Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

Comprar una casa o un piso, reformarlo para mejorar su eficiencia energética y obtener a cambio una reducción del precio de la hipoteca o un mayor porcentaje de financiación, es una de las nuevas premisas en España para incentivar, justamente, este tipo de viviendas.  O, directamente, adquirir una vivienda con una de las mejores certificaciones energéticas y conseguir un préstamo a condiciones más favorables, según un informe de El País de Madrid.

Esto es lo que se denomina una hipoteca verde, cuya finalidad es crear un círculo virtuoso: se mejora la eficiencia energética de la vivienda, lo que redunda, por un lado, en una contribución en la lucha contra el cambio climático y, por el otro, en un ahorro que, a su vez, permite reforzar la solvencia del usuario quien, por ende, obtiene un préstamo más barato. El problema es: ¿de verdad existe la hipoteca verde? ¿Y sus virtudes son reales?, se pregunta el diario español.

Si se atiende únicamente a la legislación española, de la hipoteca verde solo se encuentra un tenue rastro. La nueva Ley de crédito inmobiliario, que entró en vigor a mediados del mes pasado y que introduce importantes novedades en los préstamos para comprar viviendas, menciona las hipotecas verdes por primera vez en un texto legislativo.

No obstante, no concreta qué se entiende con estos términos y deja su definición y regulación para un desarrollo posterior.

En uno de los borradores que se elaboraron antes de la aprobación definitiva de la ley se establecía que firmar una hipoteca verde no hubiera obligado a elevarla a escritura pública y no se hubiera tenido que abonar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD). Unas medidas para incentivarla que, sin embargo, no se incorporaron en el texto final.

 

La oferta despierta

Productos que tienen las características de una hipoteca verde mencionadas anteriormente, sin embargo, ya se comercializan.

El mes pasado, el banco BBVA —que aprobó en 2018 un plan para movilizar 100.000 millones de euros hasta 2025 en financiación verde, infraestructuras sostenibles, emprendimiento social e inclusión financiera— lanzó en el mercado una línea de préstamos para la promoción de nuevas viviendas de alta eficiencia energética y consumo casi nulo (uno de los requerimientos a los que las directivas europeas obligarán a partir de 2021, para cumplir con los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero).

Lo que ofrece esta entidad es una bonificación en el diferencial de la hipoteca para aquellos compradores que financien su vivienda a través de esta línea verde. En las mismas semanas, Santander anunció la bonificación de 10 puntos básicos en el tipo de interés de los créditos para viviendas sostenibles.

También en junio pasado, la Comisión Europea publicó su informe sobre taxonomía de actividades sostenibles, en el que, entre muchos otros aspectos, define un inmueble verde como aquel que tenga un certificado de eficiencia energética A o B. Para vivienda que se renueven, se acepta cualquier letra, siempre y cuando las obras de mejora supongan al menos el 30% de ahorro energético.

 

La demanda crece

Pese a estos avances, “en Europa todo es muy incipiente y no hay grandes desarrollos concretos” en lo que respecta a las hipotecas verdes, admiten fuentes de la Caja Rural. El año pasado esta entidad, junto con la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) y Triodos Bank y otras del viejo continente, puso en marcha el plan de acción sobre hipotecas para la eficiencia energética (Eemap, por sus siglas en inglés), bajo el paraguas de la Federación Hipotecaria Europea.

En este programa para la concienciación sobre las ventajas de este producto, y su desarrollo y promoción, participan diversos países a través de diferentes colectivos, como entidades financieras, constructoras, consultoras, promotoras y tasadoras.

“Las hipotecas verdes se encuentran en una etapa muy embrionaria, aunque está empezando a tener visibilidad en muchos países de Europa”, afirmó la responsable del Proyecto de hipotecas y préstamos verdes de la Unión de Créditos Inmobiliarios, Cátia Alves. Y la demanda crece. “Desde 2013, hemos financiado unas 2.000 hipotecas teniendo en cuenta criterios de eficiencia energética en España y más de 11.800 en Europa, con un crecimiento del 36% en el último año”, señaló la responsable de Hipoteca de Triodos, Gemma Balasch.

