Noticias

Punta de Este: Inmobiliarias piden que se rebaje 15% costo de alquileres para afrontar una temporada que se avizora compleja

El verano en Punta del Este se presenta incierto. Por eso, autoridades y operadores turísticos insisten en la difusión de una serie de incentivos para atraer a los turistas argentinos, que son quienes históricamente han sostenido la actividad turística, especialmente en Punta del Este, según un informe publicado por el diario El País.

El alza del dólar y el reciente cepo cambiario generaron que los números que se barajan para las próximas vacaciones tengan alrededor de un 30% menos de turistas argentinos en las playas de nuestro país.

“Es un año difícil por la devaluación argentina. Sin embargo, el gobierno divulgó una serie de beneficios fiscales para los consumos. Desde el lado privado hay rebajas de precios y ofertas. Por ejemplo, las inmobiliarias están incentivando a los propietarios para que bajen entre un 10% y 15% los alquileres con relación al año pasado”, sostuvo Juan Martínez Escrich, presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, en declaraciones recogidas por el periódico porteño Ámbito.

Algunos propietarios ya acataron la propuesta dado su interés por alquilar, mientras que otros esperarán un poco para realizar rebajas y retasaciones. En ambos casos, las elecciones presidenciales en ambos países abrían aplazado un poco la decisión de los viajeros.

“Aproximadamente un 60% de los propietarios aceptaron hacer las rebajas en los precios para poder alquilar sus casas”, explicó Javier Sena, presidente de la Cámara inmobiliaria de Punta del Este, según publica el citado medio. "Los alquileres de uno o dos dormitorios vienen lentos. En tanto, los más suntuosos o departamentos de primera línea se están alquilando”, agregó.

Mientras tanto, el gobierno recuerda a los argentinos la posibilidad e importancia de pagar los gastos con tarjeta de crédito, en especial porque el resumen llega en moneda local y no en dólares.

Sumado a eso, este año habrá una devolución del 10,5% en el precio de los alquileres para aquellos que hagan la operación a través de inmobiliarias y opten por pagar justamente con tarjeta.

Si bien Brasil, que está devaluando, será un fuerte competidor para Uruguay este verano, hay confianza en que los precios de la costa atlántica atraigan a los indecisos.

"Como Argentina también encareció mucho, en comparación con la costa atlántica el alojamiento en Uruguay está parecido", opinó Escrich. "Incluso en la comida; por ejemplo acá un menú turístico está en torno a los 9 dólares e incluye plato, postre y refresco", agregó.

Más allá del panorama económico, los amantes de las playas esteñas muy probablemente se las ingenien para llegar.

Es por eso que para 2020 se especula con que las estrellas de la temporada serán enero y febrero, mientras que el clásico de pasar las fiestas quedará para unos pocos.

“La mayoría de las consultas son para la primera y segunda quincena de enero”, sostuvo Sena.

“Uruguay está caro para los extranjeros", sentenció otra fuente del mercado inmobiliario, consultada por el diario argentino.

“Si bien hay muchas consultas, hay un porcentaje menor de alquileres concretados hasta ahora que lo que acostumbramos”.

Cómo es lógico, los precios son el caballito de batalla de todos los destinos. Y en Argentina tienen claro que el Uruguay de hoy no es para todos los bolsillos.

Los alquileres por parte de los argentinos terminarán de concretarse en las próximas semanas, probablemente tras la asunción del presidente electo Alberto Fernández.

Además se prevé, a partir de finales de diciemnre, una aerolínea low cost se suma al tramo para unir Punta del Este-Buenos Aires, por lo que habrá una mejor conexión entre ambas ciudades.

 

Especialistas argentinos opinan

Con una situación crítica en la vecina orilla, los inversores de ese país miran más hacia Uruguay para comprar inmuebles. Pero, ¿cuáles son las ventajas y desventajas de uno y otro mercado? El empresario argentino Luis Bameule, coordinador de la Mesa de Carnes —entidad que nuclea a frigoríficos, productores y exportadores del sector— y exvicepresidente de Marfrig, expresó que la decisión que están tomando algunos argentinos “no es si turismo (en Uruguay) sí o no, sino si se mudan o no”.

