Una consecuencia notable en la creciente crisis pandémica del Covid-19 es la interrupción progresiva de las obras y construcciones en todo el mundo, a medida que los procedimientos de cierre se vuelven más estrictos.

Si bien el brote parece haber alcanzado el pico en Asia (con China actualmente tratando de revivir su enorme economía), el resto del mundo todavía está luchando por contener el virus. A medida que muchos países y ciudades globales cierran, los proyectos y obras de construcción se han suspendido y la economía local se ha visto cada vez más afectada. Dada la contribución de la industria de la construcción al empleo y su importancia para la vitalidad de las ciudades, esta situación es una crisis sin precedentes.

Segun Arcadis España Design & Consultancy S.L., la mayoría de los países occidentales no estaban preparados para este brote. Muchos intentaron inicialmente equilibrar la continuidad del negocio mientras implementaban medidas de salud pública, temiendo la parálisis de un país y sus impactos económicos asociados. Este fue el caso en España, Francia y el Reino Unido, que no cerraron hasta finales del mes de marzo, y que hasta entonces tuvieron un enfoque poco claro en la gestión de las obras de construcción y muchas de ellas continuaron, como de costumbre, a pesar del riesgo para la salud de sus trabajadores.

Sin pautas claras, los contratistas estaban sumidos en la incertidumbre: ¿cómo mantener a los empleados seguros, lidiar con los retrasos o la escasez en la cadena de suministros? ¿Deberían cerrarse las obras y declararse una situación de fuerza mayor? ¿Cuáles serían los impactos contractuales?

 

Necesidad de clarificar la situación por parte de las autoridades públicas

Los proyectos y contratos se verán afectados por los problemas generados a raíz del Covid-19, ya que puede haber una disponibilidad limitada de materiales, una productividad reducida, necesidad de aumentar las medidas de salud y seguridad y posibles cierres de obras. La evidencia reciente de Italia, España y Francia, y ahora los Estados Unidos, demuestra que las órdenes contradictorias de los gobiernos y las medidas tardías o a medias han empeorado la situación. Una similitud creciente entre países requiere la necesidad de aclarar las políticas públicas a través de las siguientes acciones:

. Tomar decisiones audaces para designar qué tipo de construcción se considera un negocio esencial o de interés para la salud pública.

. Proporcionar una lista de recomendaciones para mantener la seguridad y salud de los trabajadores y organizar la continuidad de la obra: medir la temperatura de todos los trabajadores, limitar el número de reuniones no necesarias en la obra, distanciamiento social limitando el número máximo de trabajadores en un perímetro dado y organizar regularmente rotaciones.

. Aclarar las implicaciones legales con el fin de ayudar a las partes la responsabilidad potencial por demoras, proteger intereses y cómo notificar a la compañía de seguros. Asegurarse de que haya una comprensión clara sobre dónde repercutirán las pérdidas por el retraso y las interrupciones estipuladas ayudará a abordar los problemas de una manera más colaborativa con los clientes, evitar la mentalidad de reclamaciones directas.

. Reunir a todos las partes implicadas para llegar a un acuerdo sobre la aplicación efectiva de las políticas impuestas por las administraciones públicas. Estas partes interesadas incluyen: arquitectos, consultores e ingenieros y a cualquier persona que tenga responsabilidad en las obras.

Francia, Canadá y Alemania ya han comenzado a implementar este enfoque, así como el Reino Unido, que después de su período inicial aparentemente de laissez-faire ahora parece estar en la misma línea. Algunas inquietudes e impactos que pueden tener los clientes afectados por esta crisis incluyen la interpretación de las cláusulas contractuales, el potencial de reclamaciones, el riesgo de impacto en la cadena de suministro, disputas y planificación de la recuperación.

 

Lecciones de China: cómo reiniciar el motor

Cifras recientes, publicadas por el gobierno chino, muestran que en las ciudades costeras chinas hay un claro repunte en términos de suministros de hormigón y materiales así como de recursos laborales, en comparación con mediados de febrero que fue el pico del brote. Dicho esto, la situación todavía está siendo manejada con mucho cuidado por China que aparentemente ha estado dispuesta a sacrificar su economía para evitar un resurgimiento de la infección. En la provincia de Hubei, donde no se han registrado casos nuevos en los últimos días, el reinicio de la economía todavía es lento y está bajo control.

La reapertura de obras después del brote debe hacerse con mucho cuidado. Además, sería prudente continuar con las recomendaciones de Salud y Seguridad después de que se levanten los bloqueos, por ejemplo, con la medición de la temperatura de los trabajadores y la gestión de la proximidad de los trabajadores. De hecho, deberían mantenerse en el futuro ante un previsible posible resurgimiento de epidemias.

