La expresión pertenece al Presidente de la República durante el último Consejo de Ministros realizado en Pueblo Centenario, en Durazno, el pasado 18 de febrero. El mandatario informó que el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, confirmó que “el cierre financiero de esa operación se terminará en marzo y en abril se podrá comenzar la obra” ferroviaria entre Montevideo y Paso de los Toros.

“El Ferrocarril Central es importante para trasladar la producción de la zona centro y norte del país y preservar las rutas”, afirmó. Recalcó, además, que se hará la obra, se instale o no la nueva planta de la empresa finlandesa UPM, propietaria de una similar, instalada en las cercanías de Fray Bentos.

Vázquez indicó que esa línea férrea se construirá por el mecanismo de participación público-privado (PPP) y la garantía será del BID y otros bancos, entre ellos, uno japonés. En ese sentido, informó que habló con Moreno, quien adelantó que “el cierre financiero de esa operación se termina en marzo y en abril se podrá comenzar a construir” el Ferrocarril Central, cuyo tendido ferroviario va de Montevideo a Paso de los Toros, en  Tacuarembó.

El mandatario añadió que “ya está aprobada la licitación, ratificada por unanimidad en el Tribunal de Cuentas”. Además, “la empresa constructora ya está haciendo los acopios necesarios para comenzar la obra cuando esté el mencionado cierre financiero”.

En relación con la propuesta para la estación central que realizó el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, aclaró que oficialmente no recibió el proyecto.

Explicó que se lo mencionó en reuniones por otros temas que mantuvieron el año pasado, el 6 de marzo, el 9 de julio, el 22 de noviembre y el 22 de diciembre.

“No desmentí al intendente, sino una noticia falsa que decía que el proyecto me fue presentado oficialmente en enero”, afirmó Vázquez. “Tengo una excelente relación con Daniel”, recalcó.

 

Aquellas plantas

En otro orden, recordó que hubo “muchas alarmas previamente pero pasaron 12 años y no ha sucedido nada” con las plantas de celulosa instaladas en Uruguay, señaló el presidente Tabaré Vázquez, al destacar que “el país tiene una muy buena experiencia” en ese tipo de actividad.

Recordó que “se decía que nacerían niños con dos cabezas, habría aumento del número de cáncer o leucemia, pero pasaron 12 años y no sucedió nada de eso”. Manifestó que “se superaron los temores y no hubo ningún impacto negativo”. “No es UPM la que más contamina el río Uruguay”, sentenció.

Agregó que, “con la tecnología que existe a nivel internacional, estamos seguros de que se atenderán correctamente los impactos ambientales”. Señaló que dio plazo hasta mediados de febrero de 2020, “pero queremos que se defina lo antes posible”.

 

Optimismo gubernamental

El mandatario se mostró optimista con la concreción de una nueva fábrica de esas características en el centro del país. “Desde mi punto de vista, se va a invertir”, enfatizó.

“Todas las tratativas (con UPM) están muy bien encaminados en tiempo y forma”, afirmó Vázquez en declaraciones a la prensa, antes de comenzar el Consejo de Ministros abierto en Centenario, departamento de Durazno. Agregó que se transita la última etapa para la definición de la inversión. “Desde mi punto de vista, se va a hacer”, enfatizó.

Destacó también “la muy buena experiencia con las dos plantas que ya funcionan en el país”, en referencia a la planta de UPM instalada en Fray Bentos y a la de Montes del Plata en Conchillas, Colonia.

Informó que mantuvo un encuentro con el director ejecutivo de UPM, Jussi Pesonen, “quien estaba muy conforme con la marcha de las etapas”.

Subrayó que el gobierno trabaja para la instalación de la planta “porque trae consigo trabajo de calidad, ingreso de divisas y mejorará la infraestructura del país”.

El edificio corporativo Plaza Alemania, que se construye en la rambla del barrio Palermo de Montevideo, estará finalizado entre marzo y abril de este año, según explicó a revista Propiedades Román Viñoly, director de Integrated Developments, la firma desarrolladora del proyecto.

