Noticias

BIM: Las tres letras de la construcción inteligente que generan un cambio radical en la industria

A nivel mundial, se estima que los proyectos de construcción a menudo se extienden hasta un 20% más de lo previsto y exceden sus presupuestos iniciales en más de un 80%, lo que ha llevado a que los actores del sector buscaran un método efectivo para cumplir en tiempo y forma, sin pasarse de los costos iniciales, con los proyectos de obra.

De esta manera surgió el BIM (Building Information Modeling, por sus siglas en inglés), un conjunto de metodologías, tecnologías y estándares que permiten diseñar, construir y operar una edificación o infraestructura de forma colaborativa en un espacio virtual.

 

Modelos tridimensionales

Por un lado, las tecnologías permiten generar y gestionar información mediante modelos tridimensionales en todo el ciclo de vida de un proyecto. Por otro lado, las metodologías, basadas en estándares, permiten compartir esta información de manera estructurada entre todos los actores involucrados (arquitectos, ingenieros, constructores y otros actores técnicos), fomentando el trabajo colaborativo e interdisciplinario, agregando así valor a los procesos de la industria.

En general, el Building Information Modeling (BIM) o Edificio de Inteligencia de modelado, como se pide por algunos expertos, es una metodología de trabajo colaborativo que centraliza toda la información relacionada con la construcción y gestión de infraestructuras.

Donde antes la información de los proyectos estaba dispersa en planos 2D, folletos, informes y repartida entre diferentes actores del proceso de construcción sin vinculación entre las etapas de diseño, construcción y operación, ahora está centralizada en una única base de datos digital accesible a todos y, actualizada en tiempo real.

La falta de coordinación entre los actores y entre las etapas de los proyectos, el escaso uso de tecnologías que optimizan el flujo de información, la informalidad y el déficit de empleados cualificados son algunos de los factores que hacen que la productividad del sector de la construcción ha sido la más baja de todas las industrias en las últimas décadas.

 

Baja productividad

Además falta comprensión acerca de la importancia de los costos de operación de una infraestructura en la fase de diseño. Es decir, no se dibuja teniendo en cuenta el mantenimiento de la obra, cuando los costos de operación y mantenimiento representan cerca del 80% de los costos totales de la vida útil de una infraestructura, y solo el 20% corresponde al diseño y construcción.

 

Apuesta fuerte

En esa perspectiva, la asociación de las palabras “construcción y disrupción digital” suena más como uno de los próximos desafíos que deberá enfrentar la industria, sobre todo en América del Sur, ya que en países como Reino Unido, Francia y Estados Unidos se ha comenzado a trabajar con esta metodología.

En los últimos años, los gobiernos del Reino Unido, Hong Kong y Corea del Sur apostaron fuertemente en iniciativas de adopción del BIM con excelentes resultados, así como países escandinavos como Noruega, Dinamarca y Finlandia, que ya vienen usando la metodología desde hace más de una década.

El caso del BIM es solo un ejemplo en el que incorporar tecnologías digitales tiene el poder de modernizar sectores enteros de nuestra economía, a través de la eficiencia, y ofrecer al mismo una mayor transparencia en todo el proceso constructivo.

Visto 374 veces
Compartir
Top