Durante la XVII Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires, se presentó  MAPA, un colectivo de arquitectos con una pata en nuestro país y la otra en el Brasil que investiga distintos tipos de prefabricación en madera, metal y hormigón.

La idea de esta asociación es la de construir las casas en una fábrica, llevarlas hasta el lugar en el que se va a usar y montarlas en medio día. Esta suerte de casa instantánea, según ellos, viene a contradecir el sentimiento general de que las casas no se mueven, por algo le dicen inmuebles.

Frente a un auditorio colmado, antes que MAPA había estado Daniel Becker (autor de Centro Cultural Kirchner y de los parques del Paseo del Bajo, ambos en Buenos Aires), Elena Astrid Rojas (de la oficina danesa Vandkunsten Architects) y el colombiano Mauricio Cárdenas LaVerde que construye en bambú, entre otros.

El ambiente estaba bien cargado de arquitectura, pero los uruguayos  y brasileños sorprendieron con algunos de sus proyectos móviles, lo que podría ser un anticipo del futuro en la arquitectura. Por ejemplo, el compatriota Mauricio López presentó el trabajo de MAPA que hace tiempo que le están dando vueltas a las distintas formas de prefabricar casas mínimas, y no tan mínimas. Para lograrlo, crearon la fábrica Minimod que hace realidad sus sueños. En síntesis, este equipo binacional piensa que sus casas pueden ir a parar a los lugares más remotos.

Es por eso que la hacen con paneles prefabricados de madera, cortados con sistemas computarizados. Con este método, ya lograron tener una colección de Minimod para todos los gustos. Por ejemplo, el modelo Retreat, el más grande de la familia, viene en tamaños que van de los 55 a los 110 m2. Es una suerte de contenedor que se amplía para los costados.  El tipo Shelter está compuesto de módulos combinables que brindan infinitas posibilidades espaciales. Vienen de 20 a 55m2. Por su parte, el modelo Cabin, de 21m2, es más compacto por lo que puede cargarse en un camión. Lo mismo que el más chico de la colección: el Minimod Spot.

Se trata de un refugio ideal para una pareja o como sala de meditación, sauna, taller de arte, biblioteca personal o un estudio de grabación, según explicaron sus creadores.

 

Colectivo MAPA

MAPA nació de la fusión de dos equipos distintos, MAAM de Montevideo y StudioParalelo de Porto Alegre. Por esa razón, el estudio está integrado por Matías Carballal, Andrés Gobba, Mauricio López, egresados y hoy profesores de la Universidad de la República de Uruguay; y Luciano Andrades, Rochelle Castro egresados de la ULBRA y Silvio Machado egresado de la UniRitter de Porto Alegre.

Siendo tantos, y viviendo tan lejos unos de otros, aprendieron a moverse para trabajar juntos y ahí fue cuando empezaron a pensar que las casas también se muevan.

Por ejemplo, el refugio en Finca Aguy se construyó en una fábrica de Montevideo, tiene 115m2 y es el resultado de unir dos módulos de 12,5 metros de largo. Recorrió 200 kilómetros dentro de un camión hasta llegar a Pueblo Edén donde se instaló en lo alto de una colina, gobernando un impresionante paisaje ondulado de campos de olivos.

Los módulos que mostraron los MAPA en la Bienal son lindos, pero todavía quedan mejor en contraste con el paisaje que los envuelve. Los arquitectos afirman que cada paisaje es único y que, a través de operaciones sencillas y rápidas se puede incluir esos paisajes dentro de la casa.

Publicado en Noticias

La idea se enmarca en lo que BIG, el estudio dirigido por el danés Bjarke Ingels, llama "sostenibilidad hedonística" y que permitirá practicar el esquí todo el año sobre una superficie sintética, aparte de otros deportes como la escalada, y disfrutar de una vista privilegiada sobre la capital danesa.

La pista, situada en la isla de Amager (en la zona sur de Copenhague), tiene 85 metros de alto y 370 metros de largo. Remata una fachada construida con unas cajas de aluminio. En el ascenso a la cima, el puede ver el interior  de la central de residuos. La planta, propiedad del municipio de Copenhague y otros cuatro del área de la capital, es "la más efectiva desde el punto de vista energético de Dinamarca y es capaz de incinerar hasta 70 toneladas por hora, que se convierten en electricidad y calefacción para más de cien mil hogares", según la agencia EFE.

Las tres pistas de esquí que recorren su techo acaban de ser inauguradas, luego de varios retrasos en las obras. El programa se completa con áreas forestadas, un sendero para caminatas, paredes para escaladores y un mirador.