Detrás de esta construcción se encuentra el reconocido arquitecto uruguayo Rafael Viñoly, quien inició en 2017 esta aventura y ya analiza nuevos proyectos arquitectónicos.

 

Estructura y confort

Contará con dos subsuelos para estacionamiento, 17 pisos de oficinas que van desde los 500 a 1.000 metros cuadrados y un último piso destinado para una terraza panorámica.

Pretende ser uno de los edificios de oficinas premium de mayor altura y mayor espacio de la ciudad, abarcando una superficie total de 14.000 metros cuadrados.

La planta baja funcionará como hall de acceso a Plaza Alemania y alojará un restaurante de primera categoría con terraza sobre la plaza que lleva el nombre del edificio.

Román Viñoly dijo a la revista Propiedades que “el edificio, en su totalidad, será destinado a renta. Fue concebido como una inversión de valor a largo plazo y le pertenece a una sociedad que lo administrará como un único activo. De este modo, se evitan las complejidades operativas de edificios que son financiados por la preventa de múltiples unidades”.

 

Smartbuilding

La idea es que empresas internacionales ocupen sus instalaciones. Con ese objetivo fue concebido ya que se trata de un smartbuilding, detalló. “Así fue diseñado, conforme a todos los requerimientos que hoy en día se encuentran en los manuales de inmobiliaria de las multinacionales más importantes: desde LEED, IBC, NFPA, hasta puntos de recarga de vehículos eléctricos, etc.”, afirmó Viñoly.

“El edificio cuenta con sistemas automatizados de control de acceso y seguridad, cortinas, iluminación LED de alta eficiencia, llamada anticipada de ascensores, distribución de carga de climatización, utilización de la energía generada por su planta solar, re-uso de aguas grises. La envolvente del edificio está diseñada para disminuir entre un 20% y 60% el ingreso de radiación solar respecto de una envolvente tradicional”, detalló.

“Entendemos que el conjunto de características técnicas de este edificio no se encuentran en los otros proyectos que se están levantando en la ciudad. Por el avance de nuestra comercialización puedo confirmar que hay demanda como la que proyectamos en nuestro plan de negocio”, añadió el director de Integrated Developments.

 

Zona privilegiada

¿Cuál es la importancia de contar con un proyecto como este en la rambla de Montevideo? Viñoly tiene claro que el emprendimiento se ubica en una zona “privilegiada”, con “vistas abiertas hacia al mar, la rambla y la ciudad en un entorno verde de parques costaneros”.

“La zona cuenta con buenos servicios, una creciente población residencial y por su posición central entre Buceo y Ciudad Vieja, permite el rápido traslado a estas y otras zonas hasta en las horas más congestionadas”, opinó.

Este edificio es sólo el comienzo de las operaciones de Integrated Developments en la capital del país.

“Hay algunas oportunidades en la zona de este emprendimiento y por otras partes de Montevideo”, sostuvo el entrevistado.

Viñoly explicó los proyectos, y desafíos de la empresa quelidera.

“En Integrated Developments nos atrae el clima profesional de la ciudad, la relativa estabilidad de la economía, su rol regional y el espíritu de colaboración que aporta un equipo de trabajo que incluye la constructora Arca Construcciones, los bancos BBVA y Santander que financiaron esta obra, y el grupo de asesores, proveedores y gremios que nos han permitido llegar a este momento en presupuesto y cronograma”, sentenció.

El consorcio Boskalis-Dredging International hizo entrega de la obra de dragado del canal Martín García, informó el titular de la delegación uruguaya en la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), Felipe Michelini. El organismo comenzó ahora el proceso para verificar si se llegó a la profundidad de 34 pies (10,36 metros) en fondos blandos y a 38 pies (11,58 metros) en los duros, según lo establecido.

Al cumplirse un año de suscripto el contrato en la subsede de Buenos Aires del organismo integrado por Uruguay y Argentina, el consorcio belga holandés Boskalis-Dredging International entregó el viernes 1 de febreo la obra de dragado del canal Martín García a la CARP, indicó Michelini a la Secretaría de Comunicación Institucional.

