JoomlaLock.com All4Share.net

Los datos publicados por el Banco Central del Uruguay (BCU) indican que la actividad del sector creció 2,5% durante el segundo trimestre de 2018, respecto al mismo periodo del año anterior. Es importante destacar que este es el segundo trimestre consecutivo de crecimiento de la construcción, luego de casi tres años de contracción. Cabe precisar que el crecimiento interanual del trimestre anterior (primer trimestre de 2018 versus mismo período de 2017) fue revisado a la baja, pasando de 2,1% a 1,3%.

Asimismo, cabe destacar que el crecimiento interanual del segundo trimestre de 2018 está influido positivamente por un efecto calendario relacionado con la semana de Turismo. En este sentido, la actividad de la construcción tuvo en el segundo trimestre de este año una semana más de actividad que el segundo trimestre del año 2017, lo que redunda en un impulso adicional sobre el valor agregado.

El crecimiento de la actividad del sector se explica por el incremento de la construcción en el sector privado que contrarrestó la caída en el sector público. En el sector privado, la construcción de edificios en Montevideo explica el dinamismo. En el sector público, las obras de vialidad del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y las realizadas por Antel, no lograron compensar la contracción en el resto del sector público, según consigna el BCU.

Por el lado de la inversión, medidas como la Formación Bruta de Capital Fijo, tuvieron un leve incremento durante el segundo trimestre de 2018 (+0,8%).

Este incremento se asocia enteramente a la actividad del sector público que incrementó su inversión en 14,7% interanual. En este sentido, la adquisición de una draga por parte de la ANP explica en parte este desempeño. Por el lado del sector privado, la inversión se contrajo 2%.

En síntesis, la construcción volvió a crecer en el segundo trimestre del año. Al igual que en el trimestre anterior, esto está relacionado a la actividad del sector privado en la construcción de edificios en Montevideo y las obras de vialidad realizadas por el MTOP, a las que se agrega obras realizadas por Antel.

El desempeño reciente de la industria de la construcción parece confirmar que el sector comienza a dejar atrás los años de contracción y que ha salido de la recesión, en línea con lo que sugieren otros indicadores como el empleo sectorial.

Por su parte, las importaciones se expandieron 5,6% (con una incidencia negativa de 1,8 p.p.), producto del aumento de las compras de maquinaria y equipo y de la mayor salida de uruguayos al exterior. En la misma línea, las exportaciones se contrajeron 6,7% interanual producto de la reducción de las exportaciones de soja y el menor flujo de turistas hacia Uruguay.

Publicado en Noticias

En una extensa entrevista realizada por la periodista Virginia Recagno, publicada en La Diaria, el presidente de la Cámara de la Construcción del Uruguay, Ignacio Otegui, que dejará su cargo en octubre, se refirió a varios temas que hacen el sector.

En la nota se refirió, entre otros temas, a las relaciones laborales dentro del sector, a veces “duras” y “rígidas”. “Con los empleados, con los técnicos y entre los empresarios también. Alguien te contrata para que le produzcas un bien determinado y cuando eso está pronto, ya no te necesita más y no te quiere tener cerca porque en general en los procesos de construcción se dan discusiones, a veces fuertes”.

A modo de balance de su trayectoria al frente de la CCU recordó que una de las experiencias duras que le tocó vivir fue durante el boom de la construcción de 2012.

“El país tenía 5% de desempleo y nosotros 73.000 trabajadores, pero el sector era tierra de nadie. En todo sentido. Un momento difícil para el país, para la industria y para mí porque había 20.000 hombres de otros sectores trabajando sin código alguno. A ningún sector le fue bien, porque todos estábamos atrás de los trabajadores. Sólo los trabajadores se beneficiaron porque acordaron salarios por encima de lo que hubieran hecho en otro momento. La industria hoy, con 30.000 hombres menos trabajando, está mejor de lo que estaba en ese momento”.

 

Inversión

También se refirió a la inversión y un posible escenario a corto plazo. “Este año va a terminar igual. La industria va a seguir planchada y yo con eso igual me quedo conforme, porque, por más que quiera, si no hay inversión, no funciona. Nadie construye para comer o para sí mismo, construye para un tercero”, y agregó que, a su juicio, “se está descuidando la inversión”.