De todas formas, indica El País de Madrid, más de tres de cada cuatro socios de la Asociación Española de Análisis de Valor (AEV), que integran 22 sociedades de tasación, no consideran estadísticamente probado todavía que en España las viviendas sostenibles se estén revalorizando más y más rápido que las convencionales, ni que el ahorro energético se esté convirtiendo verdaderamente en una mayor capacidad de hacer frente al pago de la hipoteca. Lo que socavaría el pilar en el que se sustentan las hipotecas verdes.

“Nadie puede dudar de que una vivienda que se reforma y alcanza una mejor calificación energética consume menos energía y que por lo tanto supone también un ahorro económico, y eso aumenta el valor de la vivienda. Todavía es muy pronto para hacer valoraciones sobre este tema, mientras se están desarrollando modelos de análisis”, señalaron desde la Caja Rural.

 

Faltan incentivos

Lo que está claro es que la implantación de la hipoteca verde es “aún escasa en España”, en palabras de la secretaria de la AEV, Paloma Arnaiz. Según Alves, para fomentarla sería necesario “que todos los actores del mercado trabajen” en el mismo sentido, algo que en lo que coincidió Gemma Balasch, quien añadió la falta de reconocimiento normativo de la hipoteca verde como la principal tarea pendiente.

“Aunque favorecer la financiación verde desde un punto de vista legal sea positivo, lo importante sería fomentar la compra o renovación verde, es decir, que el dueño de la vivienda tenga incentivos para tomar este tipo de decisiones”, sostienen desde la Caja Rural. Para esta fuente, se trata de un proceso “imparable”, en el que es probable que “se produzcan iniciativas públicas que hagan que se acelere, como penalizaciones fiscales a viviendas menos eficientes o más apoyos o subvenciones para renovaciones”.

Autoridades de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y de la Intendencia de Canelones inauguraron el pasado 1º de julio la primera parte de la obra de infraestructura vial e hidráulica que comprende a Las Piedras, Progreso y 18 de Mayo. A ese tramo de 5,5 kilómetros se destinaron cuatro millones de dólares, pero la inversión global ronda los 5,1 millones y es parte de un proyecto mayor cercano a los 25 millones de dólares.

El gobierno de Tabaré Vázquez, apenas asumió en 2015, acordó con la Intendencia de Canelones apoyar un proyecto de infraestructura vial que abarca los municipios de Las Piedras, 18 de Mayo y Progreso, lo cual implicó pedir un préstamo al Banco de Desarrollo de América Latina - CAF para financiar la obra de 5,1 millones de dólares, que es parte de un conjunto de trabajos en ese departamento por casi 25 millones de dólares, que se ejecutan con éxito.

El tramo de la obra inaugurada abarca las avenidas Enrique Pouey y Artigas en su totalidad, desde la calle Colibrí en Las Piedras y la ruta 5, con una extensión de 8,9 kilómetros, explicó el director de Descentralización e Inversión Pública de la OPP, Pedro Apezteguía, a la Secretaría de Comunicación Institucional.

El proyecto incluyó pavimentación, construcción de colectores pluviales, cruces de alcantarillas, entradas particulares, un intercambiador en Progreso, 615 metros de cordón cuneta en esa localidad, la limpieza de cinco kilómetros de canales y arroyos, una dovela en Vista Linda y señalización.

Contar con esa nueva infraestructura adecuada a la movilidad brindará seguridad en el tránsito, aumentará la capacidad vial, permitirá el correcto escurrimiento de las aguas pluviales y dirigirá el transporte de pasajeros y de carga por estas vías.

Los especialistas aseguran que la existencia de un sistema hidráulico en correctas condiciones de funcionamiento permite la rápida evacuación del agua y garantizará mayor duración de los nuevos pavimentos.

Además, quienes sufrían inundaciones en sus predios y viviendas dejarán de padecerlas.