El canal Martín García se localiza en aguas de uso común del Río de la Plata y se extiende desde la desembocadura del río Uruguay hasta su encuentro con el canal de acceso al puerto de Buenos Aires.

 

Oferta más económica

La CARP abonará 128,9 millones de dólares, que fue la suma más económica ofertada por el referido consorcio para dragar a una profundidad de 34 pies (10,36 metros) en los fondos blandos y a 38 pies (11,58 metros) en los duros.

“Hasta el viernes 15 de febrero transitamos una etapa de certificación por parte de la CARP, en la que corroboramos que, efectivamente, el canal está con las profundidades acordadas”, afirmó Michelini. Ese procedimiento técnico permite verificar que la primera etapa del contrato con el consorcio culminó en forma satisfactoria.

Adelantó además que el próximo plenario de la CARP, que reúne mensualmente a los delegados de ambos países, se desarrollará la próxima semana en Buenos Aires. En ese ámbito, se “evaluarán los informes de los servicios técnicos, en relación con las connotaciones de las obras, como así también de sus aspectos jurídicos y contables”.

Explicó también que “la certificación consta de los estudios presentados por el consorcio adjudicatario de las obras, los que realiza la propia comisión y los que surgen de la contratación de terceras partes que certifican que el canal se encuentra, efectivamente, en las condiciones acordadas”.

Una vez que el canal Martín García es certificado, su uso queda liberado a las embarcaciones y se superan las restricciones que regían en el período en que se realizaba la obra. En ese sentido, la comisión informará a los operadores que utilizan el canal las nuevas condiciones en las que se encuentra, describió.

Michelini dijo que luego comenzará la etapa de mantenimiento del canal por un plazo de cuatro años, con la posibilidad de prórroga por un lapso de cinco años adicionales. El representante uruguayo afirmó que el canal ya cuenta con un sistema adecuado de señalización, cuyo mantenimiento compete al organismo.

 

Muelle de frigorífico Anglo

En otro orden, el MTOP llamó a licitación para reconstrucción de muelle de ex frigorífico Anglo. La recuperación del muelle principal del ex frigorífico Anglo constituye el objetivo de un llamado a licitación promovido por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

Esa cartera y la Intendencia de Río Negro procuran que este año esa infraestructura pueda ser recuperada en atención a su valor patrimonial y para integrarla a la actividad náutico-deportiva y turística del río Uruguay.

El Ministerio de Obras Públicas convocó a licitación pública para la reconstrucción parcial y reconversión del muelle principal del ex frigorífico Anglo, en la ciudad de Fray Bentos. La intervención abarcará un tramo de unos 50 metros de la estructura de hormigón y la reconstrucción de la pasarela de madera que une este muelle con tierra.

“Junto a la Intendencia de Río Negro, queremos que el muelle luzca lo más parecido posible a sus orígenes”, cuando era utilizado para el embarque del extracto de carne destinado a la exportación, sostuvo el director general de Hidrografía, Andrés Nieto.

El muelle principal data de 1865 y está ubicado frente al edificio de las cámaras frías. Sobre la estructura se levantan las dos grúas que se reconocen como íconos del complejo y de la ciudad de Fray Bentos. Ambas serán conservadas y puestas en valor como parte de la intervención del muelle del que solo quedan vestigios de los pilotes de madera, describió la jurisdicción departamental.

El desembarcadero reconstruido permitirá el atraque ocasional de embarcaciones turístico-deportivas y de pequeños buques de pasajeros, que integrarán el sitio patrimonial al circuito náutico regional que promueve el Corredor de los Pájaros Pintados.

Las ofertas se recibirán hasta el próximo 25 de marzo y las obras deberán ser ejecutadas en 2019. La convocatoria está dirigida a empresas nacionales y extranjeras, así como a posibles consorcios o empresas que manifiesten la voluntad de asociarse.

 

Pliegos y condiciones

Toda la información y pliegos relativos a este llamado se encuentran en el sitio de compras estatales, en este enlace, bajo el título “Ejecución de obra de infraestructura (código artículo 27.750)”.

Además de las condiciones y planos del proyecto, los pliegos proveen numerosos estudios técnicos, entre los que se incluyen estudios arqueológicos, cateos de suelos, batimetrías, estudios hidráulicos, relevamientos y cateos de las estructuras existentes.

