El ministro de Transporte y Obras Públicas, Luis Alberto Heber, lanzó algunos de los lineamientos que tendrá su cartera y afirmó que  uno de los objetivos de su administración será la defensa de los dineros públicos con obras sin retrasos. En este contexto, la gestión de Luis Alberto Heber al frente del Ministerio de Transporte y Obras Públicas comenzará con una auditoría sobre el estado de las rutas nacionales y la confección de un plan estratégico. Aseguró que la administración rendirá cuentas de forma transparente. “Nosotros no vamos a admitir ninguna actitud que pueda llevar al desvío de una conducta que manche al gobierno”, aseveró el ministro al momento de su asunción.

“Nosotros no estamos contra el Estado, estamos a favor de un Estado eficiente que cumpla con su labor”, definió Heber. Aseguró su respaldo a todos los funcionarios comprometidos con su tarea. “Este ministerio, de 2.800 funcionarios, deberá ponerlos al servicio de la causa nacional, sin tener la necesidad de tomar más gente, que el país no precisa y no puede darse el lujo. Vamos a trabajar con lo que tenemos, creemos que es material humano muy importante para consagrar a este ministerio como el mejor”, complementó.

Por otra parte, subrayó la importancia del sector privado para la infraestructura nacional: “No estoy en contra del privado, estoy a favor, nos tienen que dar una mano, tienen que arriesgar, porque también arriesga el país y su pueblo cuando nos embarcamos en áreas de infraestructura. El sector privado es bienvenido. No importa quién haga las rutas, importa que se hagan las rutas”.

La honestidad y la transparencia guiarán la gestión de las autoridades en el ministerio, sobre todo en un área con casos de corrupción destacados en América Latina, precisó Heber en su oratoria. “Nosotros no vamos a admitir ninguna actitud que pueda llevar al desvío de una conducta que manche al Gobierno”, manifestó.

 

Plan estratégico

El organismo confeccionará un plan estratégico a partir de una auditoria externa para saber cuál es el estado verdadero de las rutas. “El ministro saliente ha dicho que el 67% de las rutas del Uruguay están en buen estado o en muy buen estado. Yo festejaría mucho si eso es así, pero, más que salir de un anuncio o un titular, me gustaría que existiera un trabajo serio de una empresa ajena al ministerio que me diga cuál es el estado actual de las rutas”, enfatizó.

Agregó que “hay paño para ahorrar en funcionamiento, y espero que no sea en obras del Ministerio de Transporte y Obras Públicas. Gran parte de los recursos disponibles (en la cartera) son para mantenimiento y no para obras nuevas”, sostuvo Heber, en rueda de prensa, en la Torre de las Telecomunicaciones.

El jerarca fue responsable de la apertura del II Seminario Comercio Internacional, Inversión y Arbitraje, organizado por la Cátedra de Régimen Jurídico del Comercio Exterior de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República (Udelar) y la Asociación Civil Pro Arbitraje y Mediación (Red Arb Med).

“Si no tenemos los recursos suficientes para hacer obras en forma directa, debemos buscar fórmulas de asociación con capital privado que sustituyan el capital que nosotros, como Estado, no tenemos. El único recurso que tenemos como Estado es subirle los impuestos a la gente, y eso no lo queremos ni lo vamos a hacer. Estamos haciendo un esfuerzo para equilibrar las cuentas (públicas)”, enfatizó.

En ese sentido, Heber recordó que fue informado, y así se lo transmitió al presidente Lacalle Pou, que en vialidad en 2019 se gastaron 57 millones de dólares correspondientes al 2020. Es decir, que “ya venimos con afectación (de recursos)”, sostuvo.

 

Estudio técnico

Por su parte, el subsecretario de Transporte y Obras Públicas, Juan José Olaizola, anunció que CAF-Banco de Desarrollo de América Latina financiará con fondos no reembolsables un estudio técnico de viabilidad de navegación del río Uruguay aguas arriba de Salto Grande. El jerarca recorrió el complejo hidroeléctrico binacional y el puerto salteño y se entrevistó con actores locales.

“La hidrovía del río Uruguay es un tema de atención del Ministerio de Transporte en el que estamos trabajando”, para que permita el transporte regional de mercaderías sin obstáculos, definió Olaizola en la ciudad de Salto.

