Foster + Partners crea un rascacielos de más de 300 metros con miradores desde los que contemplar la ciudad de forma espectacular.

El futuro de la arquitectura está en la construcción vertical. La falta de espacio en las ciudades modernas está haciendo que muchos estudios de arquitectura planteen enormes rascacielos que pretenden conquistar el cielo.

Norman Foster, a pesar de sus 83 años, sigue siendo el nombre en el que todos pensamos cuando unimos arquitectura y futuro, así que celebramos que el ayuntamiento de Londes haya dado luz verde a su proyecto para Tulip, el rascacielos de más de 300 metros que quitará el puesto a The Shak, el edificio triangular de Renzo Piano.

Para este proyecto Foster + Partners se ha unido al grupo bancario J. Safra Group, ya que ambos tienen como objetivo revitalizar The Gherkin, uno de los edificios más queridos por los londinenses y todo un referente de la arquitectura mundial.

Además de transformar el centro financiero de Londres, dotará al barrio de un nuevo espacio cultural y de vanguardia, perfecto para el turismo. Aquellos que teman a las alturas quizá no se entusiasmen al saber que The Tulip contará con toboganes de vidrio y paseos en góndola a 305,3 metros de altura, además de un espectacular mirador desde el que disfrutar de unas vistas espectaculares de Londres, un sky bar y restaurantes con vistas de 360 grados a la ciudad.

 

Sostenibilidad 

El espacio se extenderá hacia un parque público situado en la azotea, aumentando en 8,5 veces la superficie verde del lugar.

Pero la arquitectura también se implicará con la sostenibilidad, y es que se trata de un edificio con huella de construcción mínima que cuenta con vidrios de alto rendimiento y sistemas que reducen el consumo de energía, células fotovoltaicas que generan energía y tecnología de combustión cero.

Con el cambio de siglo la City of London Corporation ha querido crear una Milla de la Cultura que cuente con instalaciones turísticas que puedan competir a nivel mundial, pero además busca implicarse con las escuelas de la propia ciudad, ofeciendo visitas gratuitas a 20.000 estudiantes de los colegios públicos.

 

Espíritu londinense

En palabras de Norman Foster, "el Tulip se encuentra en el espíritu de Londres como una ciudad progresista y con visión de futuro. Ofrece beneficios significativos a los londinenses y visitantes como un hito cultural y social con recursos educativos inigualables para las generaciones futuras."

En palabras de su socio de proyecto Jacob J. Safra: “Estamos encantados de beneficiarnos del talento excepcional de Foster + Partners para traer a Londres esta atracción de visitantes de clase mundial.

La elegancia y la fuerza suave del tulipán complementan al icónico pepinillo. Confiamos en el papel de Londres como ciudad global y nos enorgullece ofrecerles a sus escolares un aula con tecnología de punta en el cielo para apreciar la historia y el dinamismo de Londres".

Publicado en Noticias

Construir un icono para reconstruir la historia. Esa parece ser la consigna. El Museo Nacional de Qatar, inaugurado  en Doha, debe de ser, con más de 8.000 metros cuadrados de exposición, el mayor museo de historia local del planeta. Su envoltorio, en cambio, tiene ambición internacional. Le habla al mundo de vanguardia y, a la vez, de un pasado remoto que los cataríes están tratando de escribir y documentar.

Así, el edificio evoca la cristalización de una rosa del desierto, una formación mineral típica de la región del Golfo Pérsico,  y tiene un contenido altamente escenográfico que quiere arraigar una cultura nómada de pescadores de perlas reconvertidos en señores del petróleo y el gas natural. El proyecto de Jean Nouvel es, en palabras del arquitecto, la materialización de lo que es Qatar: “Un lugar de encuentro entre el mar y el desierto”.

