Noticias

Informe del CEEIC señala que mejoran las expectativas de los empresarios sobre el sector de la construcción

El último informe del CEEIC sostiene que la percepción actual y las expectativas son negativas para la economía, mientras que para el sector la percepción actual es negativa pero las expectativas son positivas. Además, da cuenta  que los empresarios encuentran más probable incorporar personal que maquinaria, al tiempo que se incrementa el peso en la estructura de costos de insumos importados, que pasa del tercer a segundo lugar, por detrás la mano de obra.

El informe del Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (CEEIC)  presenta los resultados de la Encuesta de Expectativas realizada durante los meses  de  mayo y Junio del presente año.

El  principal  objetivo  de  este documento es  monitorear  las  expectativas  de  las  empresas  del  sector  de  la construcción respecto a las principales variables económicas, su capacidad instalada y expectativas de crecimiento de manera tal de poder obtener información sobre la coyuntura actual y evolución futura del sector y la economía en su conjunto.

De esta manera, se relevó la opinión de 71 empresas asociadas a Cámara de la Construcción del Uruguay (CCU),  así como de 10 empresas asociadas a la Asociación de Promotores privados de la Construcción del Uruguay (APPCU). Del total de las empresas contactadas se obtuvo una tasa de respuesta de 36%.  Los resultados del documento se presentan en tres secciones: Expectativas,  Capacidad instalada y Evolución de los costos

 

Expectativas

En la primera sección, las  empresas   fueron  consultadas  sobre  la  percepción  actual  y  sus expectativas futuras respecto a la economía en general y en particular el sector de la construcción.

La percepción actual fue relevada mediante la  apreciación  del estado actual de la variable de interés como  (Buena,  Ni  buena  ni  mala,  Mala)  mientras  que  las  expectativas  fueron  recogidas  mediante  la percepción de la evolución futura respecto al estado actual (Al alza, Igual, A la baja).

Los resultados señalan que tanto para la  percepción actual de la  economía (59%)  como para las expectativas (55%),  los  encuestados  respondieron  mayoritariamente  con  una  percepción  “ni  buena  ni  mala”  y  en segundo lugar se encuentran las respuestas con una percepción  “mala”. Por  último, las respuestas que valoraron  como  “buena”  la  situación  actual  son  nulas  mientras  que  las  expectativas  al  alza  sobre  la situación de la economía representaron un 10% de las respuestas.

Al  ser consultados  sobre  la  situación  actual  del  sector,  las  respuestas  denotaron  una evaluación algo más optimista que para la economía en general. En el caso  de la situación actual,  un  3% la evaluó como “buena”, y un 62% como “ni buena ni mala”. Las respuestas con una evaluación “mala” del sector suman un 35% del total.

Las respuestas  vinculadas a las expectativas del sector se dividen entre un   28%  “al alza”,  un 62% que espera que la situación se  mantenga “igual”  y un 10%  “a la baja”.  Por lo tanto, las respuestas sobre las expectativas del sector también son algo más positivas a las reportadas para las expectativas de la economía en general (10% y 55% y 35% respectivamente). sostiene el informe.

“El indicador de balance  actual, obtenido a través de la resta de los porcentajes reportados  positivos y negativos, indica,  para la economía actual,  un balance de -41% y para el sector un balance de  -32%. En el reporte anterior (informe N°20), estos guarismos se ubicaron en  -36% y -12%,  respectivamente”, sostiene el informe.

 

Capacidad Instalada

Consultadas las empresas respecto a su capacidad  instalada  actual y sus expectativas. Para esto se solicitó que se categorizara  su situación actual y sus  expectativas en uno de los 6 tramos previamente establecidos.

Los resultados  indicaron  que un 59% de los encuestados reportó  estar operando con  una capacidad  instalada  menor  al  70%,  lo  que  supone  un  deterioro  respecto  a  los  resultados  de  febrero (52%). 

Para  el  caso  de  las  expectativas,  un  49%  de  los  encuestados  espera  operar  utilizando  una  capacidad  instalada  inferior  al 70%, este valor también supone un  alza  respecto a la cifra registrada en febrero (48%).

Por otra parte, solo un 3% de las empresas declaró estar operando con capacidades de 90% o más y un 17% de las  empresas esperan operar a  un 90% o más de la capacidad instalada.

Adicionalmente,  se consultó a las empresas respecto a la  probabilidad de expansión  de la capacidad instalada en cuanto a maquinaria y personal.

En este sentido, el 65% de las empresas ve como  “muy poco probable”  o  “poco probable”  la expansión de maquinaria.  Para  el  caso  de  la  expansión  de  personal,  las respuestas  “muy poco probable” o “poco probable” suman un 59% de las respuestas,  cifra muy similar a la registrada en la anterior encuesta (60%).

En tanto, el porcentaje de respuestas que declara probable  o muy  probable la expansión de maquinaria y personal, se ubicó en 31% y 41%, respectivamente.

“Estos valores suponen una caída respecto al  informe anterior para el caso de  la expansión de maquinaria (44%) y un  aumento para la expansión de  personal, cuyo valor fue de 36% en febrero”, expresa el documento.

 

Evolución de los costos

En cuanto a la evolución de los costos, un 62% espera que la evolución sea a la par con el IPC, un 31% espera que estos evolucionen por encima del mismo y un 7% respondió que espera que evolucionen por debajo  del  IPC. 

“Respecto  al  anterior  informe  donde  un  32%  de  los  encuestados  respondió  tener expectativas por encima del IPC  y un 68% declaró  esperar una evolución a la par,  esto supone un leve descenso de las expectativas de incremento de los costos”, expresó el CEEIC.

Asimismo,  se  consultó  a  los  encuestados  respecto  de  los  principales factores  de  influencia  sobre  los costos, que nuclea subcontratos, mano de obra, insumos importados, insumos locales y costos financieros.

El 69% declaró a la mano de obra como el principal factor, un 28% a los insumos importados y el restante 3% es asignado a los insumos locales.

“Comparando las respuestas con las de la encuesta anterior, donde 76% de los encuestados declaró la mano de obra como principal factor de costo, se constata un descenso del peso de este rubro en la estructura de costos de las empresas constructoras y un aumento del peso de  los insumos importados.

Este ha crecido  desde un 4% en la encuesta anterior hasta el 28% de la presente  encuesta.  En  contrapartida,  el  peso  de  los  insumos  locales  disminuye  desde  un  12%  en  la medición anterior hasta un 3%”, concluye el relevamiento.

Visto 24 veces
Etiquetado como
Compartir
Top