Instalado el tema de la automatización o robotización (la sustitución de tareas hecha por humanos), el mismo podría desembocar en la pérdida importante de empleos. Sustancialmente para obreros o trabajadores de edades intermedias, 45 años hasta cerca de los 60, ya que los más jóvenes sin duda se adaptarán al cambio (como dice Darwin) y los más veteranos, se acogerán a la jubilación.

 

Un estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo (IEMM), se ocupó del tema.

El estudio concluyó que un 57% de los empleos analizados están en el cuadrante más expuesto, es decir, puede ser sustituidos por la tecnología. Y se estima que el citado porcentaje son más de 900.000 trabajadores.

Ante un estudio serio como éste, profesional y analítico, que se enunció,  difundió y no tengo claro que repercusión tuvo: no sería de desear que sea un tema determinante de los precandidatos a gobernarnos. Estarán enterados? En nuestro sector, la construcción, hemos visto videos de robots colocando ladrillos o revocando paredes con la  exactitud y rapidez de una tarea de excelencia.

El estudio califica a la construcción como de riesgo intermedio, “con un grado medio de exposición a la tecnología y resultado variado en las resistencias al cambio (hay factores que lo estimulan y otros lo frenan).

Quedarnos de brazos cruzados, es ir contra la corriente y a mediano o largo plazo se verán las consecuencias.

También se puede enlentecer el proceso, por ejemplo poniendo impuestos a la importación de capital (las máquinas que sustituyan el trabajo humano) o establecer que no se puede despedir a nadie cuando se incorpora un robot, lo que en definitiva estira en el tiempo el proceso, pero el desenlace será inevitable.

O finalmente, ver la realidad, avenirnos a lo que dice el mundo y crear las condiciones para que los trabajos que demanden mucha mano de obra calificada, se hagan aquí y se creen nuevos empleos.

Esto implicará abrirnos mucho más al mundo, mayor apertura comercial y adaptar la educación a ese nuevo mundo (valga la redundancia)  que se avecina.

Escuchar a los versados en ese tema, alejar ideologías anacrónicas, porque estamos hablando del futuro de cientos de miles de jóvenes. 

La industria de la construcción necesita antes que versación en la tarea, una disposición de actitud positiva, aspecto que se ha venido perdiendo paulatinamente y parecería que se estuviera revirtiendo.

El obrero debe tomar conciencia que sólo preparándose con excelencia, podrá seguir remándola en este mundo innovador.

Seguramente se requieran adaptaciones de la normativa laboral, lo hemos mencionado,  implica también flexibilizar leyes anquilosadas que tienen décadas y pertenecen a un mundo del pasado.

Decíamos antes, la tecnología no sustituye la creatividad por ende todas las actividades en que la creación juegue un rol importante, estarán más protegidas que la automatización.

Los trabajadores que tengan iniciativa y posean ideas originales, se destacarán.

Los gobiernos de turno deben captar estos mensajes, para aggiornar la currícula y acompasarla a la realidad.

No nos olvidemos de la actitud empática, algo claramente humano, que juega a favor del trabajador que astutamente capta la situación y actúa en consecuencia.

Los sindicatos y los políticos deberían hablar de estos temas todos los días, sin preocuparse por el agravio o la mezquindad al  otro, porque si nos perdemos en esas nimiedades, la derrota será irreversible.

 

Aníbal Durán

Gerente Ejecutivo de APPCU

El plan de mejora de los accesos al puerto de Montevideo implicará la construcción de un viaducto para el ordenamiento del tránsito en la rambla y se complementará con el proyecto del Ferrocarril Central. Las obras insumirán una inversión de 127 millones de dólares, financiados con un préstamo de Fonplata por 50 millones y recursos propios. Es una obra estratégica para el futuro de Uruguay, destacó el ministro Danilo Astori.

El proyecto, que demandará unos cuatro años de trabajo, será ejecutado por la Administración Nacional de Puertos para mejorar la accesibilidad vial y ferroviaria al puerto de Montevideo y eliminar los problemas de congestión causados por el tránsito pesado. El préstamo de Fonplata, organización de financiamiento de proyectos de desarrollo de la que Uruguay es miembro, junto con Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay, permitirá cumplir con un proyecto muy importante y perseguido desde hace mucho tiempo, indicó el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, durante la firma del contrato de préstamo, el pasado jueves 14 de marzo en la sede del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

“Con eso, vamos a dar un paso fundamental que, además, se suma al proyecto del Ferrocarril Central, con distinto origen, pero que coinciden y redundarán en un fortalecimiento de la infraestructura, que no pasará desapercibido”, agregó. El titular del Ministerio de Economía y Finanzas, Danilo Astori, dijo que ésta será una de las obras de infraestructura más importantes definidas para el futuro de Uruguay en atención a sus intereses estratégicos, principalmente en materia logística. El préstamo por 50 millones de dólares acordado con Fonplata es a 15 años y dispone de 4 años de gracia, precisó.