Ciertamente retrata también la paradoja de un país no democrático que quiere ser, si es que eso es posible, culturalmente progresista. Nouvel , premio Premio Pritzker 2008 y consignado en la contratapa de Del Constructor, ha declarado al diario español El País que la arquitectura es siempre difícil “incluso en países absolutistas, pero estos gobiernos levantan una arquitectura autoritaria que extiende su mensaje de poder y ese no es el caso de mi museo”.

Doha, la capital, es una de las ciudades más transformadas en la última década. Aquí vive la mayoría de los cataríes, solo 1/8 de los dos millones de habitantes del país que tiene la mayor renta per cápita del planeta. Eso sí, ningún residente paga impuestos. De ahí que entre los habitantes se cuente un puñado de deportistas famosos.

Con un pasado nómada, Qatar ha visto aparecer y desaparecer la fortuna. La crisis de las perlas, su industria “hasta que los japoneses decidieron hacerlas artificiales”, ha dicho Sheikha Al Mayassa bint Hamad bin Khalifa Al Thani, hermana del actual emir y directora de los museos del país, calificada por la revista Forbes como la “Reina indiscutible del mundo del arte actual”.

Basta una mirada a la nueva arquitectura y escultura pública de la capital —la Biblioteca Nacional de Rem Koolhaas o las polémicas esculturas de fetos de Damien Hirst— para comprobar que tras las perlas, no están esperando a que se termine el gas para invertir en su reconversión como destino turístico. Por si el arte no resulta suficiente, la copa del mundo de fútbol 2022 se jugará aquí por primera vez en invierno y en un país árabe. Estadios firmados por Foster o la desaparecida Zaha Hadid se construyen por todo el país.

 

Rosa en el desierto

De modo que la ingente rosa del desierto convertida en edificio por Nouvel es una pieza más en este ambicioso rompecabezas. A pesar de estar sostenido por acero con el que se podrían levantar dos torres Eiffel, el Museo Nacional de Qatar (NMoQ) tiene el aire ligero de una formación que podría cambiar de aspecto con una brisa. Bajo los voladizos, y a pesar de los 27 grados a la sombra, el arquitecto aparece cubierto por el ala de su sombrero negro y su legendaria chaqueta de piel. Ante una treintena de periodistas internacionales invitados por la Qatar Foundation cada vez que Nouvel alude al desierto, la hermana del emir recuerda que su país es mucho más que desierto: “Las excavaciones danesas de 1959 descubrieron una historia que se remonta a 20 millones de años”.

Las primeras arquitecturas modernas llegaron con el protectorado británico de los años cincuenta. “La arquitectura es sorprendente, pero, con muros inclinados y suelos en pendiente, incómoda para colgar nada. Por eso las paredes funcionan como dioramas para proyectar nuestra historia”, ha dicho Sheika Al Mayassa. Para Nouvel, esas proyecciones representan el movimiento nómada de los beduinos.“Nadie ha estado en el interior de una rosa del desierto”, resume. Ciertamente el recorrido recurre a la “compresión-expansión” —acoger en espacios pequeños para sorprender con los grandes— que defendía Frank Lloyd Wright, otro arquitecto que supo construir en el desierto. Ese es el gran mérito de Nouvel: en un bosque de rascacielos con muros cortina que ignoran la arena y el calor que los rodea, el francés anticipa y prevé el polvo y la erosión con un edificio capaz de convivir con el sol. Los discos de hormigón reforzado con fibra de vidrio protegen las ventanas con voladizos para mantener alejado el calor.

 

Ícono

Cuesta mucho construir un icono. Además de talento para aportar ideas en lugar de repetir fórmulas, es fundamental negociar. La historia de este icono se remonta 18 años, cuando el autor de la torre Agbar de Barcelona propuso un museo subterráneo junto a un lago artificial que recuperase la unión entre mar y desierto.

