JoomlaLock.com All4Share.net

En una extensa entrevista realizada por la periodista Virginia Recagno, publicada en La Diaria, el presidente de la Cámara de la Construcción del Uruguay, Ignacio Otegui, que dejará su cargo en octubre, se refirió a varios temas que hacen el sector.

En la nota se refirió, entre otros temas, a las relaciones laborales dentro del sector, a veces “duras” y “rígidas”. “Con los empleados, con los técnicos y entre los empresarios también. Alguien te contrata para que le produzcas un bien determinado y cuando eso está pronto, ya no te necesita más y no te quiere tener cerca porque en general en los procesos de construcción se dan discusiones, a veces fuertes”.

A modo de balance de su trayectoria al frente de la CCU recordó que una de las experiencias duras que le tocó vivir fue durante el boom de la construcción de 2012.

“El país tenía 5% de desempleo y nosotros 73.000 trabajadores, pero el sector era tierra de nadie. En todo sentido. Un momento difícil para el país, para la industria y para mí porque había 20.000 hombres de otros sectores trabajando sin código alguno. A ningún sector le fue bien, porque todos estábamos atrás de los trabajadores. Sólo los trabajadores se beneficiaron porque acordaron salarios por encima de lo que hubieran hecho en otro momento. La industria hoy, con 30.000 hombres menos trabajando, está mejor de lo que estaba en ese momento”.

 

Inversión 

También se refirió a la inversión y un posible escenario a corto plazo. “Este año va a terminar igual. La industria va a seguir planchada y yo con eso igual me quedo conforme, porque, por más que quiera, si no hay inversión, no funciona. Nadie construye para comer o para sí mismo, construye para un tercero”, y agregó que, a su juicio, “se está descuidando la inversión”.

Si bien reconoció que de no primar  la modificación de las exoneraciones a la inversión de los últimos años la industria tendría 15.000 puestos de trabajo menos, consideró que  existe una división del pueblo uruguayo en ese tema.

“Nadie va a decir que está en contra de la inversión, sino de las exoneraciones, y eso es lo mismo que decir que se está en contra de la inversión, a fin de cuentas”, señaló y agregó que “el gobierno no tiene plata” y que “sólo le resta poner más impuestos”, pero afirma que “ahí la economía se asfixia en un año”.

En cuanto a la inversión externa, dijo: “¿Acaso se creen que alguien va a venir a poner plata para pagar impuestos acá? Eso no existe en ningún lugar del mundo, ni siquiera en Argentina, Brasil, Paraguay, Chile, que son los países con los que podemos compararnos. La pelea por la inversión es por el trabajo que genera y por el bien que queda. No es por el impuesto. Eso es de otra época”.

Para Otegui, al sector le aguardan tres años complicados. “El año que viene es electoral y el gobierno quiere hacer cosas; la oposición trata de que no se hagan, el otro –no importa de qué partido– es el primero del nuevo gobierno y está el armado de la Ley de Presupuesto. Además, si UPM comienza la planta, se vienen tres años complejos”.

 

UPM y el ferrocarril

Consultado por la periodista Virginia Recagno sobre la posible construcción de la segunda planta de UPM, señaló que implicará “un gran desafío”, especialmente por los requisitos exigidos por la empresa finlandesa antes de iniciar las obras.

“La construcción del ferrocarril, la ampliación del puerto de Montevideo, las vías de accesibilidad donde se va a instalar la planta y de 80 a 120 puentes que se van a tener que hacer de vuelta porque vienen los trenes. Todo eso está en el contrato firmado entre el gobierno y UPM”. Para Otegui, estos proyectos generarían entre 2.000 y 2.500 puestos de trabajo, una cifra que “mueve la aguja pero no es determinante”, si se toman en cuenta los 43.000 actuales.

No obstante, cree que el primer desafío es la puesta en marcha del ferrocarril tal como lo concibe la empresa finlandesa. “Si no se hace, UPM no va a hacer la planta. Es así”, enfatizó.

