JoomlaLock.com All4Share.net

El hotel circular ecosostenible “Svart” tendrá un sistema innovador donde, mediante la electricidad generada por paneles solares y aprovechando la luz y el calor del sol hasta su último rayo, se transformará en el primer edificio de este tipo que produzca materia energética positiva.

El nombre de este, hotel ‘Svart’, que significa “negro” en noruego, es un homenaje al hielo azul oscuro del glaciar Svartisen y al propio nombre Svartisen, que denomina a esta masa de hielo que cubre una extensión total de 370 kilómetros cuadrados a solo 20 metros sobre el nivel del mar.

Como la palabra para designar el “negro” y el “azul” es la misma en el idioma noruego antiguo, esta denominación es una referencia al patrimonio natural de Svartisen, su precioso glaciar y su entorno natural, explica la firma Snøhetta (https://snohetta.com), que ha proyectado este hotel.

Además de simbolizar y homenajear el espectacular ecosistema y el clima del norte noruego, el hotel será el primero del mundo en materia energética positiva (Energy Positive) situado sobre el círculo polar ártico y diseñado de acuerdo a una norma denominada ‘Powerhouse standard’, de acuerdo a Snøhetta.

Esta norma es una colaboración entre Snøhetta, las firmas Entra, Skanska y Asplan Viak, y la organización ZERO, y se aplica a los llamados “plus house” o “Casas Plus”, edificios productores de energía que, en el transcurso de 60 años generarán más energía renovable que el total de energía que se necesitaría para construir el edificio, producir sus materiales, sostener sus operaciones diarias y demolerlo.

En comparación con un hotel equivalente construido de acuerdo con las normas modernas de construcción en Noruega, este hotel reducirá el consumo anual de energía en alrededor de un 85%, y se convertirá en el edificio construido bajo el estándar Powerhouse más septentrional del mundo, según Snøhetta.

Consultada sobre el plan de construcción del hotel “Svart”, Therese Sanni, coordinadora de comunicaciones de Snøhetta adelanta que está programado que este edificio comience a construirse aproximadamente en un año, y abrirá sus puertas en 2021

“La construcción de un hotel de bajo impacto ambiental y positivo en energía es esencial para crear un destino turístico sostenible, que respete las características únicas y preserve la belleza natural de un entorno tan precioso, con raras especies vegetales, una particular fauna, unas aguas limpias y el hielo azul del glaciar Svartisen”, señalaó el socio fundador de Snøhetta, Kjetil Trædal Thorsen.

 

Arquitectura vernácula

Añadió que el cuerpo circular de ‘Svart’ se extenderá “desde la costa a los pies de la montaña de Almlifjellet hasta las claras aguas del fiordo de Holandsfjorden, y esta forma de círculo proporcionará una vista panorámica del fiordo y una experiencia de vivir próximos a la naturaleza, a quienes ocupen el hotel”.

Según Snøhetta, este proyecto se inspira en la arquitectura vernácula local en forma de “fiskehjell” (estructura de madera en forma de letra A para secar el pescado) y el “rorbue” (un tipo tradicional de casa de temporada utilizada por los pescadores).

 

Mirador circular

Los postes del ‘Svart’ formarán un malecón de madera para que los visitantes puedan pasear en verano, y en invierno. Ese mismo paseo marítimo se podrá utilizar para almacenar embarcaciones y kayaks, en tanto que la altura de la estructura permitirá a los remeros navegar bajo el cuerpo del hotel, según sus diseñadores.

Para alcanzar el estándar de Powerhouse, los arquitectos han realizado un mapeo de cómo se comporta la radiación solar en relación al contexto montañoso a lo largo del año, para optimizar la captación de energía, según la mencionada compañía.

Los resultados de este estudio hicieron aconsejable el diseño circular del hotel, en el que tanto las habitaciones como los restaurantes y terrazas están estratégicamente situados para aprovechar la energía del Sol durante todo el día y todas las estaciones, señala la compañía de Oslo.

Añadieron que el techo del hotel estará cubierto con paneles solares producidos mediante energía hidroeléctrica limpia, lo que reduce aún más la huella de carbono de este edificio.

Las terrazas aisladas proporcionarán un juego de sombras en la fachada del hotel, la cual ofrecerá protección de la radiación solar en verano, cuando el sol está alto en el cielo, eliminando la necesidad de refrigeración artificial, señalaron.