En ese contexto, el jerarca anunció que la cartera, con fondos no reembolsables de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina (conocida anteriormente como Corporación Andina de Fomento), realizará estudios técnicos para conocer si es viable la navegabilidad del río Uruguay al norte del complejo hidroeléctrico de Salto Grande.

Olaizola se reunió con la delegación uruguaya de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, encabezada por Gabriel Rodríguez. En esa instancia, accedió a un informe técnico de 2019 del organismo binacional y, posteriormente, recorrió la represa y la esclusa de navegación del complejo.

A continuación, el subsecretario mantuvo un encuentro en el puerto de esa ciudad con actores públicos y privados del departamento. En la oportunidad, recibió dos proyectos elaborados por consultores privados que exploran las posibilidades de sortear la represa de Salto Grande para la navegabilidad del curso hídrico al norte de Salto.

“Si hablamos de la hidrovía Paraná-Paraguay, no debemos olvidarnos del río Uruguay. Es necesario realizar un esfuerzo para proveer de un sistema de esclusas o baipases al complejo hidroeléctrico de Salto Grande. Es interés (del gobierno) que exista inversión en ese proyecto”, sostuvo en el I Foro de Integración y Desarrollo organizado por el Fondo Financiero para el Desarrollo de los Países de la Cuenca del Plata y la revista Latin Finance en Montevideo.

Publicado en Noticias

En el marco de visita técnica del ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, por obras en el puerto de Montevideo, recorrió la construcción del Viaducto que el consorcio Saceem – Grinor realiza para la Administración Nacional de Puertos (ANP). A poco más de un mes de cumplirse el primer año de la firma del proyecto, la obra del Viaducto, que busca aumentar la capacidad de circulación de la rambla portuaria, avanza a buen ritmo. Así lo pudo constatar el ministro Rossi durante la recorrida junto con autoridades portuarias y de las empresas constructoras.

El consorcio Saceem-Grinor construirá un viaducto de 1.800 metros con dos rampas de acceso principales y un puente arco de 160 metros de largo, además de una serie de obras anexas cuyo objetivo es mejorar la circulación en la zona.

Actualmente, Saceem está trabajando con la ejecución del pilotaje, se hormigonaron los primeros cabezales y se está próximo a la ejecución de la primera pila. También comenzó con el hormigonado de las vigas que formarán el tablero del Viaducto. En paralelo, se continúa con la construcción de los nuevos drenajes pluviales a lo largo del recorrido del Viaducto.

También se iniciaron los trabajos para el suministro de la estructura metálica del puente en arco.

Desde el 3 de febrero, con la implementación del nuevo desvío en la rambla portuaria, se avanza en la tarea de relleno de la bahía en la zona norte entre Tajes y San Fructuoso, habiendo terminado la primera etapa; obra a cargo de Grinor.

 

Beneficios del proyecto

Se disminuirán los tiempos de circulación en la zona ya que se construirán tres carriles en cada sentido (actualmente hay dos en cada sentido).

 Mejorará la circulación en la zona de la rambla portuaria porque desviará el ingreso de los camiones al puerto, que se realizará por el nuevo Acceso Norte, y separará el cruce vehicular a nivel de la rambla portuaria con la vía del Ferrocarril Central.

 Se realizará la ampliación del área portuaria y la creación de nuevas vías de circulación internas que permitirán reordenar el tránsito del recinto portuario.

 Asimismo, el proyecto incluye la iluminación general de toda la obra. La firma del contrato entre las autoridades de Saceem - Grinor y la ANP se realizó el viernes 29 de marzo de 2019. La obra tiene un plazo total de 27 meses, que comenzó en abril de 2019, y cuya finalización está prevista durante el segundo semestre del año 2021.

Publicado en Noticias

Colonia cuenta con un nuevo puente sobre el arroyo Riachuelo, en ruta 1, que evitará la detención de los vehículos para dar paso a los que se desplazan en sentido inverso. “La ruta 1 se ha ido convirtiendo en una vía de mejor calidad, porque se han hecho obras que la han mejorado, al punto tal que ya no tiene puentes angostos”, señaló el ministro Víctor Rossi. El costo total de la obra fue de 2,7 millones de dólares.