La idea nació hace más de una década, resultado de un concurso que ganó el danés Bjarke Ingels.

El gran acierto del proyecto fue transformar “una montaña de basura” en un espacio urbano público en la zona más densa de Copenhague, formando un paisaje artificial con vistas panorámicas. La idea de la pista de esquí nace de aprovechar una topografía que seduzca a los daneses, acostumbrados a un territorio de llanura.

A partir de los requerimientos técnicos para el tratamiento de la basura se definieron los espacios interiores. De allí resulta la estructura primaria del edificio, integrada con la maquinaria. Luego entra en juego el proyecto arquitectónico, cuyo fin es integrar y potenciar los aspectos económico, ambiental y social de la planta.

El edificio está envuelto por una fachada compuesta por ladrillos de aluminio apilados, con aberturas entre ellos para permitir el ingreso de luz natural a los ámbitos del procesamiento y las áreas administrativas. Estos grandes bloques también son maceteros, creando una fachada verde y convirtiendo al edificio en una especie de colina con la cima nevada.

La geometría de la cubierta soporta tres pistas de diferente pendiente, en total son 500 metros de recorrido. El acceso al sector superior se realiza a través de un ascensor adyacente a la chimenea. Su diseño panorámico permite a los visitantes echar un vistazo a los procesos que se realizan en el interior de la planta.

A pesar de que Amager Bakke es la planta más limpia del mundo, la empresa quería comunicar a los ciudadanos que no es perfecta, que el medio ambiente sigue siendo afectado por sus emisiones de CO2.

Los anillos de humo que emite la chimenea no son sólo una táctica de marketing sino una forma lúdica de expresar la contaminación, una forma de conceptualizarla para que sea entendida por el público: 5 anillos de humo = una tonelada de CO2.

Publicado en Noticias

El edificio, que estará ubicado en la intersección entre Bulevar Artigas y Luis Ponce, una zona estratégica de la ciudad, contará con 197 apartamentos y un restaurante en el piso 28.

Moderno y sofisticado son los conceptos que caracterizan a la propuesta de Joy Montevideo, un emprendimiento innovador impulsado por inversores uruguayos que contará con 28 pisos, cuatro niveles de estacionamiento y una dotación única de amenities, servicios de alta calidad y actividades de esparcimiento.

 

Diseñado por Gómez Platero Arquitectos, el edificio que estará ubicado en una zona estratégica de la ciudad, en la intersección de Bulevar Artigas y Luis Ponce, albergará 197 apartamentos, un moderno lobby con coffee lounge, un roof top y restaurante en el último piso, que estará al mejor nivel de las capitales de la región, y que aspira a convertirse en un punto de atracción único, donde visitantes nacionales y extranjeros podrán disfrutar de su alta gastronomía acompañados de una gran vista panorámica de la ciudad.

 

Durante el evento de lanzamiento, el ingeniero Marcos Taranto, director del proyecto, explicó que por sus características únicas la propuesta ha despertado el interés de  inversores argentinos, que ven al país como un destino que ofrece garantías por el contexto nacional de estabilidad económica.

 “Estuvimos en la Expo Real Estate en Buenos Aires, para presentar a Uruguay como destino de inversiones y si bien sabemos que los argentinos tienen al país presente para divertirse, para vacacionar y para invertir, hace unos años sentíamos que estaba menos presente y que habían elegido otras oportunidades en la región. A raíz del evento, podemos decir que Montevideo vuelve a ser un destino de inversión para los argentinos, quienes en las últimas semanas han triplicado sus consultas sobre los proyectos inmobiliarios”, remarcó Taranto.

 

En línea con los últimos requerimientos internacionales de arquitectura sustentable, el edificio de 30.000 metros estará equipado con una planta potabilizadora, paneles solares, sistema de recolección de agua, jardín ecológico y un diseño vidriado que permite aprovechar al máximo la luz natural. 

 

La protección y la seguridad es la base de la pirámide del bienestar de los habitantes de Joy. Cerramiento perimetral de alta seguridad, portería en acceso peatonal,  sistema inteligente de control de acceso, helpline para contactar a conserjería y personal capacitado para primeros auxilios, son algunos de servicios que brindarán las instalaciones. 

Uno de los mayores diferenciales de Joy Montevideo es la variada propuesta de servicios y actividades de integración y entretenimiento. Bajo el concepto de “disfruting”, se ofrecerán espacios de recreación, promoviendo hábitos de vida saludables, mediante la alimentación, la actividad deportiva y el descanso.  Clases de cocina gourmet, gimnasia, yoga y meditación y fotografía, cata de vinos y exposiciones de arte estarán reunidos en un solo lugar.

