El pasado 29 de octubre, el Poder Ejecutivo remitió al Parlamento un proyecto de ley que modifica parcialmente la ley número 18566 de negociación colectiva, a efectos de cumplir con los plazos que estableció la OIT. Todo viene a cuento por la queja que presentaron en su momento las Cámaras de Industrias y Comercio, con el apoyo de las restantes gremiales.

Los cambios propuestos, brevemente enumerados fueron:

 a) Las organizaciones sindicales deberán contar con personería jurídica (alguien que se haga responsable…), viene a cuento porque las partes estarán obligadas a intercambiar información, buena fe mediante, pero solo si las organizaciones sindicales tienen personería jurídica.

 b) Al proponer la derogación del literal D del artículo 10 de la ley, se le resta al Consejo Superior Tripartito la potestad de “considerar y pronunciarse sobre cuestiones relacionadas con los niveles de negociación tripartita y bipartita”, por lo que estos temas quedarán librados a la voluntad de las partes.

 c) Se propone una nueva redacción al artículo 14 de la ley, que elimina la posibilidad que cuando no existe organización de los trabajadores a nivel de la empresa, la legitimación para negociar la tenga la organización representativa de nivel superior.

 

La negociación colectiva que pueda desarrollarse en la empresa podría realizarse con representantes electos por los trabajadores, sin participación del sindicato de rama.

 d) Se propone derogar el inciso segundo del artículo 17 de la ley, que establece: “El convenio colectivo cuyo plazo estuviese vencido, mantendrá la plena vigencia de todas sus cláusulas hasta que un nuevo acuerdo lo sustituya, salvo que las partes hubiesen acordado lo contrario”. El término de vigencia de los convenios queda librado a lo que las partes establezcan en el propio documento, sin que tácitamente se prorrogue el convenio como hasta ahora, lo que se llama ultraactividad.

 e) Finalmente, se dice que el registro y publicación de las resoluciones de los consejos de salarios y de los convenios colectivos dispuestos por los artículos 12 y 16 de la ley 18566, no constituirán requisito de homologación, autorización o aprobación por parte del Poder Ejecutivo, de aprobarse dicha modificación, las resoluciones de los consejos de salarios y los convenios colectivos regirán desde el momento en que las partes lo suscriben o desde el momento de la vigencia que las propias partes establezcan sin necesidad de un posterior acto del Poder Ejecutivo.

 

Hasta aquí lo recogido en el proyecto de ley. No obstante, existen observaciones efectuadas por los órganos de control de la OIT que el proyecto no aborda. Destaco que tanto las condiciones de trabajo como los ajustes a las remuneraciones deben de ser determinadas en instancias bipartitas y no tripartitas (como viene sucediendo, nuestro sector da cuenta de ello).

 

El apartamiento al convenio 98 de la OIT, específicamente del principio de negociación libre y voluntaria consagrado en el artículo 4to, sucede cuando el gobierno de oficio o a instancia de cualquiera de las partes convoca a negociar en los Consejos de Salarios, no solo salarios mínimos, sino también ajustes de las remuneraciones y otras condiciones de trabajo. En la mesa de la construcción, están las tres partes desde un inicio y se negocia sobre pautas que vienen del Poder Ejecutivo.

 

Y si bien el gobierno manifiesta que las organizaciones profesionales son libres de concurrir a las convocatorias y que acudir a los Consejos de Salarios no conlleva la obligación de acordar, desde que los mismos pueden decidir por mayoría de sus integrantes, donde el número de delegados entre el gobierno y el sindicato es mayor al número empleador, en los hechos la no concurrencia de la parte patronal, les impide incidir de acuerdo a sus intereses en una decisión que deberán acatar.

 

 En buen romance, lo medular no fue expuesto en el proyecto y seguramente de ganar el oficialismo (ignoro si al momento de salir del Constructor, ya se dilucidó el acto electoral), seguiremos regidos por lineamientos que nos imponen. No es lo que dice la OIT y el convenio 98, ya citado.

 

Aníbal Durán

Gerente Ejecutivo de APPCU

Uruguay está avanzando para acercarse a los estándares globales en términos de regulación comercial. Según Doing Business 2020, el informe anual del Banco Mundial que estudia las regulaciones que mejoran o restringen la actividad empresarial, el país mejoró la facilidad para hacer negocios obteniendo un puntaje global que subió de 61.4 en 2019 a 61.5 en 2020.

A pesar de este avance, Uruguay cayó seis posiciones en el ranking global y ocupa este año el puesto 101 en facilidad para hacer negocios, comparado con el puesto 95 en el 2019.

Esto se debe entre otros factores a i) un cambio en la metodología (que implica una caída de cuatro lugares en el ranking) y ii) a mejoras en el entorno regulatorio de otras economías (que implica una caída de dos lugares en el ranking).

En el último año (que cubre de junio 2019  a  mayo de 2020), Uruguay introdujo una reforma importante para mejorar su entorno de regulación comercial.