Durante los meses de invierno, cuando el sol esté bajo en el cielo, los grandes ventanales de la fachada permitirán un máximo de insolación para aprovechar la energía térmica natural del Sol.

El hotel también utilizará pozos geotérmicos (una fuente energética que aprovecha calor natural del interior de la tierra) conectados a una máquinas denominadas ‘bombas de calor’, que se utilizan para calentar el edificio, reduciendo, así, el consumo total de energía del edificio, según sus proyectistas.

 

Sol de medianoche

Consultada sobre la dificultad de “cosechar” la luz del sol en el Ártico, Therese Sanni, coordinadora de comunicaciones de marketing de Snøhetta explicó a la agencia de noticias EFE desde la sede de la firma en Oslo (Noruega), que la idea de que en esa región escasea la luz solar “no es del todo cierta”.

“En realidad, debido a las características de la irradiación solar que recibe esta zona en verano, su producción anual de energía fotovoltaica será mayor que la cantidad de energía de este tipo que se podría ‘cosechar más’ al sur”, explicó Sanni.

“Esto significa que en verano, cuando la luz del día es abundante, el exceso de electricidad producido por los paneles solares del ‘Svart’ se venderá a la red eléctrica local”, mientras que “en invierno, el hotel comprará electricidad de la red eléctrica”, señaló la portavoz de Snøhetta.

Publicado en Noticias

El sistema constructivo es un conjunto de elementos, materiales, técnicas, herramientas, procedimientos y equipos, que son característicos para un tipo de edificación en particular. Un ejemplo claro de elemento es el ladrillo, que permite levantar muros, hacer pisos y techos. A continuación consignamos  algunos de los sistemas constructivos más utilizados.

Construcción tradicional. Se entiende por sistema tradicional al que está compuesto por estructura de paredes portantes (ladrillos, piedra, o bloques etc.); u hormigón armado. Paredes de mampostería: ladrillos, bloques, piedra, o ladrillo portante, etc. revoques interiores, instalaciones de tuberías metálicas o plásticas y techo de tejas cerámicas, placas, o losa plana. Es un sistema de obra húmeda. Es el sistema de mezcla, badilejo y palas.

Sistema constructivo de paneles estructurales. Dentro de este sistema  prima la utilización de paneles formados por 2 mallas de acero vinculadas por tensores de alambre de acero galvanizado con una placa intermedia aislante térmica. A la que se le coloca, una vez ubicados en su destino, hormigón proyectado. Se construye sobre una platea de vigas de encadenado, sobre la que se montan los paneles; se refuerzan con hierro los ángulos y finalmente se ubican las cañerías de las instalaciones y se proyecta el mortero o revoque en una o dos capas.

Sistema constructivo de madera. Es un sistema económico y con buenas aislaciones Se utiliza fundamentalmente en el interior en zonas madereras, tienen una integración especial con el medio. Las hay íntegramente maderas horizontalmente uno arriba del otro encastrados en sus esquinas, o con el sistema de estructura independiente en madera y paredes interior y exterior de madera en forma de listones.

Sistema constructivo de módulos prefabricados. En el sistema de módulos tridimensionales, se construyen módulos prefabricados en forma seriada y secuencial, formados por paredes, piso y techo que contienen carpinterías, aislaciones, instalaciones, solados, revestimientos y todas las terminaciones necesarias, son módulos autosuficientes. Se utilizan siempre en dimensiones que sean transportables por camión u otros medios y se montan en su lugar definitivo con grúa.

Sistema de muros. Se denomina muro de carga o muro portante a las paredes de una edificación que poseen función estructural; es decir, aquellas que soportan otros elementos estructurales del edificio, como arcos, bóvedas, vigas o viguetas de forjados o de la cubierta.

Publicado en Noticias

Tel Aviv fue el refugio de muchos estudiantes de arquitectura que huyeron de la Alemania nazi. Con ellos se llevaron la influencia de la Bauhaus, y es por eso que la UNESCO reconoció a esta ciudad con más de 4000 edificios que reflejan esta corriente, como Patrimonio de la Humanidad. Allí se erige el proyecto Tel Aviv Arcades, un edificio residencial de 116 metros de altura en esa ciudad de Israel, donde se cruzan factores de distintos universos como el clima, la historia y la cultura del lugar

El respeto por este legado y las fuertes temperaturas de la región inspiraron al estudio Penda, con sedes en Austria y China, para la realización de un edificio con fachadas de arcadas pronunciadas y amplios balcones - terrazas. En rigor, esta estrategia es parte de una adaptación ya probada en la región. Mientras que en Europa uno de los elementos que definen a las obras Bauhaus son las grandes superficies acristaladas, en Tel Aviv se presentan con largos balcones que generan sombras hacia los niveles inferiores. En el caso del proyecto de Penda, la singularidad está, no solamente en el uso de las arcadas, sino también, en los retiros, que demuestra la intención deliberada de generar un espacio para que los vecinos disfruten del sol y al mismo tiempo tengan mayor intimidad.