“Ese tipo de obras no solo mejoran la calidad de vida de los vecinos, sino que hacen funcionar mejor la zona metropolitana (de Montevideo), aportan en forma sustantiva a la movilidad del conjunto”, indicó Apezteguía, quien participó de la inauguración junto con el intendente de Canelones, Yamandú Orsi.

“Una obra de vialidad impermeabilizada con bitumen requiere de importantes trabajos de recolección de las aguas pluviales que mejoran la calidad de vida de los vecinos, además de mejorar las condiciones de circulación de los vehículos, que tienen una platea más ancha para circular”, indicó.

“Esto forma parte de una compensación imprescindible que requieren el departamento y el área metropolitana, que los indicadores más viejos no contemplan para un área en la que las posibilidades de desarrollo se fueron retrasando. Se está compensando un derecho de los vecinos canarios”, señaló el intendente Orsi.

 

Intendencia de Maldonado

La Intendencia de Maldonado recibió 534.242.676 pesos por transferencias de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, desde el 1.° de marzo de 2015 al 31 de mayo de 2019. La suma comprende los programas de Caminería Departamental, Desarrollo y Gestión Subnacional y el Fondo de Incentivo a la Gestión de los Municipios. Asimismo, el Ministerio de Economía le destinó, desde 2017 y de forma directa, más de 3.600 millones de pesos.

En cuanto a los aportes discriminados por año, en 2015, la intendencia recibió 52.291.953 pesos; en 2016, 145.573.000; en 2017, 138.307.407 pesos; en 2018, 145.651.163 y en los meses transcurridos de 2019, 52.419.153 pesos.

La información fue expedida a solicitud del representante Andrés Carrasco, en el marco de la Ley de Acceso a la Información Pública. En cumplimiento del pedido, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) agregó información de otros aportes directos que la Intendencia de Maldonado recibió del Ministerio de Economía y Finanzas.

En primer lugar, de acuerdo con el artículo 673 de las rendiciones de cuentas de los años 2015 y 2016, desde 2017 a la fecha, se superaron los 3.460 millones de pesos en transferencias y según el artículo 679 de la ley n.º 19355, por concepto de alumbrado público y eficiencia energética se transfirieron 183 millones de pesos.

Los arquitectos Chris y Fei Tang Precht, del Studio Precht, radicado en Austria, diseñaron un prototipo como un sistema de construcción modular con todas sus piezas prefabricadas y ensambladas. El prototipo de "casa en el árbol" de madera tiene forma de periscopio. Las casas forman parte del proyecto ecológico que lleva a cabo la empresa Baumbau, especializada en proyectos pequeños y casas en los árboles, según informó la revista ARQ.

El concepto fue llamado por sus creadores como un conjunto de casas modulares que llamaron Bert. Se trata de un proyecto conceptual ligado a la idea de una "casa del árbol" enmarcada por el propio bosque. Bert se concibe como un sistema de construcción modular con todas sus piezas prefabricadas y ensambladas.

A lo largo de su vida útil, el proyecto se puede extender a lo alto y a lo ancho, agregando nuevos módulos. La casa posee paneles solares en el techo, un inodoro de composta y una instalación de tratamiento de agua en la planta baja. El diseño de los Precht recuerda la experiencia de trepar árboles y construir refugios, proponiendo una experiencia tridimensional de la naturaleza.

"¿Cómo se imaginarían los niños una casa del árbol?", pregunta Fei Tang y se responde: "Como arquitectos, no importa si somos jóvenes o viejos, tenemos un niño interior que mira el mundo con alegría y curiosidad. Esa curiosidad nos hace querer explorar, experimentar y crear. Esa misma curiosidad dio a luz a Bert. En lugar de un edificio convencional, queríamos crear una casa original y única, que se convirtiera en parte de la vida silvestre de un bosque", comentó y agregó: "esto permite crear sentimientos y emociones".

Bert se basa en la idea de una arquitectura inmersa en el clima y definida culturalmente.

"Sabemos que las propuestas como Bert no son una respuesta a gran escala, pero creo que, como industria, debemos atrevernos a probar y a experimentar mirando hacia un futuro más diverso para nuestras ciudades", dijo Chris Precht.