 

Adelantarse a la curva

Cuando finalmente se levanten los bloqueos, nuestra recomendación es que los organismos públicos realicen un mapeo de todos los proyectos de infraestructura e instalaciones públicas y una reevaluación de los permisos de construcción pendientes. El objetivo aquí es evaluar las posibilidades a corto plazo para convertirlas, a costes razonables, en obras y activos de construcción más resistentes. Es probable que el resurgimiento sea lento y ésta es una excelente oportunidad para dar un paso atrás y prepararse en consecuencia para el futuro.

Hay mucho en juego para todos. Dada la escala de inversión necesaria para reiniciar la economía, los gobiernos deben pensar ahora en diseñar infraestructuras resistentes y activos reversibles (como hoteles transformados en hospitales), acelerar la construcción fuera de la obra y modular, así como invertir a largo plazo en el sector empresarial. Esto contribuirá a no gastar la deuda pública en el mantenimiento de un sector de construcción tradicional no resistente.

Esta es una prueba de fuego para los gobiernos que están bajo presión para subsidiar el impacto económico y social a corto plazo de los bloqueos. Y esta es una oportunidad de por vida para asegurar nuestra prosperidad futura en lo que probablemente será un mundo transformado.

Publicado en Noticias

El arquitecto Mark Fenwick señaló las modificaciones que se deben realizar a este tipo de espacios para que sean más seguros para los visitantes.

Durante la contingencia sanitaria originada de la pandemia de coronavirus COVID-19, se iniciaron y continuaron las construcciones de grandes estadios, como el Santiago Bernabéu del Real Madrid en España y el Guangzhou Evergrande en China. Sin embargo, el arquitecto Mark Fenwick considera que este tipo de recintos deberían ser diseñados de forma diferente después de lo que se ha vivido en los últimos meses en todo el mundo.

A través de su firma Fenwick Iribarren Architects ha diseñado 23 inmuebles deportivos por lo que ahora ha realizado sugerencias sobre la manera en la que se deben modificar los espacios ya existentes y los que están por ser construidos.

En entrevista con EFE dijo que el aforo de estos lugares debe reducirse, “cuando terminemos esta etapa de confinamiento y podamos volver a los estadios, algo va a cambiar. Eso pasa porque debemos tener un cierto confort, seguridad de salud cuando estamos en una zona con muchas personas”, y agregó que la disminución debería ser de entre 10 y 15%.

También considera que se deben hacer otros cambios en, por ejemplo, la manera en la que se consume dentro de los espacios, para que los visitantes no tengan que estar reunidos con demasiadas personas en filas, o tener mucho contacto con los vendedores al momento de pagar.

Una opción es usar la tecnología: buscar un sistema en el teléfono celular que permita pedir comida y que la lleven al asiento o que avisen cuando esté listo lo que se solicitó para ir a recogerlo.

Igualmente, es importante implementar otros dispositivos que ayuden a medir la temperatura de los aficionados antes de entrar al recinto, así como reconocimiento facial de las personas para tener una base de datos de enfermas y curadas.

También considera que deben considerarse las nuevas maneras en las que se mueven las personas. Con la contingencia provocada por el coronavirus se determinó que el transporte público es de gran riesgo por las aglomeraciones que se pueden llegar a dar.

Sin embargo, en la actualidad muchos de los estadios se construyen a las afueras de las ciudades, por lo que no es posible acceder a ellos caminando. “Estamos viendo, tanto en estadios como en el resto del ocio, que habrá más transporte individual, incluso bicicletas. Las llegadas al estadio tendrán que acondicionar estos nuevos modos de viajar a las personas”, dijo Fenwick.

Finalmente considera que estos lugares deben ser mucho más flexibles y que aporten opciones a otros deportes. Además de tener la flexibilidad de adaptarse en tiempos de crisis y de aportar a la sociedad. En la pandemia algunos estadios se han convertido en hospitales temporales para atender a personas contagiadas de COVID-19.

Publicado en Noticias

La promotora inmobiliaria Caledonian y el afamado arquitecto brasileño Marcio Kogan, al frente del estudio MK27. Caledonian Javier Ferrero, en el barrio de Prosperidad, en plena Ciudad Jardín, es el quinto proyecto firmado por ambos en la capital española, con la particularidad de que será la primera promoción residencial en Madrid que ostentará el prestigioso certificado Leed Platinum, la máxima calificación de arquitectura sostenible que otorga el Consejo de Edificación Verde de los Estados Unidos (USGBC), que cuenta con capítulo español.