 

Una interrogante llamada PPP

Para el presidente de la CCU, los proyectos de Participación Público Privada, conocidas como PPP, son “una suerte de signo de interrogación”. “Son muy difíciles de llevar a cabo, no sólo en Uruguay, sino en el mundo entero. Acá, a dos o tres años de licitadas, las obras no empiezan porque tienen un problema financiero atrás. Cuando vos le decís a un privado ‘yo te voy a pagar por la disponibilidad y el uso, pero no te doy garantía’, el privado te mira y te hace pito catalán, salvo que encuentre mecanismos por los cuales quien invierte tenga alguna certeza de que va a cobrar. Nadie va a hacer nada si no hay una razonable responsabilidad en el pago de las cuentas. Uruguay en eso tiene una vieja tradición que ha sido difícil de armar: cumplir con los compromisos. Ahora, en todos los partidos –en algunos más y en otros menos– hay quien dice que no hay que pagar la deuda externa, y esas son de las cosas que complican a quien pone la plata”.

Las obras viales son otro de los problemas en materia de infraestructura, ya que se pasó de una red vial que “estaba subutilizada” a una que se agotó.

“La carga se multiplicó por cinco y la inversión a lo sumo por dos”, estimó. De las siete obras viales licitadas por PPP, a lo sumo se empezará una el año que viene, mientras que de las cuatro vinculadas a la educación es probable que se empiece una”.

Publicado en Noticias

"El Gobierno ha tomado una serie de medidas para reactivar la inversión y la creación de empleo", destacó el ministro de Economía, Danilo Astori quien indicó el aumento en el monto de los proyectos de inversión promovidos, que totalizan 367 millones de dólares, y la recuperación del índice de volumen físico de la construcción.

Al comparecer en la Comisión Integrada de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, Astori informó el crecimiento del monto de los proyectos presentados ante la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones de los primeros cinco meses del año. Detalló: “Los años anteriores venían registrando una evolución descendente y la medición de enero-mayo de 2018 no solo interrumpe esa evolución, sino que, al mismo tiempo, marca, en millones de dólares en este caso, la iniciación de un proceso de crecimiento de estos proyectos”.

También mencionó la recuperación del índice de volumen físico de la construcción y la recuperación de los recursos que todo el país destina a maquinarias y equipos, desde setiembre de 2017 y hasta marzo de 2018, que definió como “el corazón de la inversión”.

Por su parte, el subsecretario, Pablo Ferreri, repasó que “en 2016, los proyectos presentados alcanzaron los 222 millones de dólares; en 2017, 171 millones de dólares, y en 2018, 367 millones de dólares”.

Destacó además que esto se produjo gracias a los decretos reglamentarios de la Ley de Promoción de Inversiones, que proveen varios estímulos adicionales, particularmente a la creación de empleo. Manifestó: “Si tomamos los primeros cinco meses del año y los comparamos con iguales períodos de 2015, 2016 y 2017, los millones de dólares de inversión han aumentado considerablemente”.

En cuanto a la industria de la construcción, destacó que, durante 2017 y los primeros meses de 2018, se presentaron 60 proyectos de gran dimensión económica que implican una inversión potencial de aproximadamente 1.900 millones de dólares, divididos en partes iguales entre Maldonado, por un lado, y Montevideo y Canelones, por otro.

Publicado en Noticias

Se inauguró el puente ubicado en el kilómetro 127 de la ruta 1, sobre el río Rosario, en Colonia, que requirió una inversión de 12 millones de dólares. La información fue brindada por el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, recordó varios trabajos que mejoraron la infraestructura afectada por el crecimiento productivo de esa zona, como la doble vía en Ecilda Paullier y un puente sobre el Riachuelo, en la misma carretera.

Rossi subrayó a la prensa que esta obra forma parte del programa de fortalecimiento de la ruta 1. En ese sentido, mencionó la inauguración de la doble vía en Ecilda Paullier, departamento de Colonia, y la próxima construcción de un doble puente sobre el Riachuelo.