También se han definido las pautas de intervención por tratarse de un bien declarado patrimonio nacional y mundial.

El ex frigorífico Anglo fue declarado en 2015 patrimonio mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés), bajo la denominación Paisaje Industrial Fray Bentos.

De hecho, se trata de un lugar icónico, símbolo de trabajo y prosperidad, no solo para esa zona, sino para todo el Uruguay de entonces.

François Mitterrand planeó una ópera “moderna y popular”, la colosal sede de la Bastilla de la Ópera de París. El expresidente aceptó romper los esquemas y levantar un edificio que esconde el mayor dispositivo escénico del mundo.

Le encomendó la misión a un por entonces desconocido joven arquitecto compatriota residente en Canadá, Carlos Ott, que en 1983, con 37 años, ganó uno de los concursos de arquitectura más importantes, donde compitieron 756 proyectos.

Las dimensiones de este edificio son abrumadoras por mucho que, vista desde la plaza que presenció el acto fundacional de la Revolución Francesa, el transeúnte pueda dejarse engañar por su silueta minimalista.

Sus bastidores, los más grandes del mundo, con 5.000 metros cuadrados de dispositivo.

“La particularidad de este teatro son sus bastidores, los más grandes del mundo, con 5.000 metros cuadrados de dispositivo escénico”, cuenta Patrick González, que dirige las visitas a este teatro lírico desde su apertura. Este aficionado, de padres españoles, siguió la construcción desde su misma concepción y transmite su pasión por la ópera de Bastilla a los grupos que recibe cada mañana.

“El tamaño de la ópera Garnier (la sede clásica, inaugurada en 1875) no permitía acoger a los numerosos aficionados. Pero la necesidad que primaba era tener un espacio que permitiera organizar producciones diferentes con distribuciones artísticas diferentes”, cuenta.

Para practicar esta alternancia, se construyeron alrededor del escenario principal (de 750 metros cuadrados) numerosos escenarios similares que el espectador no ve pero en los que se manipula un gran número de decorados, ya construidos y montados, y se realizan ensayos en paralelo en espacios perfectamente insonorizados.

Algunas técnicas, hasta entonces inéditas, permiten mover decorados de toneladas mediante raíles e incluso trasladarlos al segundo dispositivo escénico, a 26 metros de profundidad, en la planta -6, en un ascensor situado en la escena principal de 400 metros cuadrados.

La gesta se produce cada madrugada al final de la representación: así se hizo con el barco de 14 toneladas que mandó construir Calixto Bieito para “Simon Boccanegra”, de Giuseppe Verdi, o los edificios que conforman el espectáculo de “Los Troyanos”, de Hector Berlioz, adaptada por Dmitri Tcherniakov.

Solo en ciertas obras, como esta última, el espectador llega a percibir la grandeza del plató: cuando se levanta el telón del escenario y del de su parte trasera y se intuyen sus 1.500 metros cuadrados.

Pese a ocupar tan solo el 5% del total del edificio, la sala, con 20 metros de alto, 40 de largo y 32 de profundidad, no merece desprecios. “Fue un objeto de preciosos cuidados para el arquitecto y sus colaboradores. Aquí no hay micrófonos ni amplificadores. La acústica, como debería ser en cualquier ópera, es perfectamente natural”, dice González.

Aunque en los años ochenta ya existían teatros capaces de acoger a más de 3.000 espectadores, como el Colón de Buenos Aires o el Lincoln Center de Nueva York, se escogió la opción más favorable para la acústica: 2.745 plazas, la sala más grande de Europa. El arquitecto compatriota Carlos Ott  se alió con físicos y especialistas en sonido de Francia, con los que apostó por materiales que reflejen el sonido, pues los asientos de terciopelo -o en su defecto las prendas de los asistentes- lo absorben.

Un exquisito granito gris procedente de la Bretaña decora las paredes, mientras la madera de peral, anaranjada, de China, y el acero negro de balcones y asientos recuerdan inevitablemente a los colores de la orquesta. Los 720 metros cuadrados del techo ondulado de cristal ayudan también a que el sonido reverbere.