Una vez culminada la obra, el ingreso de los camiones al puerto se realizará de manera unificada en la zona norte de la rambla, explicó el presidente de la Administración Nacional de Puertos, Alberto Díaz. En tanto, el ingreso del ferrocarril será en las inmediaciones de la calle Máximo Tajes, explicó, por su parte, Rossi.

El presidente de Fonplanta, Juan Notaro, informó que en la actualidad la institución financia proyectos de desarrollo en Uruguay por más de 350 millones de dólares. Este incremento del apoyo llevó a la organización a definir la instalación de una oficina de enlace en el país, lo que Notaro calificó como un paso histórico.

El color, el dibujo acentuado y los materiales en crudo protagonizan los interiores para este año según el Observatorio de Tendencias del Hábitat (OTH). El periodista especializado David Quesada de Arquitectura y Diseño revela, y nos recomienda, algunas tendencias como Savage Soul, Light Marble, Brutalist Style o Restore Materials, entre otras.

El revestimiento como hilo conductor del espacio. La tendencia Light Marble se caracteriza por las superficies moteadas y con sutiles vetas que le confieren un matiz claramente matérico donde el producto se convierte en hilo argumental del espacio. Revestimientos, textiles de hogar, alfombras. Se convierten en superficies llenas de vida y con una inspiración claramente natural. Los tonos grises y cementosos se combinan con colores planos y geometrías, y los formatos pequeños siguen teniendo vigencia en esta tendencia que apuesta por la vertiente decorativa de la materia.

 

Mirando hacia atrás. La recuperación de corrientes estilísticas como el art nouveau, el art déco y el arts & crafts impulsa la tendencia Tile Déco, que propone diseños sofisticados y elegantes con un toque barroco. Metalizados, dorados, filigranas, inspiraciones de artesanías clásicas como la marquetería y la forja, terciopelo, junto a referencias a diferentes culturas y elementos exóticos y organicistas, forman el corpus estético de esta tendencia, siempre ofreciendo superficies muy trabajadas y llenas de detalle.

 

Las marcas del tiempo. El paso de las superficies lisas y monocromáticas a recubrimientos llenos de imperfecciones y variedad tonal define la tendencia Dark & Watercolor. Se apuesta por los materiales en bruto, incluso primordiales. Pizarras y metales desgastados, las tierras y el polvo son algunos de los elementos que se toman como referencia. La cerámica encuentra aquí un campo para desarrollar texturas de desgaste en la superficie que muestran el paso del tiempo. Otro camino es el juego con los degradados y las acuarelas para generar espacios con aire añejo pero llenos de personalidad.

 

Belleza brutal. El Brutalist Style toma como referencia la arquitectura de los años cincuenta a sesenta en Italia. Se trata de espacios en los que destaca el uso de grandes bloques de piedra natural, con una estética heredada del brutalismo basado en cemento, pero introduciendo el lujo como una variable clave del proyecto. Haciendo honor a su nombre, es la tendencia que más se centra en la materia en bruto para enseñarla en su máximo esplendor: mármoles, granitos, cementos y rocas ígneas.

 

Reivindicar la tradición. Como reacción a una época de megaproyectos, la arquitectura más interesante de nuestros días busca proyectos que trabajen sobre lo que hay, con un lenguaje más práctico, sobrio y sostenible. En línea con esta tendencia, bautizada como Restore Materials, se proponen materiales del terreno y con una relación directa con el entorno, resaltando la importancia de las texturas, a través de las cuales se evocan épocas pasadas y se consigue una sensación de confort y recogimiento. El barro cocido, las mayólicas, el gres artesano o el baldosín catalán junto a la teja y la baldosa hidráulica son los claros referentes dentro de esta tendencia.