 

Reforma clave

El país implementó una reforma clave en la categoría denominada Comercio transfronterizo, al introducir certificados electrónicos de origen, que permitieron al país reducir el tiempo requerido para cumplir con la documentación necesaria para importar.

Más allá de los cambios referentes a este año en particular, el informe destaca reformas estratégicas implementadas por Uruguay a lo largo de los últimos años y que le han permitido lograr mejoras sustanciales en el clima de negocios:

  • La flexibilización en el capital mínimo que deben depositar las empresas, lo cual redujo el costo de comenzar un negocio
  • La reducción sustancial en el número de procesos y tiempo necesario para realizar el pago de impuestos gracias a la introducción de servicios de pagos en línea.
  • El incremento en la tasa de recuperación de activos en caso de quiebra.
  • El fortalecimiento del acceso al crédito, con un 100% de la población adulta cubierta por una agencia de informes crediticios.

Esta última edición del estudio documenta las reformas implementadas en 10 áreas de actividad empresarial en 190 economías. A nivel global, en el último año se realizaron 294 reformas en 115 economías, para facilitar los negocios del sector privado, allanando el camino para más empleos, mayor actividad comercial y mayores ingresos.

El análisis encontró que las diez economías que más avanzaron en mejorar su clima de negocios fueron Arabia Saudita, Jordania, Togo, Bahrein, Tayikistán, Pakistán, Kuwait, China, India y Nigeria. En tanto, las diez economías que lideran el ranking 2020 son Nueva Zelanda, Singapur, Hong Kong SAR China, Dinamarca, República de Corea, Estados Unidos, Georgia, Reino Unido, Noruega y Suecia.

OSE cumplirá con el compromiso asumido a comienzos de 2015 de invertir cerca de 550 millones de dólares en infraestructura, de los cuales la mitad corresponde a saneamiento, aseguró su titular, Milton Machado. Actualmente el porcentaje de hogares con conexión se aproxima al 97%, entre saneamiento por redes y estancos, y las nuevas plantas cumplen con los mayores estándares de cuidado medioambiental, agregó.

 “Al hablar de saneamiento, no solo hablamos de plantas de tratamiento, sino también de redes y conexiones, y, mediante los convenios que hacemos con las intendencias y los vecinos, hemos extendido el sistema de saneamiento a nuevos barrios y localidades, alcanzamos una cobertura total del 97%”, dijo Machado.

En ese sentido, destacó las obras más importantes realizadas durante estos años, como la de Ciudad de la Costa, en la cual se lleva más de una década trabajando y que insumió unos 160 millones de dólares; la de Maldonado, que costó más de 80 millones de dólares, y la planta de Salto, recientemente inaugurada, en la cual se invirtieron 32 millones de dólares.

A través de más de 329.758 conexiones, hoy el 45% de la población accede al servicio por redes; en el interior del país hay más de 40 plantas de tratamiento de aguas residuales domésticas, correspondientes a localidades de mediano y gran porte, y más de 100 pequeños sistemas, a programas habitacionales de Mevir y otros gestores públicos de programas de vivienda.

El sistema de saneamiento, compuesto por redes de colectores, estaciones de bombeo, plantas de tratamiento de efluentes y sitios de disposición final, cumple los estándares que establece la normativa nacional y colabora con uno de los principales cometidos de la empresa, que es proteger las fuentes agua y el cuidado del medio ambiente.

Comenzó la cuenta regresiva de la Expo Universal 2020 en Dubai, un ensayo de urbanismo que promete una gran revolución sustentable y digital. El año que viene, Dubai inaugurará la Expo 2020 que será dos veces más grande que todo Puerto Madero. La instalación promete ser el modelo de ciudad inteligente y sustentable del futuro. Claro que, a la velocidad que vivimos, futuro es de acá a 10 años, o menos. Sin ir más lejos, hace 20, el smartphone, y todas sus aplicaciones, nos parecía ciencia ficción.

 

Nueva revolución

El asunto que Dubai, uno de los siete Emiratos Árabes Unidos, planea mostrar cómo serán las ciudades de lo que ya llaman la Cuarta Revolución Industrial. Se trata de llevar al siguiente nivel la transformación digital que ya estamos experimentando, esa que comenzó con el teléfono que ahora tenés en tu mano y del que casi depende tu vida.

Obviamente, la Expo Mundial tendrá edificios espectaculares como ocurre siempre, y de muchos de los que 180 países que participarán, entre ellos la Argentina. Pero, en Dubai 2020, la arquitectura y la tecnología estarán más unidas que nunca. Los más de 130 edificios que están a punto de terminarse, estarán conectados a través de Internet de las Cosas (IoT, su sigla en inglés).

IoT es un sistema por el que los objetos, sin necesidad de nosotros, se pasa la información entre ellos. Es decir, hasta ahora, toda la data que hay en Internet la había subido alguien con tiempo y ganas. De ahora en más, el auto tendrá sensores para avisarte que le pasa esto o aquello (en realidad, eso ya existe), la heladera te va a indicar qué te hace falta comprar mermelada y qué la leche está vencida, y hasta te van a poner un implante debajo de la piel que registre tu nivel de colesterol o presión sanguínea.

