de la Universidad Rockefeller, se desarrolla sobre la autovía que bordea el lado Este de la ciudad de Nueva York.

Según informa la revista ARQ del diario argentino Clarín, Rafael Viñoly Architects desarrolló un plan maestro para encontrarle ubicación al nuevo edificio de biociencias, preservando también los jardines históricos de la Universidad.

Después de evaluar varios lugares, Viñoly desarrolló una solución que utiliza los derechos del espacio aéreo que tiene la Universidad sobre la autopista que bordea el East River de la ciudad de Nueva York.

El resultado es un edificio de tres cuadras y media construido sobre la autopista, junto al paseo ribereño. La decisión de mantener un perfil horizontal preserva la integridad del paisaje original. Desde la ciudad, la construcción queda oculta tras los contornos del campus. Para minimizar la interrupción del tránsito de la autopista, la superestructura de acero se planteó como una serie de módulos, algunos de los cuales pesan hasta 680 toneladas. Las piezas se transportaron desde Nueva Jersey a través del río y con la asistencia de grúas se colocaron en su lugar. Luego se abulonaron a las columnas que ya se han construido a lo largo de ambos lados de la autovía.

Publicado en Noticias

La propuesta del estudio de Ma Yansong para la terminal 3 del aeropuerto de Harbing Taiping, en China, se inspira en los paisajes nevados de la región. La arquitectura que practica Ma Yansong al frente de MAD Architects nunca es banal, ni ensimismada en su aparente espectacularidad; siempre intenta establecer fuertes vínculos con el entorno en el que se circunscribe, y sobre todo crear una atmósfera en la que las personas se sientan cómodas, no abrumadas por una escala desmedida. Eso se nota en el carácter orgánico de sus edificios, que se inspiran en las formas de la Naturaleza.

Su propuesta para la nueva terminal 3 del aeropuerto internacional de Harbin Taiping supone una nueva vuelta de tuerca a esta filosofía. Vista desde arriba, el diseño evoca un copo de nieve, en referencia a los abundantes paisajes nevados de la región. La sinuosa topografía del edificio también se inspira en las suaves ondulaciones del paisaje del norte de China.

Como capital de la provincia de Heilongjiang, Harbin es uno de los nodos de transporte más grandes de la región; de ahí la necesidad de la ampliación de su aeropuerto. A pesar de su tamaño –3.300 hectáreas–, el edificio de MAD Architects propone un programa a escala humana y energéticamente eficiente.

El diseño en forma de copo de nieve, con cinco corredores perimetrales, está pensado para acortar los tiempos necesarios para acceder a las puertas de salida. Las crestas de la cubierta actúan como claraboyas que inunda el interior de luz natural, reduciendo en consecuencia la necesidad de iluminación artificial. Los interiores también están poblados de jardines que procuran un ambiente de relajación.

El centro de transporte terrestre que conectará la terminal con la ciudad agrupa líneas de tren de alta velocidad, metro y autobuses urbanos. Se espera que en 2030 la terminal 3 alcance un tráfico de 43 millones de pasajeros y 320.000 vuelos anuales. El proyecto de MAD Architects procura que el trajín acostumbrado que origina una instalación de estas dimensiones tenga un punto de conexión con el entorno natural sin olvidar su alta funcionalidad.

Publicado en Noticias
Página 3 de 14
Top