El sistema modular de Bert se diseñó para facilitar la demanda de un cliente en tiempo real. El cliente puede informarle a los arquitectos el esquema deseado, como dormitorios, cocina, sala de estar, biblioteca y baño, partiendo de esto, los profesionales proponen diferentes variantes con toda la información de costos. Los interiores  están intencionalmente hechos para ser más oscuros, creando una atmósfera acogedora. Las tejuelas que revisten el exterior se asemejan a hojas de árboles intencionalmente. Se mantienen en varios tonos de marrón para mezclar las estructuras con el fondo natural. Se espera que las primeras casas se desarrollen en la primavera de 2020.

En infraestructura ferroviaria se invirtieron 50 millones de dólares en 2018 y, con ello, se acumularon 152 millones desde 2015, según consta en el proyecto de ley de Rendición de Cuentas, en el que se destacan las obras de las líneas Paso de Los Toros-Rivera y Piedra Sola-Paysandú-Salto. Sumado el Ferrocarril Central, ese sector llegará a los 320 millones de dólares en el total del periodo de gobierno que finalizará en 2020.

 

Rendición de Cuentas

En el proyecto de Rendición de Cuentas 2018, presentado al Parlamento nacional, se señala que las inversiones ferroviarias alcanzaron los 50 millones de dólares ese año y acumularon un total de 152 millones desde 2015.

El documento detalla, además, que las inversiones en el sector se concentraron en la rehabilitación del tramo de Paso de los Toros a Rivera y de la línea Piedra Sola-Paysandú-Salto, que forman parte de proyectos que financian tanto el Gobierno como el Fondo de Desarrollo del Mercosur (Focem).

También confirma que las obras del Ferrocarril Central se iniciarán próximamente, a partir de la reciente firma del contrato, por lo cual, las inversiones en infraestructura ferroviaria alcanzarían los 320 millones de dólares en el actual quinquenio de gobierno, que concluye en marzo de 2020.

Agrega que “ese proyecto tiene una inversión inicial estimada en 839 millones de dólares (según la información de la oferta económica), a la que se adicionan 97 millones de obras viales conexas”.

Esas últimas “se realizarán bajo un esquema de obra pública tradicional, al tiempo que el resto se llevará a cabo por la modalidad de participación público-privada, por lo que incluye las obras iniciales y mantenimiento por 18 años”.

Como se recordará, el titulardel MTOP, VíctorRossi, confirmó que la obra” para el Ferrocarril Central “va a llevar de 24 a 27 meses” de construcción hasta ser completada y el precio ascenderá en total a “unos 125 millones de dólares”.

Destacó que con este proyecto el puerto de Montevideo reordenará “su circulación interna” y recordó que este tren de carga “era una necesidad anterior” a la construcción de la segunda planta de celulosa de UPM. Además es importante “para la convivencia entre Montevideo y el puerto”.

Se trata en definitiva de “una gran oportunidad que tiene el Uruguay para mejorar el modo ferroviario”, sostuvo Rossi, y agregó que con ello  se “asegurará que las cargas salen y llegan en tiempo y en forma entre su lugar de acopio y su destino. Asimismo representa una posibilidad real para concretar eventualmente la construcción de otros ramales necesarios de tren en el territorio”.

La nueva planta de celulosa de la compañía finlandesa UPM, si se concreta, le dará “al ferrocarril la oportunidad de transportar más de 2 millones de toneladas” al año, con lo que “la viabilidad” del tren como medio de transporte en general “se va a ver muy facilitada”, reflexionó el ministro.

 

Inversión

En otro orden, se inauguraron las obras de rehabilitación en la ruta 7 y el puente sobre el arroyo Fraile Muerto, en Cerro Largo, con una inversión total 220 millones de pesos. En ese sentido, el ministro de Transporte Rossi dijo que “es un esfuerzo que se hizo en los últimos años en forma permanente y que debe continuar, porque el país tiene que crecer y generar inversión y trabajo”.