En un tiempo en el que tantas ciudades recurren a terrenos ganados al mar para crecer, él quiso devolver al mar la orilla que le quitó el paseo marítimo, la Corniche. Quiso esconder el museo siguiendo la tradición beduina de protegerse del calor bajo tierra. Aquella propuesta no prosperó. “Comprendí que un museo nacional debe ser visible”, admitió durante la referida entrevista. Él encontró en el desierto la manera de hacerlo hablar.

Así, con la geometría matemática de una rosa del desierto, este nuevo museo catarí es uno de los embalajes arquitectónicos más extraordinarios levantados en los últimos años, en parte por empresas y mano de obra españolas: la constructora Empty y Acciona. El edificio lo tiene todo: identidad, relación con el lugar, referencia a un símbolo del desierto y tecnología punta para lograr la unión dinámica y precisa de los 539 discos de hormigón —de entre 14 y 87 metros de diámetro— que, como un castillo de naipes, levantan este paradójico museo con ambición mundana y contenido local.

Publicado en Noticias

Otro aspecto innovador de la carrera que ofrece la ORT es el lugar que se le da a la arquitectura sustentable, considerada como un pilar fundamental en la actualidad. Por ejemplo, en la materia Energías Renovables, los futuros profesionales aprenden sobre las principales innovaciones en energía solar, eólica, biomasa y geotermia.

Gastón Boero, decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad ORT Uruguay, en entrevista con el diario El País, señaló que “estudiar Arquitectura involucra muchas habilidades al mismo tiempo. Un arquitecto tiene que saber dibujar, proyectar, diseñar y ejecutar un proyecto. Transmitir ese conocimiento requiere de una relación muy cercana, casi de maestro a aprendiz”.

Esta formación práctica se manifiesta de diferentes maneras. En clase los estudiantes reciben conocimientos teóricos, pero también asisten a numerosas prácticas en obras donde aprenden de primera mano los procesos de trabajo de la construcción y participan de tareas como encofrados, hormigón, muros, revoques, y revestimientos.

Otro reflejo de este perfil es la materia Proyectos, el corazón del plan de estudios, que acompaña al estudiante a lo largo de la carrera con desafíos que van creciendo en complejidad a medida que los alumnos avanzan. Mientras que a un estudiante de primero se le pide una tarea inicial, como el diseño de una casa, en el último año debe presentar un proyecto ejecutivo que contemple todas las áreas de una obra, desde la tecnología de construcción hasta la proyección de costos.

 

Conciencia ambiental

Según Boero, hoy los grandes desafíos del mundo pasan por la sustentabilidad y la conservación del ambiente, y en ese sentido la tendencia en el mundo es la construcción de ciudades y edificios inteligentes, que generan su propia energía a partir de fuentes renovables y consumen menor cantidad de recursos.

“Hoy existen sistemas muy avanzados que crean energía a partir de paneles fotovoltaicos, molinos eólicos, e incluso el movimiento de la marea. Algunas de estas tecnologías ya están consolidadas y se aplican en Uruguay, mientras que otras son más experimentales. Pero es importante que los futuros arquitectos las conozcan y puedan incursionar en ellas”, aseguró el decano.

En esta perspectiva global, tener una experiencia en el exterior es fundamental. Para ello, la Universidad ORT Uruguay tiene convenios con universidades en más de quince países que permiten a los estudiantes cursar un semestre en el extranjero y revalidar las materias a su regreso.

Según Boero, los intercambios son instancias muy enriquecedoras, tanto a nivel académico como personal, que permiten a los alumnos familiarizarse con los problemas de otros países y las soluciones que aplican. También es una oportunidad única para medirse con sus pares.

A estos intercambios individuales se suman los viajes grupales a universidades de la región, en Chile, Argentina o Perú, donde los estudiantes uruguayos participan en distintos desafíos de diseño junto a los locales.

Este perfil internacional se completa con el flujo constante de alumnos, investigadores y docentes que cada año llegan a ORT, así como también la posibilidad de realizar un postgrado en el exterior una vez culminada la carrera. Pero si bien la academia puede enseñar muchas cosas, hay otras que solo se aprenden con la experiencia, y por eso es importante ingresar pronto al mercado laboral, reflexionó el decano.

