JoomlaLock.com All4Share.net
En el último lustro la productividad en la construcción cayó un 20% respecto al período 1995-2010

Un informe elaborado por el Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (CEEIC) señala que la productividad en el sector se ha mantenido incambiada desde el 2005, pero situándose en niveles inferiores a los de mediados de la década del  90.

El documento analiza el período 1995-2016 y el indicador “productividad” al que refiere incluye tanto la construcción de vivienda como obras viales e hidráulicas, montaje de plantas industriales, entre otros. Cabe señalar que en el mismo período la economía en promedio experimentó una mejora en la productividad por ocupado, determinando que la Construcción es uno de los sectores con peor desempeño relativo en términos de productividad de la mano de obra.

El informe analiza la productividad desde dos ópticas diferentes, pero complementarias. La primera refiere a la productividad de la mano de obra de la Industria de la construcción a través de la productividad aparente, mientras que la segunda es  un análisis de la productividad en la construcción de viviendas en base a los cierres de obra tal como se reportan al BPS. Lo anterior se complementa con un análisis de los cambios al proceso productivo y la incorporación de capital ocurridos en los últimos años. 

“En primer lugar”, señala el documento, “el análisis de la productividad aparente de la mano de obra permite concluir que la productividad en la construcción se ha mantenido incambiada desde 2005 aunque ubicándose en niveles sistemáticamente inferiores a los de mediados de los 90”. También se analizó la productividad en la construcción de viviendas, en base a información micro, que señala que en los últimos cinco años la productividad de la mano de obra en la construcción de viviendas habría caído 20% respecto al período 1995-2010. “Esto ocurre, a pesar de los cambios en los procesos constructivos ocurridos en los últimos años. Más precisamente, en los últimos 15 años se han incorporado diversas tecnologías que modificaron la función de producción en la construcción de viviendas y habrían derivado en un ahorro significativo de los requerimientos de mano de obra en etapas clave del proceso de trabajo”, expresa el informe.

Como ejemplo, se cita que la incorporación del hormigón premezclado, los sistemas de encofrado racionalizados y los muros interiores secos habrían derivado en un ahorro de más de 12% en el total de jornales necesarios para construir una torre económica. Sin embargo, pese a estos cambios tecnológicos, la productividad en el sector habría caído en los últimos años.

 

Menos productividad

La caída de la productividad en la industria de la construcción planteó otra interrogante. Y es si este descenso de la productividad aparece en otros sectores de la economía uruguaya o si, por el contrario, es un fenómeno específico. La comparación realizada por el CEEIC arriba a tres conclusiones. La primera de ellas es que la caída de la productividad aparente durante la crisis 2002 fue un fenómeno generalizado (salvo el sector de Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones), que está en línea además con la evidencia internacional de los cambios en productividad de factores durante el ciclo económico. Sin embargo, en el caso de la construcción la caída de la productividad durante la fase baja del ciclo fue mayor que en otros sectores.

Otras de las conclusiones es que a diferencia de lo que ocurrió en la construcción, la productividad aparente de la economía uruguaya creció sostenidamente a partir de 2005, superando los niveles pre crisis. A modo de ejemplo, la productividad aparente de la economía uruguaya en el último bienio (2014-15) fue 45% superior a la registrada en 1995-96, mientras que en la construcción el indicador es 10% inferior.

El documento de trabajo elaborado por el CEEIC señala que el indicador de productividad  de la mano de obra se encuentra relativamente estable desde el año 2005, aunque en niveles inferiores a los que presentó durante 1991-1998. En tanto que, para el total de la economía, y para la mayoría de los sectores de actividad analizados, la productividad aparente de los ocupados muestra un incremento. “Por tanto, esta primera aproximación indica que el valor producido por ocupado en la industria de la construcción se ha mantenido estable en los últimos 10 años pero en niveles inferiores a los del principio de la década del 90, desacoplándose al menos parcialmente de las ganancias de productividad exhibidas por la economía en su conjunto”, señala el informe.

Por otra parte, según el relevamiento realizado en 116 obras de vivienda donde se estudió la productividad de la mano de obra, ésta habría caído en los últimos años. Este resultado es significativo ya que “se encontró que las obras más recientes requieren de 1,2 jornales más que aquellas finalizadas entre fines de los 90’s y los primeros meses de 2010. Esto implica que la cantidad de jornales por metro cuadrado insumidos para la construcción de una obra de vivienda nueva aumentó 20% en los últimos años. Por tanto, ambos enfoques del problema sugieren que la productividad de la mano de obra se ha deteriorado en los últimos años”, afirma el documento.

Sobre cuáles han sido las razones de la caída de la productividad laboral en el sector respecto a la década del 90, la información recabada por el CEEIC permite descartar algunas posibles causas. “Una primera hipótesis sería que la inversión en capital del sector ha sido insuficiente, lo que habría afectado el rendimiento de la mano de obra. Sin embargo, la evolución del Índice de Importación de Maquinarias y Equipos (IME) de la construcción evidencia que el sector incrementó de forma significativa su inversión en capital, en línea con el resto de la economía. En tanto que la participación de la inversión en capital de la construcción sobre el total de la inversión de la economía fue siempre superior a la participación de la Industria en la producción total, a excepción del año 2015”, indica el informe.

Ante esta evidencia, se expresa que la industria de la construcción registró un significativo proceso de incorporación de bienes de capital, lo que en teoría habría de mejorar los procesos y la capacidad de producción. “En este sentido, la falta de inversión en capital no sería uno de los factores que explica el deterioro de la productividad aparente”, expresa el análisis.  Tampoco se puede explicar la caída de la productividad en las obras de vivienda por falta de innovación en los procesos productivos. De hecho, un relevamiento realizado en empresas del sector cuantificó el impacto de tres innovaciones tecnológicas sobre una vivienda de Tipo 1 de 20.000 metros cuadrados.

“Estas innovaciones deberían haber provocado ahorros en los requerimientos de mano de obra de al menos 12,2% en la última década. Los cambios tecnológicos relevados fueron la introducción del hormigón premezclado y bombeado que de acuerdo a las estimaciones realizadas habrían reducido en al menos 3% los jornales totales de la obra; el sistema de encofrados racionalizados, que sustituyó al sistema de encofrados tradicionales, y se estima tuvo un impacto de al menos 6,4% de ahorro sobre el total de jornales, y, en tercer y último lugar, la construcción de muros internos utilizando tabiques drywall, que se estima tuvo un impacto de al menos 2,9% en los  requerimientos de jornales por metro cuadrado”, afirma el estudio. 

 

Conclusiones

El informe del CEEIC determina que la mano de obra en la construcción de vivienda nueva cayó 20% en los últimos años, en tanto que los cambios tecnológicos introducidos en la construcción de viviendas deberían haber generado un incremento de la productividad de al menos 12%.  “Esto determina que se ha generado una brecha en la productividad de la construcción de viviendas superior al 30%. En este sentido, un mayor requerimiento en jornales se traduce directamente en un incremento en los costos enfrentados por las empresas. Considerando la metodología del Índice del Costo de la Construcción (ICC) elaborado por el INE, se encuentra que la mano de obra representaba 25% del costo de construcción de vivienda en 1999. De esta forma, tomando en cuenta la brecha de productividad estimada, construir una vivienda nueva hoy tendría un sobrecosto de 7,5% respecto a las obras de vivienda de fines de la década del 90’, lo que impactaría directamente en los precios de venta de los inmuebles”.

Visto 1840 veces
Etiquetado como
Compartir
Top