Las obras consistieron en la colocación de varias capas de asfalto y pintura a lo largo de 21 kilómetros de la ruta 7, entre las localidades de Fraile Muerto y Bañado Medina, con una inversión de 130 millones de pesos. Además, la ruta fue ensanchada de 6,50 metros a 7,20 metros. En tanto, el nuevo puente sobre el arroyo Fraile Muerto cuenta con 100 metros de largo y sustituye al viejo puente sumergible, que requirió una inversión de 90 millones de pesos.

Esta obra soluciona la conectividad entre Fraile Muerto y Melo por la ruta 7, indicó Rossi. Subrayó que, una vez remodelada toda esta vía, se reactivará el tránsito en la zona, con los consiguientes beneficios económicos y sociales para los lugareños.

La inauguración se llevó a cabo el pasado jueves 4 de julio en la localidad de Fraile Muerto, en el kilómetro 356,5 de la ruta 7.

“Es un esfuerzo que se ha hecho en los últimos años en forma permanente y que debe continuar, esto tiene que ser reforzado y mantenido en los próximos años, porque el país tiene que crecer y generar inversión y trabajo”, subrayó.

“Nosotros nos fijamos la meta de invertir 500 millones de dólares por año, promedio. En 2017 se invirtió 480, en 2018 fueron 560 millones, en 2019 vamos a llegar a 500 y en 2020, en obras previstas que seguirán, será una inversión similar”, detalló.

Un informe de la periodista Sofía Soláns, para la revista Arquitectura y Diseño, da cuenta que el mundo de la arquitectura no es exclusividad de hombres. Y reseña a once mujeres arquitectas que se merecen el mencionado galardón. 

 

Tatiana Bilbao. Es en la actualidad la arquitecta mexicana con mayor proyección internacional, pues tiene obras repartidas por todo el mundo. Empezó su trayectoria en el campo urbanístico, lo que le sirvió para tomar conciencia de algunos de los graves problemas de las ciudades mexicanas y su impacto en el tejido social y económico. Además, Tatiana Bilbao reivindica una arquitectura con un estrecho compromiso con la sostenibilidad. Su trabajo es polifacético e innovador, centrado siempre en una construcción que resulte útil al usuario y que aprenda del entorno que la rodea. Sus obras huyen del ornamento y prefieren materiales puros que creen sensaciones por sí mismos; muestra de ello es su intervención en el Museo Rufino Tamayo. Ha firmado obras de referencia en la arquitectura de nuestro tiempo como la Casa Aijic o el Jardín Botánico de Culiacán. Es profesora en la Universidad de Columbia y ha recibido numerosos premios y condecoraciones.

 

Alison Brooks. Fundó su propio estudio en Londres en 1996 y desde entonces ha trabajado en proyectos que van desde la regeneración urbana hasta la vivienda. La obra de Alison Brooks tiene un lenguaje escultórico y potente, pero con un minucioso cuidado del detalle. En 2007 su estudio fue elegido para desarrollar el plan urbanístico de Newhall, en Reino Unido, toda una lección de buena arquitectura para un complicado proyecto a gran escala, que incluía 84 unidades con 5 tipologías de edificios diferentes. Ganó asimismo el concurso para realizar el cuadrilátero de la Universidad de Oxford, el primer edificio en esta universidad realizado por una mujer. Como teórica, en 2015 publicó el libro Synthesis: Culture and Context in early 2001, donde desarrolla algunos de los conceptos expuestos en sus conferencias. Su análisis se centra en la relación entre campo-ciudad y revisa los conceptos y transformaciones de la sociedad contemporánea.

 

Amanda Levete. Trabajó para Richard Rogers y llegó a ser socia del estudio Future System, cuyo trabajo radicalmente innovador se caracterizaba por la arquitectura orgánica y llegó a tener un gran impacto social. En 2009 fundó su propia firma, AL_A. En paralelo a su carrera como arquitecta escribe en diferentes publicaciones y da conferencias alrededor del mundo. Su arquitectura se caracteriza por la innovación y la tecnología que desarrolla junto a un equipo multidisciplinario de arquitectos, diseñadores gráficos e ingenieros. Entre sus obras destacan una impactante instalación que realizó para el Museo Victoria&Albert en Londres; mediante un programa de diseño paramétrico proyectó un gran arco de madera que vinculaba la entrada de la institución a la calle (más adelante se encargaría de la ampliación del mismo museo). Fuera del Reino Unido ha construido grandes proyectos como el Puente Spencer Dock en Dublín y el sinuoso y deslumbrante Museu de Arte, Arquitetura e Tecnologia en Lisboa.

