El plan de mejora de los accesos al puerto de Montevideo implicará la construcción de un viaducto para el ordenamiento del tránsito en la rambla y se complementará con el proyecto del Ferrocarril Central. Las obras insumirán una inversión de 127 millones de dólares, financiados con un préstamo de Fonplata por 50 millones y recursos propios. Es una obra estratégica para el futuro de Uruguay, destacó el ministro Danilo Astori.

El proyecto, que demandará unos cuatro años de trabajo, será ejecutado por la Administración Nacional de Puertos para mejorar la accesibilidad vial y ferroviaria al puerto de Montevideo y eliminar los problemas de congestión causados por el tránsito pesado.

 El préstamo de Fonplata, organización de financiamiento de proyectos de desarrollo de la que Uruguay es miembro, junto con Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay, permitirá cumplir con un proyecto muy importante y perseguido desde hace mucho tiempo, indicó el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, durante la firma del contrato de préstamo, el pasado jueves 14 de marzo en la sede del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

“Con eso, vamos a dar un paso fundamental que, además, se suma al proyecto del Ferrocarril Central, con distinto origen, pero que coinciden y redundarán en un fortalecimiento de la infraestructura, que no pasará desapercibido”, agregó. El titular del Ministerio de Economía y Finanzas, Danilo Astori, dijo que esta será una de las obras de infraestructura más importantes definidas para el futuro de Uruguay en atención a sus intereses estratégicos, principalmente en materia logística. El préstamo por 50 millones de dólares acordado con Fonplata es a 15 años y dispone de 4 años de gracia, precisó.

Una vez culminada la obra, el ingreso de los camiones al puerto se realizará de manera unificada en la zona norte de la rambla, explicó el presidente de la Administración Nacional de Puertos, Alberto Díaz. En tanto, el ingreso del ferrocarril será en las inmediaciones de la calle Máximo Tajes, explicó, por su parte, Rossi.

El presidente de Fonplanta, Juan Notaro, informó que en la actualidad la institución financia proyectos de desarrollo en Uruguay por más de 350 millones de dólares. Este incremento del apoyo llevó a la organización a definir la instalación de una oficina de enlace en el país, lo que Notaro calificó como un paso histórico.

Otro aspecto innovador de la carrera que ofrece la ORT es el lugar que se le da a la arquitectura sustentable, considerada como un pilar fundamental en la actualidad. Por ejemplo, en la materia Energías Renovables, los futuros profesionales aprenden sobre las principales innovaciones en energía solar, eólica, biomasa y geotermia.

Gastón Boero, decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad ORT Uruguay, en entrevista con el diario El País, señaló que “estudiar Arquitectura involucra muchas habilidades al mismo tiempo. Un arquitecto tiene que saber dibujar, proyectar, diseñar y ejecutar un proyecto. Transmitir ese conocimiento requiere de una relación muy cercana, casi de maestro a aprendiz”.

Esta formación práctica se manifiesta de diferentes maneras. En clase los estudiantes reciben conocimientos teóricos, pero también asisten a numerosas prácticas en obras donde aprenden de primera mano los procesos de trabajo de la construcción y participan de tareas como encofrados, hormigón, muros, revoques, y revestimientos.

Otro reflejo de este perfil es la materia Proyectos, el corazón del plan de estudios, que acompaña al estudiante a lo largo de la carrera con desafíos que van creciendo en complejidad a medida que los alumnos avanzan. Mientras que a un estudiante de primero se le pide una tarea inicial, como el diseño de una casa, en el último año debe presentar un proyecto ejecutivo que contemple todas las áreas de una obra, desde la tecnología de construcción hasta la proyección de costos.

 

Conciencia ambiental

Según Boero, hoy los grandes desafíos del mundo pasan por la sustentabilidad y la conservación del ambiente, y en ese sentido la tendencia en el mundo es la construcción de ciudades y edificios inteligentes, que generan su propia energía a partir de fuentes renovables y consumen menor cantidad de recursos.