La ópera de la Bastilla ha logrado cumplir con el deseo de sus creadores pues junto a la sede de Garnier acoge anualmente a cerca de dos millones de espectadores.

En sus asientos, todos igualmente cómodos, sin columnas o plazas ciegas que dificulten la visión, y por un precio que va desde los 15 euros hasta los 220 -los mejores sillones en noches de estreno-, la Bastilla presume finalmente de ser un teatro popular. “Lo difícil no es dar con plazas baratas, sino encontrar un hueco pues siempre está llena”, dice González, que susurra un secreto: “Mientras más cerca del techo, mejor el sonido. De ahí que sean las plazas que más rápido se agotan”.

Esos revolucionarios paneles logran que la construcción se realice en un tiempo menor, abaratando los gastos de mano de obra, impuestos y, un detalle no menor, son prácticamente limpios, por lo que no queda basura acumulada, o restos de la obra. Además, se pueden revestir con cualquier material. Los paneles son aislantes, tanto en verano como en invierno, logrando el confort deseado y una disminución en la factura eléctrica.

Realizar una obra completa en un tercio del tiempo de demanda usualmente es una ventaja imbatible, más en épocas inflacionarias. Esa es una de las tantas razones de peso para optar por un sistema de construcción en seco. Ahora, a la oferta de productos para obras rápidas y energéticamente eficientes se suman los paneles Murorapid, fabricados por Termoplak para toda América del Sur.. Se trata de una placa autoportante conformada por un núcleo aislante de EPS de 75 mm (20Kg/m3) con sus ambas caras cubiertas por OSB de 9,5 mm.Con el sistema de muro se puede resolver las paredes exteriores o interiores de todo tipo de obra.

 

Tiempo ganado

“La construcción de una vivienda en seco se completa en 3 o 4 meses, mientras que con obra tradicional se extiende a 10 o 12”, explicó a revista ARQ Gastón Mazzei, de la constructora homónima dedicada a la ejecución de viviendas en la localidad de Canning (Buenos Aires).

Desde su experiencia de un año construyendo con placas aislantes destaca: “A igualdad de terminaciones, la obra en seco llave en mano cuesta 800 dólares por m2 y 1.000 la tradicional. Terminadas, a simple vista no se advierte la diferencia”.

Panel Termoplak. La aislación exterior tipo EIFS, con terminación revocada, es la solución recomendada.

Murorapid cumple con los requerimientos de la Ley 13.059 de acondicionamiento térmico de la Provincia de Buenos Aires. “En caso de requerir una aislación mayor, está el Muro Premium, conformado por el panel estándar, al que se suma una terminación exterior EIFS y un medio panel interior con terminación en yeso. En total son 18 cm de muro aislante”, detalla Ariel Barbaro, gerente de Termoplak.

 

Fácil montaje

Las placas se proveen en medida estándar de 0,40 x 2,40 m (espesor de 10 cm), con un peso de 13 kg. Las dimensiones del panel están pensadas para que lo pueda manipular una sola persona.

El montaje se realiza sobre una platea de hormigón, con perfiles PGU como anclaje. Los paneles autoportantes se colocan en posición vertical y se unen entre sí mediante un panel de acople con núcleo de poliestireno, de manera de asegurar la continuidad del material aislante y evitar puentes térmicos.

 

Terminado de obra

Del lado exterior, el OSB se puede revestir con cualquier material. El más recomendado es el sistema EIFS ya que resulta una fachada homogénea, similar a la obra tradicional, a la vez que mejora la capacidad aislante del sistema.

En la cara interna se puede utilizar una media placa de terminación yeso que permite tapar las instalaciones dispuestas sobre el panel de OSB. Para ello es necesario calar el tendido de la cañería en el EPS de la placa de terminación, mediante una pistola de calor.

Se pueden cotizar obras sobre plano u optar por alguno de los kits, a un costo promedio de 4000 pesos uruguayos  por m2 (Murolisto) y 6000 pesos uruguayos (Muro Premium).

Página 9 de 76
Top