 

Anna Heringer. Desde el proyecto BASE Habitat en la Universidad de Linz, donde imparte clases, participa en toda clase de proyectos de cooperación internacional. A pesar de ser alemana, el trabajo de Anna Heringer se centra principalmente en países como Bangladesh o Marruecos. Su arquitectura se interesa por la sostenibilidad, el desarrollo social y la artesanía local. Su proyecto de fin de carrera fue la Escuela METI en Rudrapur, que ha sido reconocida internacionalmente por ser capaz de lograr una obra contemporánea con materiales y técnicas sencillas y tradicionales. Le bastaron muros de tierra, paja, bambú y telas de saris para levantar el edificio que cuenta con un sistema de aprovechamiento bioclimático. Tras este éxito construyó la escuela para electricistas DESI, también en Rudrapur y el Centro de Capacitación para la Sostenibilidad en Marrakech. En los últimos años ha diseñado algunos de los edificios para la Bienal Internacional de Arquitectura en Bambú, en China, un evento en el que se invita a arquitectos para construir edificios habitables en un espacio cultural e históricamente estratégico.

 

 Carme Pinós. Pertenece a una generación en que las arquitectas eran minoría en España. Carme Pinós ha reconocido en numerosas ocasiones que su profesión es su vida y que para conseguir sus objetivos ha tenido que sacrificar y elegir. Se formó con Moneo y aprendió junto a Enric Miralles, junto al que construyó grandes proyectos. Cuando se separó de este último y creó su propio estudio, muchos olvidaron el papel decisivo de la arquitecta en el trabajo de ambos. Pinos pasó casi una década en el olvido hasta que reapareció dando conferencias alrededor del mundo, lo que le abrió las puertas de la construcción en países como México. Allí participó en el desarrollo de la ciudad de Guadalajara, levantando grandes rascacielos.

 

Denise Scott Brown. Resulta complicado resumir en unas líneas la dilatada experiencia profesional de esta arquitecta, urbanista, profesora y escritora. Sus ideas y proyectos han sido decisivos en la formación de millones de estudiantes de todo el mundo. Fue la socia de Robert Venturi y el cincuenta por ciento de sus logros arquitectónicos, aunque no siempre le fueron reconocidos. Es coautora de Aprendiendo de Las Vegas, una obra imprescindible en la estantería de cualquier arquitecto que analiza la dispersión urbana y el simbolismo de esta llamativa ciudad. De forma individual es una relevante figura del urbanismo. Ha escrito y asesorado para el emplazamiento del World Trade Center, el Valle del Bouregreg en Marruecos y la ciudad de Nueva Orleans. Dirigió el plan maestro de la Universidad de Pennsylvania y la de Michigan, entre otras. Ha ocupado cátedras de arquitectura y planeamiento en las universidades de Pennsylvania, Harvard, UCLA, UC Berkeley y Yale. Sin embargo, esta impresionante carrera profesional no fue suficiente para que en 1991 se le concediera junto a su socio, Robert Venturi, el premio Pritzker, que recayó individualmente en él. Brown no asistió a la ceremonia en señal de protesta, pero a nadie pareció importarle demasiado hasta que en 2013, Women in Design, una organización estudiantil de Harvard, inició un movimiento para que se le reconociera este galardón, sin éxito.

