“El Estado debe ser un facilitador de nuevas obras, fundamentalmente a través de exenciones tributarias para bajar costos y facilidades en cuanto a trámites y gestiones”

En entrevista con Del Constructor, el presidente de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (APPCU), y fundador y titular de Desarrollos Inmobiliarios Zulamian, analizó la situación del sector, al tiempo que dio su visión de lo que se podría esperar para el 2020. Definó como un  “año visagra”  al 2019 debido  a los comicios y a la coyuntura económica y política en la región. También se refirió al documento elaborado por APPCU y entregados a todos los presidenciables.

 

¿Cómo presidente de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (APPCU) cuál es su balance del 2019 para el sector?

 Consideramos que 2019 es un año bisagra. Con esto quiero significar que es un año de transición. Año electoral en  Uruguay, en Argentina,  Brasil con nuevo presidente desde enero. Por lo cual lo importante ha sido mantenerse, seguir luchando por beneficios para el sector que permitan el desarrollo de nuevas inversiones que serán en beneficio de todos. 

 

¿Qué proyecciones hacen desde APPCU a corto y mediano plazo, teniendo en cuenta que es un año electoral? ¿Y que se espera del 2020?

 Bueno, a corto plazo se entiende que las ventas no están fáciles, pero los costos no bajan, por lo cual mantenerse firme es algo fundamental en nuestro sector para no cometer errores. A mediano plazo se espera a partir del 2020 una comprensión por los sectores que integran la industria, esto es, proveedores, trabajadores y Estado, de que estamos jugando en el mismo campo de juego. Tenemos que entender que estamos todos en un mismo país, empresarios que trabajan e invierten y trabajadores que ponen su mano de obra, para lograr productos nuevos genuinos, viviendas, que puedan ser adquiridos por el resto de la sociedad. Y que estamos juntos en esto y de esto se vive.

Pero si no hay un compromiso de productividad serio los costos se disparan y el encarecimiento perjudica a todos. Así que los privados tenemos que poner el pensamiento en trabajar sin pausa para la mejora de la productividad, y el Estado generar políticas que incentiven el aumento de nuevos emprendimientos, con capital privado, lo que producirá un aumento del empleo de forma inmediata para la mejora de toda la sociedad.

 

Retracción

¿Considera que la retracción en materia de inversiones en Viviendas Promovidas (antes denominadas de Interés Social) ha contribuido al enlentecimiento de inversión privada? 

Sí, porque uno de los canales de inversión en viviendas eran las Viviendas Promovidas.

 

Teniendo en cuenta su experiencia, a su juicio, ¿qué debería hacer el nuevo  gobierno (sea del partido que sea) desde el 1ro de marzo  para atraer inversores al sector?

Como decimos siempre, el Estado debe atraer desarrolladores y que los desarrolladores atraigan inversores. Nosotros vamos a estar siempre, en las buenas y en las malas, porque los desarrolladores somos profesionales permanentes del sector y los inversores son puntuales. El Estado debe ser un facilitador de nuevas obras, fundamentalmente a través de dos cosas esenciales: algunas exenciones tributarias para bajar costos y, simultáneamente, facilidades en cuanto a trámites y gestiones y tolerancias en cuanto a edificaciones como por ejemplo: más volumen constructivo, o más facilidades arquitectónicas, en un terreno. Lo primero es a nivel nacional y lo segundo a nivel departamental.    

No hay cartas mágicas. El desarrollo de nuevas inversiones con capitales privados, no del Estado, se logra con incentivos. Hoy está todo tan apretado, los precios de los costos están iguales a los precios de las ventas y la escala de remuneraciones no se basa mayormente, como en general ocurre en las fábricas de productos, en productividad. Así que lo que puede aportar el Estado son incentivos para atraer nuevas obras.

 

¿Cuál es el mayor obstáculo para atraer inversores?  Se habla de factores como la alta carga tributaria, la falta de competitividad y el costo de la mano de obra. ¿Qué opinión tiene al respecto?

Para lograr una mayor cantidad de obras que, necesariamente, deberán producirse para evitar que siga bajando la cantidad de empleo, es necesario, justamente, alivianar la carga tributaria, y mejorar la productividad, estas dos cosas son esenciales.

 

El gobierno ha apostado fuerte a una nueva planta de UPM, ¿cree usted que sólo con esto alcanza para dinamizar la industria?