“Hoy existen sistemas muy avanzados que crean energía a partir de paneles fotovoltaicos, molinos eólicos, e incluso el movimiento de la marea. Algunas de estas tecnologías ya están consolidadas y se aplican en Uruguay, mientras que otras son más experimentales. Pero es importante que los futuros arquitectos las conozcan y puedan incursionar en ellas”, aseguró el decano.

En esta perspectiva global, tener una experiencia en el exterior es fundamental. Para ello, la Universidad ORT Uruguay tiene convenios con universidades en más de quince países que permiten a los estudiantes cursar un semestre en el extranjero y revalidar las materias a su regreso.

Según Boero, los intercambios son instancias muy enriquecedoras, tanto a nivel académico como personal, que permiten a los alumnos familiarizarse con los problemas de otros países y las soluciones que aplican. También es una oportunidad única para medirse con sus pares.

A estos intercambios individuales se suman los viajes grupales a universidades de la región, en Chile, Argentina o Perú, donde los estudiantes uruguayos participan en distintos desafíos de diseño junto a los locales.

Este perfil internacional se completa con el flujo constante de alumnos, investigadores y docentes que cada año llegan a ORT, así como también la posibilidad de realizar un postgrado en el exterior una vez culminada la carrera. Pero si bien la academia puede enseñar muchas cosas, hay otras que solo se aprenden con la experiencia, y por eso es importante ingresar pronto al mercado laboral, reflexionó el decano.

 

Plan de estudios

En este sentido, el diferencial de ORT es que su plan de estudios está organizado en horarios compactos, que permiten al estudiante trabajar mientras estudia. La facultad también facilita pasantías tuteladas en los principales estudios y empresas del país.

Además, al aprobar tercer año los estudiante obtienen, el título intermedio de Asistente de Obras y Estudio. Todo esto les da un plus a la hora de presentar el currículum.

Estas características llevan a que la tasa de empleo entre los graduados supera el 90%.

Según Boero, hoy la profesión no tiene fronteras, y muchos  graduados ofrecen servicios tercerizados para el exterior, como la realización de renders.

Una de las prioridades de ORT es alimentar el espíritu emprendedor. La carrera incluye contenidos de marketing, administración y ventas, así como talleres de emprendedurismo, con la intención de que los profesionales no se acostumbren a esperar sino que salgan a buscar las oportunidades.

“La relación entre el conocimiento teórico y práctico, las prácticas reales y las pasantías aseguran que el estudiante salga de la universidad con oficio y solvencia técnica. Todo esto alimenta su confianza y hace que sea eficiente desde su primer trabajo. Ese es nuestro gran objetivo”, concluyó Boero.

La tecnología está revolucionando la compra venta de inmuebles en España. Un informe de El País de Madrid, sostiene que dentro de poco los planos, las fotografías, los renders estáticos y los locales de venta serán cosa del pasado. Al igual que en el sector financiero con las “fintech”, el sector inmobiliario está siendo colonizado por nuevas empresas cuyo objetivo es innovar y simplificar el negocio a través de herramientas tecnológicas.

Son las llamadas proptech, un término acuñado en el mercado anglosajón para definir a toda aquella industria tecnológica que está creando valor al sector inmobiliario.

Y abarca desde portales inmobiliarios, pasando por el crowdfunding, el big data, la realidad virtual para comercialización, la visualización de inmuebles, el software de gestión, la domótica o el Internet de las cosas, según explicó Ignacio Martínez-Avial, director general de Desarrollo de Negocio Corporativo y responsable del lanzamiento de Aguirre Newman Digital.

Esta consultora ha realizado el primer mapa de empresas proptech en España y ha identificado a cerca de 60 compañías españolas, o de gestión española, con un foco tecnológico e inmobiliario puro. “El potencial de esta industria es grande y hay muchas más start-ups de tamaño muy pequeño que están trabajando estas tecnologías”, afirmó Martínez-Avial.

Si bien la tendencia ha comenzado en España, en Inglaterra se ha ido afincando en los últimos años. De hecho, en este país hay identificadas más de 250 compañías consideradas proptech de 17 industrias o subsectores vinculados al sector inmobiliario.