 

Yvone Farrel y Shelley McNamara. La firma irlandesa Grafton Architects es una de los pocos estudios de arquitectura de relevancia internacional en que sus socias son únicamente mujeres, Yvone Farrel y Shelley McNamara. Desde 1978 llevan trabajando en todas las escalas y programas de diseño, si bien su proyectos destacan sobre todo en edificios públicos y educativos tanto locales como internacionales. Ambas han desarrollado independientemente una carrera académica como profesoras en escuelas de arquitectura europeas y americanas. Su exitoso trabajo les ha llevado a recibir numerosos galardones como el premio World Building of the Year en 2008 por su edificio de la Universidad Bocconi en Milán, el Jane Drew en reconocimiento a su destacada contribución a la condición de la mujer en la arquitectura y el Premio RIBA en 2016 por su edificio de la Universidad de Ingeniería y Tecnología, en Lima. En 2017 fueron nombradas curadoras del 16 Bienal de Arquitectura de Venecia que se celebrará este año bajo el tema Freespace.

 

Jeane Gang. Desde 1997 dirige su propia oficina en Chicago, Gang Architects. Antes trabajó para OMA como arquitecto proyectista y jefe de diseño. Destacan sus proyectos de gran escala tanto residenciales como institucionales repartidos a lo largo de Estados Unidos. Sus trabajos son, según sus palabras, “un medio de activar respuestas a las situaciones contemporáneas en las experiencias humanas”. Una de sus obras más impactantes es el edificio Aqua Tower de Chicago. Un rascacielos de uso mixto con viviendas, estacionamientos, oficinas, hotel, áreas recreativas, deportivas, y jardines. La inteligencia intrínseca de esta obra permite crear una torre de 250 metros de altura que minimiza su impacto en el suelo y establece parámetros sostenibles y bioclimáticos. Su forma escultórica se inspira en los afloramientos de piedra caliza de la zona de los Grandes Lagos y establece una estrategia formal para maximizar las vistas y asegurar la sombra. El edificio  recibió el premio Emporis Skyscraper 2009 al rascacielos del año y fue finalista en 2010, para el premio Internacional Bianual Highrise.

 

Nathalie de Vries. Es directora y cofundadora de la firma internacional de arquitectura y planificación urbana MVRDV y presidenta de la Real Sociedad de Arquitectos Holandeses. Al terminar sus estudios de arquitectura trabajó en el estudio Mecanoo y en paralelo participó con sus actuales socios en el concurso para jóvenes arquitectos Europan donde ya destacaron ganando el primer premio con el proyecto Berlin Void. Hoy su estudio es uno de los más influyentes de la arquitectura contemporánea, logrando un lenguaje propio apoyado por un basto proceso de investigación que se va plasmando en diferentes publicaciones. MVRDV no deja indiferente a nadie. Su obra ha sido tan admirada como criticada en círculos especializados. Entre sus proyectos más destacados: las viviendas Wozoco para ancianos en Amsterdam, el Pabellón neerlandés para la Expo 2000, el Edificio Mirador en Madrid o la reciente Biblioteca Pública de Tianjin. Como docente imparte clases en diversas universidades alrededor del mundo y lo compagina con cargos institucionales e incluso públicos en su país de origen.

 

Odile Decq. Arquitecta y académica francesa, su trabajo aborda todas las escalas del diseño, desde objetos domésticos hasta proyectos de gran escala. Los diseños de Decq son todo un soplo de aire fresco. Lleno de vida y color, su estilo ha conseguido el reconocimiento internacional. Entre sus obras más relevantes se encuentran la Banca Popular de Rennes, el Museo de Arte Contemporáneo de Roma-MACRO, el Fondo Regional de Arte Contemporáneo en Rennes-FRAC y el restaurante de la Opera de Garnier en París. La enseñanza forma una parte esencial en la carrera de Decq. Desde 1992 es docente en la Ecole Spéciale d’Architecture de París, donde fue directora del departamento de arquitectura. En 2014 creó en Lyon el instituto de innovación y estrategias creativas en la arquitectura Confluencia. Es Caballero de la Legión de Honor, la más alta condecoración francesa. Entró a ser miembro internacional del Royal Institute of British Architects (RIBA) y después de una trayectoria de 35 años fue elegida la Mujer Arquitecta del Año.

Página 4 de 85