En la charla, organizada por la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay, el…

El presidente de la Administración Nacional de Puertos, Alberto Díaz, estimó que entre este mes y junio se iniciará la pavimentación de un área de 8.000 metros cuadrados del puerto de Nueva Palmira.

La obra “permitirá a los operadores logísticos ofrecer un almacenaje transitorio en el lugar”, y así “resolver dificultades que tuvimos con anterioridad en cuanto a requerimientos que no pudimos atender por falta de espacio”, dijo.

Toda la superficie terrestre del puerto de Nueva Palmira quedará pavimentada tras las obras que atenderán 8.000 metros cuadrados, según el plan que las autoridades de la Administración Nacional de Puertos (ANP) estudiaron en el período anterior y ejecutarán en el presente, tal como explicó el titular del organismo, Alberto Díaz.

El jerarca recorrió el área durante la mañana del jueves 30 de marzo, junto con los integrantes del directorio de la ANP, el ministro de Transporte y Obras Públicas (MTOP), Víctor Rossi, y el jefe de Departamento del puerto de Nueva Palmira, Daniel Etchenique. También participó de la jornada un representante de la empresa adjudicataria, Perforaciones del Litoral Limitada.

“La explanada se destinará al depósito de mercaderías y resolverá dificultades que tuvimos con anterioridad en cuanto a requerimientos que no pudimos atender por falta de espacio respecto a la carga de carbón, clínker (elemento clave para la fabricación de cemento portland) y automóviles”, adelantó el entrevistado.

El espacio pavimentado “permitirá a los operadores logísticos ofrecer un almacenaje transitorio en el lugar”, agregó, en diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional. Díaz señaló que la obra comenzaría entre los meses de mayo y junio una vez que el organismo y la empresa suscriban el contrato respectivo.

 

Incremento de la actividad

El propio ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, se refirió, durante el Consejo de Ministros el pasado lunes 3 de abril, a las nuevas obras en el puerto de Nueva Palmira, con una inversión de 150 millones de dólares.

“Las obras inauguradas el jueves 30  de marzo en el puerto de Nueva Palmira hacen que se dupliquen las áreas de depósitos y establece depósitos especiales, que posibilitan compartimentar, trabajar y diversificar la actividad con granos, minerales y otros productos”, subrayó Rossi, ministro de Transporte y Obras Públicas. Dicha inversión de la Corporación Navíos amplió sus instalaciones con la incorporación de una nueva terminal en la zona franca de esa terminal fluvial.

Las obras, que demandaron el trabajo de unos 600 operarios de la construcción por 15 meses y multiplica la cantidad de trabajadores efectivos en la planta y de camiones, también incluye una nueva cinta transportadora, establece otro muelle para buques oceánicos y otro para barcazas, todo lo cual hace más que duplicar la capacidad portuaria y trabajar con cargas de mayor volumen.

“Consideramos que esto es muy importante, sobre todo en estos tiempos cuando escuchamos comentarios que dudan respecto de si se puede dinamizar e incrementar la actividad del puerto de Nueva Palmira, que disputa en volumen de carga con el de Montevideo”, subrayó el jerarca.

El poliuretano es otro de los materiales que se suma a las nuevas tecnologías de construcción, luego de conocerse algunas de sus ventajas sobre otros materiales tradicionales. Por ejemplo, un panel de 5 mm. de poliuretano de alta densidad logra la misma aislación térmica que 5 metros de hormigón o 1,36 metro de ladrillo.

Las ventajas de poliuterano fueron presentadas durante un congreso celebrado en Neuquén, por el arquitecto argentino Jorge Grez, de la empresa chilena Construtec. “Las obras impactan negativamente sobre el medio ambiente: causan cerca del 40% del total de emisiones de gases de calentamiento global, consumen el 26% de la energía y el 6% del agua. Por eso, este material es el mejor material sustentable energéticamente, ya que  implica menos gasto de energía durante la obra y en los edificios una vez terminados”,  explicó Grez. Según su visión, hoy, si un proyecto no es sustentable, no es negocio. “Tenemos que tener en cuenta el asolamiento, la luz y la ventilación de un edificio. Si está mal orientado gastará el doble. Hay que optar por nuevos materiales, como los paneles aislantes renovables, que aceleran la obra y aportan aislación térmica y acústica”, afirmó

Grez, que fue uno de los expositores del Encuentro sobre Desempeño y Sustentabilidad en la Industria de la Construcción, estuvo acompañado por Marcelo Fiszner, ingeniero químico y director de marketing de poliuretano para Dow en América Latina, quien se refirió a la participación de su compañía durante los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016. En ese momento, el objetivo fue mitigar las 5 millones de toneladas de dióxido de carbono que emitiría el evento. “Compensamos 2,2 millones de toneladas de dióxido de carbono y concientizamos a 8 millones de personas”, subrayó Fiszner.

 

Sistema liviano

El poliuretano, que puede tener entre 5 y 15 cm de espesor, se puede ubicar entre distintos tipos de “panes”, como chapas y materiales compuestos, entre ellos el plástico reforzado con fibra de vidrio. “El poliuretano tiene excelentes propiedades de adhesión y se adapta también a otros materiales. Un buen ejemplo es la heladera, que tiene el poliuretano entre el plástico de adentro y la chapa de afuera, perfectamente pegado a los dos”, dijo Fiszner.

En Europa se consumen 79 millones de m2 de paneles por año, y su instalación es hasta diez veces más rápida que otros materiales, además son autoextinguibles, autoportantes, resistentes al ataque de insectos, y otros animales, y también a los sismos, la humedad y las filtraciones.  Un detalle no menor es que los paneles son muy livianos,  pueden combinarse en la construcción tradicional, y disminuyen los residuos urbanos, permitiendo proyectos mucho menos “sucios”.

 Fiszner, puntualizó que si bien existen paneles de medidas estándar, lo que disminuye los costos, es posible cortarlos a la medida que se desee. “Se los puede dejar como están o bien pintarlos, cubrirlos con revestimientos o placas cementicias”, explicó. También es posible agregar paneles a construcciones ya realizadas para mejorar la eficiencia energética. Las facturas de los consumos energéticos pueden reducirse a la mitad.

 

Noble y saludable

El poliuretano, aseguró Fiszner, es seguro para la salud. “Es el resultado de la reacción química entre dos líquidos que una vez que se juntan producen un sólido, tanto rígido como flexible. Un colchón o una almohada son de poliuretano. Se trata de un material inerte. Otros materiales, como por ejemplo la pintura, son volátiles. Pero el poliuretano no”, señaló.  Por el momento, las construcciones más antiguas con este material tienen alrededor de 6 décadas y los ensayos de envejecimiento acelerado confirman que mantiene todas sus positivas características.

Hasta ahora, los paneles de poliuretano se han utilizado más en los Estados Unidos que en Europa, donde es más fuerte la tradición del cemento y el ladrillo. “Los paneles de poliuretano son como un Lego: se llevan, se transportan, se ensamblan. El ladrillo, el cemento y el hormigón no tienen los días contados, pero sí las décadas contadas. La huella de carbono y las emisiones que generan las obras deben reducirse. La energía más sustentable es la que no se usa”, sentenció Fiszner.

Página 96 de 111
Top