Dos tipos de plantas diferentes se apilan en un patrón repetitivo para crear un plano de arcos "en cascada" que sobresalen para crear entradas a los balcones -terrazas de cada departamento. Esta configuración produce una alternancia de lugares sombreados y soleados.

Tel Aviv Arcades tendrá 18 pisos con unidades que van de dos ambientes a 5, mientras que los penthouse tendrán doble altura. En el basamento, un espacio que los autores describen como "tipo cueva" albergará una pileta y un área de spa, con espacios comunitarios que incluyen un estudio de yoga y un restaurante ubicados en el segundo piso. La construcción hará referencia a la mampostería tradicional de la región, mientras que la repetición de las líneas rectas y las curvas remiten a los edificios construidos entre los años 30 y 60.

"Las terrazas son como un vecindario en vertical. Permiten la interacción entre los habitantes del edificio y revitalizan la ciudad", afirmaron desde el estudio. Para sus autores, habría sido inadmisible proyectar una torre vidriada desconectada del entorno. Por el contrario, un proyecto debe tener "un sentido del lugar, respetar el medioambiente, la historia y la cultura".

Por último, el desarrollo se construirá con estructuras prefabricadas para acortar el tiempo y los costos. Además, según sostienen en el estudio, de esta manera "será más fácil de mantener a largo plazo".

 

La Bauhaus 

Tel Aviv Arcades es uno de los tantos homenajes previstos para el próximo año, cuando se cumpla el centenario de la Staatliche Bauhaus (Casa de la Construcción Estatal), o simplemente Bauhaus, la escuela de arquitectura, diseño y arte fundada en 1919 por Walter Gropius en Weimar, y que revolucionó el mundo de las artes. El nombre Bauhaus deriva de la unión de las palabras en alemán Bau, "construcción", y Haus, "casa"; irónicamente, a pesar de su nombre y del hecho de que su fundador fue un arquitecto, la Bauhaus no tuvo un departamento de arquitectura en los primeros años de su existencia.

Sus propuestas y declaraciones de intenciones participaban de la idea de una necesaria reforma de las enseñanzas artísticas como base para una consiguiente transformación de la sociedad de la época. La primera fase (1919-1923) fue idealista y romántica, la segunda (1923-1925) mucho más racionalista y en la tercera (1925-1929) alcanzó su mayor reconocimiento, coincidiendo con su traslado de Weimar a Dessau. En 1930, bajo la dirección de Mies van der Rohe, se trasladó a Berlín donde cambió por completo la orientación de su programa de enseñanza.

La importancia de la Bauhaus radica en que sentó las bases normativas y patrones de lo que hoy conocemos como diseño industrial y gráfico; puede decirse que antes de la existencia de la Bauhaus estas dos profesiones no existían como tales y fueron concebidas dentro de esta escuela.

Sin duda la escuela estableció los fundamentos académicos sobre los cuales se basaría en gran medida una de las tendencias más predominantes de la nueva Arquitectura Moderna, incorporando una nueva estética que abarcaría todos los ámbitos de la vida cotidiana. Dada su importancia, las obras de la Bauhaus en Weimar y Dessau fueron declaradas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996.

Publicado en Noticias

El nuevo tipo de cambio monetario en Argentina modificó las reglas de juego. Ahora se negocian los precios, un alquiler puede representar hasta la mitad de la cuota de un crédito y surge el “dólar ladrillo” para cerrar las operaciones de venta.