 

Piscinas interiores y exteriores, barbacoas gourmet, plaza privada de 400 m2, livings exteriores con fogones, Microcine 4K, Teens Room y el Kid Creativity Room, son algunos de los muchos espacios para compartir.

 

Con cuatro niveles de subsuelo y 300 plazas de capacidad, combinado con un confortable acceso vehicular que posee un servicio de valet parking y lavadero de autos, será el primer edificio en la ciudad con estas características.

 

Joy cuenta con una financiación de Banco Santander y BBVA, que podrán otorgar a los clientes préstamos hipotecarios a tasas preferenciales a 25 años.

 

Por más información, visite www.joymvd.com.uy

Publicado en Noticias

Cualquier película de ciencia ficción empieza a quedar chica comparada de las visiones futuristas que ya se están barajando en arquitectura. Lo que nació hace cinco años como una idea casi “progre” de darle refugio a los sin techo con “viviendas parasitarias” construidas en vacíos urbanos, ahora se convirtió en una megatendencia tecnológica que asusta. En un instituto catalán, un grupo de egresados del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC) diseñó una enorme jaula para micro viviendas móviles que se colgaría de cinco torres de Hong Kong y estaría comandada por brazos robóticos.

 

Flux Haus

A los inventores de este edificio que llaman “parasitario” no los ven tan mal. Kammil Carranza, Jitendra Farkade y Vinay Khare aseguran que su Flux Haus es una alternativa digna para vivir en micro departamentos porque le agregan la idea de que a medida que las necesidades de sus habitantes cambian, ellos también pueden cambiar de departamento o adaptarlo con ayuda de los mentados robots.

Cada vivienda se entregaba como si la escupiera una máquina expendedora de golosinas y un sistema de brazos robóticos la ubicaba en el lugar definitivo dentro de una enorme jaula vertical.

El rascacielos ofrecía la posibilidad de personalizar cada módulo que era construido por una impresora 3D en el último piso. Los alumnos del instituto imaginaron que su gran jaula podría estar agarrada a las torres de un complejo de viviendas real, el que hoy se levanta en el distrito de Sham Shui Po, Hong Kong.

Los departamentos de la Flux Haus medirían un poco más de seis metros cuadrados y sus habitantes llegarían usando los ascensores de los edificios existentes y se moverían en horizontal mediante transportes especiales.

Según sus autores, estas cápsulas se construirían con tecnología de “robótica enjambre” que es, básicamente, un montón de robots que copian el comportamiento colectivo de los insectos. Los “robots de enjambre” trabajarían coordinadamente para construir las viviendas y sus muebles en término de minutos.

El tema era solucionar las carencias habitacionales con micro-apartamentos colgados de los edificios, e inclusive, “alimentarse” de ellos. Es más, no hace mucho, el grupo de arquitectos Framlab empezó a llamar a las medianeras “lotes verticales”, y diseñó una especie de estructura que servía para sostener módulos en forma de panal de abejas gigante en el que podía vivir gente.

Parece que todas estas ideas humanitarias pueden convertirse en un proyecto deshumanizado apenas cambian de escala y aparecen los robots y la inteligencia artificial. Sin ir más lejos, no hace mucho, el estudio canadiense Quadrangle propuso poblar de viviendas parasitarias la enorme Torre CN de Toronto.

Los arquitectos propusieron adherir módulos de madera a lo largo los 553 metros que tiene esta estructura, una de las más altas del mundo. Claro que lo que vio Quadrangle no fue caridad, más bien, la oportunidad de ofrecer una excelente ubicación con vistas incomparables en un hito turístico internacional.

Publicado en Noticias

Según la lista confeccionada por la revista especializada Arquitectura y Diseño, éstos son los quince edificios que, si tuviéramos la oportunidad, deberíamos visitar para ver cómo la arquitectura y el arte se conjugan, dejando en claro el talento de algunos de los arquitectos seleccionados.

 

Ópera de Sidney. El símbolo de una ciudad y la obra cumbre de un arquitecto pueden también convertirse en su ruina. Sucedió con la ópera de Jørn Utzon (1973) frente a la Bahía de Sidney. Convertida hoy en la Torre Eiffel australiana, tras una lucha titánica de las cambiantes administraciones locales y el arquitecto danés, este murió sin volver a visitarla.