Si bien reconoció que de no primar  la modificación de las exoneraciones a la inversión de los últimos años la industria tendría 15.000 puestos de trabajo menos, consideró que  existe una división del pueblo uruguayo en ese tema.

“Nadie va a decir que está en contra de la inversión, sino de las exoneraciones, y eso es lo mismo que decir que se está en contra de la inversión, a fin de cuentas”, señaló y agregó que “el gobierno no tiene plata” y que “sólo le resta poner más impuestos”, pero afirma que “ahí la economía se asfixia en un año”.

En cuanto a la inversión externa, dijo: “¿Acaso se creen que alguien va a venir a poner plata para pagar impuestos acá? Eso no existe en ningún lugar del mundo, ni siquiera en Argentina, Brasil, Paraguay, Chile, que son los países con los que podemos compararnos. La pelea por la inversión es por el trabajo que genera y por el bien que queda. No es por el impuesto. Eso es de otra época”.

Para Otegui, al sector le aguardan tres años complicados. “El año que viene es electoral y el gobierno quiere hacer cosas; la oposición trata de que no se hagan, el otro –no importa de qué partido– es el primero del nuevo gobierno y está el armado de la Ley de Presupuesto. Además, si UPM comienza la planta, se vienen tres años complejos”.

 

UPM y el ferrocarril

Consultado por la periodista Virginia Recagno sobre la posible construcción de la segunda planta de UPM, señaló que implicará “un gran desafío”, especialmente por los requisitos exigidos por la empresa finlandesa antes de iniciar las obras.

“La construcción del ferrocarril, la ampliación del puerto de Montevideo, las vías de accesibilidad donde se va a instalar la planta y de 80 a 120 puentes que se van a tener que hacer de vuelta porque vienen los trenes. Todo eso está en el contrato firmado entre el gobierno y UPM”. Para Otegui, estos proyectos generarían entre 2.000 y 2.500 puestos de trabajo, una cifra que “mueve la aguja pero no es determinante”, si se toman en cuenta los 43.000 actuales.

No obstante, cree que el primer desafío es la puesta en marcha del ferrocarril tal como lo concibe la empresa finlandesa. “Si no se hace, UPM no va a hacer la planta. Es así”, enfatizó.

 

Una interrogante llamada PPP

Para el presidente de la CCU, los proyectos de Participación Público Privada, conocidas como PPP, son “una suerte de signo de interrogación”. “Son muy difíciles de llevar a cabo, no sólo en Uruguay, sino en el mundo entero. Acá, a dos o tres años de licitadas, las obras no empiezan porque tienen un problema financiero atrás. Cuando vos le decís a un privado ‘yo te voy a pagar por la disponibilidad y el uso, pero no te doy garantía’, el privado te mira y te hace pito catalán, salvo que encuentre mecanismos por los cuales quien invierte tenga alguna certeza de que va a cobrar. Nadie va a hacer nada si no hay una razonable responsabilidad en el pago de las cuentas. Uruguay en eso tiene una vieja tradición que ha sido difícil de armar: cumplir con los compromisos. Ahora, en todos los partidos –en algunos más y en otros menos– hay quien dice que no hay que pagar la deuda externa, y esas son de las cosas que complican a quien pone la plata”.

Las obras viales son otro de los problemas en materia de infraestructura, ya que se pasó de una red vial que “estaba subutilizada” a una que se agotó.

“La carga se multiplicó por cinco y la inversión a lo sumo por dos”, estimó. De las siete obras viales licitadas por PPP, a lo sumo se empezará una el año que viene, mientras que de las cuatro vinculadas a la educación es probable que se empiece una”.

Publicado en Noticias

El sistema constructivo es un conjunto de elementos, materiales, técnicas, herramientas, procedimientos y equipos, que son característicos para un tipo de edificación en particular. Un ejemplo claro de elemento es el ladrillo, que permite levantar muros, hacer pisos y techos. A continuación consignamos  algunos de los sistemas constructivos más utilizados.

Construcción tradicional. Se entiende por sistema tradicional al que está compuesto por estructura de paredes portantes (ladrillos, piedra, o bloques etc.); u hormigón armado. Paredes de mampostería: ladrillos, bloques, piedra, o ladrillo portante, etc. revoques interiores, instalaciones de tuberías metálicas o plásticas y techo de tejas cerámicas, placas, o losa plana. Es un sistema de obra húmeda. Es el sistema de mezcla, badilejo y palas.