Un informe de la periodista Carla Quiroga, publicado por el diario La Nación de Argentina, señala que la disparada del dólar, que generó una devaluación del 60% del peso de ese país en lo que va del año, enfrió el mercado inmobiliario. “Después de un año de récords, mayo fue el primer mes malo ya que si bien el número de escrituras en la ciudad de Buenos Aires aumentó un 15,5% contra igual mes de 2017, las operaciones bajaron un 1,5% respecto de abril. Estos datos anticipan que terminaron los tiempos con viento de cola en el que las escrituras crecían a un ritmo del 30% mes a mes”, señala el artículo. En ese contexto, “el aumento interanual se desaceleró y lo va a seguir haciendo hasta que quizás algún mes del segundo semestre dé negativo", afirmó José Rozados, director de Reporte Inmobiliario.

 

Nuevo escenario

Esta nueva realidad tuvo como consecuencia varios cambios en el mercado inmobiliario de ese país. Entre ellos, se registró un mayor margen para negociar los precios. “La postal de menos compradores genera oportunidades puntuales en un contexto en el que las operaciones de venta se cierran con mayor esfuerzo y márgenes de negociación que varían entre 5 y 10% sobre el valor publicado, según estimó Francisco Altgelt, vicepresidente de Altgelt Negocios Inmobiliarios. Por su parte, Tomás Seeber, director de la inmobiliaria RG Montes, señaló que existe un punto de inflexión. “Antes el equilibrio de fuerzas entre oferta y demanda estaba inclinado a la primera, derivando en consecuencia en que el margen de negociación era mínimo lo que generaba una tendencia a la suba de valores.

El director de la desarrolladora Brody Friedman, Sebastián Friedman, concuerda con lo expresado por su colega. "Los inversores con propiedades prefieren no vender. Como suele suceder en situaciones de crisis optan por quedarse y refugiar su capital en el ladrillo”, explicó Friedman.

Otro de los cambios enumerados es  la baja del costo de la construcción. El descenso se dio por efecto directo de la devaluación. Se estima que, en dólares, cayó 20% en los primeros seis meses del año.

"Como consecuencia, los costos de reposición a nuevo de una vivienda sumando los honorarios y demás costos implicados en su construcción, se redujeron en torno al 10 por ciento, aun manteniendo la dolarización del precio de la tierra en la ciudad", señaló Jorge Rozados. Como consecuencia de la baja del costo de construcción hay varios proyectos en espera.

 

El dólar “ladrillo”

Otro elemento que surge es el dólar "ladrillo". Esto significa que para concretar las operaciones, hay casos en los que compradores y vendedores pactan un valor artificial de la moneda norteamericana, a mitad de camino entre el precio al que estaba cuando se acordó avanzar en la operación -por ejemplo, en la firma del boleto- y la última cotización del dólar. Esto ocurre principalmente cuando se trata de operaciones encadenadas, donde los actores están sujetos a otras ventas, algo que suele llevar un lapso de semanas o meses en los que el precio del dólar puede variar mucho. Martín Boquete, director de Toribio Achával Propiedades, confirmó que en la mitad de los casos se llega a un acuerdo entre las partes para tomar en consideración un dólar virtual. "Por ejemplo, si estaba a 25 pesos (argentinos) al momento de tomar la decisión y ahora llega a $29, se negocia a $28, porque las partes ya vienen conversando hace muchos meses y tienen más ganas de firmar que de suspender la operación. Nosotros intentamos que los dos cedan un poco para concretar la operación", explicó.

La demanda en el mercado inmobiliario argentino también bajó las pretensiones. Se resigna la zona elegida en primera fase  hacia la periferia, donde los precios son más accesibles, o se apuesta por espacios más chicos. "Antes las personas buscaban lo que necesitaban y ahora compran lo que les alcanza", señaló Martín Boquete, director de Toribio Achával Propiedades.

Por último, señala el informe, los compradores piden un préstamo personal adicional y los bancos aceleran los tiempos. “Si bien las entidades ampliaron los montos y acortaron los tiempos entre la calificación y el cierre de la compra, los tomadores piden prestado el máximo posible o toman nuevos créditos personales para afrontar los costos adicionales. En general, la gente toma crédito por el 66% del costo de la vivienda, pero ese número trepa ahora hasta el 80%. En tiempos de volatilidad, el tiempo es un bien preciado. Por eso, los bancos acuden a medidas para acotar los tiempos desde que la persona califica para el crédito hasta acordarlo, proceso que dura aproximadamente un mes desde que se pide la documentación inicial hasta que se escritura”, concluye el artículo.