El portal InfoCasas, donde se pueden buscar propiedades para comprar o alquilar, también registró un aumento según pudo constatar El País en octubre.

El portal inmobiliario explicó que de las 100.000 consultas que reciben en promedio por mes un 3% es argentinos. Sin embargo, tras las elecciones primarias en Argentina, vieron un crecimiento aproximado de un 250% de preguntas de argentinos, lo que corresponde a un total de 10.500 consultas.

En la misma línea, la web www.gallito.com.uy vio un incremento de los usuarios argentinos que visitan la página en un 52% si se comparan los meses de julio (4.511) y agosto (6.863). A su vez, si solo se toman en cuenta los usuarios que entran a la sección de ventas del portal, el aumento de argentinos fue de 36% entre ambos meses.

Este medio de prensa también consultó a MercadoLibre Uruguay que informó que tras las elecciones primarias en Argentina desde el “lado de la demanda se observó un incremento pero no es significativo”.

En ese sentido, en Argentina analizan ventajas y desventajas del mercado inmobiliario en ese país y en Uruguay como para invertir.

No obstante, la principal fortaleza del mercado argentino es su gran masa crítica tanto desde el punto de vista de la oferta como por parte de la cantidad de potenciales compradores. Otra de las ventajas es, según los especialistas, la rotación.

“En momentos normales, cuando el mercado argentino se encuentra funcionando sin mayores inconvenientes, la venta de un inmueble residencial suele realizarse en un plazo que promedia los 90 días”, explicó Alejandra Covello, titular de la firma Covello Propiedades.

Sin embargo, el presente económico generó algunos cambios fundamentalmente en los valores de venta. De hecho, un informe de Zonaprop estableció que los precios cayeron en el 90% de los barrios porteños.

En números, revela una caída acumulada del 1,6% desde marzo último, situación que resulta atractiva para los inversores.

“En la Argentina, para adquirir un departamento de dos ambientes de 50 metros cuadrados se requiere un monto que oscila entre los US$ 60.000 y los US$ 200.000, dependiendo tanto de las ubicaciones como de las calidades constructivas”, sostuvo Covello.

En tanto, la estabilidad jurídica e institucional es uno de los grandes puntos a favor que tiene nuestro mercado. “La estabilidad de Uruguay encuentra su base en una democracia sólida con partidos políticos fuertes que rotan el poder pero que mantienen políticas de estado. Esto redunda en reglas claras y en seguridad jurídica, que es el fundamento incuestionable para que cualquier economía pueda albergar mercados estables y rentables”, comentó Gustavo Pereira, socio fundador de Amarras Inmobiliaria.

Otro dato no menor, es el crecimiento ininterrumpido que presenta la economía desde 2005 (si bien en el último año ha estado estancada) y la renta de los alquileres que se mantiene entre 3,8% y 5,5% anual.

Por otra parte, la capitalización de las unidades de pozo promedian el 10% y un 40% del total de las operaciones de inmuebles la realizan compradores extranjeros. “En resumen, invertir en Uruguay es seguro, fácil y rentable. Ofrece certidumbre y retorno en dólares”, dijo Pereira.

 

Factores

El mercado argentino no resulta muy atractivo para los extranjeros: las regulaciones y los impuestos suelen ser mucho más onerosos para ellos. Además, la crisis generó una caída en la rentabilidad de los alquileres: hoy ronda el 2,9%. Otro punto desfavorable es la falta de acceso a los créditos hipotecarios.

Entre los puntos en contra en Uruguay, se menciona que para comprar un inmueble de 50 metros cuadrados y de un dormitorio en el país vecino es preciso contar como mínimo con US$ 90.000. Aunque hay propiedades de esas dimensiones que trepan hasta los US$ 210.000.

Pero a la hora de analizar la oferta el 60% de las viviendas en venta promedian los US$ 120.000. Además, el tiempo de rotación promedio es más extenso que en Buenos Aires: en Montevideo, cuatro meses y en Punta del Este, ocho meses.

Visto 320 veces
Etiquetado como
Compartir
Top