Sistema constructivo de paneles estructurales. Dentro de este sistema  prima la utilización de paneles formados por 2 mallas de acero vinculadas por tensores de alambre de acero galvanizado con una placa intermedia aislante térmica. A la que se le coloca, una vez ubicados en su destino, hormigón proyectado. Se construye sobre una platea de vigas de encadenado, sobre la que se montan los paneles; se refuerzan con hierro los ángulos y finalmente se ubican las cañerías de las instalaciones y se proyecta el mortero o revoque en una o dos capas.

Sistema constructivo de madera. Es un sistema económico y con buenas aislaciones Se utiliza fundamentalmente en el interior en zonas madereras, tienen una integración especial con el medio. Las hay íntegramente maderas horizontalmente uno arriba del otro encastrados en sus esquinas, o con el sistema de estructura independiente en madera y paredes interior y exterior de madera en forma de listones.

Sistema constructivo de módulos prefabricados. En el sistema de módulos tridimensionales, se construyen módulos prefabricados en forma seriada y secuencial, formados por paredes, piso y techo que contienen carpinterías, aislaciones, instalaciones, solados, revestimientos y todas las terminaciones necesarias, son módulos autosuficientes. Se utilizan siempre en dimensiones que sean transportables por camión u otros medios y se montan en su lugar definitivo con grúa.

Sistema de muros. Se denomina muro de carga o muro portante a las paredes de una edificación que poseen función estructural; es decir, aquellas que soportan otros elementos estructurales del edificio, como arcos, bóvedas, vigas o viguetas de forjados o de la cubierta.

Publicado en Noticias

Según  datos  de  las  empresas  nacionales  fabricantes  de  cemento,  en  el  primer  trimestre de 2018, las ventas de cemento ascendieron a 219 mil toneladas, verificando un aumento del  18%  en  relación  a  igual  trimestre  del  año  anterior.  De  ese  total,  el  26%  tuvo  la exportación  como  destino  (57  mil  toneladas)  y  el  restante  74%  se  comercializó  en  el mercado interno (162 mil toneladas).

El informe señala que dichas ventas  de  cemento  en  Uruguay  tienen  una  elevada orientación  al  mercado  interno  y  en  términos  generales  se  observa  una  alta  correlación entre  las  ventas  plaza  de  cemento  en  toneladas  y  la  actividad  de  la  construcción.  En  este  sentido,  en  el  primer  trimestre  del  año,  las ventas  de  cemento  con  destino  al  mercado  doméstico, medidas  en  toneladas, verificaron una caída del 3% en comparación a enero – marzo de 2017.

En  cuanto  a  las  exportaciones,  se registró  una  suba  del  220%  en  comparación  a  igual período  de  2017,  siendo  Argentina  el  principal  destino  de  las  colocaciones  externas  de dicho producto (86%), seguido por Paraguay (9%) y Brasil (5%). En  cuanto  a  la  evolución  de  las  importaciones  de  cemento,  se  aprecia  que  a  partir  2015 registraron  un  importante  crecimiento,  alcanzando  el  máximo  en  el  año  2016  (51.830 toneladas). Asimismo, se destaca que en  el  primer  trimestre  del  año,  se  registraron  importaciones  por US$ 1,9  millones,  correspondientes  a  25.041  toneladas,  mientras  que  en  mismo  periodo de  2017  fueron  casi  nulas.  La  principal  empresa  importadora  fue  Compañía Industrializadora de Minerales, y Turquía el principal país de origen.

El  consumo  aparente  aumentó  12%  en  el  primer  trimestre  del  año  (producción  más importaciones,  menos  exportaciones),  situándose  en  187  mil  toneladas.  El  cemento importado  habría  representado  el  13%  del  mercado  considerando  las  importaciones  del período, representación que es creciente en los últimos años.

 

Expectativas empresariales

Por otra parte, la Cámara de Industrias del Uruguay, hizo un relevamiento sobre las expectativas empresariales industriales señalando que las mismas, en los últimos meses, se mostraron a la baja con respecto a la economía y la empresa se mostraron a la baja. En tanto, las correspondientes al comportamiento futuro de las ventas repuntaron levemente, aunque siguen en terreno negativo o neutro. Esta visión empresarial está sustentada en el comportamiento de ventas en el mercado interno y exterior. Por ejemplo, en el primer trimestre de 2018, las ventas en volúmenes físicos del núcleo del sector industrial verificaron una contracción del 1,7% en relación a igual trimestre de 2017, descendiendo por cuarto trimestre consecutivo. En este sentido, considerando el acumulado de los doce meses cerrado a marzo, las ventas del sector cayeron 3,5%.