En la presentación del nuevo puente participaron, además de Rossi y otras autoridades de la cartera de Transporte y Obras Públicas, el subsecretario de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri, el secretario general de la Intendencia de Colonia, Napoleón Gardiol, y alcaldes de los municipios de ese departamento.

Rossi expresó satisfacción por la obra realizada, en la cual se invirtieron 2,7 millones de dólares. “La ruta 1 se ha ido convirtiendo en una vía de mejor calidad, porque se han hecho obras que la han mejorado, al punto tal que ya no tiene puentes angostos”, señaló el ministro. A su entender, los trabajos lograron mejorar la seguridad en la circulación, ya que el tramo que va desde Tarariras hasta Colonia era un sector crítico, con un puente angosto y peligroso, especialmente durante la noche. “Hoy tenemos un puente con todas las seguridades”, dijo Rossi.

La nueva estructura tiene 10 metros de ancho, 120 de largo y 10 de altura y se erige paralela a la anterior, que se demolerá para evitar impactos ambientales, según estudios hidráulicos. “Se genera un obstáculo porque cuando nos sorprende un chaparrón con mucho volumen de agua puede generar consecuencias indeseadas”, señaló Rossi. Reconoció que, si bien el nuevo puente eleva el estándar de la ruta 1, aún quedan pendientes algunos desafíos sobre esta vía que conecta el oeste del país con la capital.

 

Modalidad PPP

Actualmente, se ejecutan, por modalidad de participación público-privada (PPP), otros proyectos en Colonia, como la recuperación de las rutas 12, 54, 55 y 57. Esta también prevé la construcción de un baipás a la ciudad de Carmelo y un nuevo puente sobre el arroyo de las Vacas. Rossi informó que ya están expropiados los terrenos en los que se construirá el terraplén de 9 metros.

Otra de las obras que se desarrollan en el departamento es la pavimentación del acceso al puerto de Nueva Palmira, ejecutado en el marco de otro proyecto de PPP, que también incluyó los trabajos de rehabilitación de las rutas 21 y 24, ya finalizadas.

“Hemos avanzado mucho en materia de infraestructura. El 70% de las rutas está en estado bueno o muy bueno. Lo sustancial lo hemos resuelto en este período”, reflexionó el ministro de Transporte.  Esta mejora en el estándar de la red vial ha logrado que el estado de la infraestructura no sea un tema de agenda en la campaña de cara a las elecciones nacionales. Por último, recordó que se requiere mantener un nivel de inversión de 500 millones de dólares por año para que la infraestructura se conserve y continúe mejorando.

Publicado en Noticias

El Ministerio de Transporte es responsable de los 8.880 kilómetros que componen la red nacional vial. Hasta ahora fueron rehabilitados 3.684 kilómetros, más del 40%, con obras en todos los departamentos del país. Además, el 67% de las carreteras están en estado bueno o muy bueno, según la calificación que se utiliza desde 1994. Es el dato más importante en la historia de país, aseguró el titular de la cartera, Víctor Rossi.

Durante el almuerzo de trabajo que organizó la revista Somos Uruguay, Rossi describió las inversiones que se realizaron en las rutas entre 2015 y 2019, que incluyeron la rehabilitación de carreteras por 804 millones de dólares, mantenimiento por 180 millones y la contratación a privados para el mantenimiento por 713 millones de dólares.

A esto, agregó la mención a los 158 millones de dólares para el ensanche de rutas y mantenimiento de puentes: 117 millones para seguridad y alumbrado y el resto destinado a gastos de administración. El total de la inversión efectiva en rutas nacionales totalizó 2.020 millones de dólares.

Por otra parte, las intendencias y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, a través del Fondo de Desarrollo del Interior, también aportaron fondos para la recuperación vial. Rossi mencionó la inversión del viaducto, que alcanza los 120 millones de dólares y será asumido por la Administración Nacional de Puertos.

El jerarca recordó que en 2015 los recursos del ministerio previstos para vialidad eran de 123,7 millones de dólares y que en 2016 ascendieron a 261 millones de dólares. Según indicó, a partir de 2017 la cifra creció sustancialmente: 480 millones de dólares ese año, 541 millones en 2018 y 512 millones en 2019. Para el ministro, se requiere una inversión anual superior a los 500 millones de dólares para mantener el actual estado de las carreteras.