Publicado en Noticias

El People’s Pavilion, creado especialmente para la Dutch Design Week (Semana del Diseño Holandés), que tiene lugar en la ciudad Eindhoven, es un edificio en el que no se perdieron materiales durante su proceso de  construcción. Esta característica es precisamente la que lo hace único ya que para sus 250 metros cuadrados se pidieron “prestados” todos los materiales y fueron “devueltos” una vez desarmado.

El People’s Pavilion, según consigna la revista especializada ARQ,  se armó íntegramente con materiales prestados, que luego se devolvieron, lo que representa una nueva tendencia de trabajar con insumos 100 % materiales reutilizables que se recibieron en consignación, no solo por proveedores y productores tradicionales, sino también por los habitantes de la ciudad.  Casi un manifiesto de la nueva economía circular, el pabellón, proyectado por SLA arquitectos, con interiores de Overtreders, se construyó sin tornillos, pegamentos, taladros ni sierras.

Es así como vigas de hormigón y madera, artefactos de iluminación, elementos de fachada, revestimiento de plástico reciclado, e incluso el techo de vidrio, todos los materiales fueron devueltos sin daños.

Párrafo aparte merecen las tejuelas de colores llamativos que compusieron la fachada superior y le dieron un aspecto de torta de cumpleaños. Las tejuelas fueron el resultado del reciclaje de materiales plásticos de desecho doméstico recogidos por los residentes de Eindhoven. Por eso, una vez desarmado, fueron distribuidas entre los habitantes de la ciudad.

 

Construcción colaborativa

La experiencia del People’s Pavilion conduce a un innovador lenguaje de diseño que revela un nuevo futuro para la construcción sostenible: la construcción colaborativa, que se pone en marcha sumando métodos inteligentes de construcción y ensamblaje. La base del People’s Pavilion es una construcción de 12 pilotes de cimientos y 19 marcos de madera, diseñados en colaboración con Arup. Los marcos consisten en vigas de madera sin cepillar de dimensiones estándar, unidas con correas de acero. Los pilotes y los marcos de hormigón están conectados con 350 cintas tensoras, creando una estructura primaria de ocho metros de altura para el edificio de 250 m2.

El techo de vidrio se realizó usando un sistema que comúnmente se emplea para invernaderos. De este modo ingresa luz en el interior, cuya planta es similar a la de una iglesia. De hecho, los bancos de madera que se utilizaron durante la feria fueron prestados por Keizersgrachtkerk, una iglesia de Ámsterdam.

La fachada de vidrio en la planta baja es un remanente de una remodelación de la sede central de una empresa de tecnología local y se utilizó para una nueva oficina después de la feria de diseño. Las losas de hormigón del podio también fueron prestadas. Lo mismo que la iluminación, la calefacción, la barra y otros elementos interiores.

Curiosamente, tanto el arquitecto Peter van Assche, responsable de SLA arquitectos, y Overtreders W están ligados al diseño espacial. Van Assche fue investigador en el Laboratorio Espacial Europeo en Munich y se graduó en Teoría de la Información en la Universidad de Tecnología de Eindhoven. Pero cuando le tocó escribir su tesis en el Instituto de Matemáticas Experimentales de Essen, descubrió que lo apasionaba el diseño de edificios. Así que en 2001 se graduó en la Rotterdam Architectural Academy. Y en 2002 fundó la oficina SLA, con sede en Ámsterdam. La mayoría de sus obras tiene un fuerte mensaje conceptual, como el vecindario en el que los ancianos viven junto a los jóvenes, o el Centro de Aprendizaje de Naturaleza y Medio Ambiente en Ámsterdam, un edificio de escuela en el que los niños pueden experimentar y comprender qué es la sustentabilidad.

En cuanto a Overtreders W, se trata de una agencia de diseño espacial, fundada en 2006 por Reinder Bakker y Hester van Dijk. Graduados de The Design Academy en Eindhoven, actualmente tienen su sede en Amsterdam. Overtreders W ha diseñado varios restaurantes y pabellones, una fábrica de lana, un portal para el mercado al aire libre más grande de Ámsterdam y un pabellón de picnic móvil con un techo inflable luminoso.

Ambos aseguraron en su sitio web que “la basura es un recurso” y dicen que, en sus diseños, el objetivo es revelar la belleza de los materiales cotidianos, estimular la artesanía y el reciclaje de materiales, de manera de cuidar el medioambiente.

Publicado en Noticias
Página 1 de 12
Top