 

Los felices años cincuenta. La tendencia Midcentury Colors muestra una clara influencia del interiorismo surgido en Estados Unidos a mediados del siglo XX. En su traslación al espacio, esta tendencia mezcla mobiliario en materiales nobles como la madera en tonos oscuros, línea sencillas y objetos funcionales con revestimientos color block, tanto en tonos naturales como vibrantes, pero también en acabados mate o semisatinados. Ese mix genera a su vez un juego entre nostalgia y modernidad a través de la combinación de elementos antiguos con otros contemporáneos.

 

Algo salvaje. La tendencia Savage Soul se caracteriza por una estética que reproduce materiales y gráficas que conectan con una Naturaleza en cierta medida salvaje. Referencias a la jungla, grandes decoraciones vegetales, plantas exóticas y verdes intensos son elementos clave. En lo relativo a la reproducción de superficies destacan materiales exóticos como las maderas de palisandro, el bambú, el wengué y el mármol azul de Brasil. Aparecen cementos con texturas y acabados en los que se persigue un toque más artesano. La paleta de color dentro de esta tendencia combina las bases marrones y grises oscuros con tonos azules y verdes propios del mundo natural.

 

Brillante puesta en escena. Con un toque dramático y casi mágico, la tendencia Dramatic Interior abarca diseños llenos de teatralidad. Se retoman las referencias de los años veinte, pero desde una perspectiva actualizada, que se aleja de los códigos propios del art déco para proponer diseños más elegantes y sintetizados. Esta tendencia conecta con una redefinición del concepto de lujo, basado en la autenticidad y la calidad y que incluso conecta con valores como la solidaridad o la sostenibilidad. En el campo de los materiales y las gráficas, destaca la reproducción de metales que evocan el mundo del lujo, con grandes planchas metalizadas o de corten con marcas del paso del tiempo, pero también efectos de brillo y mate y tonos dorados intensos, que se mezclan con negros y oscuros.

 

Ambiente relajado. Bajo el nombre Soft Heritage se agrupan propuestas suaves y delicadas, con gráficos más depurados y tonos cálidos. Es una tendencia que recupera repertorios artesanos y rústicos con una estética contemporánea. En cerámica esto se traduce en baldosas de pequeño formato e icono del diseño clásico, pero con gráficas y paletas de color nuevas. Rosas, terracotas y naranjas se combinan con neutros suaves y mucha presencia de color. A su vez, los materiales fríos se mezclan con textiles y fibras naturales.

 

Diversión y frescura. La tendencia Plug & Play conecta con una visión alegre y naïf del mundo adulto, donde la gráfica y el color adquieren especial importancia a la hora de entender el producto. Colores vivos, patrones gráficos decorativos y referencias del mundo virtual traducidos al interiorismo son algunas de las claves de una tendencia que propone espacios frescos y divertidos. Es una traslación de los nuevos modelos de trabajo y estilos de vida encarnados por el coworking y los hogares multigeneracionales. Dentro de esta tendencia encontramos las versiones más coloridas del terrazo y las tonalidades propias del mundo digital, como los azules, los rosas y los morados, pasando por las iridiscencias propias del entorno de las pantallas.

 

La importancia del diseño

El riesgo y la expresividad han regresado al interiorismo en los últimos tiempos, quizá como reacción a una excesiva sobriedad en el uso del color y las texturas imperantes años atrás. Arquitectos y decoradores han "redescubierto" recursos cromáticos y materiales de siempre que, combinados con inteligencia, expresan una nueva forma de entender los espacios más vitalista y honesta.

Para los expertos del Observatorio de Tendencias del Hábitat (OTH), es un buen momento para los materiales en crudo y también pulidos que se afianzan gracias al crecimiento del sector de las encimeras. Mármoles, granitos, grandes piedras veteadas y jaspeados resurgen en proyectos que sacan todo el partido de sus texturas y colores.

El diseño cerámico está cada vez más condicionado por el espacio. Los formatos y los acabados ya no responden a una estandarización, sino a la búsqueda de respuestas concretas en cada proyecto, ya sea un baño, una cocina, un hotel y un restaurante. La recuperación de clásicos cerámicos, la texturización y los grandes formatos son algunas de las claves para entender el diseño cerámico que impera en la actualidad.

Por su parte, en arquitectura las propuestas se han vuelto más realistas en aras de la sostenibilidad. Recuperación y reutilización son las grandes ideas de esta nueva corriente que demanda soluciones y productos más honestos, inspirados en la tradición.