 

Biblioteca pública de Seattle. Rem Koolhaas trata de reinventar cada tipología que trabaja. Esta biblioteca (2004) funciona como un parking: uno desciende o asciende una rampa escalonada buscando libros. Pero, luminoso y abierto, su salón de lectura es plural y complejo como una ciudad.

 

Biblioteca España, Medellín (Colombia). Las tres rocas de la biblioteca de Giancarlo Mazzanti (2007) renovaron este barrio de autoconstrucción. Le dieron espacio público para sus habitantes, un modelo de ciudad y un mirador con fama mundial. La vida callejera y el metro-cable han transformado la colonia.

 

Taliesin West, Scottsdale (Arizona). Habiendo seducido a la gran metrópolis, Frank Lloyd Wright se enamoró del desierto. Su casa-escuela Taliesin West (1937) es una lección de superación, ingenio y trabajo en equipo que demuestra que la obsesión puede vencer a los pocos medios para que la arquitectura supere cualquier dificultad. Mejor que ningún otro edificio, retrata al propio Wright.

 

Millenium Park, Chicago. Un gran aparcamiento transformado en un festival de las artes. El auditorio abierto de Frank Gehry convive con los labios que derraman agua de Jaume Plensa para refrescar a los niños. La mágica Cloud de Anish Kapoor refleja la ciudad y engulle al visitante. Al nuevo Art Institute de Renzo Piano se llega por una rampa.

 

Pabellón Mies van der Rohe, Barcelona. Que la abstracción puede ser concreta, la frialdad seductora, lo sencillo complejo y lo pequeño grande lo demuestra la disposición de los grandes planos de vidrio, agua y minerales de esta pequeña joya levantada en Barcelona para representar a Alemania en la Exposición de 1929.

 

Unité d’Habitation, Marsella. Este edificio de apartamentos (1952), con una planta de tiendas y levantado del suelo para dejar espacio a un jardín demuestra que el Le Corbusier más expresivo ya se escondía en esta azotea ideada para la convivencia de los vecinos.

 

Museo Guggenheim, Bilbao. Fue la gran oportunidad de Frank Gehry para lograr lo que siempre quiso hacer. Tras 1997, todos sus edificios parecen hijos de este museo. Las formas y los materiales pertenecen a una construcción que alteró su tipología, la trayectoria del arquitecto y el destino de la ciudad.

 

Centro Pompidou, París. Cómo una broma en un concurso puede convertirse en una visión del futuro. En 1968 Richard Rogers y Renzo Piano eran dos hippies que querían ser modernos. Recurrieron a la estética tubular del arte pop y aterrizaron un extraterrestre en el corazón de París, una máquina cultural que todavía sorprende.

 

SESC Pompeia, San Pablo.  La densidad en el lugar del juego, la osadía para pensar diferente y el respeto por la cultura autóctona se dan cita en la gran obra de Lina Bo Bardi (1986). Como la mejor arquitectura, este edificio de ventanas como agujeros imperfectos y rampas entre pistas deportivas escapa a su retrato.

 

Joyerias Schullin, Viena.  Que Dios está en los detalles lo anunció Flaubert y lo recordó Mies van der Rohe, pero hasta los postmodernos como Hans Hollein lo aprendieron. Dos décadas de joyerías en el centro de Viena –haciendo de cada una de ellas una propia joya– y el hecho de que pervivan hablan de cultura con ambición mayúscula.

 

Tate Modern, Londres. Un gran vacío como espacio para el arte contemporáneo, pero también para el visitante del siglo XXI. Herzog & De Meuron cambiaron con este edificio (2000) la idea de la restauración de los edificios industriales, la orilla sur de Londres, el futuro de los museos y el de su propia ambición como arquitectos.

 

Torre Chrysler, Nueva York. Este edificio déco de William Van Alen (1928) es el rascacielos en su mejor versión. Nadie ha cambiado su nombre, aunque hace años que dejó de pertenecer a quien lo encargó. Nueva York no sería lo mismo sin su silueta coronada por llantas de coche. Representó a una empresa, pero contribuyó a crear una ciudad.

 

Cementerio de Estocolmo. El cementerio que Erik Gunnar Asplund y Sigurd Lewerentz sembraron a las afueras de Estocolmo en 1915 no escapa hacia la vida eterna, mantiene vivo el lugar de los muertos.

 

Madrid Río. Burgos & Garrido Arquitectos, Porras & La Casta y Rubio & Alvarez Sala permitieron que los madrileños paseen a la sombra de los pinos donde antes había una autovía.

Publicado en Noticias
Página 1 de 14
Top