En los últimos cinco años, este mercado ha pasado de captar 221 millones de dólares a superar los 2.665 millones en un total de 235 operaciones, fundamentalmente en Reino Unido y Estados Unidos, según la plataforma CB Insights.

En este devenir imparable despunta la realidad virtual, llamada a cambiar radicalmente la forma de comprar y vender propiedades. Las sensaciones y emociones que despierta no tienen rival. Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y de valores más grande del mundo, estima que en 2025 el negocio de la realidad virtual en el sector inmobiliario superará los 2.600 millones de dólares en el mundo.

 

Aplicaciones

La primera aplicación (app) que traslada la realidad virtual al sector inmobiliario se llama Vitrio y el  usuario puede comprar, vender o alquilar su casa aprovechando todas las posibilidades de esta tecnología. “Permite vivir la experiencia de visitar una casa sin tener que desplazarse”, explicó Jesús Rodríguez, cofundador de Vitrio, que nace de la unión de Ressolutions, compañía de servicios inmobiliarios, y Massive Square, especialistas en tecnología de realidad virtual. Eso sí, siempre que el usuario cuente con gafas para esta tecnología.

Algunas promotoras y fondos de inversión ya permiten visitar promociones que aún no existen, tanto de las zonas comunes como del interior de los pisos, echando mano de proptech como BaboonLab, una empresa de Zaragoza puntera en el mundo de la realidad virtual y nuevas tecnologías para la arquitectura.

Su gran salto ha sido crear una inmersión en tiempo real utilizando tecnología de macroproducciones de videojuegos. “Hemos pasado del plano de venta a las infografías y de éstas a las visitas virtuales en tiempo real que permiten a los compradores pasear físicamente por la vivienda y configurarla a su gusto con una calidad hiperrealista”, afirmaron desde la empresa.

Los especialistas creen que el salto que dará el sector inmobiliario español será inmenso. “Poder experimentar la sensación de conocer de una forma tan realista lo que pretendemos adquirir, sin límites de distancia y con anticipación, es un ventaja impresionante. Es como tener un piso piloto a miles de kilómetros de distancia”, sostuvo Miguel Teus, socio fundador de MTB Gestión Inmobiliaria. Este experto cree que la capacidad de cerrar acuerdos a larga distancia, sin presencia física de los interesados, agiliza y dinamiza el sector de una forma “jamás vista hasta ahora”.

El uso de realidad virtual acelera las ventas y los alquileres. “Las viviendas virtualizadas se venden en menos de un mes desde el comienzo de la comercialización de una promoción”, recalcaron desde Baboonlab.

También  el sector de la decoración y las reformas no se está quedando atrás en esta nueva era, en la que el cliente descubre cómo podría quedar el piso tras ser reformado y decorado, una herramienta de incalculable valor para las agencias y portales inmobiliarios. Desde diciembre de 2016, los clientes de la empresa  Rimontgo pueden acceder a un recorrido virtual desde cualquier lugar del planeta.

De esta revolución entre tecnología y ladrillo también participan las agencias inmobiliarias digitales, cuyo signo distintivo es que no hay intermediarios ni comisiones.

“En mercados maduros como Reino Unido, son ya una alternativa a las agencias tradicionales, cuyo modelo de negocio se basa casi exclusivamente en las comisiones”, sostuvo Lorenzo Ritella, fundador y consejero delegado de Propertista, agencia online que aterrizó en el mercado a principios de 2016.

Cliventa, también nacida en 2016 y con más de 120 clientes, es otra de estas agencias con “un nuevo modelo de negocio, una nueva forma de operar que se apalanca en la tecnología para dar una respuesta más efectiva y a un precio más competitivo al cliente”, concluyó Alejandro Briceño, director general de Cliventa.

El pasado  lunes 18 de marzo comenzaron  las obras del túnel de Avenida Italia. El costo total será de 18 millones de dólares y demandará un año y medio de trabajo. La obra se financia con endeudamiento a través del Fondo Capital.