Por otro lado, las ventas industriales en volúmenes físicos con destino al mercado interno presentaron una caída del 4,1% en el primer trimestre de 2018 en la comparación interanual.

En ciclo tendencia, es decir, excluyendo factores estacionales e irregulares, las colocaciones en el mercado interno han mostrado un comportamiento de relativa estabilidad desde el segundo trimestre de 2017, y se mantienen en niveles históricamente reducidos.

Por su parte, el empleo industrial es una de las variables que más se ha deteriorado en los últimos años, sostiene el informe. En el primer trimestre de 2018 el personal ocupado registró una variación interanual negativa de 0,6%, permaneciendo relativamente estable en los últimos doce meses cerrados a marzo (-0,1%), y ubicándose en niveles muy bajos en la comparación histórica.

Publicado en Noticias

El Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (CEEIC) prevé que la actividad en el sector continuará estancada en 2018, más allá del dato positivo que tuvo en el primer trimestre. En efecto, el informe de Cuentas Nacionales elaborado por el Banco Central (BCU) correspondiente al período enero-mazo (último dato disponible) marcó que la actividad del sector tuvo un crecimiento de 2,1% en la comparación interanual. Ese revirtió el mal resultado de fin de año cuando la construcción cerró 2017 con una caída de la actividad de 6%.

Sin embargo, el CEEIC marcó que el Índice Líder de la Actividad (ILIC), que elabora mensualmente, arrojó un leve deterioro debido a la influencia negativa de los indicadores que lo componen. Con excepción de los costos y la inflación en dólares, que evolucionaron en línea con lo previsto, según el informe, los otros determinantes mostraron variaciones que incidieron de forma negativa en la evolución del índice.

El ILIC indicó que en el plano local la producción de cemento creció menos de lo proyectado y el desempleo quedó por encima de lo previsto. Adicionalmente, las expectativas empresariales del sector evolucionaron en forma desfavorable y fueron revisadas levemente a la baja.

Además, el nivel de la actividad de la construcción en Argentina tuvo un comportamiento por debajo del esperado, un elemento que incide negativamente a nivel local. En ese sentido, el CEEIC señaló que la incertidumbre sobre la economía en Argentina tendrá un impacto en la actividad local.

Tomando en cuenta esos factores, los determinantes del ILIC registraron cambios que inciden negativamente en el indicador. Por tanto, más allá de modificaciones marginales que no alteran diagnósticos anteriores, el CEEIC estimó que la actividad de la construcción registrará variaciones próximas a cero en 2018, manteniéndose estancada.

 

Trabajo y seguro de paro 

El empleo es uno de los indicadores que atraviesa una fase negativa desde hace varios años. Un informe divulgado por la Cámara de la Construcción sostuvo que entre enero de 2013 y el mismo mes de este año se perdieron en el sector más de 25 mil puestos de trabajo. En consonancia con esa realidad también se produjo un descenso en la cantidad anual de jornales.

En ese sentido, el año pasado, en la construcción hubo 8,3 millones de días trabajados, lo que marcó una caída de casi 6 puntos porcentuales respecto a un año atrás. Con ese dato, en 2017 se consolidó la cuarta caída anual consecutiva en los días trabajados.

Maldonado fue uno de los departamentos que más sintió el freno de la construcción. Coincidiendo con los datos generales, la actividad del sector comenzó a debilitarse en 2012 luego del boom que había comenzado a atravesar a partir de 2005.Uno de los factores principales fue la retracción de inversionistas argentinos en el mercado inmobiliario de Punta del Este, debido por el cepo cambiario aplicado por el gobierno argentino anterior.

A principios de 2018, la cantidad de obreros de la construcción registrados en la seguridad social correspondientes a obras con domicilio fiscal en Maldonado fue la más baja desde noviembre de 2005 en ese departamento

Por su parte, no se modificó la cantidad de trabajadores en el seguro de paro. Según datos del BPS, en abril de este año había 6.775 apuntados en el subsidio, prácticamente la misma cifra que en el mismo mes de 2017.

Publicado en Noticias
Página 1 de 10
Top