En la oportunidad, recordó que hace un año visitó la zona, durante el inicio de la obra. Mencionó que, si bien estos trabajos no estaban en los planes originales de la cartera de Estado, las consecuencias de la inundación de abril de 2016 sobre la vía obligaron a incorporarlos, por lo que se comenzó a trabajar en ese aspecto.

En relación con el puente inaugurado, el jerarca agradeció a los actores locales que aportaron insumos al estudio hidráulico del movimiento de las aguas de toda la cuenca. “Por eso, es más amplio y más alto. Esperemos que con eso y algún cruce de caño adicional se pueda manejar bastante bien el volumen de agua que la naturaleza nos tira.

Creemos que el puente está diseñado para tener una mayor capacidad de drenaje que la que tenía el anterior”, concluyó.

“Logramos dar respuesta a una infraestructura vial que tiene dificultades, porque ha crecido la producción y la actividad económica, se ha multiplicado la carga del país y las rutas que existían ya no dan respuesta a las exigencias de hoy, no soportan la cantidad de camiones ni los volúmenes que transportan cada una de esas unidades”, enfatizó el ministro de Transporte y Obras Públicas.

"Seguiremos avanzando como vamos, mejorando poco a poco las distintas rutas del país, como, por ejemplo, la ruta 2, que hacía 30 o 35 años que no recibía atención”, dijo.

Para el ministro, en el próximo período de gobierno se deberá proseguir con el esfuerzo por levantar la calidad de la infraestructura vial.

Publicado en Noticias

Mientras los promotores privados reclaman modificaciones reglamentarias que devuelvan el dinamismo a la construcción de Viviendas Promovidas (antes Vivienda Social), el gobierno considera que el flujo de inversión privada sigue siendo importante.

A partir de 2015 y hasta la fecha, se han promovido 257 proyectos con 6.706 viviendas. Según el Ministerio de Vivienda, esa cifra supera la meta trazada en el plan quinquenal 2015-2019 que es de 6.000 nuevas unidades.

“Desde el momento de su aprobación y fundamentalmente a partir de 2012, la inversión privada en vivienda exonerada de ciertas cargas impositivas se viene ejecutando de forma sostenida”, informó la cartera.

Las cifras muestran que el pico de proyectos ingresados se dio entre 2012 y 2013 con una media algo superior a las 3.000 viviendas. En los años posteriores las cifras descendieron y el año pasado se presentaron algo más de 1.500 viviendas.

En lo que va de 2018 se presentaron ante la Oficina del Inversor de la Agencia Nacional de Vivienda (ANV) 33 nuevos proyectos por un total de 862 viviendas. Según el ministerio, el flujo de proyectos “no se ha detenido, sino que continúa a buen ritmo”.

En la actualidad hay 7.954 viviendas terminadas, 6.016 en construcción y 1.188 cuyo proyecto ya fue aprobado y se espera el inicio de las obras. En tanto, existe declaración de venta de los inversores-promotores de 6.430 unidades

Los promotores privados sostienen que los inversores comenzaron a perder interés a comienzo de 2017 cuando entraron en vigencia los cambios en el sistema de tope de precios dispuestos por el Poder Ejecutivo.

De hecho, señalan ese factor como el principal elemento que ha modificado sus ecuaciones y que ha desestimulado la presentación de nuevas obras. Los empresarios entienden que la única regulación de ese mercado promovido desde el gobierno con exoneraciones impositivas casi totales debe estar dada por la oferta y la demanda.

Originalmente, cuando se aprobó la ley de Vivienda Social en 2011, no había topes sobre los precios de venta. Tres años después se limitó el precio del 25% de las unidades de cada proyecto. Luego, en 2017 el tope se redujo al 10% de las viviendas, pero con la salvedad de que esas unidades se ponen a disposición del Ministerio de Vivienda hasta un año después de terminadas y a valores de entre US$ 35 mil y US$ 40 mil menos que su valor de mercado.