El origen de los recursos correspondió al siguiente detalle: 467 millones de dólares a presupuesto, 1.450 millones a través de la Corporación Vial del Uruguay y 102 millones por concesión de obras.

Rossi detalló los avances del proyecto por participación público-privada (PPP) que incluyen la recuperación de las rutas 21 y 24 y el bypass al puerto de Nuevo Palmira, por 80 millones de dólares, y la de las rutas 12, 54, 55, 57, un tramo de la ruta 21 y el puente sobre el Arroyo de las Vacas, en Carmelo, para lo que se prevé una inversión de 100 millones de dólares.

Están adjudicados y en trámite de cierre financiero el proyecto que involucra a las rutas 9 y 15 y un tramo de la 14 desde Sarandí del Yí a Rocha, la ruta 6 y un puente nuevo no inundable sobre el río Santa Lucía, en San Ramón, y la doble vía en la ruta 3 desde la 1 hasta la 11, con un bypass y un nuevo puente sobre el río San José.

“La participación público-privada es una herramienta muy importantes que debe ser utilizada para abordar no solo obras de carreteras y de centros educativos, como se realiza actualmente, sino también para obras de infraestructura que el país va a tener que gestionar en el futuro”, aseguró.

En cuanto a las obras proyectadas, señaló que están definidos los contratos y el financiamiento para 32 puentes, ensanche y refuerzo, y 12 pasos superiores ferroviarios, que requerirán una inversión de 60 millones de dólares.

Publicado en Noticias

La empresa Tsakos Industrias Navales sustituirá en 2022 el actual dique flotante para poder atender barcos tipo Panamax, con capacidad de 5.000 contenedores, y Pospanamax, de 9.000. La inversión en la terminal fluvio-marítima de Montevideo será de unos 40 millones de dólares y la iniciativa permitirá potenciar las reparaciones navales en Uruguay, destacó el presidente de la Administración Nacional de Puertos, Alberto Díaz.

 “Destacamos la buena disposición de Tsakos (Industrias Navales) en el mantenimiento de los puestos de trabajo, que responde a la necesidad de que el puerto de Montevideo tenga un centro de reparaciones navales”, expresó Díaz, en referencia al traslado del dique flotante desde el muelle Mántaras hasta el de Florida, de ese recinto portuario, en donde se encuentra en forma provisoria.

Díaz presentó el proyecto de reubicación del nuevo dique flotante junto con el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, y el gerente general de la empresa inversora, Germán Aguirrezabala, en un acto que se realizó en instalaciones de la firma, en el acceso Florida de la terminal portuaria.

La iniciativa, responde a las necesidades logísticas de la segunda planta de celulosa de la firma finlandesa UPM que se construye en Pueblo Centenario, en el departamento de Durazno.

En diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional, Díaz explicó que la empresa, a la cual se le renovó la concesión por un período de 30 años, permanecerá en el lugar hasta 2022, cuando finalice la construcción del puerto Capurro.

Para entonces, la firma habrá incorporado un nuevo dique flotante de mayores dimensiones que el actual, que fondeará en ese punto situado al oeste de la bahía montevideana. La nueva estructura demandará una inversión de unos 40 millones de dólares.

 

Nueva estructura

En el acto, Aguirrezabala adelantó que la nueva estructura tendrá capacidad suficiente para atender buques Panamax e, incluso, Pospanamax, lo cual “nos permitirá volver a convertirnos en el puerto de América del sur con la mayor capacidad y calidad de reparaciones”, remarcó. El dique flotante recibirá, mayoritariamente, a pesqueros nacionales y extranjeros y, en menor cantidad, a graneleros, portacontenedores y dragas.

“El 95% de nuestros clientes son extranjeros y el 80% de nuestro presupuesto es mano de obra uruguaya”, apuntó el ejecutivo. “Aquí se privilegia lo artesanal a lo robotizado”, complementó el jerarca.

Asimismo, señaló que el objetivo de poner en forma periódica un buque en seco se debe a la necesidad de acceder a aquella parte que usualmente permanece sumergida, denominada “obra viva” o “carena”, con el fin de inspeccionarla y, si es necesario, efectuar reparaciones: lavado, granallado y pintura, cambio de chapas y estructuras de acero, trabajos de mecánica, electricidad y electrónica, entre otros, según detalló la empresa en un comunicado.

Publicado en Noticias
Página 1 de 5
Top