En base a todas estas premisas, el OTH ha detectado diez tendencias decorativas con sugerentes nombres que van a dar que hablar en los próximos meses y que les presentamos en este artículo.

Foster + Partners crea un rascacielos de más de 300 metros con miradores desde los que contemplar la ciudad de forma espectacular.

El futuro de la arquitectura está en la construcción vertical. La falta de espacio en las ciudades modernas está haciendo que muchos estudios de arquitectura planteen enormes rascacielos que pretenden conquistar el cielo.

Norman Foster, a pesar de sus 83 años, sigue siendo el nombre en el que todos pensamos cuando unimos arquitectura y futuro, así que celebramos que el ayuntamiento de Londes haya dado luz verde a su proyecto para Tulip, el rascacielos de más de 300 metros que quitará el puesto a The Shak, el edificio triangular de Renzo Piano.

Para este proyecto Foster + Partners se ha unido al grupo bancario J. Safra Group, ya que ambos tienen como objetivo revitalizar The Gherkin, uno de los edificios más queridos por los londinenses y todo un referente de la arquitectura mundial.

Además de transformar el centro financiero de Londres, dotará al barrio de un nuevo espacio cultural y de vanguardia, perfecto para el turismo. Aquellos que teman a las alturas quizá no se entusiasmen al saber que The Tulip contará con toboganes de vidrio y paseos en góndola a 305,3 metros de altura, además de un espectacular mirador desde el que disfrutar de unas vistas espectaculares de Londres, un sky bar y restaurantes con vistas de 360 grados a la ciudad.

 

Sostenibilidad 

El espacio se extenderá hacia un parque público situado en la azotea, aumentando en 8,5 veces la superficie verde del lugar.

Pero la arquitectura también se implicará con la sostenibilidad, y es que se trata de un edificio con huella de construcción mínima que cuenta con vidrios de alto rendimiento y sistemas que reducen el consumo de energía, células fotovoltaicas que generan energía y tecnología de combustión cero.

Con el cambio de siglo la City of London Corporation ha querido crear una Milla de la Cultura que cuente con instalaciones turísticas que puedan competir a nivel mundial, pero además busca implicarse con las escuelas de la propia ciudad, ofeciendo visitas gratuitas a 20.000 estudiantes de los colegios públicos.

 

Espíritu londinense

En palabras de Norman Foster, "el Tulip se encuentra en el espíritu de Londres como una ciudad progresista y con visión de futuro. Ofrece beneficios significativos a los londinenses y visitantes como un hito cultural y social con recursos educativos inigualables para las generaciones futuras."

En palabras de su socio de proyecto Jacob J. Safra: “Estamos encantados de beneficiarnos del talento excepcional de Foster + Partners para traer a Londres esta atracción de visitantes de clase mundial.

La elegancia y la fuerza suave del tulipán complementan al icónico pepinillo. Confiamos en el papel de Londres como ciudad global y nos enorgullece ofrecerles a sus escolares un aula con tecnología de punta en el cielo para apreciar la historia y el dinamismo de Londres".

Construir un icono para reconstruir la historia. Esa parece ser la consigna. El Museo Nacional de Qatar, inaugurado  en Doha, debe de ser, con más de 8.000 metros cuadrados de exposición, el mayor museo de historia local del planeta. Su envoltorio, en cambio, tiene ambición internacional. Le habla al mundo de vanguardia y, a la vez, de un pasado remoto que los cataríes están tratando de escribir y documentar.

Así, el edificio evoca la cristalización de una rosa del desierto, una formación mineral típica de la región del Golfo Pérsico,  y tiene un contenido altamente escenográfico que quiere arraigar una cultura nómada de pescadores de perlas reconvertidos en señores del petróleo y el gas natural. El proyecto de Jean Nouvel es, en palabras del arquitecto, la materialización de lo que es Qatar: “Un lugar de encuentro entre el mar y el desierto”.

Ciertamente retrata también la paradoja de un país no democrático que quiere ser, si es que eso es posible, culturalmente progresista. Nouvel , premio Premio Pritzker 2008 y consignado en la contratapa de Del Constructor, ha declarado al diario español El País que la arquitectura es siempre difícil “incluso en países absolutistas, pero estos gobiernos levantan una arquitectura autoritaria que extiende su mensaje de poder y ese no es el caso de mi museo”.