También se modificaron los beneficios fiscales para las viviendas que se vuelcan al mercado de arrendamiento. Los inversores que adquieren esos inmuebles pueden exonerar el 100% de IRPF e IRAE siempre que los precios de arrendamiento no superen los topes que determina el gobierno. Cuando se supera ese límite, el beneficio se reduce a 40% de las rentas generadas. Antes la normativa no hacía referencia a los precios.

Publicado en Noticias

El Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (CEEIC) elaboró una nueva edición del Índice de Importación de Maquinaria de la Industria de la Construcción (IME), y detalló su evolución en el período 2016-2017. Como principal conclusión, el informe revela que la inversión en maquinaria y equipos disminuyó 9,8%, en promedio, en los dos últimos años, y su participación en el PIB pasó de ser 8% en 2012 a 5% en 2017. Asimismo, la actividad de la industria de la construcción viene en retracción desde 2015, y cayó 6% en 2017.

El IME tiene como objetivo realizar una aproximación de las inversiones de capital que se realizan en la industria de la construcción, a partir de los datos de importación de maquinaria y equipos.

 

Inversiones 

Para entender lo que sucedió con el IME de la construcción en los últimos dos años, el CEEIC aconseja tener en cuenta que la economía uruguaya evidenció en el período analizado (2016 y 2017) un marcado descenso en la inversión.

En efecto, la inversión general medida como formación bruta de capital fijo aumentó 4% en 2016 y cayó 5% en 2017, cuando entre 2006 y 2015 la tasa de crecimiento promedio anual fue de 16%. En línea con estos resultados, la participación de la inversión en activos fijos en el PIB se ubicó en torno a 19% en 2016 y en 16,7% en 2017, en contraste con el 20% de participación promedio para el período 2005-2015.

En este contexto, la actualización del Índice arrojó resultados en línea con las conclusiones obtenidas en la primera edición del informe (que relevó entre 2000 y 2015) en la que, los principales resultados confirmaban que la industria de la construcción había acompañado el crecimiento de la inversión en el resto de la economía, incrementando de forma significativa su inversión en maquinaria y equipos.

Desde el pico de inversión en 2013, lo destinado a maquinaria y equipo en la industria de la construcción se redujo en US$ 120 millones frente a 2017. Esto implica una retracción significativa en la incorporación de infraestructura, aunque porcentualmente menor a la registrada por la economía en su conjunto.

 

Maquinaria

En cuanto a la participación de la construcción en el total de las inversiones en maquinaria y equipos de la economía (sin incluir importación de celulares), se ha mantenido dentro del rango de variación histórico.

Sin embargo, a pesar del menor dinamismo sectorial, la incorporación de maquinaria y equipos en la construcción representó en los últimos dos años una mayor proporción de la incorporación total de infraestructura a nivel agregado.

El estudio explica que esto indica que la disminución en la incorporación de bienes de capital en otros sectores de la economía, es mayor que en la industria de la construcción.

 

IME y Producto Bruto

Al comparar la evolución del IME y el Producto Bruto de la Construcción, ambas se mueven en conjunto. El sector se contrajo fuertemente en los últimos años (2,6% y 6% en 2016 y 2017 respectivamente) y, si bien, se observa un leve aumento del IME en 2016 (del orden de 7%), este se explica por una disminución del Índice de Precios de Importación de Bienes de Capital que se utiliza para deflactar el índice. En tanto, en 2017 el IME se contrajo 17%.

El rubro “Maquinarias, artefactos y aparatos mecánicos” continúa predominando en las importaciones del sector, y representan más del 90% del total en 2016 y 2017. A la interna de esa categoría, las importaciones de “Topadoras frontales, topadoras angulares, niveladoras, tráiler, palas mecánicas, compactadoras, apisonadoras” representan algo más de un tercio del total, seguidas por “Herramientas neumáticas, con motor eléctrico, sierras, tronzadoras, taladros” que explican cerca del 20% de lo importado, detalla el informe del CEEIC.

Publicado en Noticias
Página 1 de 14
Top