Pero volvamos a Dubai. Con toda esta data transferida automáticamente por los objetos, la infraestructura de la Expo se podrá chequear y manejar desde un teléfono inteligente. Y acá está el truco, la empresa alemana Siemens está trabajando, con los organizadores, para desarrollar una aplicación que, por ejemplo, proporcione datos ambientales detallados, como la calidad del aire y las condiciones climáticas; o monitorear y controlar los sistemas de riego. O avisar sobre los horarios del transporte público eléctrico que circularán por la referida ciudad.Es más, con la ayuda de la inteligencia artificial, la aplicación también podría hacer predicciones. Conectada a una estación meteorológica, podría combinar datos actuales e históricos y, con mediciones de la calidad del aire, podría pronosticar las tormentas de arena tan comunes en esa zona.

 

Máxima eficiencia

El núcleo de la infraestructura digital será MindSphere, el sistema operativo IoT abierto ubicado en la nube de Siemens. Los datos de sensores, puertas de enlace, sistemas y aplicaciones de gestión de edificios se recopilará ahí, donde se podrán analizar y visualizar. El sistema ayudará a lograr máxima eficiencia energética con seguridad y comodidad para los visitantes.

Pero lo que cambia radicalmente en una ciudad inteligente es el día a día de sus habitantes. Antes de terminar el desayuno, después de que la heladera le avisó por décima vez que se acabó la mermelada, va a poder chequear la hora en la que pasa el subte, o el colectivo, va a poder elegir qué tipo de transporte usar, y hasta chequear si hay lugar para estacionar en los alrededores de tu trabajo.

Todo eso se hará realidad durante la expo y, cuando termine, el sitio se convertirá en Distrito 2020, un polo de desarrollo dedicado a la innovación con oficinas y viviendas. Allí, ya llegan autopistas y la nueva línea del metro de Dubai, capaz de transportar 44 mil pasajeros por hora.

 

Ciudades digitalizadas

Todo parece un cuento futurista digno de un país en los que sobra el dinero del petróleo. Sin embargo, el oro negro es sólo el 25% de los ingresos actuales de Emiratos Árabes ¡Ojo! era el 74% en los 80. Es decir que, en 40 años, los cuantiosos recursos petroleros del Golfo Pérsico financiaron desarrollos de punta e investigaciones sobre energías renovables, como la eólica y la solar, que hoy aumentan los ingresos emiratíes. De hecho, ahora, venden ese conocimiento en todo el mundo.

Aseguran que el modelo de ciudad inteligente que estrenarán Dubai y Siemens el año que viene está dirigido a ciudades como Taipei, Los Ángeles o Buenos Aires, urbes con oportunidades en la digitalización que Siemens ya tiene estudiadas.

En 1889, la Exposición Mundial de París dejó de testigo a la Torre Eiffel, un prodigio de la técnica para la época. El cierre a cremallera apareció en la Expo de Chicago de 1893; la televisión en color se presentó durante la Feria de Barcelona de 1948. Dubai 2020 promete un modelo de ciudad sustentable e inteligente para ser replicado en todo el mundo.

Como obra unitaria es uno de los apoyos económicos más grandes en infraestructura deportiva y cuando esté funcionando, en 2022, será una seña más del litoral del país”, afirmó el director de OPP, Pedro Apezteguía, en la apertura de las seis ofertas de la licitación para la construcción del complejo deportivo Arenas Soriano. El gobierno nacional invertirá 5,6 millones de dólares de los 8 que requiere su construcción.

“El gobierno continúa construyendo infraestructura deportiva de la misma manera que construye infraestructura educativa”, expresó el director de Descentralización e Inversión Pública de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Pedro Apezteguía, en la apertura de seis sobres de la licitación para la construcción del complejo deportivo Arenas Soriano, realizada este jueves 31 en la intendencia departamental.

El jerarca informó, en entrevista con la Secretaría de Comunicación Institucional, que la inversión alcanzará a 8 millones de dólares, de los cuales 3,6 provienen de la OPP, 2 son aportados por la Secretaría Nacional de Deportes y el resto por la Intendencia.

El complejo estará emplazado en el mismo predio donde funciona el estadio Luis Köster, referencia reconocida para los habitantes de Mercedes. Constará, entre otras instalaciones, con un gimnasio cerrado para 2.000 espectadores para deportes a nivel profesional, como básquetbol, handbol y fútbol sala, y dos piscinas cerradas climatizadas, una semiolímpica y otra menor para adultos mayores y niños.

Apezteguía destacó que las ofertas comenzarán a analizarse detalladamente este jueves y que durante el período de ejecución de la obra se generarán 32.000 jornales y una oportunidad de empleo fija para el departamento cuando quede finalizada, en los primeros meses de 2022.

Página 8 de 99
Top