Segun la revista arquitectura y diseño de España, el proyecto incluirá servicios de alta gama y múltiples áreas verdes, más de 2.500 metros cuadrados de zonas ajardinadas, mejorando la calidad de vida local y aportando un gran beneficio a la biodiversidad del área.

El USGBC se ha fijado en cuatro factores globales para dar esta certificación, reservada hasta ahora casi exclusivamente para edificios de oficinas: el diseño interior y exterior de los tres edificios que componen la promoción, la construcción sostenible de los mismos, el desarrollo medioambiental del barrio y las calles en los que van a estar ubicados y, por último, el ahorro energético posterior.

En este sentido, el complejo diseñado por el estudio MK27 en colaboración con Caledonian, que desarrolla su propia ingeniería, ha cumplido con los cuatro factores, ganándose el grado Platinum por implementar estrategias y soluciones prácticas y medibles orientadas a lograr un alto rendimiento en el desarrollo sostenible del lugar, ahorro de agua, eficiencia energética, selección de materiales y calidad ambiental interior.

Según la simulación detallada imprescindible para la certificación ASHRAE (Sociedad Estadounidense de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado, que también cuenta con capítulo en España), previa a la concesión del Leed Platinum, los edificios ahorran un 27% de agua y un 73% de energía respecto a un edificio ordinario. Cuando comience el suministro de aguas grises por parte de Canal de Isabell II, el ahorro de agua será hasta del 39%.

Para la construcción de esta promoción, Caledonian ha contado con el apoyo de Autonomy Real Estate, una compañía de inversión inmersiva que busca y apoya la transformación de zonas residenciales, enriqueciendo los entornos y comunidades locales a través de colaboraciones como esta.

De hecho, en esta obra que se estima que esté acabada a finales de 2021, Caledonian está transformando más de 10.000 metros cuadrados de zonas industriales en residenciales, renovando, además, toda la calle Javier Ferrero mediante la repavimentación, arbolado y alumbrado de la calle, con una inversión de más de medio millón de euros.

Publicado en Noticias
Jueves, 16 Abril 2020 19:37

Las ciudades más caras para construir

Las ciudades más caras y baratas del mundo para construir se han revelado en el Índice anual de costos de construcción (ICC) de Arcadis.

El informe reveló que las tres ciudades más caras para construir son: Londres, Nueva York y Hong Kong, mientras que las ciudades más baratas para construir en todo el mundo están en India: Bangalore, Nueva Delhi y Mumbai.

Según el informe, aunque múltiples factores influyen en la posición de una ciudad en el índice, el factor principal es el nivel de especificación y calidad, que puede variar con el tiempo. El informe dice que “los costos de los hoteles de alta gama y los edificios residenciales han aumentado significativamente en ciudades como Londres, lo que refleja un mercado global para desarrollos de lujo que solo afecta a un pequeño subconjunto de ciudades. Mirando hacia el futuro, es probable que las mejoras en las especificaciones para ofrecer desarrollos con bajas emisiones de carbono aumenten aún más los diferenciales. Esperamos ver este efecto emergiendo primero en Europa, con la adopción universal del requisito para la entrega de edificios de energía casi nula (nZEB) en el sector público y privado a partir de 2020”.

Arcadis dijo que el informe se terminó justo cuando la escala de la pandemia de COVID-19 se estaba aclarando.

“Así como COVID-19 está conduciendo a una búsqueda de nuevas formas de resiliencia para la salud pública y los servicios esenciales, con el tiempo, también tendremos que hacer lo mismo dentro de la industria de la construcción”, dijo Andrew Beard, jefe global de costos y administración comercial de Arcadis.

Además de COVID-19, el informe también destacó la necesidad de que la industria de la construcción reduzca la cantidad de emisiones de efecto invernadero que produce. Los procesos de construcción por sí solos son responsables de casi el 12% de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía, y los edificios de calefacción y refrigeración son una de las principales causas del calentamiento global.

 

Las diez ciudades más caras para construir son:

  1. Londres, 2. Ciudad de Nueva York, 3. Hong Kong, 4. Ginebra, 5. San Francisco, 6. Copenhague, 7. Tokio, 8. Zurich, 9. Dublín, 10. Edimburgo.

Las diez ciudades menos costosas para construir son:

  1. Bangalore, 99. Nueva Delhi, 98. Mumbai, 97. Kuala Lumpur, 96. Shenzhen, 95. Wuhan, 94. Guangzhou, 93. Chengdu, 92. Bangkok, 91. Hangzhou.
Publicado en Noticias
Viernes, 27 Marzo 2020 17:03

Construcción 4.0, la nueva tendencia

Las tendencias en el mundo de la construcción van desde la reducción de emisiones a la domótica o la utilización de drones, pasando por dar un mayor uso a los espacios exteriores o los espacios antes casi olvidados como los baños.