Doha, la capital, es una de las ciudades más transformadas en la última década. Aquí vive la mayoría de los cataríes, solo 1/8 de los dos millones de habitantes del país que tiene la mayor renta per cápita del planeta. Eso sí, ningún residente paga impuestos. De ahí que entre los habitantes se cuente un puñado de deportistas famosos.

Con un pasado nómada, Qatar ha visto aparecer y desaparecer la fortuna. La crisis de las perlas, su industria “hasta que los japoneses decidieron hacerlas artificiales”, ha dicho Sheikha Al Mayassa bint Hamad bin Khalifa Al Thani, hermana del actual emir y directora de los museos del país, calificada por la revista Forbes como la “Reina indiscutible del mundo del arte actual”.

Basta una mirada a la nueva arquitectura y escultura pública de la capital —la Biblioteca Nacional de Rem Koolhaas o las polémicas esculturas de fetos de Damien Hirst— para comprobar que tras las perlas, no están esperando a que se termine el gas para invertir en su reconversión como destino turístico. Por si el arte no resulta suficiente, la copa del mundo de fútbol 2022 se jugará aquí por primera vez en invierno y en un país árabe. Estadios firmados por Foster o la desaparecida Zaha Hadid se construyen por todo el país.

 

Rosa en el desierto

De modo que la ingente rosa del desierto convertida en edificio por Nouvel es una pieza más en este ambicioso rompecabezas. A pesar de estar sostenido por acero con el que se podrían levantar dos torres Eiffel, el Museo Nacional de Qatar (NMoQ) tiene el aire ligero de una formación que podría cambiar de aspecto con una brisa. Bajo los voladizos, y a pesar de los 27 grados a la sombra, el arquitecto aparece cubierto por el ala de su sombrero negro y su legendaria chaqueta de piel. Ante una treintena de periodistas internacionales invitados por la Qatar Foundation cada vez que Nouvel alude al desierto, la hermana del emir recuerda que su país es mucho más que desierto: “Las excavaciones danesas de 1959 descubrieron una historia que se remonta a 20 millones de años”.

Las primeras arquitecturas modernas llegaron con el protectorado británico de los años cincuenta. “La arquitectura es sorprendente, pero, con muros inclinados y suelos en pendiente, incómoda para colgar nada. Por eso las paredes funcionan como dioramas para proyectar nuestra historia”, ha dicho Sheika Al Mayassa. Para Nouvel, esas proyecciones representan el movimiento nómada de los beduinos.“Nadie ha estado en el interior de una rosa del desierto”, resume. Ciertamente el recorrido recurre a la “compresión-expansión” —acoger en espacios pequeños para sorprender con los grandes— que defendía Frank Lloyd Wright, otro arquitecto que supo construir en el desierto. Ese es el gran mérito de Nouvel: en un bosque de rascacielos con muros cortina que ignoran la arena y el calor que los rodea, el francés anticipa y prevé el polvo y la erosión con un edificio capaz de convivir con el sol. Los discos de hormigón reforzado con fibra de vidrio protegen las ventanas con voladizos para mantener alejado el calor.

 

Ícono

Cuesta mucho construir un icono. Además de talento para aportar ideas en lugar de repetir fórmulas, es fundamental negociar. La historia de este icono se remonta 18 años, cuando el autor de la torre Agbar de Barcelona propuso un museo subterráneo junto a un lago artificial que recuperase la unión entre mar y desierto.

En un tiempo en el que tantas ciudades recurren a terrenos ganados al mar para crecer, él quiso devolver al mar la orilla que le quitó el paseo marítimo, la Corniche. Quiso esconder el museo siguiendo la tradición beduina de protegerse del calor bajo tierra. Aquella propuesta no prosperó. “Comprendí que un museo nacional debe ser visible”, admitió durante la referida entrevista. Él encontró en el desierto la manera de hacerlo hablar.

Así, con la geometría matemática de una rosa del desierto, este nuevo museo catarí es uno de los embalajes arquitectónicos más extraordinarios levantados en los últimos años, en parte por empresas y mano de obra españolas: la constructora Empty y Acciona. El edificio lo tiene todo: identidad, relación con el lugar, referencia a un símbolo del desierto y tecnología punta para lograr la unión dinámica y precisa de los 539 discos de hormigón —de entre 14 y 87 metros de diámetro— que, como un castillo de naipes, levantan este paradójico museo con ambición mundana y contenido local.

Página 5 de 76
Top