La planta de UPM es muy importante y deseable, pero no suficiente para solucionar la industria.

 

¿Qué piensa de las PPP? ¿Se ha logrado algún resultado o el sistema de estos proyectos es lento y engorroso?

 No tenemos experiencia en las PPP, pero sabemos que las gestiones se tornan lentas como dice.

 

El futuro y la región

El futuro de  Argentina es incierto y Brasil busca “blindarse”, ¿cómo y en cuánto podría afectar a la inversión en la construcción en nuestro país? 

Si le facilitamos las cosas a los argentinos, brasileños, uruguayos que no están en el país, o sea a los no residentes,  con políticas de créditos para compra de inmuebles, exoneraciones y facilidades en alquileres, consumos, combustible, etc, seguro que van a venir e invertir en nuestro país.

En Punta del Este más del 50% de los propietarios son argentinos, pero tenemos que entender que no alcanza solo con seguridad jurídica, sino que, también, son necesarias políticas de incentivos para los residentes temporarios.

Y que se tenga presente que los argentinos y brasileños que vienen, no son precisamente los que más problemas tienen en su país. Son de clase media y media alta, pero que si no le facilitamos las cosas, se van para otros lados; el mundo es competitivo y hoy de 10 a 12 horas en avión podes estar en varias partes del planeta.

Claro que lugares como Punta del Este, tienen una ventaja comparativa importante, a 35 minutos de avión de Buenos Aires, y a 2.30 de San Pablo y Porto Alegre, con todo el espacio espectacular de tierra que tenemos, paisajes, hermosas playas, buenos restaurantes, servicios, excelentes Torres que son como hoteles 4 o 5 estrellas, y una similitud total en idiosincrasia, comidas, música y costumbres. Pero hay que cuidar los costos, la seguridad,  y generar políticas que contrarresten las situaciones de estos países de 50 y 200 millones de habitantes, para que vengan e inviertan en nuestro país de tan solo 3.5 millones.   

 

¿APPCU ha elaborado algún documento para ser entregado a todos los candidatos presidenciables?

 Se les ha presentado una serie de puntos con soluciones posibles. Respecto a la Vivienda Promovida, APPCU entiende que debe retomarse el impulso inicial de la aplicación de la ley, derogando las resoluciones ministeriales 636/2014 y 434/2017 y sus correspondientes decretos reglamentarios (156/014 y 34/017), como así también impulsando beneficios por partes de los gobiernos departamentales, quienes han sido los más beneficiados por su aplicación. Para poder llegar a viviendas deciles 6 y 7 proponemos un canal alternativo de Vivienda Promovida, la cual debería contemplar los siguientes aspectos:

Favorecer la consolidación de la trama urbana existente, con todos los servicios correspondientes. Rever mínimos habitacionales y exigencias constructivas sin desatender condiciones de habitabilidad, seguridad e higiene. Mantener el régimen de exoneraciones fiscales de la ley 18.795, aumentando el plazo de estas a 20 años. Y eliminar las restricciones tipológicas para que los proyectos sean coherentes con la demanda. 

Y en vivienda tradicional residencial, extender el plazo previsto en el decreto 329/016 y modificativos, abriendo un nuevo período de presentación de proyectos ante la COMAP. Pero flexibilizando el período establecido para la concreción de dichas inversiones, atendiendo a las características de la inversión presentada y su peso económico. Considerar la posibilidad que un mismo promotor acceda a los mínimos de inversión elegible establecidos, pero como resultado de la suma de más de un proyecto, pero manteniendo las exigencias restantes.

En cuanto a residentes temporarios, se estima que, potencialmente, alrededor del 50% de las compras de inmuebles que se realizan en zonas turísticas residenciales pueden ser compradores no residentes (argentinos, brasileños, chilenos, uruguayos que no residen habitualmente en el país, y otras nacionalidades). Se propone se facilite una política de tratamiento para no residentes con créditos bancarios para la compra de inmuebles, con primera hipoteca.

Esto es válido tanto para la banca privada como para la estatal y no tiene costo para el Estado, sino que es un negocio bancario. Los países y ciudades donde el turismo es una de las principales fuentes de ingresos, como el nuestro, citemos Miami, toda España, Italia, etc. tienen estas políticas de créditos, con apertura de cuenta corriente, etc. que permiten un mayor conocimiento del cliente y sus activos.

Visto 163 veces
Etiquetado como
Compartir
Top