La primera etapa será el corrimiento y la posterior reconexión de los servicios de UTE, OSE y Antel, que durará unos 3 meses y que era uno de los aspectos que más preocupaba a los vecinos de la zona. Luego se procederá a la construcción del túnel que demandará 9 meses de trabajo, tras lo cual se realizará la pavimentación a nivel de Avenida Italia, así como la construcción de veredas, bicisendas y la colocación de alumbrado.

 

Repercusiones

Esas obras se extenderán por 4 meses y durante ese tiempo el tránsito será canalizado únicamente por el túnel, que tendrá dos sendas por sentido y una extensión de 300 metros (desde la calle Luis Sambucetti hasta Brito Foresti), de los cuales 90 estarán bajo techo.

Según una nota publicada por el diario El País,  la obra no solo implicará la construcción del túnel sino que también repercutirá en algunas calles aledañas: Manuel Albo, entre Avenida Italia y 8 de Octubre, pasará a ser doble mano (3 carriles habrá en sentido Norte y dos en sentido Sur), mientras que se suprimirá el giro a la izquierda desde la avenida Albo que permitía ingresar a Avenida Italia.

El plazo estimado incluye el ensanche y doble mano de Albo, lo que tendrá una duración aproximada de tres meses. Por otro lado, la construcción del túnel demorará nueve meses.

El pavimento de Avenida Italia (las sendas de arriba del túnel, para lo que se canalizará el tránsito por el túnel) demorará cuatro meses.

En cambio, se generará un giro en “U” en el cantero central de Ricaldoni que posibilitará, a aquellos que vienen por Albo, tomar Avenida Italia hacia el Este. La Avenida Ricaldoni se ensanchará y pasará a tener tres carriles en sentido Sur y cuatro para quienes circulan hacia el Norte.

Las paradas de ómnibus se redistribuirán y se colocarán nuevos refugios. Según aseguraron desde la comuna, “se intentará mantener la proporción de verde existente en la zona y las plantas y árboles que se deban retirar serán trasladados al Parque Batlle”.

Según explicó el gerente del proyecto, el arquitecto Gustavo Carvallo, “los problemas que hay actualmente en los cruces de Avenida Italia y Albo y de Avenida Italia y Centenario, son los tiempos de espera y el impacto ambiental, sobre todo debido a los semáforos y a la falta de sendas adicionales”, ya que los autos pasan más tiempo prendidos y contaminando.

Por su parte, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, dijo  en conferencia de prensa que la velocidad promedio en esos tramos es a veces de 11 kilómetros por hora. “Es una zona donde se genera un verdadero embudo”, sostuvo Martínez.

 

Cambios

Con las obras se busca lograr una disminución en los tiempos de desplazamiento que en algunos casos se podrían reducir a la mitad. “Por ejemplo, desde bulevar Artigas hasta Luis Alberto de Herrera, dependiendo de la hora, se bajará el tiempo de desplazamiento de 3 a 4 minutos; antes llevaba 7, 8 minutos hacer ese recorrido mientras que ahora llevará 4”, explicó el arquitecto Carvallo.

En cuanto a las velocidades de desplazamiento, aumentarán en algunos casos hasta dos veces y media, según Carvallo. “Se espera que la velocidad media de los vehículos en Avenida Italia, entre Luis Alberto de Herrera y Bulevar Artigas, pase en la mañana de 11,4 kilómetros por hora a 27 kilómetros por hora en los vehículos comunes y de 11,2 km/h a 23,2 km/h en el caso de los ómnibus, lo que representa una mejora del 138% y del 107% respectivamente.

De tarde, en tanto, la mejora será de 157% en autos y de 126% en ómnibus: se pasará de 10 kilómetros por hora a circular entre 23 y 27 km/h.”, indicó el encargado de la obra.