 

Plan de estudios

En este sentido, el diferencial de ORT es que su plan de estudios está organizado en horarios compactos, que permiten al estudiante trabajar mientras estudia. La facultad también facilita pasantías tuteladas en los principales estudios y empresas del país.

Además, al aprobar tercer año los estudiante obtienen, el título intermedio de Asistente de Obras y Estudio. Todo esto les da un plus a la hora de presentar el currículum.

Estas características llevan a que la tasa de empleo entre los graduados supera el 90%.

Según Boero, hoy la profesión no tiene fronteras, y muchos  graduados ofrecen servicios tercerizados para el exterior, como la realización de renders.

Una de las prioridades de ORT es alimentar el espíritu emprendedor. La carrera incluye contenidos de marketing, administración y ventas, así como talleres de emprendedurismo, con la intención de que los profesionales no se acostumbren a esperar sino que salgan a buscar las oportunidades.

“La relación entre el conocimiento teórico y práctico, las prácticas reales y las pasantías aseguran que el estudiante salga de la universidad con oficio y solvencia técnica. Todo esto alimenta su confianza y hace que sea eficiente desde su primer trabajo. Ese es nuestro gran objetivo”, concluyó Boero.

Publicado en Noticias

En la periferia de Sonoma -una ciudad ubicada en el norte de San Francisco, California- se abre un gran valle de colinas onduladas sobre las que crecen miles de hileras de vides y pinares. Sonoma se hizo conocida en octubre de 2017, cuando fue una de las poblaciones más afectadas por los 250 incendios que arrasaron bosques, plantaciones y viviendas.

 

La “Sonoma Guesthouse” -un condominio de fin de semana por entonces en construcción- logró sobrevivir a la tragedia, pese a estar en el epicentro de las llamas. No fue por azar: conocedores de los cíclicos avatares climáticos de la zona, los propietarios habían planteado en su encargo la necesidad de que la vivienda fuera robusta y especialmente resistente a las posibles catástrofes naturales.

Por eso convocaron al estudio noruego Mork-Ulnes Architects, cuyas soluciones arquitectónicas buscan “honrar el carácter natural e histórico de un sitio”, según declaran como parte de su carta de presentación.

Los propietarios, una familia de cinco personas, soñaban con un condominio compuesto por tres casas para compartir sus fines de semana y épocas de veraneo con familiares y amigos. Mork-Ulnes debió hallar un área plana en medio de las colinas para desarrollar tres volúmenes de un nivel, de carácter austero y compacto, con un área común conformada por un jardín con solarium y piscina. Cada volumen aloja una vivienda separada, con su entrada, su baño privado y su terraza al aire libre independientes.

Un techo continuo con múltiples tejas, a la manera de “crestas oblicuas”, da unidad al conjunto, integrándose a los picos montañosos y valles que completan el paisaje como telón de fondo. “Dado el programa solicitado -explica el autor-, para desarrollar la casa debimos seleccionar una de las pocas franjas estrechas, de manera de ‘empujarla’ a lo largo de la ladera y así maximizar la superficie al aire libre”.

 

Hormigón y rocas

En cuanto a la robustez, se eligió al hormigón, sobre todo por su capacidad para integrarse a las colinas rocosas. En las habitaciones, los cerramientos acristalados generan un contraste espacial y material.

En estares y dormitorios, estos planos vidriados son aventanamientos de piso a techo, mientras que en el cuarto de baño se dispusieron pequeñas aberturas perforadas para que penetre la luz natural. La única presencia de madera se percibe en las puertas de pino macizo, generando otro contraste con las superficies grises y las transparencias .

“La ubicación, la forma y materialidad de la casa crean distintas perspectivas interiores. El ingreso se genera a través de un umbral de imagen contundente que se abre para ofrecer vistas panorámicas del valle”, explicaron desde Mork-Ulnes.