El desarrollo residencial de los próximos años apuesta por la denominada “Construcción 4.0”, caracterizada por la automatización de procesos, el análisis de Big Data y las tecnologías disponibles en Internet. Este concepto busca, a través de la aplicación de nuevos métodos y tecnologías, transformar los procesos constructivos de las viviendas para hacerlos más seguros, eficaces, eficientes y productivos. Con estas premisas, las tendencias en el mundo de la construcción van desde la reducción de emisiones a la domótica, pasando por dar un mayor uso a estancias antes casi olvidadas como los cuartos de baño.

 

Reducción de emisiones. La sociedad está cada vez más concienciada con el respeto al medio ambiente. Las constructoras buscan soluciones para reducir las emisiones de los edificios en un 40% e intentan que el uso de las energías renovables llegue al 27%. Un ejemplo de esta tendencia es el concepto ‘casa pasiva’, donde el diseño arquitectónico de la vivienda está pensado para ahorrar energía y mejorar la salud de sus habitantes. Estos sistemas se ajustan a la nueva legislación y, aplicados en obra nueva (Passivhaus) y rehabilitación (Enerphit), consiguen una demanda calorífica anual máxima de 15 kilovatios/hora por metro cuadrado, reducen a una décima parte del gasto en calefacción, posibilitan que cada habitante caliente 10 metros cuadrado por sí mismo, mantienen una temperatura acogedora todo el año, presentan aire fresco integrado y brindan una atmósfera interior saludable.

 

Materiales ecológicos. Los materiales ecológicos se fabrican y distribuyen con un bajo impacto medioambiental, son duraderos, reutilizables y menos nocivos para la salud, y su origen natural impiden que se alteran con el frío, el calor o la humedad. La tendencia está en el uso creciente de materiales naturales, como el hierro, la madera, las fibras naturales, el vidrio, el terrazo y el mármol, así como las de pinturas con componentes naturales, anticontaminantes y sin aditivos químicos. En la misma línea, la apuesta está en utilizar materiales reciclados y reciclables, así como los que no generan ningún residuo una vez que han terminado su vida útil.

 

Renovables. El ahorro energético se logra mediante el aislamiento y la refrigeración de la vivienda, con ventanas de puente térmico, y una mejor elección de materiales para hacer las casas más frescas o más calientes en los sitios donde las temperaturas son bajas. También, cada vez hay construcciones que utilizan energías renovables como paneles solares, fotovoltaicos o el biogás.

 

Aplicaciones en la construcción. En el proceso constructivo algunas aplicaciones sirven para ahorrar en consumo de papel y reducir el impacto en el medio ambiente, y permiten el seguimiento en cada parte de los procesos de la construcción con lo que se optimiza la sinergia entre distintos equipos de trabajo, incluso entre operarios de la obra y arquitectos. En el interior de las viviendas, las cámaras de seguridad son casi del pasado, ahora las casas se pueden controlar desde un teléfono móvil. Algunas aplicaciones permiten controlar desde la seguridad, hasta un detalle tan simple como encender una luz.

 

Detectar errores. La realidad virtual se ha empezado a aplicar en la construcción. Entre otros usos sirve para examinar los avances de una obra sin necesidad de desplazarse físicamente. También se utiliza para recrear construcciones y así visualizarlas como si ya estuvieran terminadas con lo que se pueden detectar posibles errores o defectos antes de iniciar las obras o durante el transcurso de la construcción. Por otro lado, el uso de drones permite inspeccionar áreas de difícil acceso o demasiado extensas, con lo que se optimiza el tiempo y el personal requerido para estas tareas. Además, los drones pueden aportar y guardar datos muy útiles para la construcción.

 

Disfrutar al aire libre. Las nuevas construcciones intentan que se pueda disfrutar más del exterior. La idea es incorporar elementos del exterior en el interior, con grandes ventanas para crear estancias muy luminosas de tal manera que cuando no sea posible contar con un gran terraza, al menos tener un espacio interior que se asemeje a esta. Otra opción es el acondicionamiento de terrazas y balcones para usarlos todo el año. Para ello se utilizan cerramientos, que permiten tener una zona exterior lista para usar todo el año, pese a las inclemencias del tiempo.

 

Zona para relajarse. El estrés y la consiguiente necesidad de relajarse hace que la tendencia actual sea incorporar en el baño una zona de relax a modo spa. Con los nuevos materiales de construcción, el diseño y la decoración, se puede transformar un baño en una zona relajante.

Publicado en Noticias
Página 1 de 24
Top