La Torre de la Defensa será un edificio “solemne y monumental, que dialoga en clave posmoderna con el marco histórico en el que se emplaza. Tiene la expresividad contemporánea del cristal y el hormigón, y aunque tiene reminiscencias clásicas prescinde de sobregestos ornamentales innecesarios”. Así lo explicó  al diario sanducero El Telégrafo el arquitecto Jorge Paggi, quien junto al arquitecto Alberto Zinno y al ingeniero Estanislao Gossi, llevan adelante la propuesta técnica enmarcada en el emprendimiento Babel Desarrollo y Promoción. Será construido en la esquina de Zorrilla de San Martín y Florida, en pleno centro sanducero,  en un terreno de más de 1.100 metros cuadrados y tomando el predio de una casa construida a fines del siglo XIX. Se prevé que la obra esté finalizada en 2021

Paggi afirmó que con sus 75 metros de altura será la torre más alta del interior del país, exceptuando las existentes en Punta del Este, y significará para Paysandú “un paso decisivo para que vuelva a situarse como una de las principales capitales de la región”, y que la obra se realiza “apostando a su casco urbano, celebrándolo y reconvirtiéndolo para lanzarse al futuro”.

El arquitecto detalló que el edificio “es de una planta circular, con estructura de hormigón y vidrio, que reduce el 75% de las patologías de otros métodos constructivos y resistirá vientos de hasta 350 kilómetros por hora (que no se dan en Uruguay), según fue calculado por un profesor grado 5 de la Facultad de Ingeniería”. Asimismo, contará con dos subsuelos, dos niveles para oficinas que ocupan todo el frente urbano, “por lo que no será agresivo para las pequeñas viviendas aledañas al edificio”. En la mitad del padrón, “sale el edificio con 16 niveles hacia arriba (que hacen 18 con los dos subsuelos) donde van los apartamentos. Y el remate del edificio es un duplex, que se achica un poco pero le da esa imagen de punta que tiene la torre. Y al final, arriba de todo, habrá un remate iluminado, que será como un faro para la ciudad”.

En total, el edificio contará con entre 24 y 27 plantas independientes, entre apartamentos y oficinas con sus diferentes características. Los 16 pisos cubren los 360º, por lo que tienen vista para todos los puntos cardinales en el caso de los que son de un apartamento por planta, con más de 200 metros cuadrados de superficie.

Los apartamentos tendrán hasta tres dormitorios, living comedor, dos baños, lavadero, losa radiante por unidad y por sector, aire acondicionado central por unidad y una gran innovación: va a estar totalmente domotizado, esto es que podrá controlarse a distancia y por la voz o el teléfono celular los blackouts motorizados, las luces y acondicionamiento térmico y por los toma corrientes integrar el sistema de electrodomésticos, definiendo así el encendido o apagado del microondas, por ejemplo. Para la torre habrá dos ascensores con capacidad de ocho personas, y otros dos ascensores para las oficinas.

 

Diseñadores de interiores

Como un servicio extra, los apartamentos “estarán equipados, y tenemos dos diseñadores de Buenos Aires que brindarán la posibilidad de arreglar a su manera el equipamiento, y van a diseñar los accesos y las salas de recreación (‘amenities’) para las oficinas y para la torre”, explicó el arquitecto Paggi.

En el primer piso, para las oficinas, habrá una cafetería con balcón hacia la plaza Constitución, también habrá un gimnasio de 125 m2 con vestuario. Y para la torre, serán dos piscinas climatizadas, una para niños y otra para adultos con baños, casilleros y vestuarios asociados ocupando cien metros cuadrados. Habrá dos barbacoas que suman 145 m2 y un jardín solarium de 340 m2 con balcón a la plaza.

También tendrá regulador de la intensidad de las luces y el audio, y dispositivos de oscurecimiento con cortinas de enrollar motorizadas y controladas a distancia. “Tecnológicamente hablando es un edificio de punta”, afirmó Paggi, “y pondrá a Paysandú al nivel de cualquier capital del mundo”.

En los dos primeros pisos de la torre habrá cuatro apartamentos de dos dormitorios, o también como posibilidad de que haya dos de unos 90 m2 o un gran apartamento de 230 metros cuadrados, “de acuerdo a las necesidades y el interés de los compradores”.

El edificio y todos los apartamentos tendrán una terraza que rodea cada piso con vidrio laminado en tubos de aluminio anodizado.

Página 7 de 76
Top