 “El hormigón no sólo es un material de alta resistencia sino que también funciona como regulador térmico, ya que permite conservar la temperatura durante el verano. Los profundos aleros del techo dan sombra a las terrazas exteriores y resaltan la continuidad del espacio interior y exterior en cada suite”, describen. El techo es de hormigón liso, lo que crea una ruptura en las paredes a medida que las placas giran y van pasando de una posición horizontal a otra vertical.

Visto desde afuera, el conjunto se integra a la colina generando una mixtura de gris combinado con coloraciones “oxidadas” propias de la roca del lugar. “Dado el deseo de los clientes de tener una carcasa de bajo mantenimiento y resistente al fuego, el hormigón se convirtió en la opción material definitoria del proyecto. Cuando usamos un material con cualidades distintivas como la textura, la masa y la capacidad estructural, exploramos qué puede hacer este material para mejorar la experiencia espacial y sensorial”, dicen los proyectistas.

Con sedes en Oslo y San Francisco, Mork-Ulnes Architects recibió en 2015 el Design Vanguard Award de Architectural Record y fue nombrado por el Museo Nacional de Noruega como “uno de los estudios jóvenes más notables del país”.

Publicado en Noticias

La remodelación de una fachada es una excelente oportunidad para corregir eventuales deficiencias en su comportamiento térmico. Construir una fachada ventilada es una de las posibilidades, ya que ofrece una amplia variedad de materiales de revestimiento y, por lo tanto, estética.

Esta solución de cerramiento consiste en la colocación de una perfilería especial sobre el tabique exterior para recibir algún tipo de revestimiento. La clave es realizar una cámara de aire con el espesor adecuado para que se produzca la ventilación natural por el efecto chimenea, y colocar un aislante térmico dentro de ella. De esa manera, se puede alcanzar una reducción de entre un 43 a 53% en el consumo de energía para calefaccionar un edificio y entre un 19 y 27% para refrigerarlo.

La eficiencia del cerramiento depende del espesor de la cámara (que se calcula en función de la altura de la fachada) y de la colocación de las placas de revestimiento dejando juntas abiertas. La variedad de revestimientos es amplia y con opciones de color, brillo y textura. Por ejemplo, chapas perforadas, microonduladas o conformadas, paneles de acero Corten o compuesto de aluminio, símil madera, cementicios y cerámicos (CG y Hunter Douglas). Todos poseen una buena relación peso/rigidez y resistencia al rayado y la intemperie. Algunas placas tienen tratamientos ignífugos que mejoran su comportamiento ante el fuego en solicitaciones especiales.

Las fachadas ventiladas también se pueden resolver con placas de superficie ultracompacta, fabricadas a partir de mezclas minerales. Se trabajan como si fueran pétreos naturales y son aptos para uso en exteriores. Por otro lado, la solución EIFS (en inglés, sistema de aislación exterior y terminación) mejora notablemente el comportamiento térmico de una pared. Consiste en superponer una placa aislante (de EPS o lana de vidrio) sobre el revoque grueso. La terminación final se logra con un revoque fino armado con malla de fibra o revestimiento acrílico.

Por ejemplo, una placa rígida de lana de vidrio aplicada sobre un muro de ladrillo hueco de 12 cm consigue un K de 0,83 W/m2K, obteniendo una pared eficiente con un espesor total de 16,5 cm.Como referencia, la transmitancia máxima admisible para el nivel B (intermedio) según IRAM es de 0,93 W/m2K.

Siempre es más efectivo aislar desde la cara externa del muro para lograr mayor inercia térmica y llevar al punto de rocío lo más alejado posible de la cara interna de la pared. Si resulta imposible trabajar en la cara externa de la fachada, se pueden colocar perfiles del lado interior, sobre el muro desnudo o el revoque, luego un aislante y placas de terminación.

Publicado en Noticias
Página 5 de 14
Top